imagotipo

Regidores de Chiautzingo sellaron oficinas de Tesorería

  • Ascención Benítez
  • en Estado

CHIAUTZINGO, Pue.- Regidores y síndico municipal del municipio de Chiautzingo desmintieron al alcalde José Ramiro López Medina de haber destruido las oficinas de la Tesorería Municipal como lo anda pregonando en la población, por ello sellaron las oficinas de esa área para evitar especulaciones.

Asimismo, reiteraron que la ciudadanía sabe que el Cabildo está inconforme contra las arbitrariedades y anomalías que ha estado cometiendo el presidente municipal.

Prueba de ello, dijeron, es que por decisión del edil se pretendía construir un pequeño cubículo a un costado de la Tesorería Municipal, además querían quitar la ventana de la caja de dicha área y taparla para que no se pudiera ver qué pasaba al interior de ese departamento, por lo cual, los regidores y síndico decidieron impedir dicha acción que no fue consensada por el Cabildo.

La regidora de Protección Civil Municipal (PCM), Olga Fuentes Varela, señaló que para evitar cualquier anomalía y quieran culpar a los regidores, ellos decidieron sellar la puerta de acceso y la ventana de la Tesorería Municipal para que no saquen ningún documento o archivo, en caso de que alguien saque la documentación por la puerta interna que da a la oficina del presidente municipal, ya será responsabilidad del edil y de la tesorera Gabriela Ortiz Morales.

Indicó que ante la clausura de las oficinas de la Dirección de Obras Públicas que fueron clausuradas de manera ilegal por el alcalde José Ramiro López Medina el pasado martes 21 de junio, este no ha querido darles la cara, ni explicación alguna, incluso el contralor municipal, Jesús Alejandro Martínez González, tampoco ha querido darles explicación, al grado que este ya sacó la documentación de su oficina, dejándola abandonada.

Varela Fuentes agregó que tanto ha sido el temor del edil que tampoco se dignó a asistir al Cabildo extraordinario que estaba programado para las 16:00 horas de ayer, para tratar temas relacionados con la obra pública y la clausura de las oficinas de dicha área, de tal manera que es necesario de manera inmediata la intervención del gobierno del estado antes de que estalle nuevamente un conflicto social.