imagotipo

Vecinos piden supervisión a rastro clandestino en Tehuacán

  • Iván Rodríguez Fierro
  • en Estado

TEHUACÁN, Pue.- Vecinos de la avenida 18 Norte se quejan de un granja de traspatio que por la noche se convierte en un rastro clandestino, el cual se ha convertido en un foco de contaminación, generando una plaga de garrapatas que afecta a las mascotas de los vecinos que viven en toda esta zona, por lo que solicitan la intervención de la autoridad municipal.

Vecinos de esta colonia solicitaron públicamente la presencia del departamento de Salubridad, ya que en el predio 1618, que se ubica en la privada de El Carmen, que está sobre la 18 Norte, se ubica una propiedad en la que el dueño alberga todo tipo de animales, desde toros, borregos y hasta gallos, provocando un desagradable olor.

Denis Citlali Rodríguez Pinzón, vecina de este predio, convocó a sus vecinos para poder hacer pública la queja, ya que no solamente tienen que estar aguantando el mal olor que generan todos los desechos de los animales, el cual es muy fuerte cuando llueve o cuando hace mucho calor, sino que comenzaron sus mascotas a tener garrapatas.

Al hacerle saber a sus vecinos esta situación, todos coincidieron que este problema se ha extendido en un gran diámetro, por lo que se han visto en la necesidad de hacer pública la solicitud, puesto que cada vez que invitan al propietario a hacer una limpieza, solo les dice que sí, pero no cuándo, y esto ha causado molestia general.

Cabe mencionar que los vecinos coincidieron de que no solo se trata de una granja de traspatio, puesto que por las noches se escucha cómo los animales están siendo sacrificados, ya que al despertar los corrales se observan vacíos, siendo este un problema más delicado, pues están funcionando bajo la clandestinidad.

Ante este reporte hecho directamente a la Dirección de Ecología del ayuntamiento municipal, pidió un plazo de 2 días para que se forme el expediente y se haga una revisión al predio, exigiéndole una reubicación al propietario o bien para que se mantenga una supervisión constante de que este lugar debe estar debidamente limpio.