/ viernes 10 de septiembre de 2021

Francia despide a Jean-Paul Belmondo con magno homenaje

Jean-Paul Belmondo, el Magnífico, fallecido el lunes a los 88 años

PARÍS. Francia rindió este jueves un homenaje solemne a Jean-Paul Belmondo, el Magnífico, fallecido el lunes a los 88 años, un actor que supo encarnar a un país “feliz”, en palabras del presidente Emmanuel Macron.

"Amamos a Jean-Paul Belmondo porque se nos parece. Era ese hombre entre los hombres", dijo Macron en el Patio de Honor de los Inválidos, un recinto histórico de París, reservado para los grandes personajes y las grandes ocasiones.

En un país desasosegado por la pandemia del covid-19, inquieto ante la incertidumbre económica, Macron utilizó la figura de Belmondo para tratar de insuflar un mensaje de esperanza.

Belmondo, con su gran sonrisa y su aire bonachón, dijo, forma parte de una "mitología de la Francia feliz".

"Fueron seis décadas de cine y teatro en la que nos abrazó a todos" explicó el mandatario francés.

"Nunca cesó de buscar la felicidad, pero también de entregarla", había dicho poco antes Victor Belmondo, nieto y a su vez también actor.

Aunque con menos público de lo esperado, la ceremonia fue solemne.

La entrada del ataúd al Patio de Honor, bajo un sol reluciente y el redoble de los tambores militares, suscitó emoción entre la familia del actor.

Los seis nietos de Bébel desfilaron hasta el estrado para agradecer los testimonios de simpatía nacional. Luego subió el presidente.

Belmondo fue "inmortal no solamente por sus películas, sino porqué enseñó sus artes" a la generación posterior, recordó Macron.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Entre el público asistente se hallaban estrellas actuales del cine francés como Jean Dujardin, y un millar de fans.

Carismático sin ser un sex symbol como Alain Delon, Jean-Paul Belmondo fue una estrella de cine reconocible dentro y fuera de Francia por su simpatía y su desenvoltura en todos los papeles, desde la comedia a los dramas, pasando por el cine de acción, que le encantaba porque le permitía jugarse el cuello haciendo acrobacias, una de sus aficiones.

Empezó con las míticas películas en blanco y negro Sin aliento y Pierrot le Fou de Jean Luc Godard, uno de los directores de la denominada Nouvelle Vague. Luego fue alternando con comedias y películas de acción.

PARÍS. Francia rindió este jueves un homenaje solemne a Jean-Paul Belmondo, el Magnífico, fallecido el lunes a los 88 años, un actor que supo encarnar a un país “feliz”, en palabras del presidente Emmanuel Macron.

"Amamos a Jean-Paul Belmondo porque se nos parece. Era ese hombre entre los hombres", dijo Macron en el Patio de Honor de los Inválidos, un recinto histórico de París, reservado para los grandes personajes y las grandes ocasiones.

En un país desasosegado por la pandemia del covid-19, inquieto ante la incertidumbre económica, Macron utilizó la figura de Belmondo para tratar de insuflar un mensaje de esperanza.

Belmondo, con su gran sonrisa y su aire bonachón, dijo, forma parte de una "mitología de la Francia feliz".

"Fueron seis décadas de cine y teatro en la que nos abrazó a todos" explicó el mandatario francés.

"Nunca cesó de buscar la felicidad, pero también de entregarla", había dicho poco antes Victor Belmondo, nieto y a su vez también actor.

Aunque con menos público de lo esperado, la ceremonia fue solemne.

La entrada del ataúd al Patio de Honor, bajo un sol reluciente y el redoble de los tambores militares, suscitó emoción entre la familia del actor.

Los seis nietos de Bébel desfilaron hasta el estrado para agradecer los testimonios de simpatía nacional. Luego subió el presidente.

Belmondo fue "inmortal no solamente por sus películas, sino porqué enseñó sus artes" a la generación posterior, recordó Macron.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Entre el público asistente se hallaban estrellas actuales del cine francés como Jean Dujardin, y un millar de fans.

Carismático sin ser un sex symbol como Alain Delon, Jean-Paul Belmondo fue una estrella de cine reconocible dentro y fuera de Francia por su simpatía y su desenvoltura en todos los papeles, desde la comedia a los dramas, pasando por el cine de acción, que le encantaba porque le permitía jugarse el cuello haciendo acrobacias, una de sus aficiones.

Empezó con las míticas películas en blanco y negro Sin aliento y Pierrot le Fou de Jean Luc Godard, uno de los directores de la denominada Nouvelle Vague. Luego fue alternando con comedias y películas de acción.

Cultura

Leyendas de Puebla: La casa del que mató al animal

Este icónico edificio, ubicado en el corazón de Puebla, ahora alberga las instalaciones de El Sol de Puebla

Local

“Acudí como ciudadano al evento de mi amigo", niega Doger renuncia al PRI

Hizo un llamado al líder de su partido, Néstor Camarillo a hacer una autocrítica, pues apuntó que su partido está en crisis

Policiaca

Vinculan a proceso a 19 detenidos por robo al sindicato del Ayuntamiento

José Ibrahim fue liberado por el juez de la causa al no encontrar elementos de prueba y ordenó que fuera liberado la madrugada de este martes

Salud

Vacuna Pfizer es autorizada por la FDA para niños desde los cinco años

Los niños de Estados Unidos recibirán la vacuna de 10 microgramos y consta de dos dosis

Doble Vía

"Me lleva la Huesuda", un referente cultural en Puebla y el mundo

Esta exposición itinerante ha viajado a ciudades como Londres y Nueva York

Doble Vía

¿Cuánto cuesta hospedarse en el hotel más premiado de Puebla?

Este sitio fue galardonado recientemente por la revista internacional Condé Nast Traveler

Finanzas

¿Qué debes saber sobre los agiotistas y el modo en que operan?

Los comerciantes suelen ser los más afectados por este tipo de préstamos

Realeza

Mako, la princesa japonesa que renunció a su título por su novio plebeyo

Muchos compararon la relación con la de Meghan Markle y el príncipe Harry, por lo que han sido apodados los “Harry y Meghan de Japón”

Ecología

¿Por qué el concreto es el material más destructivo del planeta?

Debido a sus beneficios en la modernización de las ciudades, muchos han dejado de lado los daños que causa