/ viernes 4 de agosto de 2023

187 templos dañados por el sismo de 2017 serán restaurados para finales de año

Se espera que con esto se concluya la restauración de los 781 inmuebles que se vieron afectados en Puebla tras el siniestro de 2017

Antes de que concluya el presente año, un total de 187 inmuebles religiosos, dañados estructuralmente desde hace seis años por el sismo que azotó a la entidad poblana el 19 de septiembre de 2017, serán reconstruidos y entregados a sus comunidades, aseguró Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura federal.

Al encabezar el arranque de obra de restauración del Templo de San Pedro y San Pablo Benito Juárez, situado en el municipio de Atlixco, la funcionaria presumió que con dicha cifra concluirán la restauración de los 781 inmuebles que se vieron afectados en Puebla tras el siniestro.

Gracias a una inversión económica de 800 millones de pesos, a partir de este día arrancarán de forma simultánea las obras de restauración en los sitios religiosos que, desde hace varios años, no habían sido intervenidos, dijo.

Entre los inmuebles que serán atendidos destaca el Templo de Santiago Apóstol en Atzala, mismo que colapsó mientras se realizaba un bautizo en su interior y dejó un saldo de 12 personas fallecidas. Asimismo, se encuentra en esta lista el exconvento de San Miguel Arcángel en Tilapa, el templo de San Francisco de Asís en Atzitzihuacan, templo de San Andrés Apóstol en Puebla y el templo de San Baltazar, ambos en San Martín Texmelucan, por mencionar algunos.

En tanto, del resto de inmuebles que ya fueron reconstruidos y entregados, 594, Frausto Guerrero detalló que, gracias a los esfuerzos que unieron los gobiernos federal y estatal, encabezados por Andrés Manuel López Obrador y Sergio Salomón Céspedes Peregrina, se invirtieron mil 444 millones de pesos para su conclusión.

Por otra parte, recordó que previo al siniestro que afectó al menos seis estados del país, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) restauraba de dos a tres inmuebles culturales al año, cifra que se disparó (a partir del 2017) a cerca de tres mil 500 anualmente.

En este sentido, explicó que aunque el INAH trabajó arduamente para aumentar la cantidad, la restauración de estos inmuebles se atrasó ante el difícil reto de adaptar las obras a su técnica original, las cuales datan del siglo XVI o menos.

“Todos estos templos sufrieron daños tremendos, pero no se pueden reconstruir con las técnicas modernas, se tiene que conocer su pasado y restaurar con las prácticas que empalman con su origen, con las mismas manos que lo construyeron. Se van a reconstruir con la gente de aquí, pero con las técnicas originales y eso representa un trabajo muy tardado, especializado, y no había la capacidad para enfrentar una catástrofe tan grande”, compartió.

Hay que recordar que, el pasado mes de junio y mediante un documento difundido a través del Diario Oficial de la Federación (DOF), el INAH informó sobre la reasignación de recursos para atender los inmuebles de competencia federal en territorio poblano afectados por los movimientos telúricos registrados en años pasados, que serían cercanos a los 500 millones de pesos, los cuales fueron entregados al gobierno estatal.

Autoridades señalaron que en la restauración de 594 inmuebles se invirtieron mil 444 millones de pesos para su conclusión. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Largo proceso de restauración

Después de casi seis años y tras el paso del periodo de gobierno de dos presidentes de México: Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, se espera la conclusión de estas obras, que han obedecido a un sinfín de promesas a nivel estatal y federal. La falta de estas obras provocó, además de la pérdida de gran porcentaje de turismo religioso, un daño a las fiestas patronales y expresiones culturales de varias comunidades en el estado que, incluso, llegaron a construir sedes temporales.

Un año después de la tragedia, Eugenio Mora Salgado, comisionado estatal para la reconstrucción en aquel entonces hablo de un 63 por ciento de avance en la atención de las iglesias que fueron afectados.

En 2019, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, ventiló que había tres auditorías por irregularidades en el proceso de reconstrucción por el sismo del 19 de septiembre del 2017, pues habían llegado incompletos el 40 por ciento de los recursos federales a la entidad.

Durante el mismo añó, Arturo Balandrano Campos, director general de Sitios y Monumentos de la Secretaría de Cultura en aquel entonces, aseguró que el gobierno federal tenía previsto concluir para el 2021 la restauración del patrimonio cultural afectado en Puebla, que hasta ese entonces tenía un avance del 50 por ciento. Asimismo, descartó que se hayan recibido denuncias por emplear materiales diferentes a los originales para la restauración, como lo señaló el entonces gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta.

En aquel entonces, se destinaron 134 millones de pesos para la intervención de 86 inmuebles. Durante el mismo periodo hubo inconformidades por este proceso, pues incluso, por la desconfianza que un sacerdote manifestó contra el INAH en la reparación del templo de San Pedro Acoquiaco, en Tehuacán, este rechazó oficiar misa en el inmueble y emprendió las gestiones para construir una iglesia nueva con el apoyo de feligreses y la promesa del gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Tras la pandemia de Covid-19 algunas obras quedaron pausadas. Incluso, en 2020, el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim) acusó que hasta octubre de este año, 55 inmuebles históricos con afectaciones por el sismo de septiembre del 2017 no tenían ningún avance en la ciudad de Puebla.

Fue hasta el 2022 que, tras la insistencia por la conclusión de estas obras por parte varias comunidades, Miguel Villarroel Vázquez, director del Centro INAH Puebla, adelantó que para este año concluirían al menos el 95 por ciento de restauraciones a monumentos e inmuebles dañados.

Templos, corazón de las comunidades

Tras el arranque de la obra, y con una gran fiesta, un poco más de 300 habitantes de San Pedro Benito Juárez celebraron el arranque de las obras de reconstrucción de su templo principal, un inmueble que dejó de albergar las fiestas patronales y religiosas de la comunidad por más de cinco años.

Desde el siglo XVIII este templo es el corazón de la comunidad, no solo por la vocación religiosa de los fieles, sino por las tradiciones y manifestaciones culturales que ahí realizaban y que durante mucho tiempo se vieron pausadas por los daños que presentó, compartió Frausto Guerrero, quien encabezó este acto junto al gobernador de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

“Estamos curando los templos, un espacio donde se reúnen las familias, las danzas, la cultura”, expresó. Por su parte, Céspedes Peregrina agregó que este templo, que fue construido del año 1535 al 1550, es testigo de diferentes hechos históricos, no solo de la región sino también de la entidad.

“Por eso su rescate es esencial, tenemos la responsabilidad de preservar los inmuebles históricos, religiosos y culturales para las próximas generaciones, la arquitectura poblana ofrece importantes aportaciones al mundo”, presumió


Antes de que concluya el presente año, un total de 187 inmuebles religiosos, dañados estructuralmente desde hace seis años por el sismo que azotó a la entidad poblana el 19 de septiembre de 2017, serán reconstruidos y entregados a sus comunidades, aseguró Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura federal.

Al encabezar el arranque de obra de restauración del Templo de San Pedro y San Pablo Benito Juárez, situado en el municipio de Atlixco, la funcionaria presumió que con dicha cifra concluirán la restauración de los 781 inmuebles que se vieron afectados en Puebla tras el siniestro.

Gracias a una inversión económica de 800 millones de pesos, a partir de este día arrancarán de forma simultánea las obras de restauración en los sitios religiosos que, desde hace varios años, no habían sido intervenidos, dijo.

Entre los inmuebles que serán atendidos destaca el Templo de Santiago Apóstol en Atzala, mismo que colapsó mientras se realizaba un bautizo en su interior y dejó un saldo de 12 personas fallecidas. Asimismo, se encuentra en esta lista el exconvento de San Miguel Arcángel en Tilapa, el templo de San Francisco de Asís en Atzitzihuacan, templo de San Andrés Apóstol en Puebla y el templo de San Baltazar, ambos en San Martín Texmelucan, por mencionar algunos.

En tanto, del resto de inmuebles que ya fueron reconstruidos y entregados, 594, Frausto Guerrero detalló que, gracias a los esfuerzos que unieron los gobiernos federal y estatal, encabezados por Andrés Manuel López Obrador y Sergio Salomón Céspedes Peregrina, se invirtieron mil 444 millones de pesos para su conclusión.

Por otra parte, recordó que previo al siniestro que afectó al menos seis estados del país, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) restauraba de dos a tres inmuebles culturales al año, cifra que se disparó (a partir del 2017) a cerca de tres mil 500 anualmente.

En este sentido, explicó que aunque el INAH trabajó arduamente para aumentar la cantidad, la restauración de estos inmuebles se atrasó ante el difícil reto de adaptar las obras a su técnica original, las cuales datan del siglo XVI o menos.

“Todos estos templos sufrieron daños tremendos, pero no se pueden reconstruir con las técnicas modernas, se tiene que conocer su pasado y restaurar con las prácticas que empalman con su origen, con las mismas manos que lo construyeron. Se van a reconstruir con la gente de aquí, pero con las técnicas originales y eso representa un trabajo muy tardado, especializado, y no había la capacidad para enfrentar una catástrofe tan grande”, compartió.

Hay que recordar que, el pasado mes de junio y mediante un documento difundido a través del Diario Oficial de la Federación (DOF), el INAH informó sobre la reasignación de recursos para atender los inmuebles de competencia federal en territorio poblano afectados por los movimientos telúricos registrados en años pasados, que serían cercanos a los 500 millones de pesos, los cuales fueron entregados al gobierno estatal.

Autoridades señalaron que en la restauración de 594 inmuebles se invirtieron mil 444 millones de pesos para su conclusión. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Largo proceso de restauración

Después de casi seis años y tras el paso del periodo de gobierno de dos presidentes de México: Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, se espera la conclusión de estas obras, que han obedecido a un sinfín de promesas a nivel estatal y federal. La falta de estas obras provocó, además de la pérdida de gran porcentaje de turismo religioso, un daño a las fiestas patronales y expresiones culturales de varias comunidades en el estado que, incluso, llegaron a construir sedes temporales.

Un año después de la tragedia, Eugenio Mora Salgado, comisionado estatal para la reconstrucción en aquel entonces hablo de un 63 por ciento de avance en la atención de las iglesias que fueron afectados.

En 2019, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, ventiló que había tres auditorías por irregularidades en el proceso de reconstrucción por el sismo del 19 de septiembre del 2017, pues habían llegado incompletos el 40 por ciento de los recursos federales a la entidad.

Durante el mismo añó, Arturo Balandrano Campos, director general de Sitios y Monumentos de la Secretaría de Cultura en aquel entonces, aseguró que el gobierno federal tenía previsto concluir para el 2021 la restauración del patrimonio cultural afectado en Puebla, que hasta ese entonces tenía un avance del 50 por ciento. Asimismo, descartó que se hayan recibido denuncias por emplear materiales diferentes a los originales para la restauración, como lo señaló el entonces gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta.

En aquel entonces, se destinaron 134 millones de pesos para la intervención de 86 inmuebles. Durante el mismo periodo hubo inconformidades por este proceso, pues incluso, por la desconfianza que un sacerdote manifestó contra el INAH en la reparación del templo de San Pedro Acoquiaco, en Tehuacán, este rechazó oficiar misa en el inmueble y emprendió las gestiones para construir una iglesia nueva con el apoyo de feligreses y la promesa del gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Tras la pandemia de Covid-19 algunas obras quedaron pausadas. Incluso, en 2020, el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim) acusó que hasta octubre de este año, 55 inmuebles históricos con afectaciones por el sismo de septiembre del 2017 no tenían ningún avance en la ciudad de Puebla.

Fue hasta el 2022 que, tras la insistencia por la conclusión de estas obras por parte varias comunidades, Miguel Villarroel Vázquez, director del Centro INAH Puebla, adelantó que para este año concluirían al menos el 95 por ciento de restauraciones a monumentos e inmuebles dañados.

Templos, corazón de las comunidades

Tras el arranque de la obra, y con una gran fiesta, un poco más de 300 habitantes de San Pedro Benito Juárez celebraron el arranque de las obras de reconstrucción de su templo principal, un inmueble que dejó de albergar las fiestas patronales y religiosas de la comunidad por más de cinco años.

Desde el siglo XVIII este templo es el corazón de la comunidad, no solo por la vocación religiosa de los fieles, sino por las tradiciones y manifestaciones culturales que ahí realizaban y que durante mucho tiempo se vieron pausadas por los daños que presentó, compartió Frausto Guerrero, quien encabezó este acto junto al gobernador de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

“Estamos curando los templos, un espacio donde se reúnen las familias, las danzas, la cultura”, expresó. Por su parte, Céspedes Peregrina agregó que este templo, que fue construido del año 1535 al 1550, es testigo de diferentes hechos históricos, no solo de la región sino también de la entidad.

“Por eso su rescate es esencial, tenemos la responsabilidad de preservar los inmuebles históricos, religiosos y culturales para las próximas generaciones, la arquitectura poblana ofrece importantes aportaciones al mundo”, presumió


Local

Despenalización del aborto en Puebla confronta a manifestantes en Congreso Local

Algunos manifestantes están impidiendo a los legisladores el acceso al edificio por la puerta trasera,

Local

Gaby Bonilla remarca trabajo con las infancias poblanas en su paso por el DIF

Gabriela Bonilla aseguró que lideró un grupo de trabajo que supieron aprovechar el tiempo y dar resultados para los diversos sectores prioritarios

Policiaca

Puebla capital y la zona conurbada registra seis asesinatos en una semana

Desde Lomas de Angelópolis hasta Xonacatepec fueron parte de los sitios donde se perpetraron los crímenes

Local

Toda una vida boleando zapatos, Pablo y una profesión que va en desuso

En la actualidad Pablo Juárez puede pasar un día sin un solo cliente debido a la escasa demanda del servicio

Estado

Lo acribillan frente a centro nocturno en Huejotzingo

En el lugar de los hechos por lo menos se encontró un cartucho nueve milímetros

Finanzas

San Pedro Cholula con el mayor ingreso de remesas de la zona conurbada

Pese al monto de remesas, este fue menor al que alcanzó en el mismo periodo de un año anterior, en 2023