/ domingo 30 de diciembre de 2018

Amalucan: De los árboles frutales a las playas artificiales

Sus fundadores, personas de la tercera edad ya jubilados, obtuvieron las primeras viviendas por créditos hipotecarios de entre 90 y más de 150 mil pesos

Hace más de 40 años, entre árboles de tejocote, capulines y terrenos donde se cultivaba el maíz, se establecieron las primeras viviendas Infonavit de Amalucan, alrededor de un gran cerro que actualmente es un centro de recreación porque cuenta con una “playa”.

Sus fundadores, personas de la tercera edad ya jubilados, obtuvieron las primeras viviendas por créditos hipotecarios que oscilaron entre los 90 y más de 150 mil pesos. Se pagaron en menos de una década y eran principalmente de obreros que estaban en diversas textileras o empresas de contadores, además de burócratas de despachos de Gobierno.

Tenían los servicios de agua y luz, mientras que el transporte era escaso e iba para la junta auxiliar de Santa María Xonacatepec.

El mercado era un montón de puestos en la entrada principal y ninguno de los vecinos recuerda cómo se estableció el comercio informal en un área fija, mismo que actualmente está al lado de las escuelas primaria Lázaro Cárdenas y Hermenegildo Galeana, además de la secundaria Narciso Mendoza.

También puedes leer: Familiar firmó una responsiva: Volcanic Park tras muerte de menor

Hace unos meses en dicho lugar el Gobierno del Estado, con el entonces mandatario José Antonio Gali, inauguró un puente vehicular, pero que no ha sido aceptado totalmente por los vecinos, ya que se ha desviado el transporte público.

SORTEARON LAS VIVIENDAS

Los vecinos Ángel Hernández Juárez y Heriberto Alvarado Navarro, de 80 y 82 años de edad, respectivamente, fueron sorteados en la empresa textilera Estampe San José para adquirir su propia vivienda. Era el año de 1978 cuando se estaba otorgando esta prestación de pequeños departamentos de dos y un dueño. Los dos consiguieron el crédito individual.

Hernández Juárez, que vive en la Avenida Tabachín, recordó que la empresa donde trabajaban estaba ubicada en la colonia de El Cristo y pocas personas eran las que ganaban una vivienda, pero que, con su salario bien remunerado, lo podían pagar antes del tiempo establecido.

Más noticias: Desatan encapuchados balacera en Xalmimilulco, hay dos muertos

Foto: Sandro Franco


Así también lo recuerda Heriberto, quien era originario de Ajalpan y llegó a la capital con 8 hijos que mantener. Actualmente tiene 17 bisnietos.

“Recuerdo que fui a pedir mi crédito Infonavit. Le dije a la señorita que quería una casa para mí solito y que trabajaba mucho, tenía 10 turnos convencionales; iba con mi esposa embarazada, ya era el noveno hijo. Mis compañeros nos decían que era un perro por querer vivir aquí pero no me importaba. Yo anhelaba mi casita”, manifestó desde su vivienda en retorno Cedro.

Foto: Sandro Franco


Por separado, Ángel Hernández rememoró lo mucho que ha cambiado la unidad habitacional, donde se tienen desde viviendas de un solo piso hasta más edificios, donde se podían ver las áreas verdes de la zona boscosa. Además de que ha observado el crecimiento paulatino de los cinco barrios donde habitan miles de familias.

Entérate: Se celebra la primera boda igualitaria en San Martín Texmelucan

“Acá todavía había arboles de tejocotes y las milpas. Ahora lo que más aqueja a la unidad es la falta de vigilancia. La policía pasa muy poco por acá”, agrega.

EL CERRO, TESTIGO DE JUEGOS Y DE MUERTES

Cuevas y pozos son las leyendas que emergen de ese cerro boscoso que ahora está cerrado. Desde la presencia de seres extraños como vampiros, por la presencia de murciélagos, hasta la conexión de túneles con el Centro Histórico.

Otto Leblanc Lezama, quien desde niño vive en este lugar, compartió que, además de ser un sitio mágico, también es un punto vulnerable ante la delincuencia, ya que en algunas ocasiones fueron arrojados cuerpos. También hubo puntos donde algunos poblanos decidieron quitarse la vida.

Te recomendamos: [Fotos] Así fue la boda de Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso

“Yo aquí llegué cuando tenía 10 años. La casa era de mi papá, que salió sorteado en la textilera Neptuno. Aquí veníamos a jugar al cerro a las cuevas que conocemos de Manzanillo y los pozos. Todo estaba deshabitado y solo”, declaró.

Juan Colotla Espinosa, de 87 años, corría cuando era niño por el cerro de Amalucan para cazar algunos animales y, aunque vivía en el barrio El Alto, no imaginó ser de los primeros habitantes del cuarto barrio de esta unidad habitacional.

Foto: Sandro Franco


Su casa la consiguió en un crédito Infonavit hace más de 44 años, cuando trabajó en una empresa de mascotas.

Aunque tiene recuerdos de su infancia, asegura que actualmente no ha visto las remodelaciones que han hecho al ahora parque de Amalucan, aunque los aprueba. “Estoy a favor de mejorar la imagen del lugar”.

Puede interesarte: Aeronave de Martha Erika y Moreno Valle empezó a arder desde el cielo: testigo

OBRAS DEJAN AMBULANTES

María Teresa Alvarado Méndez, de 70 años de edad, logró su vivienda en la unidad habitacional de Amalucan en 1976 cuando su hermano, que trabajaba en una reconocida pastelería en la Avenida Juárez, obtuvo un crédito hipotecario a 10 años.

Aún recuerda que en la zona no había ningún negocio comercial y que productos como el pan eran vendidos por comerciantes en bicicletas.

Sin embargo, la realidad de ambulantes no ha cambiado, ya que desde que se construyó el puente elevado decenas de comerciantes se han instalado en los camellones para ofrecer diversos platillos típicos.

Entérate: Reclaman justicia tras muerte de gobernadora de Puebla y senador

Foto: Sandro Franco


“El problema es que no solo no tenemos servicio de alumbrado debajo del puente, que es muy inseguro y peligroso, sino también a los ambulantes, que algunos hasta venden bebidas alcohólicas. Eso está generando una mala imagen”, concluyó.

Hace más de 40 años, entre árboles de tejocote, capulines y terrenos donde se cultivaba el maíz, se establecieron las primeras viviendas Infonavit de Amalucan, alrededor de un gran cerro que actualmente es un centro de recreación porque cuenta con una “playa”.

Sus fundadores, personas de la tercera edad ya jubilados, obtuvieron las primeras viviendas por créditos hipotecarios que oscilaron entre los 90 y más de 150 mil pesos. Se pagaron en menos de una década y eran principalmente de obreros que estaban en diversas textileras o empresas de contadores, además de burócratas de despachos de Gobierno.

Tenían los servicios de agua y luz, mientras que el transporte era escaso e iba para la junta auxiliar de Santa María Xonacatepec.

El mercado era un montón de puestos en la entrada principal y ninguno de los vecinos recuerda cómo se estableció el comercio informal en un área fija, mismo que actualmente está al lado de las escuelas primaria Lázaro Cárdenas y Hermenegildo Galeana, además de la secundaria Narciso Mendoza.

También puedes leer: Familiar firmó una responsiva: Volcanic Park tras muerte de menor

Hace unos meses en dicho lugar el Gobierno del Estado, con el entonces mandatario José Antonio Gali, inauguró un puente vehicular, pero que no ha sido aceptado totalmente por los vecinos, ya que se ha desviado el transporte público.

SORTEARON LAS VIVIENDAS

Los vecinos Ángel Hernández Juárez y Heriberto Alvarado Navarro, de 80 y 82 años de edad, respectivamente, fueron sorteados en la empresa textilera Estampe San José para adquirir su propia vivienda. Era el año de 1978 cuando se estaba otorgando esta prestación de pequeños departamentos de dos y un dueño. Los dos consiguieron el crédito individual.

Hernández Juárez, que vive en la Avenida Tabachín, recordó que la empresa donde trabajaban estaba ubicada en la colonia de El Cristo y pocas personas eran las que ganaban una vivienda, pero que, con su salario bien remunerado, lo podían pagar antes del tiempo establecido.

Más noticias: Desatan encapuchados balacera en Xalmimilulco, hay dos muertos

Foto: Sandro Franco


Así también lo recuerda Heriberto, quien era originario de Ajalpan y llegó a la capital con 8 hijos que mantener. Actualmente tiene 17 bisnietos.

“Recuerdo que fui a pedir mi crédito Infonavit. Le dije a la señorita que quería una casa para mí solito y que trabajaba mucho, tenía 10 turnos convencionales; iba con mi esposa embarazada, ya era el noveno hijo. Mis compañeros nos decían que era un perro por querer vivir aquí pero no me importaba. Yo anhelaba mi casita”, manifestó desde su vivienda en retorno Cedro.

Foto: Sandro Franco


Por separado, Ángel Hernández rememoró lo mucho que ha cambiado la unidad habitacional, donde se tienen desde viviendas de un solo piso hasta más edificios, donde se podían ver las áreas verdes de la zona boscosa. Además de que ha observado el crecimiento paulatino de los cinco barrios donde habitan miles de familias.

Entérate: Se celebra la primera boda igualitaria en San Martín Texmelucan

“Acá todavía había arboles de tejocotes y las milpas. Ahora lo que más aqueja a la unidad es la falta de vigilancia. La policía pasa muy poco por acá”, agrega.

EL CERRO, TESTIGO DE JUEGOS Y DE MUERTES

Cuevas y pozos son las leyendas que emergen de ese cerro boscoso que ahora está cerrado. Desde la presencia de seres extraños como vampiros, por la presencia de murciélagos, hasta la conexión de túneles con el Centro Histórico.

Otto Leblanc Lezama, quien desde niño vive en este lugar, compartió que, además de ser un sitio mágico, también es un punto vulnerable ante la delincuencia, ya que en algunas ocasiones fueron arrojados cuerpos. También hubo puntos donde algunos poblanos decidieron quitarse la vida.

Te recomendamos: [Fotos] Así fue la boda de Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso

“Yo aquí llegué cuando tenía 10 años. La casa era de mi papá, que salió sorteado en la textilera Neptuno. Aquí veníamos a jugar al cerro a las cuevas que conocemos de Manzanillo y los pozos. Todo estaba deshabitado y solo”, declaró.

Juan Colotla Espinosa, de 87 años, corría cuando era niño por el cerro de Amalucan para cazar algunos animales y, aunque vivía en el barrio El Alto, no imaginó ser de los primeros habitantes del cuarto barrio de esta unidad habitacional.

Foto: Sandro Franco


Su casa la consiguió en un crédito Infonavit hace más de 44 años, cuando trabajó en una empresa de mascotas.

Aunque tiene recuerdos de su infancia, asegura que actualmente no ha visto las remodelaciones que han hecho al ahora parque de Amalucan, aunque los aprueba. “Estoy a favor de mejorar la imagen del lugar”.

Puede interesarte: Aeronave de Martha Erika y Moreno Valle empezó a arder desde el cielo: testigo

OBRAS DEJAN AMBULANTES

María Teresa Alvarado Méndez, de 70 años de edad, logró su vivienda en la unidad habitacional de Amalucan en 1976 cuando su hermano, que trabajaba en una reconocida pastelería en la Avenida Juárez, obtuvo un crédito hipotecario a 10 años.

Aún recuerda que en la zona no había ningún negocio comercial y que productos como el pan eran vendidos por comerciantes en bicicletas.

Sin embargo, la realidad de ambulantes no ha cambiado, ya que desde que se construyó el puente elevado decenas de comerciantes se han instalado en los camellones para ofrecer diversos platillos típicos.

Entérate: Reclaman justicia tras muerte de gobernadora de Puebla y senador

Foto: Sandro Franco


“El problema es que no solo no tenemos servicio de alumbrado debajo del puente, que es muy inseguro y peligroso, sino también a los ambulantes, que algunos hasta venden bebidas alcohólicas. Eso está generando una mala imagen”, concluyó.

Local

Rechaza Antorcha haber pagado para conseguir registro de partido político

“Se trata de una calumnia que no prueba quien lo dice y acusa”

Estado

[Video] Por segunda ocasión, asaltan motel en  Izúcar de Matamoros

Un sujeto empistolado y una mujer, los presuntos responsables del atraco 

Local

Ciudad Modelo o Huejotzingo, opciones para oficinas de SEP federal

La descentralización de la dependencia y otras secretarías se anunció desde la campaña de AMLO y a un año de gobierno, no hay avances

Local

Se deslinda MC por comportamiento de Héctor Alonso y le pide resolver conflictos

Morales Álvarez, coordinador de Movimiento Ciudadano, dijo que el comportamiento de un diputado no tiene que definir a todo el grupo legislativo

Finanzas

Trasciende otro paro técnico en VW

Estará en pausa el ensamble del Jetta

Local

Capacitarán a policías en uso de pistolas con descarga eléctrica

Las armas comenzarán a utilizarse a más tardar en marzo de 2020, señala alcaldesa