/ jueves 8 de marzo de 2018

Artesanas de Cuetzalan rompen la barrera de la discriminación, hoy son empresarias

Ser mujeres e indígenas no son impedimentos para empoderarse, demuestran

CUETZALAN, Pue.- Juanita, María Petra, Joaquina, Cristina, Teresa, Florencia, Dolores y Rufina tomaron el riesgo de ir contra los usos y costumbres de sus comunidades. Desde 1985 respondieron al impulso de una estudiante que les invitó a trabajar de manera conjunta y, ahora, son parte de un colectivo de 100 mujeres indígenas empresarias que aprovecharon la vocación turística de la región norte del estado. El Hotel Taselotzin es su creación y la muestra de que, en equipo, se hacen mejor las cosas.

Todas artesanas, hace más de tres décadas no tenían otra meta que ser amas de casa, en riesgo de sufrir violencia económica, pero desde la fundación de su colectivo Masehual Siuamej Mosenyolchicauani, ellas crean fuentes de trabajo, hacen vínculos con universidades, e incluso, imparten charlas para mostrar que hay limitantes educativas que se eliminan aprendiendo, riesgos de violencia que se impiden, y condiciones de vulnerabilidad que se dejan atrás.

En entrevista con El Sol de Puebla, parte de las integrantes de la agrupación, dicen que el Día de la Mujer se vive todos los días desde que fundaron el colectivo, pues les ha dado oportunidades de saber leer y escribir, conocer otros lugares, preparar a sus compañeras, dar de comer a sus hijos, no perder su identidad y no tener que salir de sus comunidades para tener una vida digna.
Muestran que ser mujeres, indígenas y vivir a 3 horas de la capital poblana, no son impedimentos para empoderarse y romper los ciclos de pobreza, violencia y desempleo, que sus antepasados vivieron.

MÁS DE 3 DÉCADAS DE ESFUERZO

A lo largo de los últimos 33 años, mujeres han entrado y salido del colectivo. Algunas han muerto por la edad y otras han emprendido diversos caminos. Pertenecen a él, indígenas de 6 comunidades de Cuetzalan.


Juanita Chepe explica que, al inicio, solo se organizaron para vender sus artesanías a un mejor precio, pues como trabajadoras independientes, se limitaban a ser ambulantes o a que algún “coyote” les comprara su mercancía a bajo costo, para revenderla, aumentándole el precio, como pasa en distintas zonas del estado de Puebla.

Por ello, las mujeres decidieron hacer caso al consejo de una alumna de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de Xochimilico, quien les dijo que sus bordados podrían salir de Cuetzalan para ir a otras regiones de Puebla y del país. En ese entonces, les parecía un sueño pero arriesgaron.

María Petra es una de las pioneras del proyecto. Desde niña, tejía en telar de cintura. Hacía huipiles, bufandas y rebozos, lo mismo que Cristina, quien también se especializa en cestería y trabaja con semillas, para hacer piezas de joyería; ella entró de 14 años al grupo. Antes de ello, solo había estudiado hasta la primaria, por falta de dinero en su hogar.

NO DEJAR ATRÁS A LOS HOMBRES

La ideología de las mujeres del colectivo no implica dejar atrás a sus esposos o a sus hijos, sino incluirlos como parte de los proyectos productivos que surgen. Por ejemplo, la pareja de doña Rufina es velador del hotel fundado por ella y sus compañeras.
Dolores es una integrante del grupo, con 8 hijos y separada de su marido. Agradece formar parte de la asociación, pues sin ella, sus hijos no hubieran podido estudiar. Algunos de ellos han decidido no hacerlo, pero Dolores dice que fue mejor darles la opción.
Florencia es hija de una socia del colectivo. Ella estudió Derecho. Pertenecer a la agrupación, hará que se quede en su comunidad, a prestar sus servicios, sin tener que migrar a la capital del estado a la Ciudad de México.

SIN PARAR DE LUCHAR

Actualmente, el colectivo de Cuetzalan tiene a 100 integrantes, de las cuales 55 son accionistas de proyecto del hotel. Ellas reciben utilidades anuales. Dicen que todavía es insuficiente el dinero que ganan porque también van haciendo reinversiones, para dar mejor servicio al público.

La lucha no cesa para ellas. Ya tienen el hotel, esquemas de agricultura y ganadería, así como venta de artesanías, pero en últimos años han tenido que enfrentar a trasnacionales que quieren trabajar en Cuetzalan con una subestación hidroeléctrica y con proyectos mineros.

Y es que dicen que en caso de permitir esos proyectos, el protagonismo de la naturaleza y las ventajas de la misma, se perderían para los habitantes y turistas. Temen que el agua se contamine, que los bosques sequen y que los lugareños contraigan enfermedades por el exceso de químicos que usan las empresas en sus procesos.

Por ello, el colectivo seguirá la lucha, desde cualquier posición y por todos los objetivos que se presenten en el camino. Ellas son mujeres que muestran que no hay imposibles.

CUETZALAN, Pue.- Juanita, María Petra, Joaquina, Cristina, Teresa, Florencia, Dolores y Rufina tomaron el riesgo de ir contra los usos y costumbres de sus comunidades. Desde 1985 respondieron al impulso de una estudiante que les invitó a trabajar de manera conjunta y, ahora, son parte de un colectivo de 100 mujeres indígenas empresarias que aprovecharon la vocación turística de la región norte del estado. El Hotel Taselotzin es su creación y la muestra de que, en equipo, se hacen mejor las cosas.

Todas artesanas, hace más de tres décadas no tenían otra meta que ser amas de casa, en riesgo de sufrir violencia económica, pero desde la fundación de su colectivo Masehual Siuamej Mosenyolchicauani, ellas crean fuentes de trabajo, hacen vínculos con universidades, e incluso, imparten charlas para mostrar que hay limitantes educativas que se eliminan aprendiendo, riesgos de violencia que se impiden, y condiciones de vulnerabilidad que se dejan atrás.

En entrevista con El Sol de Puebla, parte de las integrantes de la agrupación, dicen que el Día de la Mujer se vive todos los días desde que fundaron el colectivo, pues les ha dado oportunidades de saber leer y escribir, conocer otros lugares, preparar a sus compañeras, dar de comer a sus hijos, no perder su identidad y no tener que salir de sus comunidades para tener una vida digna.
Muestran que ser mujeres, indígenas y vivir a 3 horas de la capital poblana, no son impedimentos para empoderarse y romper los ciclos de pobreza, violencia y desempleo, que sus antepasados vivieron.

MÁS DE 3 DÉCADAS DE ESFUERZO

A lo largo de los últimos 33 años, mujeres han entrado y salido del colectivo. Algunas han muerto por la edad y otras han emprendido diversos caminos. Pertenecen a él, indígenas de 6 comunidades de Cuetzalan.


Juanita Chepe explica que, al inicio, solo se organizaron para vender sus artesanías a un mejor precio, pues como trabajadoras independientes, se limitaban a ser ambulantes o a que algún “coyote” les comprara su mercancía a bajo costo, para revenderla, aumentándole el precio, como pasa en distintas zonas del estado de Puebla.

Por ello, las mujeres decidieron hacer caso al consejo de una alumna de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de Xochimilico, quien les dijo que sus bordados podrían salir de Cuetzalan para ir a otras regiones de Puebla y del país. En ese entonces, les parecía un sueño pero arriesgaron.

María Petra es una de las pioneras del proyecto. Desde niña, tejía en telar de cintura. Hacía huipiles, bufandas y rebozos, lo mismo que Cristina, quien también se especializa en cestería y trabaja con semillas, para hacer piezas de joyería; ella entró de 14 años al grupo. Antes de ello, solo había estudiado hasta la primaria, por falta de dinero en su hogar.

NO DEJAR ATRÁS A LOS HOMBRES

La ideología de las mujeres del colectivo no implica dejar atrás a sus esposos o a sus hijos, sino incluirlos como parte de los proyectos productivos que surgen. Por ejemplo, la pareja de doña Rufina es velador del hotel fundado por ella y sus compañeras.
Dolores es una integrante del grupo, con 8 hijos y separada de su marido. Agradece formar parte de la asociación, pues sin ella, sus hijos no hubieran podido estudiar. Algunos de ellos han decidido no hacerlo, pero Dolores dice que fue mejor darles la opción.
Florencia es hija de una socia del colectivo. Ella estudió Derecho. Pertenecer a la agrupación, hará que se quede en su comunidad, a prestar sus servicios, sin tener que migrar a la capital del estado a la Ciudad de México.

SIN PARAR DE LUCHAR

Actualmente, el colectivo de Cuetzalan tiene a 100 integrantes, de las cuales 55 son accionistas de proyecto del hotel. Ellas reciben utilidades anuales. Dicen que todavía es insuficiente el dinero que ganan porque también van haciendo reinversiones, para dar mejor servicio al público.

La lucha no cesa para ellas. Ya tienen el hotel, esquemas de agricultura y ganadería, así como venta de artesanías, pero en últimos años han tenido que enfrentar a trasnacionales que quieren trabajar en Cuetzalan con una subestación hidroeléctrica y con proyectos mineros.

Y es que dicen que en caso de permitir esos proyectos, el protagonismo de la naturaleza y las ventajas de la misma, se perderían para los habitantes y turistas. Temen que el agua se contamine, que los bosques sequen y que los lugareños contraigan enfermedades por el exceso de químicos que usan las empresas en sus procesos.

Por ello, el colectivo seguirá la lucha, desde cualquier posición y por todos los objetivos que se presenten en el camino. Ellas son mujeres que muestran que no hay imposibles.

Local

¡Alto! Permanece Semáforo Rojo para Puebla

La población debe seguir en confinamiento por el riesgo alto que existe de contagio

Local

Fallece mujer en unidad de Cabify; conductora se hará prueba por sospecha de Covid-19

La empresa de taxis ejecutivos informó que se hará cargo de los costos del examen médico

Local

Sexoservidoras son amenazadas por ambulantes, denuncian

Señalan que las han golpeado y humillado con el objetivo de que paguen “derecho de piso”

Local

Proponen hasta 15 años de prisión para funcionarios que mientan en comparecencias

La iniciativa también busca inhabilitar por tres años a servidores públicos que falten a la ley

Gossip

Acusan a Karla Panini de trabajos de brujería contra Karla Luna y Memo del Bosque

Internautas afirman que estos ritos fueron revelados por la encargada de hacerlos en exigencia de su pago a la ex “Lavandera”

Futbol

Hay protocolo y estrictas medidas para volver al estadio

Zonas médicas especiales, sellados de vestuarios, sin presencia de prensa en la grada esperan a los equipos desde el 24 de julio

Sociedad

[Exclusiva] Nunca voy a decir que un desaparecido está muerto: Rosario Piedra

Ayotzinapa se convirtió en “la mentira histórica”, afirma la titular de la CNDH, que en todo momento usa palabras de su madre, la líder del Comité Eureka y quien encabezó la lucha por los desaparecidos desde los años 70

Sociedad

México, con mayor tasa de letalidad en Covid-19

Supera a Estados Unidos y Brasil, alertó la Organización Panamericana de la Salud

Sociedad

Zamarripa, el fiscal estatal de Guanajuato cuestionado por ola de violencia

Zamarripa compareció ante los legisladores donde informó sobre los hechos ocurridos en el anexo