imagotipo

Católicos poblanos piden que pare violencia

  • Pilar Pérez
  • en Local

Después de 152 años la Arquidiócesis de Puebla recuperó la procesión del jueves de Corpus Christi, pero el recorrido que hizo el Santísimo por las calles de Puebla fue aprovechado por el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa, para reiterar su preocupación por la inseguridad en el estado y oró para que termine la violencia.

“Qué termine la violencia y reine la armonía, la unidad y la paz, entre todos los poblanos”, fue la única frase con la que el líder de la grey católica trató de persuadir a los asistentes y también a las autoridades para que reflexionen sobre los niveles de inseguridad en el estado.

A pesar de que esta procesión se suspendió hace más de un siglo y medio y su recuperación se anunció un par de semanas atrás, cientos de fieles acompañaron al Santísimo que estuvo expuesto en el jardín de El Carmen desde las 8:00 horas de ayer y luego caminaron por la 4 Sur hacia la Catedral.

En este recorrido que incluyó dos momentos de oración en los templos La Soledad y San Juan de Letrán, participaron diferentes congregaciones religiosas así como gente de adoración nocturna de distintas iglesias de la capital poblana.

Banderas  blancas y flores del mismo color fueron  los elementos repetitivos en las manos de los feligreses que acompañaron al arzobispo de Puebla durante todo el recorrido que concluyó con una misa solemne en Catedral, misma que estuvo abarrotada de feligreses.

De acuerdo con la Arquidiócesis de Puebla, en la ciudad, durante la época virreinal la procesión salía de Catedral y recorría las calles, durante todo el recorrido los balcones y fachadas de las calles se adornaban con elementos en los que predominaba el color rojo lo cual significaba la sangre de Cristo.

Leer más: La ruta del odio nos hará pedazos: Sicilia

En una visita que realizaron el emperador Maximiliano y la emperatriz Carlota a la ciudad de Puebla el jueves de corpus de 1865 encabezaron  la procesión acompañados por el regimiento de caballería y demás tropas con sus uniformes de gala y desde luego, todas las autoridades civiles y eclesiásticas.

Este evento religioso se minimizó cuando entraron en vigor las Leyes de Reforma y con los acontecimientos de la Revolución Mexicana, por lo que se limitó a realizarse en la Catedral y así se hizo desde entonces.

Todavía el año pasado esta procesión salió, encabezada por el arzobispo de Puebla, y recorrió la Catedral. Sin embargo, este 2017 la Arquidiócesis decidió retomar la procesión y sus intenciones, dijo, es que se vuelva tan grande como la de Viernes Santo que este año rebasó los 150 mil asistentes.

Durante toda la procesión de ayer los fieles acompañaron con cantos religiosos e incienso y las oraciones que recitaron durante todo el recorrido. Mientras que en el atrio de Catedral realizaron una alfombra de flores, por donde pasó el Santísimo, con lo que concluyó una de las festividades más representativas de la iglesia católica.