imagotipo

Celebran el 416 aniversario del natalicio de Juan de Palafox y Mendoza

  • Pilar Pérez
  • en Local

Con un concierto y la exposición de una reseña sobre su vida y obra en la Catedral metropolitana se celebró 416 aniversario del nacimiento del beato Juan de Palafox y Mendoza, autor de esta obra arquitectónica y a quien reconocen por la proyección que le dio a Puebla, mismo evento que contó con la presencia del obispo, Rosendo Huesca Pacheco y el arzobispo, Víctor Sánchez Espinosa.

Al encabezar el evento, el arzobispo de Puebla relató que el beato es uno de los personajes más singulares de la historia de la santidad, porque en su vida experimentó la gloria de las cargas más elevadas y la humillación de la desgracia y el aislamiento, pero aun así dejó su legado del que todos los poblanos deben sentirse orgullosos.

“Acogió con fe heroica y con auténtico espíritu cristiano. Personaje brillante, en él encontramos al obispo preocupado del bien espiritual de los fieles, al virrey ocupado en la buena administración, al pensador político, al escritor fecundo, al mecenas de las artes”, resaltó.

Por lo anterior con la presencia de autoridades culturales del estado y el municipio así como legisladores se llevó a cabo el homenaje del beato, quien durante un decenio fue obispo de Puebla, en cuyo tiempo visitó todos los rincones de la diócesis y con la intención de mantenerse cercano a la comunidad religiosa escribió numerosas cartas pastorales, además, promovió las tareas educativas, culturales y sociales.

“Palafox construyó 44 iglesias y numerosas capillas y altares; además de la Catedral. Después de haber renunciado a la sede episcopal de Ciudad de México y, para suavizar un conflicto con el clero regular, volvió a España”, expresó  Fernando Méndez Sánchez quien fungió como lector de la semblanza.

En coordinación con diferentes instituciones la asociación Amigos de Palafox se organizó en Catedral este afecto, donde el Coro Normalista de Puebla, a cargo de Jorge Altieri, tocó la “Salmodia Palafoxiana” que se trata de una composición en letra de Héctor Azar Barbar y Juan Arturo Ortega quien fue reconocido al final de la ceremonia por realizar la música de esta obra.