imagotipo

Descarta Salud amenazas de huachicoleros a personal médico en el “triángulo rojo”

  • Pilar Pérez
  • en Local

Ningún trabajador de la Secretaría de Salud del estado de Puebla en la zona del denominado “triángulo rojo” ha recibido amenazas o agresiones relacionadas con el robo de combustible, por lo que no ha habido solicitudes de cambio de adscripción por este mismo problema, aseguró la titular de la dependencia, Arely Sánchez Negrete.

En entrevista luego de acudir al Ayuntamiento para formar parte de la entrega del Premio Anual de Salud a siete personalidades, refirió que igual que a cualquier ciudadano una de las principales recomendaciones para que los trabajadores eviten ser víctimas de todo tipo de violencia es que se mantengan atentos de su entorno.

“No, no tenemos ningún reporte, la verdad es que hemos trabajado muy de la mano con todos nuestros directores de nuestros hospitales, de nuestros centros de salud y al día hoy no tenemos alguna solicitud de cambio de adscripción o alguna amenaza por esta situación”, refirió.

Leer más: Detienen a cinco huachicoleros en Santa Isabel Cholula

La titular de la dependencia refirió que trabajan de manera coordinada con la Fiscalía General del Estado, que será la instancia a la que turnarán alguna queja denuncia en caso de que los trabajadores le llegaran a dar a conocer a la Secretaría de Salud.

“Al día de hoy no tenemos esas pruebas, al contrario, tenemos a médicos muy comprometidos con nuestros pacientes”, expresó y añadió “las recomendaciones son a toda la población, que creo que es un momento de estar muy atentos”.

Refirió que en todos los centros de salud y hospitales hay médicos con turnos nocturnos, mismos que pernoctan en las instalaciones, pero en las unidades también hay elementos de Seguridad Privada, por lo que garantizó la tranquilidad para todos los médicos y enfermeras de la Secretaría de Salud.

DARÁN ALTA A UNA NIÑA LESIONADA DE CHILCHOTLA

EL próximo lunes una de las cuatro menores que aún se encuentran en el Hospital para el Niño Poblano (HNP) será dada de alta toda vez que su estado de salud es favorable, por lo que pronto podrá regresar a su hogar.

Mientras que las otras tres niñas permanecen como graves en el nosocomio. La que corre más peligro una que tiene 11 años de edad, misma que recibe toda la atención médica para procurar su recuperación.

Al final mencionó que las principales lesiones de los pacientes, derivadas de la explosión el pasado 8 de mayo, son fracturas y golpes graves en la cabeza.