/ domingo 23 de julio de 2017

Don José, un carpintero que a sus 70 años comparte el oficio en la Casa del Abue

Como reparador de calzado, de maquinaria, eléctrico, tortillero,vendedor de productos naturistas y ahora como carpintero, don JoséFrancisco Cruz Gual se ha desempeñado durante toda su vida,oficios que ha aprendido como autodidacta y que le han brindadotanto tristezas como alegrías.

Tiene 70 años de edad y siempre ha buscado mantenerse cercanocon quienes lo necesitan. Ahora que está en la Casa del Abue sedesempeña como uno de los responsables del taller de carpinteríadonde lo mismo orienta a hombres que a mujeres.

Su travesía por el aprendizaje de los oficios inició a los 17años de edad cuando decidió dar a su vida un giro de 360 grados.Vivía en la Ciudad de México con su mamá, pero como hombre yadolescente emprendió un viaje para encontrar a su padre a quienno conocía.

Con la ilusión de que su vida sería diferente a la que tuvo alado de su madre, llegó con su progenitor quien tenía un tallerde reparación de calzado en la ciudad de Puebla, pero tambiéndescubrió que su papá tenía otra familia, por lo que en lugar dellegar a disfrutar del tiempo libre tuvo que trabajar.

En el taller, observando a los trabajadores y a su padre, fuecomo aprendió como autodidacta el oficio; sin embargo, este empleono era su ilusión en la vida, pues contrario a esto teníainterés en saber sobre sistemas eléctricos.

Su familia no tuvo la oportunidad de brindarle las facilidadespara desempeñarse en el oficio, por lo que poco a poco y,también, por medio de la observación comenzó a saber un pocomás sobre estos sistemas, de tal manera que pronto encontró unempleo como aprendiz, donde incrementó sus conocimientos.

El amor a muy corta edad llegó a su vida. Conoció a una jovencon quien decidió comenzar una familia y una nueva vida y así fueque empezó una travesía, pues debido a sus habilidades en losoficios, al tener conocimientos de electricidad le ofrecierontrabajo en una empresa en Xoxtla, donde permaneció variosaños.

Pero al tener que cargar maquinaria pesada se lesionó lacolumna vertebral y fue sometido a una cirugía. Ya con tres hijosen la familia, le ofrecieron dentro de la misma empresa permanecerpero arreglando máquinas; sin embargo, tuvo que enfrentarse a laenvidia de sus compañeros quienes pronto reprocharon que éltenía un mejor puesto dentro de las instalaciones.

Por lo anterior, y con la intención de evitar malos entendidosentre los trabajadores, lo dieron de baja, pero le prometieronindemnizarlo por accidente de trabajo, asegurando que su pensiónsería cuantiosa.

La gran sorpresa ocurrió cuando su primer cheque llegó por 64pesos, lo cual, como era obvio, no servía para mantener a sufamilia. Ante esto, decidido a no dejarse vencer, volvió a buscartrabajo y entonces un familiar le ofreció ir a Estados Unidos.

Emprendió el viaje, dejando a su familia en Puebla. Una vezinstalado en Los Ángeles, California, trabajó en un tallereléctrico, pero realizaba más de una labor, por lo que los demásempleados le dieron a conocer que estaba siendo explotado, toda vezque le daban labores de más y con menor sueldo que los otros.

Al inconformarse tomó la decisión de irse a Las Vegas, dondetrabajó en una tortillería como empacador, pero los resultadosdel empleo tampoco fueron los que él buscaba, por lo que despuésde dos años regresó a Puebla con su familia y buscó una nuevafuente de trabajo.

Sus hijos ya eran mayores e incluso estaban prontos a formar suspropias familias. Con una de sus hijas y su esposa se mudaron a laciudad de Oaxaca donde comenzó, de puerta en puerta, a venderproductos naturistas y durante 12 años se mantuvieron de estohasta que puso una tienda.

Luego de que sus hijos ya eran completamente independientes, ély su esposa regresaron a Puebla para vivir solos, nuevamente.

Un día, José Francisco, sintió que ya no tenía un propósitoen la vida hasta que llegó a la Casa del Abue, donde entró, comoaprendiz en el taller de carpintería, pero el instructor, haceocho años, le dijo que ya tenía las habilidades para serayudante.

Así, nuevamente, encontró una motivación, pues se dio cuenta,hasta entonces, lo bueno que es en los oficios. Ahora es elresponsable del taller de carpintería y de los varios alumnos queacuden todos los días buscando, también, una ilusión paracontinuar con su vida.

Como reparador de calzado, de maquinaria, eléctrico, tortillero,vendedor de productos naturistas y ahora como carpintero, don JoséFrancisco Cruz Gual se ha desempeñado durante toda su vida,oficios que ha aprendido como autodidacta y que le han brindadotanto tristezas como alegrías.

Tiene 70 años de edad y siempre ha buscado mantenerse cercanocon quienes lo necesitan. Ahora que está en la Casa del Abue sedesempeña como uno de los responsables del taller de carpinteríadonde lo mismo orienta a hombres que a mujeres.

Su travesía por el aprendizaje de los oficios inició a los 17años de edad cuando decidió dar a su vida un giro de 360 grados.Vivía en la Ciudad de México con su mamá, pero como hombre yadolescente emprendió un viaje para encontrar a su padre a quienno conocía.

Con la ilusión de que su vida sería diferente a la que tuvo alado de su madre, llegó con su progenitor quien tenía un tallerde reparación de calzado en la ciudad de Puebla, pero tambiéndescubrió que su papá tenía otra familia, por lo que en lugar dellegar a disfrutar del tiempo libre tuvo que trabajar.

En el taller, observando a los trabajadores y a su padre, fuecomo aprendió como autodidacta el oficio; sin embargo, este empleono era su ilusión en la vida, pues contrario a esto teníainterés en saber sobre sistemas eléctricos.

Su familia no tuvo la oportunidad de brindarle las facilidadespara desempeñarse en el oficio, por lo que poco a poco y,también, por medio de la observación comenzó a saber un pocomás sobre estos sistemas, de tal manera que pronto encontró unempleo como aprendiz, donde incrementó sus conocimientos.

El amor a muy corta edad llegó a su vida. Conoció a una jovencon quien decidió comenzar una familia y una nueva vida y así fueque empezó una travesía, pues debido a sus habilidades en losoficios, al tener conocimientos de electricidad le ofrecierontrabajo en una empresa en Xoxtla, donde permaneció variosaños.

Pero al tener que cargar maquinaria pesada se lesionó lacolumna vertebral y fue sometido a una cirugía. Ya con tres hijosen la familia, le ofrecieron dentro de la misma empresa permanecerpero arreglando máquinas; sin embargo, tuvo que enfrentarse a laenvidia de sus compañeros quienes pronto reprocharon que éltenía un mejor puesto dentro de las instalaciones.

Por lo anterior, y con la intención de evitar malos entendidosentre los trabajadores, lo dieron de baja, pero le prometieronindemnizarlo por accidente de trabajo, asegurando que su pensiónsería cuantiosa.

La gran sorpresa ocurrió cuando su primer cheque llegó por 64pesos, lo cual, como era obvio, no servía para mantener a sufamilia. Ante esto, decidido a no dejarse vencer, volvió a buscartrabajo y entonces un familiar le ofreció ir a Estados Unidos.

Emprendió el viaje, dejando a su familia en Puebla. Una vezinstalado en Los Ángeles, California, trabajó en un tallereléctrico, pero realizaba más de una labor, por lo que los demásempleados le dieron a conocer que estaba siendo explotado, toda vezque le daban labores de más y con menor sueldo que los otros.

Al inconformarse tomó la decisión de irse a Las Vegas, dondetrabajó en una tortillería como empacador, pero los resultadosdel empleo tampoco fueron los que él buscaba, por lo que despuésde dos años regresó a Puebla con su familia y buscó una nuevafuente de trabajo.

Sus hijos ya eran mayores e incluso estaban prontos a formar suspropias familias. Con una de sus hijas y su esposa se mudaron a laciudad de Oaxaca donde comenzó, de puerta en puerta, a venderproductos naturistas y durante 12 años se mantuvieron de estohasta que puso una tienda.

Luego de que sus hijos ya eran completamente independientes, ély su esposa regresaron a Puebla para vivir solos, nuevamente.

Un día, José Francisco, sintió que ya no tenía un propósitoen la vida hasta que llegó a la Casa del Abue, donde entró, comoaprendiz en el taller de carpintería, pero el instructor, haceocho años, le dijo que ya tenía las habilidades para serayudante.

Así, nuevamente, encontró una motivación, pues se dio cuenta,hasta entonces, lo bueno que es en los oficios. Ahora es elresponsable del taller de carpintería y de los varios alumnos queacuden todos los días buscando, también, una ilusión paracontinuar con su vida.

Estado

Con cantos y versos, niños de Zoyamazalco "piden calaverita" de la manera tradicional

Con rimas que han ido transmitiéndose de generación en generación, los más pequeños salen a recorrer casa por casa

Local

Pide ayuda activista Miguel López Vega; autoridades quieren imputar dos delitos más

Fue detenido por defender el río Metlapanapa y oponerse al proyecto Ciudad Textil en los límites de Huejotzingo y Juan C. Bonilla

Estado

En Tepeaca, impiden instalación de puestos por Día de Muertos

Los comerciantes se manifestaron en la presidencia municipal para exigir al alcalde la autorización

Gossip

¿Se iba a caer? Lalo Mora reaparece y niega acoso a fan

El cantante reapareció con la prensa y dio a conocer su versión de lo acontecido en el video que circuló en internet

Finanzas

¿Tienes 65 años o más? Ya puedes solicitar tu tarjeta de pensión AMLO

En regiones alejadas y sin internet, habrá un censo “casa por casa”. 

Policiaca

Dejan embolsado en la colonia Santa María de la capital poblana

Vecinos alertaron de una bolsa negra en el que se veía un cuerpo

Policiaca

Amantes de lo ajeno atracan Autozone de bulevar Atlixco

Sujetos con armas de fuego amagaron a los empleados

Local

Galardona UNESCO a Huejotzingo por estrategia de ciudad del aprendizaje

Este logro se hizo posible mediante la implementación de los documentos de orientación de la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje de la UNESCO.