/ miércoles 13 de julio de 2022

Eduardo Rivera es 'mi amigo de muchos años', presume Barbosa

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, acompañó a Eduardo Rivera en la entrega de patrullas y dijo haber acudido 'gustoso' al evento

Contrario a las fricciones expuestas en las últimas semanas con el presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, el gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, arrojó públicamente un mensaje de fraternidad entre ambos, pues dijo, existe una amistad longeva que los une y que trasciende afiliaciones partidistas.

“Desde luego, estoy aquí muy gustoso, felicitando a mi amigo de muchos años, Eduardo Rivera”, lanzó el mandatario durante su participación en un evento realizado la mañana del 13 de julio, para entregar poco más de centenar y medio de patrullas que estarán al servicio de los uniformados capitalinos.

Aunado a ello, el titular del Ejecutivo reconoció que su entrañable apego con el munícipe pudiera ser motivo de incomodidad para algunos de los militantes de su partido, sin embargo, defendió que no hay motivos para que se sientan de esa forma.

“Porque dice él (Rivera Pérez) que se enojan en Morena de que diga que sea mi amigo. ¡No, te juro que no! y si alguien se enoja, pues se equivoca”, sostuvo.

Foto: Erik Guzmán | Eduardo Rivera

DESACUERDOS ENTRE MIGUEL BARBOSA Y EDUARDO RIVERA

Ante las reiteradas muestras de agradecimiento, simpatía y fraternidad entre ambos mandatarios, es importante rememorar que fue apenas la semana pasada cuando la cordialidad sufrió fricción, precisamente en la antesala a los comicios de 2024.

Según declaró el gobernador Barbosa Huerta en conferencia de prensa el pasado 5 de julio, Rivera Pérez se encuentra interesado en sucederlo en el puesto “desde el primer día” en que asumió la presidencia de la capital poblana.

De esta manera, puso en duda que el edil priorice las actividades gubernamentales, sobre sus aspiraciones para alcanzar la candidatura de su partido, Acción Nacional (PAN), rumbo a los comicios que renovarán al Ejecutivo, tal como defendió con anterioridad el munícipe.

“Eduardo Rivera quiere ser candidato desde el primer día que fue alcalde, ¿alguien piensa que no? (...) ¿O ustedes le creen a Lalo en ese sentido? ¿De qué está dedicado a otra cosa que no sea a la búsqueda de un posicionamiento político del PAN? Por favor”, fue lo que señaló en ese entonces el gobernante poblano.

Aunado a ello, temas como el servicio y distribución de agua, han sido temas polémicos entre los ‘amigos’. Para poner un ejemplo, en mayo pasado el gobernador reprochó al alcalde capitalino que la prestación hídrica es obligación del ayuntamiento y no de una concesionaria. De la misma manera, mencionó que, servicios como ambulancias o bomberos, son brindados por el gobierno estatal, pues el municipio carece de todos ellos.

Por último, no hay motivos para olvidar cuando en mayo pasado, se criticó desde Casa Aguayo la realización de los llamados Premios CCE, un evento que fue organizado por Rivera Pérez y que tuvo como objetivo reconocer la labor empresarial en tiempos de la pandemia por Covid-19, y en la que además la iniciativa privada entregó 100 mil pesos al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal.

Así, Barbosa Huerta opinó que la premiación fue más bien una reunión de “yunquistas” y “aristócratas”, a la que acudieron “gente imposta” y “conservadora”.

“La mejor forma de entregar un donativo es en la discreción (...) no en una gala. Esas galas donde las copas de champán se toman desde abajo (...) y tú te encuentras a cualquiera de los invitados y les dices ‘Que buena idea de reunir a todo el Yunque, a la familia Peluche, ¿ya viste a Ludovico donde anda?’”, opinó en aquella ocasión.

Contrario a las fricciones expuestas en las últimas semanas con el presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, el gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, arrojó públicamente un mensaje de fraternidad entre ambos, pues dijo, existe una amistad longeva que los une y que trasciende afiliaciones partidistas.

“Desde luego, estoy aquí muy gustoso, felicitando a mi amigo de muchos años, Eduardo Rivera”, lanzó el mandatario durante su participación en un evento realizado la mañana del 13 de julio, para entregar poco más de centenar y medio de patrullas que estarán al servicio de los uniformados capitalinos.

Aunado a ello, el titular del Ejecutivo reconoció que su entrañable apego con el munícipe pudiera ser motivo de incomodidad para algunos de los militantes de su partido, sin embargo, defendió que no hay motivos para que se sientan de esa forma.

“Porque dice él (Rivera Pérez) que se enojan en Morena de que diga que sea mi amigo. ¡No, te juro que no! y si alguien se enoja, pues se equivoca”, sostuvo.

Foto: Erik Guzmán | Eduardo Rivera

DESACUERDOS ENTRE MIGUEL BARBOSA Y EDUARDO RIVERA

Ante las reiteradas muestras de agradecimiento, simpatía y fraternidad entre ambos mandatarios, es importante rememorar que fue apenas la semana pasada cuando la cordialidad sufrió fricción, precisamente en la antesala a los comicios de 2024.

Según declaró el gobernador Barbosa Huerta en conferencia de prensa el pasado 5 de julio, Rivera Pérez se encuentra interesado en sucederlo en el puesto “desde el primer día” en que asumió la presidencia de la capital poblana.

De esta manera, puso en duda que el edil priorice las actividades gubernamentales, sobre sus aspiraciones para alcanzar la candidatura de su partido, Acción Nacional (PAN), rumbo a los comicios que renovarán al Ejecutivo, tal como defendió con anterioridad el munícipe.

“Eduardo Rivera quiere ser candidato desde el primer día que fue alcalde, ¿alguien piensa que no? (...) ¿O ustedes le creen a Lalo en ese sentido? ¿De qué está dedicado a otra cosa que no sea a la búsqueda de un posicionamiento político del PAN? Por favor”, fue lo que señaló en ese entonces el gobernante poblano.

Aunado a ello, temas como el servicio y distribución de agua, han sido temas polémicos entre los ‘amigos’. Para poner un ejemplo, en mayo pasado el gobernador reprochó al alcalde capitalino que la prestación hídrica es obligación del ayuntamiento y no de una concesionaria. De la misma manera, mencionó que, servicios como ambulancias o bomberos, son brindados por el gobierno estatal, pues el municipio carece de todos ellos.

Por último, no hay motivos para olvidar cuando en mayo pasado, se criticó desde Casa Aguayo la realización de los llamados Premios CCE, un evento que fue organizado por Rivera Pérez y que tuvo como objetivo reconocer la labor empresarial en tiempos de la pandemia por Covid-19, y en la que además la iniciativa privada entregó 100 mil pesos al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal.

Así, Barbosa Huerta opinó que la premiación fue más bien una reunión de “yunquistas” y “aristócratas”, a la que acudieron “gente imposta” y “conservadora”.

“La mejor forma de entregar un donativo es en la discreción (...) no en una gala. Esas galas donde las copas de champán se toman desde abajo (...) y tú te encuentras a cualquiera de los invitados y les dices ‘Que buena idea de reunir a todo el Yunque, a la familia Peluche, ¿ya viste a Ludovico donde anda?’”, opinó en aquella ocasión.

Elecciones 2024

Eduardo Rivera propone crear Centros Regionales que atiendan a adultos mayores y discapacitados

El candidato a la gubernatura de Puebla por la alianza entre PAN, PRI, PRD y PSI visitó el municipio de Tehuitzingo

Local

Hoy inicia juicio oral en contra de Javier López Zavala por caso Cecilia Monzón

La defensa de Cecilia Monzón dio a conocer que los abogados del priista argumentaron “una absurda” falta de competencia en la justicia poblana

Elecciones 2024

Dan golpiza a candidato a regidor del PRI en Chignahuapan

Adán Garrido fue golpeado y retenido por sujetos armados cuando se dirigía a la junta auxiliar de El Paredón

Elecciones 2024

Pepe Chedraui y Rafael Cañedo se niegan a debatir

Mario Riestra Piña, abanderado de PAN, PRI, PRD, PSI en el municipio de Puebla hizo oficial su petición al árbitro electoral local

Estado

Se seca Río Mixteco; luce como desierto

La falta de agua de este importante afluente amenaza la sustentabilidad del sur poblano; pobladores reconocen que es la crisis de agua más severa desde hace al menos un siglo