/ domingo 23 de enero de 2022

El mundo a través de las cámaras análogas

Proyecto Análogo recupera cámaras antiguas para que vuelvan a capturar instantes de las ciudades y personas

A través de una cámara se puede ver el mundo de una manera diferente, en una fotografía se pueden apreciar figuras y hasta belleza que para los ojos humanos fueron indiferentes, pero las fotografías analógicas tienen otro tipo de magia, pues estas imágenes llevan consigo un toque de imperfección que nos recuerda que así es la vida, que no tiene que ser perfecta para que sea maravillosa.

Siguiendo esta premisa nació Proyecto Análogo, que como su nombre lo dice es un proyecto que recupera cámaras antiguas, Pablo Argüelles y María Prieto son los que se encargan de rescatarlas y repararlas hasta que vuelven a ser servibles. Su objetivo es darle vida a estos objetos y que vuelvan a capturar instantes de las ciudades y de las personas.

“Yo lo llamaría un incidente porque en realidad nunca lo planeamos, así como todos los buenos proyectos que valen la pena (…) llegó a nuestras manos una réflex cuando estábamos desencantados con la fotografía en general (…) empezamos a ver si podíamos darle uso y fue algo mágico, así lo llamamos porque empezamos a tener negativos de fotos que íbamos sacando y decidimos darle formalidad”, compartieron.

Lo que empezó como un proyecto de dos estudiantes, como fue pasando el tiempo se convirtió en algo más formal, crearon su galería de fotos en redes sociales con las cámaras que rescataron y hoy en día, Proyecto Análogo ha trabajado con una librería y un hotel en proyectos donde los encargados les piden que las fotos sean analógicas, ya que les agrada la idea de que las imágenes no sean perfectas, sino que retraten la esencia pura de los momentos.

En suma, ya publicaron su tercer Diario Fotográfico, en donde narran la vida de los objetos y las ciudades, pero este último diario se terminó de imprimir tras meses de encierro por la contingencia sanitaria por el coronavirus.

“Comenzamos alrededor de hace cinco años cuando lo analógico estaba perdiendo mucha importancia y todos nos dijeron ¿para que se ponen a hacer esto?, muchos tuvieron desconfianza en lo que estábamos haciendo ante el mundo digital y cuando nos dimos cuenta que teníamos que sustentar el Proyecto Análogo, fue cuando le dimos nombre y lo sacamos a la luz, empezó en Instagram”, relataron.

Publicaron su tercer Diario Fotográfico, en donde narran la vida de los objetos y las ciudades. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Como fueron compartiendo imágenes de su trabajo, tanto del rescate de cámaras, como de las fotografías que obtenían de ellas, varias personas empezaron a buscarlos para regalarles o venderles cámaras viejas, pues preferían que alguien les diera uso a que llegaran a la basura.

Cada una de sus 16 adquisiciones tiene una historia, incluso, cuando creyeron que Proyecto Análogo ya no daba para más, llegaba una persona a regalarles una cámara vieja, pues veían su trabajo y querían que sus cámaras recobraran la viveza.

“Gracias a la gente que creyó en nosotros y vio a sus objetos cobrar vida, justamente por eso podemos decir que el proyecto ya cumplió cinco años. Ya tenemos una responsabilidad moral con todos ellos”.

No todo fue color de rosa, al inicio fue complicado, uno de los retos fue la escasez de la película, hace cinco años se les hizo muy difícil encontrarlas, el tema del revelado y también alguien que les enseñara a usar, así como arreglar las cámaras, ya que en tutoriales de YouTube no encontraron toda la información.

Pablo y María tienen millones de anécdotas es grato ver a alguien con tanta pasión por lo que hace. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Aunque muchas personas les cerraron las puertas de sus conocimientos, hubo otras como el señor Demetrio Xolocotzi Hernández, mejor conocido como “el fotógrafo del zócalo”, que les explicó como usar las cámaras instantáneas antiguas. En agradecimiento, Pablo y María le regalaron una cámara muy parecida a la que solía ocupar antes de que brincara a lo digital.

Pablo y María tienen millones de anécdotas, escucharlos hace que el tiempo se vaya volando y es grato ver a alguien con tanta pasión por lo que hace. Por tal motivo, quieren transmitir esa pasión con su trabajo y sugirieron a todos los jóvenes que al igual que ellos tienen un sueño que “se lancen”, que no la piensen mucho y si funciona tendrán un motor para continuar con sus ideales y sino, tendrán la experiencia de haber luchado por lo que querían.

Proyecto Análogo recuperan cámaras antiguas para que vuelvan a capturar instantes de las ciudades y personas. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

A través de una cámara se puede ver el mundo de una manera diferente, en una fotografía se pueden apreciar figuras y hasta belleza que para los ojos humanos fueron indiferentes, pero las fotografías analógicas tienen otro tipo de magia, pues estas imágenes llevan consigo un toque de imperfección que nos recuerda que así es la vida, que no tiene que ser perfecta para que sea maravillosa.

Siguiendo esta premisa nació Proyecto Análogo, que como su nombre lo dice es un proyecto que recupera cámaras antiguas, Pablo Argüelles y María Prieto son los que se encargan de rescatarlas y repararlas hasta que vuelven a ser servibles. Su objetivo es darle vida a estos objetos y que vuelvan a capturar instantes de las ciudades y de las personas.

“Yo lo llamaría un incidente porque en realidad nunca lo planeamos, así como todos los buenos proyectos que valen la pena (…) llegó a nuestras manos una réflex cuando estábamos desencantados con la fotografía en general (…) empezamos a ver si podíamos darle uso y fue algo mágico, así lo llamamos porque empezamos a tener negativos de fotos que íbamos sacando y decidimos darle formalidad”, compartieron.

Lo que empezó como un proyecto de dos estudiantes, como fue pasando el tiempo se convirtió en algo más formal, crearon su galería de fotos en redes sociales con las cámaras que rescataron y hoy en día, Proyecto Análogo ha trabajado con una librería y un hotel en proyectos donde los encargados les piden que las fotos sean analógicas, ya que les agrada la idea de que las imágenes no sean perfectas, sino que retraten la esencia pura de los momentos.

En suma, ya publicaron su tercer Diario Fotográfico, en donde narran la vida de los objetos y las ciudades, pero este último diario se terminó de imprimir tras meses de encierro por la contingencia sanitaria por el coronavirus.

“Comenzamos alrededor de hace cinco años cuando lo analógico estaba perdiendo mucha importancia y todos nos dijeron ¿para que se ponen a hacer esto?, muchos tuvieron desconfianza en lo que estábamos haciendo ante el mundo digital y cuando nos dimos cuenta que teníamos que sustentar el Proyecto Análogo, fue cuando le dimos nombre y lo sacamos a la luz, empezó en Instagram”, relataron.

Publicaron su tercer Diario Fotográfico, en donde narran la vida de los objetos y las ciudades. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Como fueron compartiendo imágenes de su trabajo, tanto del rescate de cámaras, como de las fotografías que obtenían de ellas, varias personas empezaron a buscarlos para regalarles o venderles cámaras viejas, pues preferían que alguien les diera uso a que llegaran a la basura.

Cada una de sus 16 adquisiciones tiene una historia, incluso, cuando creyeron que Proyecto Análogo ya no daba para más, llegaba una persona a regalarles una cámara vieja, pues veían su trabajo y querían que sus cámaras recobraran la viveza.

“Gracias a la gente que creyó en nosotros y vio a sus objetos cobrar vida, justamente por eso podemos decir que el proyecto ya cumplió cinco años. Ya tenemos una responsabilidad moral con todos ellos”.

No todo fue color de rosa, al inicio fue complicado, uno de los retos fue la escasez de la película, hace cinco años se les hizo muy difícil encontrarlas, el tema del revelado y también alguien que les enseñara a usar, así como arreglar las cámaras, ya que en tutoriales de YouTube no encontraron toda la información.

Pablo y María tienen millones de anécdotas es grato ver a alguien con tanta pasión por lo que hace. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Aunque muchas personas les cerraron las puertas de sus conocimientos, hubo otras como el señor Demetrio Xolocotzi Hernández, mejor conocido como “el fotógrafo del zócalo”, que les explicó como usar las cámaras instantáneas antiguas. En agradecimiento, Pablo y María le regalaron una cámara muy parecida a la que solía ocupar antes de que brincara a lo digital.

Pablo y María tienen millones de anécdotas, escucharlos hace que el tiempo se vaya volando y es grato ver a alguien con tanta pasión por lo que hace. Por tal motivo, quieren transmitir esa pasión con su trabajo y sugirieron a todos los jóvenes que al igual que ellos tienen un sueño que “se lancen”, que no la piensen mucho y si funciona tendrán un motor para continuar con sus ideales y sino, tendrán la experiencia de haber luchado por lo que querían.

Proyecto Análogo recuperan cámaras antiguas para que vuelvan a capturar instantes de las ciudades y personas. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Elecciones 2024

Eduardo Rivera se disculpa por llamar 'morenacos' a seguidores del partido

El abanderado de la alianza Mejor Rumbo para Puebla se disculpó por la expresión emitida ayer en un encuentro con habitantes del municipio de Xicotepec

Local

Sergio Salomón supervisa construcción de nueva unidad deportiva en San Juan Atenco

Dicha construcción representa una inversión de 7.5 millones de pesos.

Elecciones 2024

Mario Riestra anuncia seguro contra baches y pavimentación de 5 mil calles

Mario Riestra aseguró que su gobierno municipal estará enfocado en mejorar la calidad de vida de los poblanos

Local

Venustiano Carranza fue el punto más caliente de Puebla, con más de 40 grados

Siendo el registro más alto que de estados como Aguascalientes, Colima, Hidalgo y Quintana Roo

Estado

Responsable de provocar incendio en Aquixtla permanece en prisión preventiva

La persona detenida fue vinculada proceso por los delitos contra el medio ambiente

Estado

Menor de 13 años muere al caer de una camioneta, iba a trabajar

El menor cayó y la misma camioneta en la que viajaba pasó sobre él, ocasionándole la muerte