/ lunes 13 de julio de 2020

Enfrentan ladrilleros de Cholula panorama desalentador

Productores de San Matías Cocoyotla acusan la falta de ventas y el regateo de los pocos compradores

La falta de ventas y el “regateo” cuando llegan a colocar sus mercancías, son dos escenarios que desde este marzo enfrentan propietarios de ladrilleras del municipio de San Pedro Cholula, quienes, ante el desolador panorama y la falta de apoyos gubernamentales, señalan estar en búsqueda de otras alternativas laborales para afrontar los estragos económicos causados por la pandemia del Covid 19.

El Sol de Puebla, al recorrer varias calles de San Matías Cocoyotla, una comunidad de esta jurisdicción, conoció el sentir de varios fabricantes de ladrillo, mismos que mantienen vigente este oficio que compite con la producción de block.

Se apreció que varios hornos tradicionales, desde hace cuatro meses, contienen los ladrillos que ya no fueron “quemados” ante los primeros brotes de coronavirus que alertan la llegada de una nueva contingencia sanitaria en el país y por ende en San Pedro Cholula.

Lo anterior, paralizó la economía nacional y con ello, la producción de ladrillos, pues los constructores suspendieron obras y los pedidos de este material, que aún es usado por este sector.

“Desafortunadamente han bajado demasiado las ventas, ahí está todo el material, y el horno está lleno, tenemos material de hace un mes y medio, que fue más o menos cuando empezó la enfermedad del coronavirus”, externó Humberto Rueda, un ladrillero de la zona.

Contó que la pandemia ya disminuyó sus ahorros y complicó su economía local, pues aparte de las bajas ventas, enfrentan el “regateo”, porque ahora los compradores son los que están fijando los precios.

“Nosotros apenas vendimos ocho millares, la semana pasada y pedí a mil 200 el millar, y ya no me lo quisieron pagar así, me lo pagaron de a 900 pesos y las ventas han bajado en un 60 por ciento o más, porque estamos vendiendo muy poco y eso se debe a que no hay dinero para nadie, las ventas están muy bajas”, refirió.

El declarante manifestó que, ante el escenario, analiza buscar otras opciones laborales pues el mes próximo llegará un “trancazo económico” que es el regreso a clases y los gastos son varios.

“Con el regreso a clases estaremos más desfalcados, no hay entradas de dinero y en particular me gustaría que el gobierno nos capacitará en algo, para que pueda uno subsistir en este momento, que nos apoyen con una despensa, pero que también nos capaciten en otro oficio para ver otra entrada de dinero”, concluyó.

DESPIDOS EN LADRILLERAS

En otro punto de esta localidad, otros ladrilleros coincidieron que, ante la falta de ventas, tuvieron que despedir a varios trabajadores e incluso algunos hornos ya cerraron de forma definitiva.

“A nosotros nos ha afectado en todo, porque más que la verdad ya no hubo dinero para pagarles la raya a los trabajadores, las ventas se cayeron y todo está caro y la verdad ya nada más va saliendo para comer”, indicaron.

También externaron que, en lugar de aumentar el precio del millar, éste disminuyó, pues de mil 200 pesos que debe valer, bajó a 800 pesos.

“La verdad estamos tablas, nada más sacamos para comer, incluso metemos a la familia y no les pagamos, para que saquemos para comer, porque hay no sale para comer, porque antes vendíamos por millar, pero ahora solo nos compran cientos”, comentaron.

Por último, expresaron que algunos ladrilleros ahora son albañiles o jornaleros, con la finalidad de obtener ingresos adicionales ante la crisis económica, pues los gobiernos no han dirigido ningún apoyo.

La falta de ventas y el “regateo” cuando llegan a colocar sus mercancías, son dos escenarios que desde este marzo enfrentan propietarios de ladrilleras del municipio de San Pedro Cholula, quienes, ante el desolador panorama y la falta de apoyos gubernamentales, señalan estar en búsqueda de otras alternativas laborales para afrontar los estragos económicos causados por la pandemia del Covid 19.

El Sol de Puebla, al recorrer varias calles de San Matías Cocoyotla, una comunidad de esta jurisdicción, conoció el sentir de varios fabricantes de ladrillo, mismos que mantienen vigente este oficio que compite con la producción de block.

Se apreció que varios hornos tradicionales, desde hace cuatro meses, contienen los ladrillos que ya no fueron “quemados” ante los primeros brotes de coronavirus que alertan la llegada de una nueva contingencia sanitaria en el país y por ende en San Pedro Cholula.

Lo anterior, paralizó la economía nacional y con ello, la producción de ladrillos, pues los constructores suspendieron obras y los pedidos de este material, que aún es usado por este sector.

“Desafortunadamente han bajado demasiado las ventas, ahí está todo el material, y el horno está lleno, tenemos material de hace un mes y medio, que fue más o menos cuando empezó la enfermedad del coronavirus”, externó Humberto Rueda, un ladrillero de la zona.

Contó que la pandemia ya disminuyó sus ahorros y complicó su economía local, pues aparte de las bajas ventas, enfrentan el “regateo”, porque ahora los compradores son los que están fijando los precios.

“Nosotros apenas vendimos ocho millares, la semana pasada y pedí a mil 200 el millar, y ya no me lo quisieron pagar así, me lo pagaron de a 900 pesos y las ventas han bajado en un 60 por ciento o más, porque estamos vendiendo muy poco y eso se debe a que no hay dinero para nadie, las ventas están muy bajas”, refirió.

El declarante manifestó que, ante el escenario, analiza buscar otras opciones laborales pues el mes próximo llegará un “trancazo económico” que es el regreso a clases y los gastos son varios.

“Con el regreso a clases estaremos más desfalcados, no hay entradas de dinero y en particular me gustaría que el gobierno nos capacitará en algo, para que pueda uno subsistir en este momento, que nos apoyen con una despensa, pero que también nos capaciten en otro oficio para ver otra entrada de dinero”, concluyó.

DESPIDOS EN LADRILLERAS

En otro punto de esta localidad, otros ladrilleros coincidieron que, ante la falta de ventas, tuvieron que despedir a varios trabajadores e incluso algunos hornos ya cerraron de forma definitiva.

“A nosotros nos ha afectado en todo, porque más que la verdad ya no hubo dinero para pagarles la raya a los trabajadores, las ventas se cayeron y todo está caro y la verdad ya nada más va saliendo para comer”, indicaron.

También externaron que, en lugar de aumentar el precio del millar, éste disminuyó, pues de mil 200 pesos que debe valer, bajó a 800 pesos.

“La verdad estamos tablas, nada más sacamos para comer, incluso metemos a la familia y no les pagamos, para que saquemos para comer, porque hay no sale para comer, porque antes vendíamos por millar, pero ahora solo nos compran cientos”, comentaron.

Por último, expresaron que algunos ladrilleros ahora son albañiles o jornaleros, con la finalidad de obtener ingresos adicionales ante la crisis económica, pues los gobiernos no han dirigido ningún apoyo.

Local

Las viudas del coronavirus

Ellas perdieron a sus compañeros de vida y con ellos su estabilidad económica y emocional

Estado

Nadie será excluido, asevera Augusta Díaz al arrancar campaña en Tehuacán

Están combatiendo el fracaso y los malos resultados que se dieron con la actual dirigencia, dijo Ana Teresa Aranda en el evento

Local

Protestan en la Conafor, trabajadores denuncian acoso laboral y nepotismo

Denuncian que los campamentos de incendios forestales, viveros y la promotoría carecen de ropa de trabajo

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Calentamiento global 1: Rebelión de la naturaleza

La evidencia científica sobre el rápido cambio climático es inequívoca

Policiaca

Saquean oficinas del sindicato del Ayuntamiento de Puebla

Policías municipales detuvieron a alrededor de 20 presuntos responsables

Mundo

Malala Yousafzai pide a talibanes permitir regreso de niñas a la escuela

Ha pasado un mes desde que los talibanes islamistas, que tomaron el poder en agosto, excluyeron a las alumnas de volver a la escuela secundaria

Cultura

José María Vitier triunfa en el Teatro Juárez tras su presentación en el FIC

Los asistentes capitalinos agradecieron la excelsa velada con más de tres minutos de aplausos