/ lunes 12 de abril de 2021

Escuelas públicas, olvidadas y descuidadas a un año del cierre

Vidrios rotos, pasto crecido, polvo y muros caídos son algunos de los desperfectos que se pueden observar en los centros educativos tras pausa en clases presenciales

Entre ventanas rotas, mobiliario en hacinamiento, césped seco o sin podar, polvo e incluso muestras de que en marzo de 2020 miles de alumnos acudieron por última vez a sus aulas, es como se encuentran algunas escuelas del estado de Puebla, a un año del traslado de las clases a la virtualidad a causa de la Covid-19.

Tal es el caso de la Escuela Hermanos Serdán, ubicada en la colonia Volcanes al sur de la ciudad, la cual, permanece con un mural alusivo al Día Internacional de la Mujer y al natalicio de Benito Juárez, y en sus entradas, corredores y alrededores se puede observar tierra, hojas, frutos secos y hierba de crecimiento considerable.

Durante un recorrido por la zona, un ciudadano que se dedica a cuidar automóviles refirió que muy pocas veces se puede observar que alguien ingresa a la institución, misma que también tiene un jardín de niños, que, si bien parece estar en mejores condiciones, uno de sus costados dice todo lo contrario.

Ahí mismo, y pese a que ya no transita la misma cantidad de personas, Fabián, uno de los pocos comerciantes que aun acude, expresó que sólo va para vender algunos dulces o bebidas a los jóvenes que llegan al parque de Las Ninfas, y poder así, aportar al gasto familiar, sin embargo, reconoció que el ingreso económico ya no es el mismo desde que no hay alumnos.

“Estoy aquí un rato para ver si pasa gente, llego a las ocho y media, antes se sacaba más temprano (el puesto) como a las siete y media y ya nos retirábamos a las nueve de la noche, ahorita solo he vendido de 70 a 80 pesos, antes como 150 o 200 pesos”, comentó.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

En condiciones similares, se halló el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (CENHCH), pues, aunque sus entradas principales permanecen limpias e incluso fue posible observar a trabajadores de intendencia laborar, otras zonas, como las destinadas a las actividades deportivas, han sido alcanzadas por la sequía.

Asimismo, mientras en instituciones como la Escuela Primaria Oficial “Defensores de la República” lucen áreas con césped alto y un par de sillas a la intemperie, en otras como la Benemérita Escuela Primaria Oficial “José María Lafragua”, localizada en pleno centro histórico, aún es posible observar algunas palabras de lo que correspondió a la última clase a través de una de sus ventanas rotas.

Por su parte, -en una situación más evidente y peligrosa-, se encontró la Escuela Primaria Matutina “Rafael Molina Betancourt”, ubicada en la colonia Insurgentes Oriente, puesto que, parte de una barda que quedó de pie después de los sismos de 2017 permanece apuntalada, mientras que, la que se destruyó, fue sustituida por una malla de metal que permite ver al interior el material con el que probablemente pretendían repararlas.

Debido a su falta de ventanas, también es posible observar la humedad que ha traspasado parte de los techos y paredes, al igual que las bancas de los alumnos arrinconadas.

EN MUNICIPIOS, LA HISTORIA SE REPITE

En Acatzingo de Hidalgo, el Centro de Asistencia Infantil Comunitario (CAIC) del Barrio de San José presenta desgaste en la pintura de su fachada e interiores, daños en sus juegos infantiles y es posible observar maleza crecida.

Igualmente, otras instituciones de esta demarcación cuentan con ventanas rotas, bancas sucias, bolsas de basura e incluso animales muertos al interior, los cuales, se presume, son arrojados por algunos pobladores.

Para evitar robos, en Tepeyahualco de Cuauhtémoc padres y directivos han tomado la decisión de soldar las cerraduras y colocar protecciones en las puertas de los salones de la escuela General Filomeno Mata, para evitar el robo del equipo de cómputo y de otros objetos de valor.

Mientras que, las de San Martín Texmelucan presentan grafitis, lucen sin ningún tipo de supervisión y aún conservan las lonas y cartelones colocados en marzo del año pasado para informar sobre la suspensión de clases por la contingencia.

EXCEPCIONES

En este recorrido, también fue posible encontrar una escuela que ha buscado mantener en óptimas condiciones sus salones y patios para recibir a sus alumnos en cuanto las clases presenciales sean posibles: el Bachillerato Héroes de la Reforma.

De acuerdo a una persona en el lugar, quien prefirió guardar el anonimato, desde hace tiempo han retomado las labores de limpieza e integrado procesos de desinfección, a fin de evitar la acumulación de polvo y microbios.

“Para que no esté el polvo porque hay mucho polvo, desinfectamos también, todavía en vacaciones estamos aquí. Por salud se deben mantener limpios los salones siempre, la higiene es importante, todos los salones se limpian, siempre hay guardias y si algún niño viene o un padre de familia se le da atención”, dijo.

PADRES DISPUESTOS A APOYAR EN LIMPIEZA

Por su parte, Rocío Rosas, una madre de familia que transitaba por la ciudad, enfatizó que es necesario que las escuelas se mantengan limpias y organicen jornadas de aseo con algunos padres de familia, ya que era una tarea de suma importancia y a beneficio de todos.

Así lo detalló, al recordar que en la escuela de sus hijos los directivos no han aceptado que los padres de familia apoyen, ni tampoco les han permitido ingresar cuando han tenido que acudir por uniformes o útiles escolares, esto, aunque como ella, sean parte del comité.

“En mi opinión si es necesario que estén dando mantenimiento a las escuelas para que precisamente se mantengan en buen estado y cuando regresemos tengan buenas condiciones. He ido a recoger uniformes y útiles escolares, pero no nos permiten el ingreso, nos tienen en el zaguán nada más, es todo lo que he podido ver”, comunicó.

En esta misma entrevista, la pequeña Laura compartió que a su regreso esperaba que su salón estuviera limpio, debido a que el virus es muy contagioso, al tiempo que comunicó que deseaba reencontrarse muy pronto con sus compañeros, ya que extrañaba la convivencia y la ayuda mutua.

“Yo considero que cuando vuelva tiene que estar limpio, porque ahorita el virus es muy contagioso y es importante la limpieza. Extraño a mis compañeros y sería bonito reencontrarnos otra vez y convivir y pues ayudarnos unos a otros”, manifestó.

(Con información de corresponsales: Silvia Campos, Carmen Flores y Ascención Benítez)

Entre ventanas rotas, mobiliario en hacinamiento, césped seco o sin podar, polvo e incluso muestras de que en marzo de 2020 miles de alumnos acudieron por última vez a sus aulas, es como se encuentran algunas escuelas del estado de Puebla, a un año del traslado de las clases a la virtualidad a causa de la Covid-19.

Tal es el caso de la Escuela Hermanos Serdán, ubicada en la colonia Volcanes al sur de la ciudad, la cual, permanece con un mural alusivo al Día Internacional de la Mujer y al natalicio de Benito Juárez, y en sus entradas, corredores y alrededores se puede observar tierra, hojas, frutos secos y hierba de crecimiento considerable.

Durante un recorrido por la zona, un ciudadano que se dedica a cuidar automóviles refirió que muy pocas veces se puede observar que alguien ingresa a la institución, misma que también tiene un jardín de niños, que, si bien parece estar en mejores condiciones, uno de sus costados dice todo lo contrario.

Ahí mismo, y pese a que ya no transita la misma cantidad de personas, Fabián, uno de los pocos comerciantes que aun acude, expresó que sólo va para vender algunos dulces o bebidas a los jóvenes que llegan al parque de Las Ninfas, y poder así, aportar al gasto familiar, sin embargo, reconoció que el ingreso económico ya no es el mismo desde que no hay alumnos.

“Estoy aquí un rato para ver si pasa gente, llego a las ocho y media, antes se sacaba más temprano (el puesto) como a las siete y media y ya nos retirábamos a las nueve de la noche, ahorita solo he vendido de 70 a 80 pesos, antes como 150 o 200 pesos”, comentó.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

En condiciones similares, se halló el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (CENHCH), pues, aunque sus entradas principales permanecen limpias e incluso fue posible observar a trabajadores de intendencia laborar, otras zonas, como las destinadas a las actividades deportivas, han sido alcanzadas por la sequía.

Asimismo, mientras en instituciones como la Escuela Primaria Oficial “Defensores de la República” lucen áreas con césped alto y un par de sillas a la intemperie, en otras como la Benemérita Escuela Primaria Oficial “José María Lafragua”, localizada en pleno centro histórico, aún es posible observar algunas palabras de lo que correspondió a la última clase a través de una de sus ventanas rotas.

Por su parte, -en una situación más evidente y peligrosa-, se encontró la Escuela Primaria Matutina “Rafael Molina Betancourt”, ubicada en la colonia Insurgentes Oriente, puesto que, parte de una barda que quedó de pie después de los sismos de 2017 permanece apuntalada, mientras que, la que se destruyó, fue sustituida por una malla de metal que permite ver al interior el material con el que probablemente pretendían repararlas.

Debido a su falta de ventanas, también es posible observar la humedad que ha traspasado parte de los techos y paredes, al igual que las bancas de los alumnos arrinconadas.

EN MUNICIPIOS, LA HISTORIA SE REPITE

En Acatzingo de Hidalgo, el Centro de Asistencia Infantil Comunitario (CAIC) del Barrio de San José presenta desgaste en la pintura de su fachada e interiores, daños en sus juegos infantiles y es posible observar maleza crecida.

Igualmente, otras instituciones de esta demarcación cuentan con ventanas rotas, bancas sucias, bolsas de basura e incluso animales muertos al interior, los cuales, se presume, son arrojados por algunos pobladores.

Para evitar robos, en Tepeyahualco de Cuauhtémoc padres y directivos han tomado la decisión de soldar las cerraduras y colocar protecciones en las puertas de los salones de la escuela General Filomeno Mata, para evitar el robo del equipo de cómputo y de otros objetos de valor.

Mientras que, las de San Martín Texmelucan presentan grafitis, lucen sin ningún tipo de supervisión y aún conservan las lonas y cartelones colocados en marzo del año pasado para informar sobre la suspensión de clases por la contingencia.

EXCEPCIONES

En este recorrido, también fue posible encontrar una escuela que ha buscado mantener en óptimas condiciones sus salones y patios para recibir a sus alumnos en cuanto las clases presenciales sean posibles: el Bachillerato Héroes de la Reforma.

De acuerdo a una persona en el lugar, quien prefirió guardar el anonimato, desde hace tiempo han retomado las labores de limpieza e integrado procesos de desinfección, a fin de evitar la acumulación de polvo y microbios.

“Para que no esté el polvo porque hay mucho polvo, desinfectamos también, todavía en vacaciones estamos aquí. Por salud se deben mantener limpios los salones siempre, la higiene es importante, todos los salones se limpian, siempre hay guardias y si algún niño viene o un padre de familia se le da atención”, dijo.

PADRES DISPUESTOS A APOYAR EN LIMPIEZA

Por su parte, Rocío Rosas, una madre de familia que transitaba por la ciudad, enfatizó que es necesario que las escuelas se mantengan limpias y organicen jornadas de aseo con algunos padres de familia, ya que era una tarea de suma importancia y a beneficio de todos.

Así lo detalló, al recordar que en la escuela de sus hijos los directivos no han aceptado que los padres de familia apoyen, ni tampoco les han permitido ingresar cuando han tenido que acudir por uniformes o útiles escolares, esto, aunque como ella, sean parte del comité.

“En mi opinión si es necesario que estén dando mantenimiento a las escuelas para que precisamente se mantengan en buen estado y cuando regresemos tengan buenas condiciones. He ido a recoger uniformes y útiles escolares, pero no nos permiten el ingreso, nos tienen en el zaguán nada más, es todo lo que he podido ver”, comunicó.

En esta misma entrevista, la pequeña Laura compartió que a su regreso esperaba que su salón estuviera limpio, debido a que el virus es muy contagioso, al tiempo que comunicó que deseaba reencontrarse muy pronto con sus compañeros, ya que extrañaba la convivencia y la ayuda mutua.

“Yo considero que cuando vuelva tiene que estar limpio, porque ahorita el virus es muy contagioso y es importante la limpieza. Extraño a mis compañeros y sería bonito reencontrarnos otra vez y convivir y pues ayudarnos unos a otros”, manifestó.

(Con información de corresponsales: Silvia Campos, Carmen Flores y Ascención Benítez)

Cultura

Medio siglo de Ciudad Universitaria | Los tiempos idos

El 4 de junio de 1965 se inició la construcción del nuevo campus y cuatro años más tarde la empezaron a poblar los estudiantes

Policiaca

Suman cinco "encobijados" en menos de una semana en Puebla capital

Los cadáveres de tres mujeres, un hombres y un cuerpo no identificado fueron localizados en distintas zonas de la ciudad

Local

Vía alterna en Periférico requerirá una inversión de 367 millones de pesos

Su construcción llevará tres años y unos de los principales objetivos es desfogar el intenso tráfico vehicular que se genera en torno a la planta Volkswagen

Literatura

México necesita promover la cultura de la ciencia: Greco Hernández

El investigador mexicano presentó su libro "El acertijo de la vida"

Local

Con el lema “Orgullo y dignidad”, personas con discapacidad marchan para exigir inclusión

Los manifestantes pidieron infraestructura adecuada e integración en el ámbito educativo, laboral y social

Policiaca

Detienen a sujeto involucrado en robos a vehículos en colonias de Puebla

Anselmo “N”, de 44 años de edad, fue detenido mientras se drogaba en el interior de un automóvil

Local

¡Sigue a la baja! Anuncian nueva disminución en el precio del gas LP en Puebla

Este precio es el más bajo que ha reportado la entidad desde que el gobierno federal inició la regulación de costos

Doble Vía

Con brazo falso, hombre intenta vacunarse contra la Covid-19

La prótesis estaba muy bien hecha, pero el color y la sensación al tacto despertaron las sospechas de la enfermera