/ lunes 1 de noviembre de 2021

Calaveras con calabazas naturales, una tradición en Texmelucan

Por las noches de Todos Santos se observan luces por las calles oscuras, en busca de mantener la tradición de las comunidades

Para seguir conservando las tradiciones mexicanas, algunos papás gastan entre 20 a 50 pesos para comprar y hacer una calavera de calabaza natural para que sus hijos puedan salir a las calles a pedir la tradicional calaverita, mientras que otros padres de familia prefieren comprar una calavera de plástico, una bolsa con la leyenda de Halloween o una caja de zapatos.

Es a partir de este 28 de Octubre hasta el 2 de noviembre, que en las calles de las diferentes comunidades del municipio de Texmelucan, durante la noche se pueden observar diversos grupitos de niñas y niños que llevan entre sus manos una calabaza natural con ojos y boca de donde se desprende una luz naranja o amarilla, durante su paso piden a las personas mayores, jóvenes y señoritas su calaverita, y quienes deciden apoyarlos, lo hacen con una moneda, mientras que al acudir a los negocios o comercios reciben dulces.

Previo a esto, padres de familia acuden a los mercados, comercios de frutas y verduras, con productores del campo para adquirir una calabaza natural, donde son comercializadas desde 20 hasta 50 pesos de acuerdo al tamaño.

A decir de los campesinos y comerciantes, la venta de este producto natural es baja, porque muchos de los papás prefieren comprar una calabaza naranja de plástico, una caja de zapatos o una bolsa con la leyenda Halloween.

En casa, los papás con una navaja o cuchillo cortan a un costado de la calabaza un cuadro por donde sacan el relleno y la pepita, hasta dejar el hueco, después en la parte frontal cortan figuras de ojos y boca, y en la parte de abajo un pequeño orificio en donde se coloca una vela o pedazo de cera, la cual será encendida durante la noche para que se vea como una lucecita andante, lo que permite a los infantes tener una mejor captación de dulces o dinero.

Para ejemplo, la comunidad de San Rafael Tlanalapan es una de las localidades que aún conservan la tradición mexicana, donde los infantes salen a las calles a pedir “La Calaverita” durante la temporada de Todos Santos, donde alrededor de 2 mil niñas y niños utilizan la calabaza natural que es iluminada con un pedazo de vela o cera, y que durante la noche engalanan las calles con lucecitas que se ven a lo lejos.

Para seguir conservando las tradiciones mexicanas, algunos papás gastan entre 20 a 50 pesos para comprar y hacer una calavera de calabaza natural para que sus hijos puedan salir a las calles a pedir la tradicional calaverita, mientras que otros padres de familia prefieren comprar una calavera de plástico, una bolsa con la leyenda de Halloween o una caja de zapatos.

Es a partir de este 28 de Octubre hasta el 2 de noviembre, que en las calles de las diferentes comunidades del municipio de Texmelucan, durante la noche se pueden observar diversos grupitos de niñas y niños que llevan entre sus manos una calabaza natural con ojos y boca de donde se desprende una luz naranja o amarilla, durante su paso piden a las personas mayores, jóvenes y señoritas su calaverita, y quienes deciden apoyarlos, lo hacen con una moneda, mientras que al acudir a los negocios o comercios reciben dulces.

Previo a esto, padres de familia acuden a los mercados, comercios de frutas y verduras, con productores del campo para adquirir una calabaza natural, donde son comercializadas desde 20 hasta 50 pesos de acuerdo al tamaño.

A decir de los campesinos y comerciantes, la venta de este producto natural es baja, porque muchos de los papás prefieren comprar una calabaza naranja de plástico, una caja de zapatos o una bolsa con la leyenda Halloween.

En casa, los papás con una navaja o cuchillo cortan a un costado de la calabaza un cuadro por donde sacan el relleno y la pepita, hasta dejar el hueco, después en la parte frontal cortan figuras de ojos y boca, y en la parte de abajo un pequeño orificio en donde se coloca una vela o pedazo de cera, la cual será encendida durante la noche para que se vea como una lucecita andante, lo que permite a los infantes tener una mejor captación de dulces o dinero.

Para ejemplo, la comunidad de San Rafael Tlanalapan es una de las localidades que aún conservan la tradición mexicana, donde los infantes salen a las calles a pedir “La Calaverita” durante la temporada de Todos Santos, donde alrededor de 2 mil niñas y niños utilizan la calabaza natural que es iluminada con un pedazo de vela o cera, y que durante la noche engalanan las calles con lucecitas que se ven a lo lejos.

Policiaca

Encuentran cadáveres de las otras dos víctimas de la explosión en el Barrio de San Matías

Personal de rescate localizó bajo los escombros los cuerpos de Griselda, de 44 años de edad, y de Roberto, de 28 años

Local

Concluye conflicto en el Humboldt: colegio y fundación logran acuerdo

La embajada Alemana en México y el Secretario de Educación estatal intervinieron para terminar con el conflicto por el uso de las instalaciones

Local

Presentan diputados de Morena iniciativa para legalizar aborto

La iniciativa busca dejar de castigar al personal médico que colabore en el aborto de manera consensuada

Gossip

Muere Diego Verdaguer a los 70 años, víctima de Covid

El cantante argentino fallecío la noche de este jueves en Los Ángeles, California

Sociedad

Crecen los permisos para comprar armas de fuego

Durante la primera mitad de la 4T se concedieron 16 mil 150, 31% más que en el primer trienio de Peña Nieto

Finanzas

Millonarios mexicanos, más ricos en pandemia

El patrimonio de los acaudalados en México aumentó 11%, mientras la pobreza aumentó en el país y la región

Finanzas

Caen exportaciones de Pemex en 2021

Planea cancelar las ventas externas en 2023 y destinar todo el petróleo al Sistema Nacional de Refinación

Mundo

Presidenta promete refundar Honduras

Será un Estado “democrático y socialista”, afirma; recibe un país “en bancarrota” y en pobreza

Finanzas

China se queda con mina de litio en Bacanora, Sonora

El órgano antimonopolios defendió la resolución por la que el yacimiento en Sonora cambia de dueño