/ viernes 14 de febrero de 2020

Gloria desapareció en 2016, un año después apareció muerta; familia acusa omisiones del MP

"Nuestra lucha es contra esas autoridades porque tampoco levantaron completo los restos": dolientes

Gloria Sintia fue reportada como desaparecida en agosto de 2016 en Xicotepec, Puebla, y su cuerpo localizado en enero de 2017 en un municipio de Hidalgo, sin embargo, por presuntas faltas de protocolos y acciones de búsqueda por parte de las autoridades, permaneció en calidad de desconocida. Su cuerpo fue entregado hasta enero de 2018, un año después de su localización.

Derivado de este caso, familiares de Gloria piden que se investigue y sancione a los ministerios públicos que fueron omisos en la búsqueda.

"No sabemos si fue su culpa y hubieran podido evitarlo, pero nuestra lucha es contra esas autoridades porque tampoco levantaron completo los restos de Gloria, en la primera diligencia, tuvo que pasar un año y la orden de la fiscalía para que se decidieran a levantar sus vértebras, lo que parece una película de terror, aunque la realidad del país", señaló la fuente consultada.

En 2016 los familiares iniciaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla (CDHEP) en contra de los agentes del ministerio público que en ese tiempo eran titulares de la mesa especializada en investigación de homicidios y desaparición de personas en Huauchinango. También es contra quien se desempeñaba como jefe de la región norte y contra otro funcionario de la Fiscalía. Los hechos quedaron asentados en la primera parte de la queja, bajo la queja número 5454/2016 y posteriormente, quedó alojada bajo la queja número 7016/2018.

La reconstrucción de los hechos señala que el 20 de agosto de 2016, Gloria fue vista por última vez a bordo de una camioneta Escape 2002, color gris, con placas del Estado de Hidalgo, información que resultaba muy útil para dar con su paradero, sin embargo, los agentes ministeriales no hicieron lo necesario, por ejemplo, actuaron sin los protocolos debidos, hubo insensibilidad y maltrato por parte de los agentes; tampoco le dieron orientación adecuada hacia las víctimas supervivientes.

Los hechos que también quedaron registrados en la carpeta de investigación número NUAT/698/2016/Huauchinango-III, señala que fue gracias al apoyo que recibieron familiares de Gloria que pudieron constituir un colectivo de búsqueda, en agosto de 2017.

Entre los primeros resultados destacó que, un mes antes, se tenía la certeza de que Gloria había sido asesinada y que su cuerpo había sido encontrado desde el 26 de enero de ese año pero que se encontraba sin identificar en el municipio hidalguense de Agua Blanca de Iturbide, demarcación que colinda con Huauchinango (Puebla), hechos que también quedaron asentados en la carpeta de investigación 14-2017-17, radicada en la fiscalía especializada en delitos de género de Hidalgo. El cuerpo de la mujer fue entregado a sus familiares hasta el 11 de enero de 2018.

El 12 de noviembre de 2018 se realizó la reapertura del expediente gracias a la intervención de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, como parte de su investigación integrada en la queja CDHEH-VG-2194-18 por negligencias de servidores públicos poblanos, misma que ahora está bajo la carpeta 7016/2018, de la CDHEP.

La queja también incluye que los ministerios públicos poblanos ni siquiera se preocuparon por la búsqueda de la desaparecida y emprendieron la batalla legal y en las diferentes comisiones de derechos humanos para que no ocurra lo mismo a otras personas.

Dale ME GUSTA Facebook El Sol de Puebla

Regístrate al Whatsapp Noticias

Gloria Sintia fue reportada como desaparecida en agosto de 2016 en Xicotepec, Puebla, y su cuerpo localizado en enero de 2017 en un municipio de Hidalgo, sin embargo, por presuntas faltas de protocolos y acciones de búsqueda por parte de las autoridades, permaneció en calidad de desconocida. Su cuerpo fue entregado hasta enero de 2018, un año después de su localización.

Derivado de este caso, familiares de Gloria piden que se investigue y sancione a los ministerios públicos que fueron omisos en la búsqueda.

"No sabemos si fue su culpa y hubieran podido evitarlo, pero nuestra lucha es contra esas autoridades porque tampoco levantaron completo los restos de Gloria, en la primera diligencia, tuvo que pasar un año y la orden de la fiscalía para que se decidieran a levantar sus vértebras, lo que parece una película de terror, aunque la realidad del país", señaló la fuente consultada.

En 2016 los familiares iniciaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla (CDHEP) en contra de los agentes del ministerio público que en ese tiempo eran titulares de la mesa especializada en investigación de homicidios y desaparición de personas en Huauchinango. También es contra quien se desempeñaba como jefe de la región norte y contra otro funcionario de la Fiscalía. Los hechos quedaron asentados en la primera parte de la queja, bajo la queja número 5454/2016 y posteriormente, quedó alojada bajo la queja número 7016/2018.

La reconstrucción de los hechos señala que el 20 de agosto de 2016, Gloria fue vista por última vez a bordo de una camioneta Escape 2002, color gris, con placas del Estado de Hidalgo, información que resultaba muy útil para dar con su paradero, sin embargo, los agentes ministeriales no hicieron lo necesario, por ejemplo, actuaron sin los protocolos debidos, hubo insensibilidad y maltrato por parte de los agentes; tampoco le dieron orientación adecuada hacia las víctimas supervivientes.

Los hechos que también quedaron registrados en la carpeta de investigación número NUAT/698/2016/Huauchinango-III, señala que fue gracias al apoyo que recibieron familiares de Gloria que pudieron constituir un colectivo de búsqueda, en agosto de 2017.

Entre los primeros resultados destacó que, un mes antes, se tenía la certeza de que Gloria había sido asesinada y que su cuerpo había sido encontrado desde el 26 de enero de ese año pero que se encontraba sin identificar en el municipio hidalguense de Agua Blanca de Iturbide, demarcación que colinda con Huauchinango (Puebla), hechos que también quedaron asentados en la carpeta de investigación 14-2017-17, radicada en la fiscalía especializada en delitos de género de Hidalgo. El cuerpo de la mujer fue entregado a sus familiares hasta el 11 de enero de 2018.

El 12 de noviembre de 2018 se realizó la reapertura del expediente gracias a la intervención de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, como parte de su investigación integrada en la queja CDHEH-VG-2194-18 por negligencias de servidores públicos poblanos, misma que ahora está bajo la carpeta 7016/2018, de la CDHEP.

La queja también incluye que los ministerios públicos poblanos ni siquiera se preocuparon por la búsqueda de la desaparecida y emprendieron la batalla legal y en las diferentes comisiones de derechos humanos para que no ocurra lo mismo a otras personas.

Dale ME GUSTA Facebook El Sol de Puebla

Regístrate al Whatsapp Noticias

Policiaca

Detienen a tres por asesinato de estudiantes BUAP y UPAEP en Huejotzingo

Los presuntos asesinos robaron el automóvil y después los habría matado

Local

Presentan denuncia penal por irregularidades en compra de uniformes

La ropa escolar seguirá con el color guinda, pero con el logo de cada escuela

Local

¡Asómbrate! Este fin de semana vuelo de papalotes en Cholula

Invitados de Colombia tratarán de volar un cometa de hasta 50 metros de largo

Local

Detectan auditores externos “fantasma” contratados por la ASE

Se realizaron inspecciones físicas en algunos despachos y no se encontraron

Local

Muere mujer de la tercera edad atropellada por un motociclista en Tehuacán

El día del accidente ella pretendía ir a dejar a su nieto a la escuela

México

Sánchez Cordero no participará en "Un día sin nosotras"

La titular de la Segob manifestó que acudirá a trabajar ese día, por la responsabilidad que tiene

Finanzas

Pablo Azcárraga deja el CNET tras 10 años como presidente

El sucesor será Braulio Arsuaga, director general de Grupo Presidente

Futbol

Julio César "Cata" Domínguez renueva con Cruz Azul hasta 2023

Julio César actualmente tiene 32 años, es todo un veterano de mil batallas y el líder de la zaga cementera