/ jueves 30 de noviembre de 2023

Por plantas tratadoras obsoletas, municipios de la Mixteca vierten aguas negras al río Tizaac

Una revisión llevada a cabo en la región sur del estado, evidencia el problema ambiental que enfrentan las comunidades

Las plantas tratadoras de aguas residuales en la región de la Mixteca se encuentran obsoletas y sin rehabilitar, como es el caso de la ubicada en el municipio de Acatlán de Osorio, población que cuenta con casi 38 mil habitantes. La semana pasada, se detectó la emisión de aguas negras al río Tizaac.

En esta zona sur del estado, se encuentran en las mismas condiciones las plantas de San Pedro Yeloixtlahuaca, Chinantla, Piaxtla y Chila de las Flores.

Cabe señalar que la mayoría de los municipios en esta región no cuenta con instalaciones de este tipo; los sistemas de drenaje desembocan en los cauces de los ríos o en terrenos a las afueras de las comunidades, lo que contamina las corrientes de agua y, en algunos casos, tierras de cultivo.

Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), menos de la mitad de los municipios en la Mixteca cuentan con un sistema para el tratamiento de aguas residuales.


Plantas sin funcionar

La planta del municipio de Acatlán de Osorio debería tratar entre 16 y 18 litros por segundo, lo que equivale a casi el 50 por ciento de su capacidad diseñada. Sin embargo, autoridades anteriores han reconocido que dejó de funcionar en 2014 y no ha sido reparada desde entonces, a pesar de haber sido promesa de campaña para algunos políticos.

Actualmente, las aguas negras se descargan directamente en el río Tizaac, provocando contaminación en la comunidad de Amatitlán (perteneciente al municipio de Acatlán) y afectando a los municipios de San Pablo Anicano, San Pedro Yeloixtlahuaca y Guadalupe Santa Ana, ubicados río abajo.

Los residentes se quejan del fuerte olor que emana del río, especialmente durante las noches o en temporadas de calor, cuando el olor intenso impide el sueño. Esta pestilencia es percibida por los visitantes desde su llegada a Acatlán, cuando pasan cerca de la barranca.

En San Pedro Yeloixtlahuaca, la planta de tratamiento tiene problemas; varias tuberías de drenaje están obstruidas, y las aguas negras han inundado algunas calles, aunque no son muy transitadas, representando un foco de contaminación.

Los ciudadanos han pedido la puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento, pero hasta ahora no ha sido reparada, a pesar de los informes de administraciones municipales pasadas sobre su rehabilitación.

El agua negra de este lugar también va a parar a la barranca, pero la contaminación persiste a pesar de la distancia.

Una situación similar ocurre con la planta operada por los ayuntamientos de Chinantla y Piaxtla, diseñadas para tratar alrededor de 8 litros por segundo.

Las administraciones anteriores han reconocido el problema ambiental que representa el estado de la planta de tratamiento, pero no han concretado ningún proyecto para solucionarlo.

En Chila de las Flores, la planta de tratamiento ubicada en la comunidad de Francisco Ibarra Ramos no funciona, lo que ha llevado al vertido de aguas negras en las calles y, en ocasiones, en los campos de cultivo.

El agua en este lugar no está siendo tratada, lo que provoca un fuerte olor en la zona. Sin embargo, en noviembre, el Ayuntamiento de Chila planea demoler el espacio y construir una nueva planta.

Las plantas tratadoras se encuentran paradas y con equipos viejos. Foto: Brisselda Sarbia | El Sol de Puebla

Aguas negras en Acatlán

Hace más de un mes comenzaron los trabajos de rehabilitación del drenaje en calles del municipio de Acatlán de Osorio. Sin embargo, en algunas vías, el agua negra comenzó a emerger, molestando a los habitantes, quienes exigieron a las autoridades municipales acelerar los trabajos.


Después de que se publicara la queja de los vecinos de la calle Josefa Ortiz de Domínguez, se empezó a trabajar en el lugar para detener el flujo de agua negra.

No obstante, los habitantes de San Pablo Anicano informaron que el agua negra de Acatlán estaba llegando a su localidad, solicitando a las autoridades que evitaran la contaminación.

Aunque los pobladores indicaron la presencia de agua del drenaje, el 23 de noviembre el flujo aumentó y con un olor muy fuerte, afectando a los campesinos que tienen cultivos cerca del afluente, así como a los residentes cercanos.

Las autoridades municipales de San Pablo Anicano han informado a las autoridades correspondientes sobre el problema de las aguas negras de Acatlán, que ya están contaminando los pozos de agua.

Las plantas tratadoras de aguas residuales en la región de la Mixteca se encuentran obsoletas y sin rehabilitar, como es el caso de la ubicada en el municipio de Acatlán de Osorio, población que cuenta con casi 38 mil habitantes. La semana pasada, se detectó la emisión de aguas negras al río Tizaac.

En esta zona sur del estado, se encuentran en las mismas condiciones las plantas de San Pedro Yeloixtlahuaca, Chinantla, Piaxtla y Chila de las Flores.

Cabe señalar que la mayoría de los municipios en esta región no cuenta con instalaciones de este tipo; los sistemas de drenaje desembocan en los cauces de los ríos o en terrenos a las afueras de las comunidades, lo que contamina las corrientes de agua y, en algunos casos, tierras de cultivo.

Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), menos de la mitad de los municipios en la Mixteca cuentan con un sistema para el tratamiento de aguas residuales.


Plantas sin funcionar

La planta del municipio de Acatlán de Osorio debería tratar entre 16 y 18 litros por segundo, lo que equivale a casi el 50 por ciento de su capacidad diseñada. Sin embargo, autoridades anteriores han reconocido que dejó de funcionar en 2014 y no ha sido reparada desde entonces, a pesar de haber sido promesa de campaña para algunos políticos.

Actualmente, las aguas negras se descargan directamente en el río Tizaac, provocando contaminación en la comunidad de Amatitlán (perteneciente al municipio de Acatlán) y afectando a los municipios de San Pablo Anicano, San Pedro Yeloixtlahuaca y Guadalupe Santa Ana, ubicados río abajo.

Los residentes se quejan del fuerte olor que emana del río, especialmente durante las noches o en temporadas de calor, cuando el olor intenso impide el sueño. Esta pestilencia es percibida por los visitantes desde su llegada a Acatlán, cuando pasan cerca de la barranca.

En San Pedro Yeloixtlahuaca, la planta de tratamiento tiene problemas; varias tuberías de drenaje están obstruidas, y las aguas negras han inundado algunas calles, aunque no son muy transitadas, representando un foco de contaminación.

Los ciudadanos han pedido la puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento, pero hasta ahora no ha sido reparada, a pesar de los informes de administraciones municipales pasadas sobre su rehabilitación.

El agua negra de este lugar también va a parar a la barranca, pero la contaminación persiste a pesar de la distancia.

Una situación similar ocurre con la planta operada por los ayuntamientos de Chinantla y Piaxtla, diseñadas para tratar alrededor de 8 litros por segundo.

Las administraciones anteriores han reconocido el problema ambiental que representa el estado de la planta de tratamiento, pero no han concretado ningún proyecto para solucionarlo.

En Chila de las Flores, la planta de tratamiento ubicada en la comunidad de Francisco Ibarra Ramos no funciona, lo que ha llevado al vertido de aguas negras en las calles y, en ocasiones, en los campos de cultivo.

El agua en este lugar no está siendo tratada, lo que provoca un fuerte olor en la zona. Sin embargo, en noviembre, el Ayuntamiento de Chila planea demoler el espacio y construir una nueva planta.

Las plantas tratadoras se encuentran paradas y con equipos viejos. Foto: Brisselda Sarbia | El Sol de Puebla

Aguas negras en Acatlán

Hace más de un mes comenzaron los trabajos de rehabilitación del drenaje en calles del municipio de Acatlán de Osorio. Sin embargo, en algunas vías, el agua negra comenzó a emerger, molestando a los habitantes, quienes exigieron a las autoridades municipales acelerar los trabajos.


Después de que se publicara la queja de los vecinos de la calle Josefa Ortiz de Domínguez, se empezó a trabajar en el lugar para detener el flujo de agua negra.

No obstante, los habitantes de San Pablo Anicano informaron que el agua negra de Acatlán estaba llegando a su localidad, solicitando a las autoridades que evitaran la contaminación.

Aunque los pobladores indicaron la presencia de agua del drenaje, el 23 de noviembre el flujo aumentó y con un olor muy fuerte, afectando a los campesinos que tienen cultivos cerca del afluente, así como a los residentes cercanos.

Las autoridades municipales de San Pablo Anicano han informado a las autoridades correspondientes sobre el problema de las aguas negras de Acatlán, que ya están contaminando los pozos de agua.

Local

Exhortan a automovilistas a reducir su uso ante mala calidad del aire

Aunque durante las últimas horas hubo una ligera mejoría, es necesario contribuir en la reducción de contaminantes, advierten autoridades

Elecciones 2024

Guadalupe Cuautle es electa candidata del PAN en San Andrés Cholula

Con 434 votos, Guadalupe Cuautle fue electa como candidata para aparecer en las boletas del 2 de junio

Elecciones 2024

Nacho Mier arranca campaña en Tehuacán

El aspirante al Senado y fundador de Morena refiere apertura a nuevos militantes, pero se deslinda de personajes

Local

En Xalitzintla y San Nicolás de los Ranchos la vida transcurre como si nada

Las familias de estas comunidades cercanas al volcán barren la ceniza y continúan con sus actividades; dicen que el volcán lanza fumarolas, pero sin rugidos

Policiaca

Hombre fallece en colonia Historiadores por congestión alcohólica

Otro hombre que se encontraba con vida junto al cadáver, no supo dar referencias

Local

Puebla y Tehuacán concentran el 50% de casos activos de COVID-19 en el estado

De acuerdo con la dependencia, en las últimas 24 horas se tuvo conocimiento de un nuevo contagio