/ miércoles 17 de abril de 2019

"No somos ladrones, rateros, violadores o delincuentes", afirman engrillados

Hombres relatan su motivación y aseguran encontrarse consigo mismos y dialogar con Dios

Omar y Germán acumulan juntos un cuarto de siglo como engrillados. Una década el primero y 15 años el segundo, continuos, sin parar, y durante una charla por separado con este diario coinciden en dos cosas: la primera es la relacionada con el fin de su promesa o manda de ser engrillado. “En mi caso hasta encontrar la señal del cuerpo de ya no más. Eso deseo y quiero”, sentenció el primero.

“Ya son 15 sin fallar y busco varios más. Es una sensación a la cual terminas acostumbrándote”, retó el segundo.

Y dos: “los engrillados no somos ladrones, rateros, violadores o delincuentes, como escuchamos en ocasiones de quienes acompañan la procesión. Muchos hombres y mujeres piden a sus hijos no acercarse a nosotros por ser malas personas. Y desde luego no es así”, insistieron.

Realmente, destacaron, muy pocas personas logran detenerse a preguntar las razones de su papel de dolor, sufrimiento y hasta gusto. “Solo los periodistas toman fotos buscando el morbo, o la gente termina mirándonos como culpables... como si fuéramos basura”.

LAS RAZONES

Para ambos casos es distinta. Germán, un hombre de baja estatura, moreno y tatuado, decidió hacerlo primero cinco años para evitar caer en el mismo fondo de su padre: el alcoholismo.

“Murió de cirrosis a los 36 años, y no podía pasarme igual. A los 20 años comencé con la idea de dejar la botella. Y desde el 2004 no pruebo nada. Dios hizo su parte y yo la mía. Después encontré gusto no al dolor, y si a encontrarme conmigo”.

Omar, más joven, buscó una respuesta para el alivio de su dolor y para el fin de la enfermedad de un familiar muy cercano.

“Y encontré refugio, respuestas, paz y tranquilidad en el grupo de engrillados de San Francisco. Ya son diez años. Estoy feliz por ser otra persona y por platicar con Dios. La única ocasión sin tomar el papel éste fue tras el accidente vial. Estuve en coma varias semanas hasta encontrarme con mi abuela en un jardín. Ella pidió regresar y desperté en la cama del hospital. Entonces entendí estoy en el camino correcto”.

Ambos están listos para este viernes santo. Un poco preocupados por el cambio de horario. Antes comenzaban el largo recorrido a las 9:30 de la mañana. En 48 horas será a las 12 del día. En pleno sol.

Omar y Germán acumulan juntos un cuarto de siglo como engrillados. Una década el primero y 15 años el segundo, continuos, sin parar, y durante una charla por separado con este diario coinciden en dos cosas: la primera es la relacionada con el fin de su promesa o manda de ser engrillado. “En mi caso hasta encontrar la señal del cuerpo de ya no más. Eso deseo y quiero”, sentenció el primero.

“Ya son 15 sin fallar y busco varios más. Es una sensación a la cual terminas acostumbrándote”, retó el segundo.

Y dos: “los engrillados no somos ladrones, rateros, violadores o delincuentes, como escuchamos en ocasiones de quienes acompañan la procesión. Muchos hombres y mujeres piden a sus hijos no acercarse a nosotros por ser malas personas. Y desde luego no es así”, insistieron.

Realmente, destacaron, muy pocas personas logran detenerse a preguntar las razones de su papel de dolor, sufrimiento y hasta gusto. “Solo los periodistas toman fotos buscando el morbo, o la gente termina mirándonos como culpables... como si fuéramos basura”.

LAS RAZONES

Para ambos casos es distinta. Germán, un hombre de baja estatura, moreno y tatuado, decidió hacerlo primero cinco años para evitar caer en el mismo fondo de su padre: el alcoholismo.

“Murió de cirrosis a los 36 años, y no podía pasarme igual. A los 20 años comencé con la idea de dejar la botella. Y desde el 2004 no pruebo nada. Dios hizo su parte y yo la mía. Después encontré gusto no al dolor, y si a encontrarme conmigo”.

Omar, más joven, buscó una respuesta para el alivio de su dolor y para el fin de la enfermedad de un familiar muy cercano.

“Y encontré refugio, respuestas, paz y tranquilidad en el grupo de engrillados de San Francisco. Ya son diez años. Estoy feliz por ser otra persona y por platicar con Dios. La única ocasión sin tomar el papel éste fue tras el accidente vial. Estuve en coma varias semanas hasta encontrarme con mi abuela en un jardín. Ella pidió regresar y desperté en la cama del hospital. Entonces entendí estoy en el camino correcto”.

Ambos están listos para este viernes santo. Un poco preocupados por el cambio de horario. Antes comenzaban el largo recorrido a las 9:30 de la mañana. En 48 horas será a las 12 del día. En pleno sol.

Ecología

Rescate del Atoyac, la eterna promesa incumplida desde 1996

Expertos ambientalistas señalan que los gobernadores no realizan un plan sólido porque no genera votos

Local

Renuncia Comisaria y director de Seguridad Pública de Coronango

La salida de los funcionarios se da a quince días de los conflictos sociales generados en el municipio

Local

Se olvida de dj's y viaje; Victoria se gradúa de secundaria

Esta joven ahora planea una reunión pos coronavirus

Estado

Dan en comodato inmueble para funcionamiento de clínica en Tehuacán

Esperan que las actividades médicas den inicio en un mes

Policiaca

Revelan video donde mujer evita arresto e incita linchamiento de agentes de la SSP

El contenido de la grabación coincide con la versión de los hechos que la Secretaría de Seguridad Pública

Gossip

"Dónde estás Trump?", cuestiona 'La Roca' en crisis racial en EU

"No soy presidente de EU, pero soy un hombre y un padre que se preocupa profundamente por su familia, sus hijos y el mundo en el que viven", indicó el actor

México

Alfaro mostrará pruebas a AMLO sobre infiltrados en protesta por Giovanni

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, acusó Gobierno de AMLO envió infiltrados desde la CDMX para causar enfrentamientos en protesta por Giovanni López