/ miércoles 27 de julio de 2022

Productores poblanos pierden sus cultivos y otros están riesgo por falta de lluvias

Con la cosecha los productores se ayudan con los gastos de la casa, pero sobre todo la utilizan para el autoconsumo

Roberto Jiménez, del municipio de Coyotepec, ya dio por perdida al menos tres hectáreas donde sembró maíz, el resto está en riesgo y una parte aun no siembra, porque desde hace dos meses no ha llovido.

Los agricultores de la junta auxiliar de San Mateo Zoyamazalco, perteneciente al municipio de Coyotepec, al igual que los municipios circunvecinos, que se ubican al sur del Estado, están padeciendo la falta de precipitaciones pluviales y como resultado sus siembras se han visto afectadas.

Como es el caso de Roberto Jiménez, que año con año, siembra alrededor de 20 hectáreas, la mitad de maíz y la otra de frijol, pero en este ocasión ya vio perdida una cuarta parte de su siembra y la mitad aún está en riesgo de perderse y otra parte aún no se siembra porque espera que llueva ara poder hacerlo.

“De tres terrenos ya se empezó a secar la milpa, el resto está en riesgo, pero también me falta aun sembrar tres hectáreas de frijol pero, aún estoy a la espera, porque si ya no llueve, no tiene caso sembrar más”, añadió.

Sin duda resaltó que es un año critico porque con la cosecha se ayuda con los gastos de la casa, pero es más para el consumo, y dijo que después de vender ahora tendrá que comprar para poder consumir.

El frijol y maíz de temporal es lo que se siembra, en gran parte de la región; aunque a falta de lluvia la milpa comenzó a secarse, algunos han sembrado el frijol sobre la tierra seca, pero otros han optado por esperar la lluvia para sembrar, pese a que las fechas ya se pasaron.

De acuerdo a la temporada de lluvia, es que a partir del 10 de junio se empieza a sembrar el maíz y calabaza, y un mes después se comienza con el frijol y trigo.

Aunque en este año por falta de agua, los que respetaron las fechas de siembra de maíz, le están apostando a que llueva, pero en partes el cultivo se ha secado y en otros está a punto de perderse.

En cuanto al frijol, la mayoría ha sembrado sobre la tierra seca y una minoría aún espera a que llueva para poder enterrar la semilla sobre la tierra húmeda, lo cual desfasaría por mucho tiempo la temporada de cosecha y sin saber si la haya.

Lo que se invierte en el proceso de la siembra

Hay quienes contratan maquinaria para todo el proceso de siembra y otros que cuentan con su propia yunta se ahorran una parte.

Por hectárea, se invierten mil 600 pesos para barbechar y si el terreno tiene mucha hierba seca es necesario rastrear, lo cual tiene un costo de 900 pesos, para sembrar son mil pesos al igual que para labrar la planta.

Además cuando no se cuenta con la semilla, se gasta entre 300 y 400 pesos para adquirir el maíz, que alcanza para una hectárea.

Por lo regular los agricultores que cuenta con yuntas solo invierten mil 700 para el barbecho y los demás trabajos lo realizan con sus animales, o bien realizar todo el trabajo con la yunta.

Pero por lo regular entre maquinaria, semilla y recursos humanos, se llega a gastar un promedio entre 5 mil pesos por hectárea, sin contar si tienen que invertir en fertilizantes o abono orgánico, la misma cantidad que perdería un agricultor, si su cosecha no se llegara a lograr y además de que no tendrían para el consumo de un año.

Roberto Jiménez, del municipio de Coyotepec, ya dio por perdida al menos tres hectáreas donde sembró maíz, el resto está en riesgo y una parte aun no siembra, porque desde hace dos meses no ha llovido.

Los agricultores de la junta auxiliar de San Mateo Zoyamazalco, perteneciente al municipio de Coyotepec, al igual que los municipios circunvecinos, que se ubican al sur del Estado, están padeciendo la falta de precipitaciones pluviales y como resultado sus siembras se han visto afectadas.

Como es el caso de Roberto Jiménez, que año con año, siembra alrededor de 20 hectáreas, la mitad de maíz y la otra de frijol, pero en este ocasión ya vio perdida una cuarta parte de su siembra y la mitad aún está en riesgo de perderse y otra parte aún no se siembra porque espera que llueva ara poder hacerlo.

“De tres terrenos ya se empezó a secar la milpa, el resto está en riesgo, pero también me falta aun sembrar tres hectáreas de frijol pero, aún estoy a la espera, porque si ya no llueve, no tiene caso sembrar más”, añadió.

Sin duda resaltó que es un año critico porque con la cosecha se ayuda con los gastos de la casa, pero es más para el consumo, y dijo que después de vender ahora tendrá que comprar para poder consumir.

El frijol y maíz de temporal es lo que se siembra, en gran parte de la región; aunque a falta de lluvia la milpa comenzó a secarse, algunos han sembrado el frijol sobre la tierra seca, pero otros han optado por esperar la lluvia para sembrar, pese a que las fechas ya se pasaron.

De acuerdo a la temporada de lluvia, es que a partir del 10 de junio se empieza a sembrar el maíz y calabaza, y un mes después se comienza con el frijol y trigo.

Aunque en este año por falta de agua, los que respetaron las fechas de siembra de maíz, le están apostando a que llueva, pero en partes el cultivo se ha secado y en otros está a punto de perderse.

En cuanto al frijol, la mayoría ha sembrado sobre la tierra seca y una minoría aún espera a que llueva para poder enterrar la semilla sobre la tierra húmeda, lo cual desfasaría por mucho tiempo la temporada de cosecha y sin saber si la haya.

Lo que se invierte en el proceso de la siembra

Hay quienes contratan maquinaria para todo el proceso de siembra y otros que cuentan con su propia yunta se ahorran una parte.

Por hectárea, se invierten mil 600 pesos para barbechar y si el terreno tiene mucha hierba seca es necesario rastrear, lo cual tiene un costo de 900 pesos, para sembrar son mil pesos al igual que para labrar la planta.

Además cuando no se cuenta con la semilla, se gasta entre 300 y 400 pesos para adquirir el maíz, que alcanza para una hectárea.

Por lo regular los agricultores que cuenta con yuntas solo invierten mil 700 para el barbecho y los demás trabajos lo realizan con sus animales, o bien realizar todo el trabajo con la yunta.

Pero por lo regular entre maquinaria, semilla y recursos humanos, se llega a gastar un promedio entre 5 mil pesos por hectárea, sin contar si tienen que invertir en fertilizantes o abono orgánico, la misma cantidad que perdería un agricultor, si su cosecha no se llegara a lograr y además de que no tendrían para el consumo de un año.

Local

Bienestar animal no sólo implica el cuidado de las mascotas, sino de todas las especies: veterinario

Este 17 de agosto se conmemora el Día del Veterinario, profesión que desde hace 32 años ejerce Jorge Sánchez Romero

Policiaca

Ejecutan a balazos a un mototaxista en Acatzingo

El hecho provocó una fuerte movilización policiaca en la carretera de acceso al municipio de Acatzingo

Local

Busca BUAP creación de escuela de lucha libre

Psicosis tiene más de tres décadas de experiencia en la lucha libre

Finanzas

Volkswagen regresa a paro técnico en la producción de la camioneta Tiguan

La Tiguan es el automóvil ligero más importante para Volkswagen en Puebla

Deportes

Manchester United está en la mira de Elon Musk, esto dijo el magnate

Dada su imprevisibilidad, la publicación del primer mensaje de Musk generó una multitud de reacciones en las redes sociales

Policiaca

Sin justicia tras fraude dueño y compradores de terreno en San Andrés Cholula

Fue años atrás, cuando Marino y Christian N, el empresario constructor denunciado por fraude, hicieron un trato

OMG!

¡Se cayó el negocio, socio! Inundación arruina concierto de J Balvin en SLP

La tormenta cayó como un balde de agua fría para las personas que hicieron fila por horas afuera de la Feria Nacional Potosina para alcanzar lugar en la presentación de J Balvin

Local

Ley Vicaria, en riesgo de impunidad por desconocimiento del tema

En México sólo en cinco estados se aprobó la tipificación de violencia vicaria como delito contra las mujeres

Finanzas

Trabajadores de VW amagan con ausentarse en la segunda consulta del convenio salarial

Los trabajadores de Volkswagen rechazan el aumento salarial del 9 por ciento, ya que buscan una cifra de dos dígitos