/ lunes 6 de mayo de 2019

Sobrevive el último trapiche en Acatlán, tradicional fábrica de panela

Desde abril y hasta junio se realiza la producción de este endulzante tradicional

En el municipio de Acatlán de Osorio, todavía se fabrica la panela. Luego de años de ser un centro de producción de este dulce, actualmente solo queda un solo trapiche, el del empresario Arturo Cajicá, heredero de una larga tradición familiar, quien se convierte en empleador directo de decenas personas.

Entrevistado para este medio el empresario señaló que iniciaron la zafra desde el 10 de abril, por lo que pronosticó que el proceso de la elaboración de las panelas se realice hasta principios del mes de junio, actividad que fomenta la creación de al menos 36 empleos, que van desde la cosecha hasta la realización de la panela.

Refirió que debido a diferentes factores como la época de estiaje, el alza del combustible, entre otros, para este año el costo de la panela podría elevarse al menos un 15 por ciento.

Señaló que quien desee observar el proceso de la elaboración de las panelas, pueden acudir al trapiche “Guadalupe” que se encuentra ubicado en el barrio de San Cristóbal.

Cabe mencionar que una de las principales industrias que le dieron riqueza y fuentes de trabajo a gran parte de los campesinos de Acatlán, durante muchos años, fue la producción de la panela que se realizaba en los trapiches de caña de azúcar y cañaverales de la región Mixteca.

A principios del año 1700 el indígena Martínez sembró las primeras cañas de azúcar entre el callejón de Cinco Señores y el Río Tizaac, dando con ello origen a una producción próspera que con el paso de los años llegó a ser una actividad comercial característica de esta zona del estado.

De acuerdo con lo recabado por los pobladores, el primer trapiche de madera que se instaló en Acatlán fue propiedad del señor Francisco Tapia y el primero de fierro fue el del señor Ignacio Peralta, ambos movidos por mulas, mientras que el primer trapiche movido por vapor fue instalado en la finca de Santa Ana, propiedad del señor Ángel Gavito.

Cabe mencionar que actualmente solo queda un solo trapiche en Acatlán, el Guadalupe, que es propiedad de Arturo Cajica,quien es descendiente de las familias productoras de la región

En el municipio de Acatlán de Osorio, todavía se fabrica la panela. Luego de años de ser un centro de producción de este dulce, actualmente solo queda un solo trapiche, el del empresario Arturo Cajicá, heredero de una larga tradición familiar, quien se convierte en empleador directo de decenas personas.

Entrevistado para este medio el empresario señaló que iniciaron la zafra desde el 10 de abril, por lo que pronosticó que el proceso de la elaboración de las panelas se realice hasta principios del mes de junio, actividad que fomenta la creación de al menos 36 empleos, que van desde la cosecha hasta la realización de la panela.

Refirió que debido a diferentes factores como la época de estiaje, el alza del combustible, entre otros, para este año el costo de la panela podría elevarse al menos un 15 por ciento.

Señaló que quien desee observar el proceso de la elaboración de las panelas, pueden acudir al trapiche “Guadalupe” que se encuentra ubicado en el barrio de San Cristóbal.

Cabe mencionar que una de las principales industrias que le dieron riqueza y fuentes de trabajo a gran parte de los campesinos de Acatlán, durante muchos años, fue la producción de la panela que se realizaba en los trapiches de caña de azúcar y cañaverales de la región Mixteca.

A principios del año 1700 el indígena Martínez sembró las primeras cañas de azúcar entre el callejón de Cinco Señores y el Río Tizaac, dando con ello origen a una producción próspera que con el paso de los años llegó a ser una actividad comercial característica de esta zona del estado.

De acuerdo con lo recabado por los pobladores, el primer trapiche de madera que se instaló en Acatlán fue propiedad del señor Francisco Tapia y el primero de fierro fue el del señor Ignacio Peralta, ambos movidos por mulas, mientras que el primer trapiche movido por vapor fue instalado en la finca de Santa Ana, propiedad del señor Ángel Gavito.

Cabe mencionar que actualmente solo queda un solo trapiche en Acatlán, el Guadalupe, que es propiedad de Arturo Cajica,quien es descendiente de las familias productoras de la región

Local

"Se hace como alberca", lluvias provocan afectaciones en el Camino al Batán | Reporte Ciudadano

La falta de drenaje hace que las precipitaciones dejen encharcamientos e inundaciones, afectando a los vecinos

Local

Se acabó la espera, desde este martes vacunarán a adultos de 50 y más en Puebla capital

Aquí te compartimos los horarios y la lista de las unidades médicas sedes de la inoculación

Local

Industria del reciclaje gana fuerza en Puebla

Hasta 2020, en el estado se generaban cinco mil 991 toneladas de basura diarias, de las cuales solo el 40.4 por ciento se recolectaba

Policiaca

[Video] Trata de esquivar a motociclista y acaba volcado en Bulevar Atlixco

El percance en la intersección con la 25 poniente dejó un lesionado

Deportes

Por cuarta vez en semifinales; en estos años, el Club Puebla se la jugó

La Franja trata de volver a la serie por el título desde la campaña 1991-1992, cuando cayó con León

Local

Aprueba IEE registros pluris de Evangelista, Garmendia, Mier y Tonantzin

Al repetir el procedimiento de insaculación aparentemente volvieron a quedar los cuatro militantes que originalmente perdieron la postulación

Local

"Se hace como alberca", lluvias provocan afectaciones en el Camino al Batán | Reporte Ciudadano

La falta de drenaje hace que las precipitaciones dejen encharcamientos e inundaciones, afectando a los vecinos

Local

De cancha de pasto sintético a refugio de "malvivientes" en La Margarita | Reporte Ciudadano

Colonos piden "manita de gato” para el espacio del que incluso "pasados de lanza se han llevado pedazos de la alfombra a su casa para utilizarla hasta de tapete para el perro”

Círculos

¿Quieres ser mamá algún día? Empieza a cuidar tu cuerpo

Las mujeres ya conscientes de su futuro deberían llevar una vida lo más sana posible