/ lunes 22 de febrero de 2021

Cancelan altares de Semana Santa en Huejotzingo

En total se colocarían 30 estructuras con pasajes bíblicos

Con la finalidad de evitar la propagación del virus de Covid-19 y proteger la salud de las familias, quedaron cancelados la instalación de los 30 altares con pasajes bíblicos que son colocados cada viernes en la ciudad de Huejotzingo, a lo largo de seis semanas, previo a la Semana Santa.

Hay que recordar que el año pasado, las primeras semanas después del carnaval, los feligreses aún podrían visitar algunas altares, sin embargo, el 25 de marzo del 2020 las comisiones, autoridades municipales y eclesiásticas acordaron cancelar la instalación de los altares de las dos últimas Semanas previas a la Semana Santa, como una medida preventiva en la fase tres del semáforo epidemiológico y este 2021 para evitar más contagios fueron suspendidos, nuevamente, desde el 19 de febrero hasta el 26 de marzo.

De acuerdo con la historia de Huejotzingo, la tradición de colocar altares en honor de la imagen del Señor del Dulce Nombre y del Señor de las Tres Caídas que son venerados en la parroquia de San Miguel Arcángel, data de 1930 a la fecha, mientras que a partir de 1990 se empezaron a realizar los altares dedicados al Señor del Consuelo que es de la capilla de la Colonia Santa Elena, el Señor del Perdón que es del convento franciscano, y en el año 2000 el Señor del Santo Entierro que es de la capilla de la Villita, y en los últimos años, El Nazareno y el Señor de las Maravillas.

El fervor católico en Huejotzingo se vive intensamente durante los seis viernes previos a la Semana Santa, pero donde más se observa es en la realización de cada altar, donde el mayordomo llega a gastar de 150 a 300 mil pesos, gasto que es cuantioso para una sola persona, pero la satisfacción es enorme al tener en casa por casi una semana la imagen de Jesús.

La culminación de esta tradición en Huejotzingo se termina el Jueves Santo en pleno centro de la ciudad, donde se colocan dos escenarios de seis metros de ancho por 12 o 14 metros de largo, una para exponer la imagen del Señor de las Tres Caídas y otro para el Señor del Dulce Nombre, lugar donde además se lleva a cabo la misa del lavatorio de pies de los apóstoles, que reúne a por lo menos 15 mil personas.

Con la finalidad de evitar la propagación del virus de Covid-19 y proteger la salud de las familias, quedaron cancelados la instalación de los 30 altares con pasajes bíblicos que son colocados cada viernes en la ciudad de Huejotzingo, a lo largo de seis semanas, previo a la Semana Santa.

Hay que recordar que el año pasado, las primeras semanas después del carnaval, los feligreses aún podrían visitar algunas altares, sin embargo, el 25 de marzo del 2020 las comisiones, autoridades municipales y eclesiásticas acordaron cancelar la instalación de los altares de las dos últimas Semanas previas a la Semana Santa, como una medida preventiva en la fase tres del semáforo epidemiológico y este 2021 para evitar más contagios fueron suspendidos, nuevamente, desde el 19 de febrero hasta el 26 de marzo.

De acuerdo con la historia de Huejotzingo, la tradición de colocar altares en honor de la imagen del Señor del Dulce Nombre y del Señor de las Tres Caídas que son venerados en la parroquia de San Miguel Arcángel, data de 1930 a la fecha, mientras que a partir de 1990 se empezaron a realizar los altares dedicados al Señor del Consuelo que es de la capilla de la Colonia Santa Elena, el Señor del Perdón que es del convento franciscano, y en el año 2000 el Señor del Santo Entierro que es de la capilla de la Villita, y en los últimos años, El Nazareno y el Señor de las Maravillas.

El fervor católico en Huejotzingo se vive intensamente durante los seis viernes previos a la Semana Santa, pero donde más se observa es en la realización de cada altar, donde el mayordomo llega a gastar de 150 a 300 mil pesos, gasto que es cuantioso para una sola persona, pero la satisfacción es enorme al tener en casa por casi una semana la imagen de Jesús.

La culminación de esta tradición en Huejotzingo se termina el Jueves Santo en pleno centro de la ciudad, donde se colocan dos escenarios de seis metros de ancho por 12 o 14 metros de largo, una para exponer la imagen del Señor de las Tres Caídas y otro para el Señor del Dulce Nombre, lugar donde además se lleva a cabo la misa del lavatorio de pies de los apóstoles, que reúne a por lo menos 15 mil personas.

Cultura

Estaciones de autobuses: así operaba el transporte foráneo antes de la CAPU | Los tiempos idos

En el corazón de la capital llegó a haber más de 10 terminales, por el caos que se generaba fue necesario descentralizarlas y construir una sola

Estado

Anticipan abuelitos su lugar para vacunarse contra la Covid-19 en Tehuacán

El lunes comenzará la aplicación de dosis, pero los adultos mayores y familiares se formaron desde el viernes para obtener su ficha

Estado

Anticipan abuelitos su lugar para vacunarse contra la Covid-19 en Tehuacán

El lunes comenzará la aplicación de dosis, pero los adultos mayores y familiares se formaron desde el viernes para obtener su ficha

Local

Ubican a Puebla en el segundo lugar nacional por mujeres desaparecidas

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio considerará implementar nuevas células de búsqueda que darían resultados en 72 horas

Policiaca

Era comandante de Yehualtepec y se unió a “Las Bestias”; lo detienen con Cuayucatepec

De acuerdo a datos policías, el grupo delictivo se dedica a delitos de alto impacto como robo de vehículos con mercancía, asalto a granjas y narcomenudeo

Cultura

Estaciones de autobuses: así operaba el transporte foráneo antes de la CAPU | Los tiempos idos

En el corazón de la capital llegó a haber más de 10 terminales, por el caos que se generaba fue necesario descentralizarlas y construir una sola

Mundo

Sí me dolió: Maduro recibe primera dosis de vacuna Sputnik V

"Estoy vacunado, no siento ningún tipo de 'skalosky', ni 'fiebrasky'", bromeó Maduro. "Dicen que uno sale hablando ruso", continuó

Doble Vía

¡De Puebla para Nueva York! Poblano conquista con el típico sabor de los camotes a la Gran Manzana

“Hasta se han puesto a llorar frente de mi porque hay muchos que dicen que tienen más de 20 o 30 años sin ir a México”, cuenta