/ miércoles 15 de mayo de 2019

Karla, la docente que vive y trabaja en el Triángulo Rojo sin perder la esperanza

La violencia y en particular los asesinatos han ocasionado el retraso del aprendizaje escolar

Karla Osorio Rosas sale desde la madrugada de su casa en la comunidad de San Agustín Tlaxco, de Acajete para dirigirse a su trabajo. Primero, toma una ruta que la deje en la autopista y después, sobre la vialidad Amozoc-Orizaba, espera por varios minutos en el frío, ansiosa de regresar a las aulas para ejercer lo que ha denominado la mejor carrera: la docencia.

La maestra junto a otros de sus compañeros que tienen diversos destinos están desde las 6 de la mañana en la parada de “la caseta” para tomar los autobuses que los acercan a su zona de trabajo. La mayoría aborda una unidad no comercial que representa tarifas de hasta 15 pesos menores a las líneas oficiales.

En algún tiempo, los docentes pedían aventón en este punto para dirigirse a su escuela, ahora por la situación de seguridad, los casos se han reducidos, casi se extinguieron: “Ya no se ve tanto el raid, pedirlo implica mucho riesgo, si te va bien, ¡qué padre!, pero y ¿si no?, probablemente no se pueda contarlo”.

Osorio Rosas tenía el tiempo reducido para llegar a tiempo a clases. Sobre la carretera no pasaba ninguna unidad. Su traslado es un peregrinar, primero, de su casa a la autopista, luego, para el municipio de Acatzingo y de ahí, otra unidad que la dirija a la comunidad de “La Compañía”, perteneciente al municipio de Quecholac.

En el trayecto con El Sol de Puebla, la docente que enseña a alumnos de la escuela primaria “Benito Juárez” en una de las regiones que más han azotado la violencia en la entidad, inicialmente por el huachicol y ahora por otros delitos como el robo a camiones de carga o automovilistas.

Aunque es originaria de Acajete, ha decidido renta una casa en el municipio de Acatzingo, otro municipio con graves problemas de inseguridad. Ahí, reconoce que por la violencia ya nadie sale de su vivienda después de las 9 de la noche.

“Tomé la decisión de rentar en Acatzingo, los traslados (de escuela a casa) son riesgos. No salir después de las 9 de la noche. Los locales de Acatzingo, después de las 9 ya cerraron, antes todavía hasta las 10 de la noche”.

Karla, narra su pasión a la docencia y los retos de trabajar en esta zona con carencias sociales y económicas: “Desde pequeña quise ser docente y ahorita lo estoy ejerciendo, es una de mis carreras preferidas que estoy ejerciendo. Doy clases a un grupo de primero, muy tierno, con alumnos muy apapachadores. Me dejan muchas sonrisas”.

La maestra define su tarea multi-oficios como madre, enfermera, y en algunas ocasiones de psicóloga; su mayor desafío es enseñar a un grupo de niños que, a pesar de sus situaciones culturales-económicas, deben aprender a leer, escribir y contar.

“Para mí no hay imposibles. Se debe ser entusiasta en el trabajo. Yo tengo que decir: si tengo un problema en la casa, debo dejarlo ahí. Si uno llega con buena actitud, el niño trabaja sin problema”.

ASESINATOS RETRASA APRENDIZAJE

La violencia y en particular los asesinatos han ocasionado el retraso del aprendizaje escolar. Un caso ocasiona que no vayan a la escuela en esta zona, centro, del conocido Triángulo Rojo.

“Si ha afectado, hace algún tiempo hubo una balacera cerca de la comunidad y las mamás tenían miedo, los niños igual. No asisten y esa inasistencia provoca retraso en el aprendizaje de los niños. A veces, aunque queríamos enfocarnos a los contenidos no podemos terminar un programa como tal porque los niños no están”.


Karla como sus alumnos y los padres de familia de la región, dice, están lidiando con la delincuencia y los homicidios: “Lo vemos como algo normal. Ya está. Mientras nosotros estemos bien ¿Qué podemos hacer? No nos podemos quedar en la casa, requerimos trabajar para tener ingresos en nuestros hogares”.

Este año, Karla cumple 5 años de docente y recuerda que los primeros tres meses estuvo sin sueldo. Su pasión por la enseñanza la impulsó a no declinar de esta profesión como lo hicieron algunos de sus compañeros y por eso aconseja a las nuevas generaciones que tengan amor, paciencia e innoven al educar.

La docente avala que desde pequeños sus estudiantes dediquen algunas horas de trabajo con sus padres para que enfrenten a la vida y que conozcan que esto no va a ser fácil. Asimismo, recordó que era lamentable que, en años pasados, algunos querían abandonar las aulas porque los niños eran halcones.

“Cuando di clases en sexto año tenía alumnos que se dedicaban a eso (del huachicol). Me decían que eran los halcones, que tenían que visitar o rodear la zona para que ganaran dinero (…) Los niños no estaban estudiando. Nunca me dijeron cuanto tenían, pero los niños llegaban todos los días con 200 pesos a la escuela”.

Karla es una mujer convencida en la educación y en identificar las carencias de sus alumnos en el aprendizaje, por eso, en alguna ocasión ha rechazado la dirección de una institución, incluso es un cargo que ve lejano. Por el contrario, ha decidido dar la cara a sus alumnos para que aprendan.

“Cuando un pequeño que va en primero llegó en ceros, pero se va y ya sabe deletrear, lee textos cortos, es muy emocionante. Me siento satisfecha”, finalizó.

Karla Osorio Rosas sale desde la madrugada de su casa en la comunidad de San Agustín Tlaxco, de Acajete para dirigirse a su trabajo. Primero, toma una ruta que la deje en la autopista y después, sobre la vialidad Amozoc-Orizaba, espera por varios minutos en el frío, ansiosa de regresar a las aulas para ejercer lo que ha denominado la mejor carrera: la docencia.

La maestra junto a otros de sus compañeros que tienen diversos destinos están desde las 6 de la mañana en la parada de “la caseta” para tomar los autobuses que los acercan a su zona de trabajo. La mayoría aborda una unidad no comercial que representa tarifas de hasta 15 pesos menores a las líneas oficiales.

En algún tiempo, los docentes pedían aventón en este punto para dirigirse a su escuela, ahora por la situación de seguridad, los casos se han reducidos, casi se extinguieron: “Ya no se ve tanto el raid, pedirlo implica mucho riesgo, si te va bien, ¡qué padre!, pero y ¿si no?, probablemente no se pueda contarlo”.

Osorio Rosas tenía el tiempo reducido para llegar a tiempo a clases. Sobre la carretera no pasaba ninguna unidad. Su traslado es un peregrinar, primero, de su casa a la autopista, luego, para el municipio de Acatzingo y de ahí, otra unidad que la dirija a la comunidad de “La Compañía”, perteneciente al municipio de Quecholac.

En el trayecto con El Sol de Puebla, la docente que enseña a alumnos de la escuela primaria “Benito Juárez” en una de las regiones que más han azotado la violencia en la entidad, inicialmente por el huachicol y ahora por otros delitos como el robo a camiones de carga o automovilistas.

Aunque es originaria de Acajete, ha decidido renta una casa en el municipio de Acatzingo, otro municipio con graves problemas de inseguridad. Ahí, reconoce que por la violencia ya nadie sale de su vivienda después de las 9 de la noche.

“Tomé la decisión de rentar en Acatzingo, los traslados (de escuela a casa) son riesgos. No salir después de las 9 de la noche. Los locales de Acatzingo, después de las 9 ya cerraron, antes todavía hasta las 10 de la noche”.

Karla, narra su pasión a la docencia y los retos de trabajar en esta zona con carencias sociales y económicas: “Desde pequeña quise ser docente y ahorita lo estoy ejerciendo, es una de mis carreras preferidas que estoy ejerciendo. Doy clases a un grupo de primero, muy tierno, con alumnos muy apapachadores. Me dejan muchas sonrisas”.

La maestra define su tarea multi-oficios como madre, enfermera, y en algunas ocasiones de psicóloga; su mayor desafío es enseñar a un grupo de niños que, a pesar de sus situaciones culturales-económicas, deben aprender a leer, escribir y contar.

“Para mí no hay imposibles. Se debe ser entusiasta en el trabajo. Yo tengo que decir: si tengo un problema en la casa, debo dejarlo ahí. Si uno llega con buena actitud, el niño trabaja sin problema”.

ASESINATOS RETRASA APRENDIZAJE

La violencia y en particular los asesinatos han ocasionado el retraso del aprendizaje escolar. Un caso ocasiona que no vayan a la escuela en esta zona, centro, del conocido Triángulo Rojo.

“Si ha afectado, hace algún tiempo hubo una balacera cerca de la comunidad y las mamás tenían miedo, los niños igual. No asisten y esa inasistencia provoca retraso en el aprendizaje de los niños. A veces, aunque queríamos enfocarnos a los contenidos no podemos terminar un programa como tal porque los niños no están”.


Karla como sus alumnos y los padres de familia de la región, dice, están lidiando con la delincuencia y los homicidios: “Lo vemos como algo normal. Ya está. Mientras nosotros estemos bien ¿Qué podemos hacer? No nos podemos quedar en la casa, requerimos trabajar para tener ingresos en nuestros hogares”.

Este año, Karla cumple 5 años de docente y recuerda que los primeros tres meses estuvo sin sueldo. Su pasión por la enseñanza la impulsó a no declinar de esta profesión como lo hicieron algunos de sus compañeros y por eso aconseja a las nuevas generaciones que tengan amor, paciencia e innoven al educar.

La docente avala que desde pequeños sus estudiantes dediquen algunas horas de trabajo con sus padres para que enfrenten a la vida y que conozcan que esto no va a ser fácil. Asimismo, recordó que era lamentable que, en años pasados, algunos querían abandonar las aulas porque los niños eran halcones.

“Cuando di clases en sexto año tenía alumnos que se dedicaban a eso (del huachicol). Me decían que eran los halcones, que tenían que visitar o rodear la zona para que ganaran dinero (…) Los niños no estaban estudiando. Nunca me dijeron cuanto tenían, pero los niños llegaban todos los días con 200 pesos a la escuela”.

Karla es una mujer convencida en la educación y en identificar las carencias de sus alumnos en el aprendizaje, por eso, en alguna ocasión ha rechazado la dirección de una institución, incluso es un cargo que ve lejano. Por el contrario, ha decidido dar la cara a sus alumnos para que aprendan.

“Cuando un pequeño que va en primero llegó en ceros, pero se va y ya sabe deletrear, lee textos cortos, es muy emocionante. Me siento satisfecha”, finalizó.

Policiaca

Dinero para leche y pañales, así atrajo adorador de la Santa Muerte a su ex para matarla

“Sí está aquí pero no se va a ir, así que deje de estar chingando"

Cultura

En Vivo  Celebra Oaxaca su Guelaguetza

Fiesta de color y tradición se vive en la Verde Antequera 

Local

Sin castigo el 80 % de los feminicidios en Puebla

Sólo se han emitido 20 sentencias en los últimos ocho años por este delito

Estado

Tras 48 horas, controlan toma clandestina de gas en Palmar de Bravo

Cinco elementos de seguridad pública y dos bomberos resultaron con quemaduras

Sociedad

[Video] Rescatan a alpinista que sufrió fractura tras caída en el Iztaccíhuatl

El rescate duró más de cinco horas debido a que las maniobras se hicieron desde 4 mil metro sobre el nivel del mar

Justicia

Busca Juan Collado la devolución de sus cuentas bancarias

El juez Julio Veredín Sena Velázquez aún no admite a trámite la demanda

Finanzas

S&P ve en Plan de Negocios más riesgos para Pemex

La calificadora advirtió que no está clara cuál sería la respuesta frente a un escenario de sobrecostos o retrasos en la construcción de la refinería Dos Bocas

Estado

Dan último adiós a delegado de la SGG en Huejotzingo

Familiares y amigos acudieron a la misa de cuerpo presente

Local

¿Cuál es la controversia de las cebras peatonales en Puebla?

Las líneas peatonales en disputa han sido pintadas en tres ocasiones en menos de un mes