/ sábado 17 de noviembre de 2018

Natalia Serdán, la heroína desconocida que salvó a sus hijos y los de Aquiles

Su nieta, cuenta la historia que guarda una de las mujeres más importantes de la época

Natalia Serdán Alatriste es la única de los cuatro hermanos pioneros de la Revolución Mexicana cuyo nombre casi no se menciona en los relatos sobre este conflicto armado; sin embargo, tuvo la misma importancia que Carmen, Aquiles y Máximo durante el inicio del movimiento, cuando la familia fue atacada en su casa de la Portería de Santa Clara el 18 de noviembre de 1910 en Puebla.

Lilia Servilla, nieta de Natalia Serdán, quien actualmente radica en Querétaro, contó a El Sol de Puebla que su abuela sufrió angustias y penas al tener que esconderse con sus cinco hijos y los de Aquiles Serdán cuando la casa ubicada en la 6 Oriente 206 -ahora Museo de la Revolución- fue cateada, toda vez que no tuvo la oportunidad de ayudar de otra manera y al regresar a su hogar encontró a sus hermanos muertos.

Si bien Lilia tenía apenas cuatro años de edad cuando su abuela, Natalia Serdán, murió de cáncer, pudo recuperar relatos de sus tíos y otras personas que la conocieron, así como las historias que se contaban cuando era niña. Estas mismas impresiones las escribió en el libro titulado “Natalia Serdán. Una heroína desconocida”.

Vía telefónica, Lilia, de 84 años de edad (hija de Carlos Sevilla), relató que decidió escribir un libro sobre su abuela porque consideró que “está olvidada en la historia” y fue en 2010 cuando se publicó el texto, asimismo, fue grabado el nombre de Natalia Serdán en letras de oro en el Salón de Cabildo dentro del Ayuntamiento de Puebla.

“Todo lo que sufrió y todas las angustias por no haber podido participar con sus hermanos en la lucha armada y pensar después que los dejaron solos fue tremendo para ella. Yo no tuve la suerte de conocerla, ella murió cuando yo tenía cuatro años”, recordó.

Natalia Serdán tuvo cinco hijos con don Manuel Sevilla (Carlos, José, Natalia, Manuel y Manuela), quien, como regalo de bodas, le dio la casa ubicada en la calle de Santa Clara, la cual fue expropiada y recuperada por la segunda de los cuatro hermanos luego de iniciado el movimiento de la Revolución Mexicana. Aunque en los relatos siempre se habla de que el inmueble le pertenecía a Aquiles Serdán.

Por su parte, la investigadora Gloria Tirado Villegas también resaltó la importancia de Natalia en el inicio del movimiento, pues fue ella, junto con Carmen Serdán (y mujeres de otras familias), quienes llevaban las armas y la pólvora a las casas entre sus vestidos, toda vez que en esa época las faldas eran largas y holgadas, por lo que era fácil esconder el armamento, asimismo, pegaban en la calles propaganda del movimiento encabezado por Ignacio I. Madero, de cuyos ideales se enamoró Aquiles Serdán cuando le pidió a su hermana Natalia que le permitiera vivir con ella.

Pilar Marinero Pesquera, esposa de Luis José Ramírez Sevilla (nieto de Natalia Serdán e hijo de Natalia Sevilla), contó también vía telefónica a este medio de comunicación, pues radica en Chiapas, que en una de las tantas salidas para trasladar el armamento un teniente fue notificado sobre lo que hacían estas mujeres, así que intentó descubrirlas, sin éxito.

Resulta que en uno de esos viajes -complementó Lilia- su abuela regresaba con Carmen Serdán de la Ferretería El Candado, donde compraban las armas, pero habían sido avisadas acerca de que estaban siendo vigiladas, por lo que decidieron cambiar los costales y cuando el teniente se ofreció a cargar los bultos, al tratar de romper uno, manchó su uniforme, sin cumplir su propósito.

Lilia cuenta que a pesar de que pareciera que Natalia no participó activamente en el movimiento su intervención fue vital para los hermanos, pues ella ayudó a que Carmen Serdán y Filomena, esposa de Aquiles, quien estaba embarazada, salieran de la cárcel tras el cateo y muerte de Máximo y Aquiles; asimismo, fue el sostén económico después de que se quedaran en la ruina, por lo que sentenció que “la historia ha sido muy injusta con ella”.

Se espera que en breve el Museo de la Revolución Mexicana pueda develar un busto de Natalia Serdán, cuyos restos se encuentran en el Panteón Francés de la Ciudad de México y no han podido ser expropiados para que descansen en su casa junto a Carmen, Máximo y Aquiles Serdán Alatriste.

Natalia Serdán Alatriste es la única de los cuatro hermanos pioneros de la Revolución Mexicana cuyo nombre casi no se menciona en los relatos sobre este conflicto armado; sin embargo, tuvo la misma importancia que Carmen, Aquiles y Máximo durante el inicio del movimiento, cuando la familia fue atacada en su casa de la Portería de Santa Clara el 18 de noviembre de 1910 en Puebla.

Lilia Servilla, nieta de Natalia Serdán, quien actualmente radica en Querétaro, contó a El Sol de Puebla que su abuela sufrió angustias y penas al tener que esconderse con sus cinco hijos y los de Aquiles Serdán cuando la casa ubicada en la 6 Oriente 206 -ahora Museo de la Revolución- fue cateada, toda vez que no tuvo la oportunidad de ayudar de otra manera y al regresar a su hogar encontró a sus hermanos muertos.

Si bien Lilia tenía apenas cuatro años de edad cuando su abuela, Natalia Serdán, murió de cáncer, pudo recuperar relatos de sus tíos y otras personas que la conocieron, así como las historias que se contaban cuando era niña. Estas mismas impresiones las escribió en el libro titulado “Natalia Serdán. Una heroína desconocida”.

Vía telefónica, Lilia, de 84 años de edad (hija de Carlos Sevilla), relató que decidió escribir un libro sobre su abuela porque consideró que “está olvidada en la historia” y fue en 2010 cuando se publicó el texto, asimismo, fue grabado el nombre de Natalia Serdán en letras de oro en el Salón de Cabildo dentro del Ayuntamiento de Puebla.

“Todo lo que sufrió y todas las angustias por no haber podido participar con sus hermanos en la lucha armada y pensar después que los dejaron solos fue tremendo para ella. Yo no tuve la suerte de conocerla, ella murió cuando yo tenía cuatro años”, recordó.

Natalia Serdán tuvo cinco hijos con don Manuel Sevilla (Carlos, José, Natalia, Manuel y Manuela), quien, como regalo de bodas, le dio la casa ubicada en la calle de Santa Clara, la cual fue expropiada y recuperada por la segunda de los cuatro hermanos luego de iniciado el movimiento de la Revolución Mexicana. Aunque en los relatos siempre se habla de que el inmueble le pertenecía a Aquiles Serdán.

Por su parte, la investigadora Gloria Tirado Villegas también resaltó la importancia de Natalia en el inicio del movimiento, pues fue ella, junto con Carmen Serdán (y mujeres de otras familias), quienes llevaban las armas y la pólvora a las casas entre sus vestidos, toda vez que en esa época las faldas eran largas y holgadas, por lo que era fácil esconder el armamento, asimismo, pegaban en la calles propaganda del movimiento encabezado por Ignacio I. Madero, de cuyos ideales se enamoró Aquiles Serdán cuando le pidió a su hermana Natalia que le permitiera vivir con ella.

Pilar Marinero Pesquera, esposa de Luis José Ramírez Sevilla (nieto de Natalia Serdán e hijo de Natalia Sevilla), contó también vía telefónica a este medio de comunicación, pues radica en Chiapas, que en una de las tantas salidas para trasladar el armamento un teniente fue notificado sobre lo que hacían estas mujeres, así que intentó descubrirlas, sin éxito.

Resulta que en uno de esos viajes -complementó Lilia- su abuela regresaba con Carmen Serdán de la Ferretería El Candado, donde compraban las armas, pero habían sido avisadas acerca de que estaban siendo vigiladas, por lo que decidieron cambiar los costales y cuando el teniente se ofreció a cargar los bultos, al tratar de romper uno, manchó su uniforme, sin cumplir su propósito.

Lilia cuenta que a pesar de que pareciera que Natalia no participó activamente en el movimiento su intervención fue vital para los hermanos, pues ella ayudó a que Carmen Serdán y Filomena, esposa de Aquiles, quien estaba embarazada, salieran de la cárcel tras el cateo y muerte de Máximo y Aquiles; asimismo, fue el sostén económico después de que se quedaran en la ruina, por lo que sentenció que “la historia ha sido muy injusta con ella”.

Se espera que en breve el Museo de la Revolución Mexicana pueda develar un busto de Natalia Serdán, cuyos restos se encuentran en el Panteón Francés de la Ciudad de México y no han podido ser expropiados para que descansen en su casa junto a Carmen, Máximo y Aquiles Serdán Alatriste.

Finanzas

México y su impresionante adopción de las criptomonedas

México aparece como uno de los líderes latinos a la hora de pensar en la popularidad de las criptomonedas. Te contamos un poco más sobre esta situación.

Local

"Un engaño" el Programa de Estancias Infantiles, dicen regidores morenistas

Los cabildantes señalaron que necesitan una intervención a fondo y no solo un “brochazo”

Estado

Grupo armado acribilla a exregidor de Guadalupe Victoria

Trascendió que pudo tratarse de un ataque directo en contra del exfuncionario Jesús "N"

Policiaca

Por disputa de terrenos, asesinan a una mujer en Guadalupe Tecola

La víctima fue hallada en el interior de su vivienda con al menos un disparo en la cabeza

Policiaca

Asesinan a mujer de la tercera edad durante asalto en Huauchinango

La mujer al parecer vivía sola en la casa y la vivienda fue heredada por uno de sus hermanos

Local

Detectan más de 2 mil irregularidades en administración de Claudia Rivera

El equipo de transición tendrá que subsanarlas en un plazo de 30 días hábiles

Estado

Nuevo relleno sanitario de Tehuacán ya tendría zona definida para construirse

El edil explicó que este tema ya urge, pues su administración no podrá seguir “aguantando” el gasto que genera trasladar la basura

Local

Con encendido del árbol navideño, BUAP inicia colecta de juguetes

La universidad invitó a los ciudadanos a donar juguetes nuevos y que no necesiten pilas

Deportes

¡Histórico! Lionel Messi, siete veces ganador del Balón de Oro

“La Pulga” sigue acrecentando su legado para ser considerado como el mejor jugador en la historia