/ miércoles 19 de agosto de 2020

Padres, entre angustia e incertidumbre por el nuevo regreso a clases

Creen que el modelo de educación a distancia no funcionará, pues aquellos que tienen que trabajar dejarán a sus hijos sin apoyo frente a la televisión

Padres de familia, que están a menos de una semana de arrancar el inicio del ciclo escolar 2020-2021, se encuentran en la incertidumbre de lo que les depara la estrategia federal de las clases a distancia, sobre todo porque en los próximos meses deberán balancear el quedarse en casa, actuar como maestros y trabajar a distancia, o en el peor de los escenarios, tener que acudir a sus lugares de trabajo para dejar que los niños o jóvenes estudien sin una supervisión.

“El principal reto es poder organizarse para que sus hijos puedan recibir las clases porque el hecho de que estén transmitidas vía televisión, es sencillamente un elemento, pero los padres tienen la responsabilidad de tener que estar al pendiente de que sus hijos tomen las clases y tengan un espacio, para que ellos puedan concentrarse”, comentó en entrevista Noé Ramiro Beristain, vicepresidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia en Puebla.

Ante estas circunstancias, muchos papás manifestaron la posibilidad de pedir a sus empresas faltar o contar con flexibilidad en sus horarios, a lo que el titular de la SEP, Esteban Moctezuma explicó –durante una reunión con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) (celebrada la semana pasada)- que este acto sería contraproducente, debido a la crisis económica por el que atraviesan las compañías, quienes apenas si pueden sobrevivir ante las circunstancias.

“La situación se pensó a la liguera, es decir, siempre tiene que haber alguien que vea a los niños, es como de diseño el proyecto, pero no se pensó en aquellos casos donde papá y mamá salen ambos a trabajar y que ahora estarán preocupados de ¿qué hacer para poder atender al niño?”, expresó Beristain.

Otro factor que puede afectar a las familias poblanas y mexicanas en próximas fechas, será el aumento de gastos que implicarán las clases no presenciales. La demanda de los servicios de internet más potentes y de energía eléctrica favorecerán a las compañías, pero en perjuicio de la economía familiar, misma que va a tener distintas connotaciones porque no va a ser lo mismo en las grandes ciudades que en las comunidades rurales.

Por otra parte, el vicepresidente de la Asociación resaltó la importancia de quitar todo distractor del alcance de los alumnos y destinar un espacio adecuado para sus labores escolares, sin embargo, la situación en cada hogar es muy diferente.

“Hay casas que tienen la posibilidad de contar con un cuarto aislado de cualquier cosa que distraiga y hay domicilios que solo cuentan con dos o tres cuartos en toda la casa y los niños tendrán que ver el aparato televisivo mientras pasan los hermanos a cada rato, mientras la mamá hace el quehacer, con ruidos de la calle y de las mascotas, que definidamente serán un obstáculo para el niño”, manifestó.

En tanto, Noé Ramiro sugirió que la dependencia encargada de la educación diseñe un programa de tutoría donde los niños, los jóvenes y los papás puedan tener acceso para consultar –ya sea vía correo electrónico o telefónica- a un experto que pueda esclarecer sus dudas, sobre todo en el tipo de información que no haya quedado clara.

Asimismo, pidió a la Secretaría de Educación del estado establecer un canal donde se escuchen las sugerencias de los padres de familia, ya que finalmente son ellos los involucrados directamente en el quehacer por la contingencia que se presentó, y quienes pueden proporcionar ideas o propuestas de solución.

Y LOS PAPÁS ¿QUÉ OPINAN?

La práctica de los meses atrás arrojó comentarios encontrados debido a que los escenarios fueron diferentes; hubo padres de familia que quedaron contentos con los resultados y otros más –en su mayoría- quienes confesaron que la modalidad no presencial dejó mucho que desear.

Marina Berenice Bueno Flores se acostumbró al caos organizado que representó el ser madre, ama de casa y trabajar a tiempo parcial como maestra de primaria de sus alumnos y como guía de sus hijas gemelas que cursaban el segundo grado de preescolar –el ciclo escolar pasado-, a través de las clases a distancia en medio del brote de coronavirus.

En su experiencia, calificó como mala la escuela a distancia de sus hijas, pues consideró que las profesoras no pusieron el suficiente empeño para enseñar lo que se tiene que aprender en dicho grado. A pesar del gran desafío que tuvo que enfrentar en los meses pasados, en este nuevo ciclo los retos son aún más grandes, pues a su lista de labores le aumentó el estudiar una maestría en psicología, por lo que espera que este nuevo año sea mucho mejor que el anterior.

El caso de Marina no es único, pues otras madres y padres de familia se enfrentan a situaciones adversas para poder encarar la educación en el hogar.

Ser ama de casa y atender una estética son actividades que, en un panorama normal Mónica Díaz López podría enfrentar con facilidad, pero, desde la llegada del coronavirus ha tenido que partirse en varias partes para poder realizarlas, y aparte ayudar a su hija de 6 años con sus actividades para concluir el ciclo y el nivel de preescolar.

“La verdad no me gusta mucho la idea de las clases a distancia, pero creo que no nos queda de otra más que adaptarnos. Para mí es bueno que sea a distancia porque mi hija es pequeña todavía y siento que, si las clases ya fueran presenciales, no tendría conciencia de cuidarse sola”, argumentó.

Debido a que su trabajo disminuyó por el confinamiento, sus ingresos también se vieron afectados. Su pequeña continuará la primaria en la misma escuela –que es particular- por tal motivo afirmó no estar muy de acuerdo en seguir pagando la colegiatura completa y sugirió un pequeño descuento, sin embargo, comentó que hasta el momento ha sido muy difícil acordarlo con los padres de familia para que la directora lo tome en cuenta.

Entre las opiniones, hay padres que definitivamente están pensando en optar por desertar este año y esperar al siguiente a que la situación mejore. Tal es el caso de Eduardo Meléndez, quien confesó dudar de inscribir a su hija a este ciclo escolar que le toca ingresar a la primaria.

“Mi hija estudia en escuela particular, el ciclo pasado concluyó el preescolar y sinceramente no deseo inscribirla porque no le veo el caso a pagar una mensualidad, cuando las maestras solo mandan la carga de trabajo vía WhatsApp, y mi esposa y yo fuimos los que realmente nos encargábamos de enseñarle y reforzar sus conocimientos”, arguyó.

La UNESCO y la propia Secretaría de Educación Pública han hecho pronóstico de cuántos jóvenes y niños van a abandonar el sistema educativo. Para México se está calculando que 1.5 millones de estudiantes no regresen estudiar en este mes de agosto, si bien la calidad es importante, el tema de la cobertura también lo es.

De acuerdo a Noé Ramiro Beristain, vicepresidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia en Puebla, muchas familias de colegios privadas están optando por la opción de no matricular a sus hijos en el grado que les corresponde y prefieren gastar por un curso intensivo que los refuerce para que no sea un año perdido. De esta manera esperarán a retomar la escuela, el próximo ciclo escolar.

En otros panoramas, están las madres de familia que son amas de casa y que tienen el tiempo y la disposición para estar al pendiente de las necesidades de sus hijos.

“Tengo dos hijos, uno de 3 años y una de 7. Este año ambos estudiarán en una escuela particular y el sistema de aprendizaje será por medio de una plataforma donde están los libros digitales y en ese paquete se incluirán los libros de texto con los que van a trabajar en conjunto”, informó Jackeline Contreras, luego de expresar que afortunadamente ella si cuenta con dos computadoras para el beneficio de sus hijos.

Finamente la señora Ana María B. detalló que a ella y a sus dos hijos (quienes estudian en escuelas públicas) sí le ha funcionado el aprendizaje a distancia, ya que uno de ellos, que este año se incorpora al bachiller, sufre de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y definitivamente sí le sirvió.

“A mí me funcionó mucho, él subió mucho en promedio. Afortunadamente tengo el tiempo de sentarme con ellos y de estar revisándoles trabajos y estar investigando con ellos si no entendieron”, concluyó.

LOS SUPLENTES DE LOS PADRES DE FAMILIA

La tarea de los padres de familia va a ser estar cerca de sus hijos para brindar el acompañamiento necesario, sobre todo a los niños más pequeños –de primaria y preescolar- que son los que más apoyo requieren.

A finales del ciclo escolar pasado, la situación no se tornó difícil en la mayoría de los hogares, pues la asesoría por parte de los papás no fue un impedimento debido a que muchos se encontraban en casa a falta de actividad laboral, o bien, haciendo “homeoffice”, como parte del confinamiento por la contingencia sanitaria.

Sin embargo, el panorama ahora será diferente, pues desde el pasado 7 de agosto, en Puebla, comenzó la reactivación económica en el estado y con ello, muchos progenitores empezaron a retornar a sus trabajos o negocios.

“Eso es lo que no se ha discutido y es lo que consideramos que tendría que ser el corazón de la propuesta, porque lo que hay es una propuesta de acceso, pero lo que no conocemos es una propuesta pedagógica”, apuntó Rodolfo Cruz Vadillo, académico e investigador de la Facultad de Educación de la UPAEP, con respecto al programa Aprende en Casa ll.

Habrá papás que hayan perdido su trabajo y que estén en el hogar, pero habrá otros que tendrán que regresar a sus labores y surgirán situaciones en las que alumnos estudien sin supervisión, lo que podría provocar que los se puedan salir fácilmente de las plataformas, que puedan abrir otras páginas o cambiarle de canal, e incluso, tener pocas posibilidades de interactuar con el maestro.

“En estas condiciones el reto es ¿quién dará acompañamiento a los estudiantes? ¿quién dará apoyo afectivo-emocional al estudiante?”, preguntó el especialista.

Se piensa que los padres son quienes suplen a los profesores en casa, y dadas las circunstancias de una “nueva normalidad”, Julio César Penagos Corzo, profesor en psicología de UDLAP afirmó que en este caso serán los abuelos, los tíos, los primos, los conocidos e incluso hasta los hermanos mayores, quienes suplirán esta función, aunque esta opción la calificó como mala.

“Es todo un desafío y seguramente va a salir ahí la abuelita y la tía, pero a mí me gustaría decir que estos son parches (…) es muy probable que el mecanismo sea familiar, pero probablemente sea un mal parche porque finalmente es probable que la situación se convierta en que una que no haya un tutor de verdad”, disertó.

DIFERENTES HORARIOS DE TRANSMISIÓN

En conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma dio a conocer este domingo los canales de televisión y los horarios es los que se transmitirá la programación Aprende en Casa ll.

Dichos contenidos pasaran todos los días en un horario entre las 7:30 y las 23 horas, con repeticiones en diferentes horas del día.

A pesar de que las clases serán transmitidas en tres diferentes horarios y la flexibilidad que esto ofrece a tutores y padres de familia, en definitiva, será un semestre complicado, pues a pesar de que se puede adecuar a un horario laboral será difícil para aquellos papás que lleguen noche de trabajar y quieran poner a sus hijos a estudiar a esas horas.

Padres de familia, que están a menos de una semana de arrancar el inicio del ciclo escolar 2020-2021, se encuentran en la incertidumbre de lo que les depara la estrategia federal de las clases a distancia, sobre todo porque en los próximos meses deberán balancear el quedarse en casa, actuar como maestros y trabajar a distancia, o en el peor de los escenarios, tener que acudir a sus lugares de trabajo para dejar que los niños o jóvenes estudien sin una supervisión.

“El principal reto es poder organizarse para que sus hijos puedan recibir las clases porque el hecho de que estén transmitidas vía televisión, es sencillamente un elemento, pero los padres tienen la responsabilidad de tener que estar al pendiente de que sus hijos tomen las clases y tengan un espacio, para que ellos puedan concentrarse”, comentó en entrevista Noé Ramiro Beristain, vicepresidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia en Puebla.

Ante estas circunstancias, muchos papás manifestaron la posibilidad de pedir a sus empresas faltar o contar con flexibilidad en sus horarios, a lo que el titular de la SEP, Esteban Moctezuma explicó –durante una reunión con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) (celebrada la semana pasada)- que este acto sería contraproducente, debido a la crisis económica por el que atraviesan las compañías, quienes apenas si pueden sobrevivir ante las circunstancias.

“La situación se pensó a la liguera, es decir, siempre tiene que haber alguien que vea a los niños, es como de diseño el proyecto, pero no se pensó en aquellos casos donde papá y mamá salen ambos a trabajar y que ahora estarán preocupados de ¿qué hacer para poder atender al niño?”, expresó Beristain.

Otro factor que puede afectar a las familias poblanas y mexicanas en próximas fechas, será el aumento de gastos que implicarán las clases no presenciales. La demanda de los servicios de internet más potentes y de energía eléctrica favorecerán a las compañías, pero en perjuicio de la economía familiar, misma que va a tener distintas connotaciones porque no va a ser lo mismo en las grandes ciudades que en las comunidades rurales.

Por otra parte, el vicepresidente de la Asociación resaltó la importancia de quitar todo distractor del alcance de los alumnos y destinar un espacio adecuado para sus labores escolares, sin embargo, la situación en cada hogar es muy diferente.

“Hay casas que tienen la posibilidad de contar con un cuarto aislado de cualquier cosa que distraiga y hay domicilios que solo cuentan con dos o tres cuartos en toda la casa y los niños tendrán que ver el aparato televisivo mientras pasan los hermanos a cada rato, mientras la mamá hace el quehacer, con ruidos de la calle y de las mascotas, que definidamente serán un obstáculo para el niño”, manifestó.

En tanto, Noé Ramiro sugirió que la dependencia encargada de la educación diseñe un programa de tutoría donde los niños, los jóvenes y los papás puedan tener acceso para consultar –ya sea vía correo electrónico o telefónica- a un experto que pueda esclarecer sus dudas, sobre todo en el tipo de información que no haya quedado clara.

Asimismo, pidió a la Secretaría de Educación del estado establecer un canal donde se escuchen las sugerencias de los padres de familia, ya que finalmente son ellos los involucrados directamente en el quehacer por la contingencia que se presentó, y quienes pueden proporcionar ideas o propuestas de solución.

Y LOS PAPÁS ¿QUÉ OPINAN?

La práctica de los meses atrás arrojó comentarios encontrados debido a que los escenarios fueron diferentes; hubo padres de familia que quedaron contentos con los resultados y otros más –en su mayoría- quienes confesaron que la modalidad no presencial dejó mucho que desear.

Marina Berenice Bueno Flores se acostumbró al caos organizado que representó el ser madre, ama de casa y trabajar a tiempo parcial como maestra de primaria de sus alumnos y como guía de sus hijas gemelas que cursaban el segundo grado de preescolar –el ciclo escolar pasado-, a través de las clases a distancia en medio del brote de coronavirus.

En su experiencia, calificó como mala la escuela a distancia de sus hijas, pues consideró que las profesoras no pusieron el suficiente empeño para enseñar lo que se tiene que aprender en dicho grado. A pesar del gran desafío que tuvo que enfrentar en los meses pasados, en este nuevo ciclo los retos son aún más grandes, pues a su lista de labores le aumentó el estudiar una maestría en psicología, por lo que espera que este nuevo año sea mucho mejor que el anterior.

El caso de Marina no es único, pues otras madres y padres de familia se enfrentan a situaciones adversas para poder encarar la educación en el hogar.

Ser ama de casa y atender una estética son actividades que, en un panorama normal Mónica Díaz López podría enfrentar con facilidad, pero, desde la llegada del coronavirus ha tenido que partirse en varias partes para poder realizarlas, y aparte ayudar a su hija de 6 años con sus actividades para concluir el ciclo y el nivel de preescolar.

“La verdad no me gusta mucho la idea de las clases a distancia, pero creo que no nos queda de otra más que adaptarnos. Para mí es bueno que sea a distancia porque mi hija es pequeña todavía y siento que, si las clases ya fueran presenciales, no tendría conciencia de cuidarse sola”, argumentó.

Debido a que su trabajo disminuyó por el confinamiento, sus ingresos también se vieron afectados. Su pequeña continuará la primaria en la misma escuela –que es particular- por tal motivo afirmó no estar muy de acuerdo en seguir pagando la colegiatura completa y sugirió un pequeño descuento, sin embargo, comentó que hasta el momento ha sido muy difícil acordarlo con los padres de familia para que la directora lo tome en cuenta.

Entre las opiniones, hay padres que definitivamente están pensando en optar por desertar este año y esperar al siguiente a que la situación mejore. Tal es el caso de Eduardo Meléndez, quien confesó dudar de inscribir a su hija a este ciclo escolar que le toca ingresar a la primaria.

“Mi hija estudia en escuela particular, el ciclo pasado concluyó el preescolar y sinceramente no deseo inscribirla porque no le veo el caso a pagar una mensualidad, cuando las maestras solo mandan la carga de trabajo vía WhatsApp, y mi esposa y yo fuimos los que realmente nos encargábamos de enseñarle y reforzar sus conocimientos”, arguyó.

La UNESCO y la propia Secretaría de Educación Pública han hecho pronóstico de cuántos jóvenes y niños van a abandonar el sistema educativo. Para México se está calculando que 1.5 millones de estudiantes no regresen estudiar en este mes de agosto, si bien la calidad es importante, el tema de la cobertura también lo es.

De acuerdo a Noé Ramiro Beristain, vicepresidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia en Puebla, muchas familias de colegios privadas están optando por la opción de no matricular a sus hijos en el grado que les corresponde y prefieren gastar por un curso intensivo que los refuerce para que no sea un año perdido. De esta manera esperarán a retomar la escuela, el próximo ciclo escolar.

En otros panoramas, están las madres de familia que son amas de casa y que tienen el tiempo y la disposición para estar al pendiente de las necesidades de sus hijos.

“Tengo dos hijos, uno de 3 años y una de 7. Este año ambos estudiarán en una escuela particular y el sistema de aprendizaje será por medio de una plataforma donde están los libros digitales y en ese paquete se incluirán los libros de texto con los que van a trabajar en conjunto”, informó Jackeline Contreras, luego de expresar que afortunadamente ella si cuenta con dos computadoras para el beneficio de sus hijos.

Finamente la señora Ana María B. detalló que a ella y a sus dos hijos (quienes estudian en escuelas públicas) sí le ha funcionado el aprendizaje a distancia, ya que uno de ellos, que este año se incorpora al bachiller, sufre de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y definitivamente sí le sirvió.

“A mí me funcionó mucho, él subió mucho en promedio. Afortunadamente tengo el tiempo de sentarme con ellos y de estar revisándoles trabajos y estar investigando con ellos si no entendieron”, concluyó.

LOS SUPLENTES DE LOS PADRES DE FAMILIA

La tarea de los padres de familia va a ser estar cerca de sus hijos para brindar el acompañamiento necesario, sobre todo a los niños más pequeños –de primaria y preescolar- que son los que más apoyo requieren.

A finales del ciclo escolar pasado, la situación no se tornó difícil en la mayoría de los hogares, pues la asesoría por parte de los papás no fue un impedimento debido a que muchos se encontraban en casa a falta de actividad laboral, o bien, haciendo “homeoffice”, como parte del confinamiento por la contingencia sanitaria.

Sin embargo, el panorama ahora será diferente, pues desde el pasado 7 de agosto, en Puebla, comenzó la reactivación económica en el estado y con ello, muchos progenitores empezaron a retornar a sus trabajos o negocios.

“Eso es lo que no se ha discutido y es lo que consideramos que tendría que ser el corazón de la propuesta, porque lo que hay es una propuesta de acceso, pero lo que no conocemos es una propuesta pedagógica”, apuntó Rodolfo Cruz Vadillo, académico e investigador de la Facultad de Educación de la UPAEP, con respecto al programa Aprende en Casa ll.

Habrá papás que hayan perdido su trabajo y que estén en el hogar, pero habrá otros que tendrán que regresar a sus labores y surgirán situaciones en las que alumnos estudien sin supervisión, lo que podría provocar que los se puedan salir fácilmente de las plataformas, que puedan abrir otras páginas o cambiarle de canal, e incluso, tener pocas posibilidades de interactuar con el maestro.

“En estas condiciones el reto es ¿quién dará acompañamiento a los estudiantes? ¿quién dará apoyo afectivo-emocional al estudiante?”, preguntó el especialista.

Se piensa que los padres son quienes suplen a los profesores en casa, y dadas las circunstancias de una “nueva normalidad”, Julio César Penagos Corzo, profesor en psicología de UDLAP afirmó que en este caso serán los abuelos, los tíos, los primos, los conocidos e incluso hasta los hermanos mayores, quienes suplirán esta función, aunque esta opción la calificó como mala.

“Es todo un desafío y seguramente va a salir ahí la abuelita y la tía, pero a mí me gustaría decir que estos son parches (…) es muy probable que el mecanismo sea familiar, pero probablemente sea un mal parche porque finalmente es probable que la situación se convierta en que una que no haya un tutor de verdad”, disertó.

DIFERENTES HORARIOS DE TRANSMISIÓN

En conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma dio a conocer este domingo los canales de televisión y los horarios es los que se transmitirá la programación Aprende en Casa ll.

Dichos contenidos pasaran todos los días en un horario entre las 7:30 y las 23 horas, con repeticiones en diferentes horas del día.

A pesar de que las clases serán transmitidas en tres diferentes horarios y la flexibilidad que esto ofrece a tutores y padres de familia, en definitiva, será un semestre complicado, pues a pesar de que se puede adecuar a un horario laboral será difícil para aquellos papás que lleguen noche de trabajar y quieran poner a sus hijos a estudiar a esas horas.

Local

Habrá disminución de agua potable en 5 colonias de Puebla

Los trabajos comenzarán este 30 de julio de 2021

Policiaca

Vecinos de San Manuel encuentran cadáver “ensillonado”

Personal de la Fiscalía del Estado llegó a calle Río Lerma y la Avenida San Francisco en donde ubicó el cuerpo

Local

Pandemia y trata frenan el "sueño americano" en Puebla

La búsqueda de una mejor calidad de vida, la inseguridad y las pocas oportunidades son razones por las que las personas abandonan su país

Local

Por contagios Covid en Puebla, reconvierten al 100% cuatro hospitales

El ascenso de enfermos por la pandemia de coronavirus ha obligado también a acondicionar dos Centros de Salud con Servicios Ampliados

Estado

Ordena Barbosa a SEGOB estatal revisar conflictos en Atlixco

Tras el bloqueo del camino real a Metepec por colonos de El León, el mandatario señaló que "en este gobierno no dudamos en aplicar la ley"

Finanzas

Carta Porte, el nuevo requisito para transportar mercancía

A partir de septiembre el SAT señala que será obligatorio emitir facturas CFDI con el complemento para acreditar la legal tenencia

Estado

Muere niño tras caer en alberca en Amozoc, Puebla

La tragedia ocurrió en el barrio de San Miguel en donde el infante permaneció casi 20 minutos dentro del agua

Policiaca

Era taxista ejecutivo en Puebla y también presunto ladrón

Víctima a la venta, en Facebook, la computadora lap top que un día antes el sujeto le había robado junto con su coche

Policiaca

Decomisan puestos en el Mercado Morelos tras operativo

Fueron asegurados litros de bebidas embriagantes además de un refrigerador y la clausura de un local durante el despliegue policiaco