/ lunes 31 de agosto de 2020

“Para nosotras no existe pandemia, frío o calor, tenemos que trabajar”: sexoservidoras

Aseguran que ante la crisis económica derivada por el coronavirus sus ganancias se han desplomado 90 %

“Para nosotras no existe pandemia, frío o calor, tenemos que trabajar”, aseguró María Lourdes Hernández Castillo, presidenta de la Unificación de Sexoservidoras A.C, no obstante a pesar de trabajar a diario sus ingresos han bajado hasta un 90% debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Y es que la crisis económica es la principal secuela del Covid-19, la cual no perdonó oficio ni profesión, pues las sexoservidoras también se vieron afectadas. De recibir de 2 mil a 3 mil pesos al día, ahora llegan a juntar 100 a 200 pesos, por lo que esto ha causado estragos en su forma de vida, pues todas deben buscar la manera de llevar dinero a casa.

En ese sentido, al ver que la clientela bajó, decidieron hacer un rol entre las 62 integrantes de la Unificación de Sexoservidoras para establecer días y horarios y así todas puedan conseguir ingresos y ninguna se quede sin trabajo.

“Hicimos una división entre compañeras para hacer un rol, somos 62 y nos repartimos el horario, el lugar y los días para salir a trabajar”.

Asimismo, Lourdes detalló que los rangos de edad en las que oscilan las sexoservidoras de la Unificación son de 20 a 72 años, a pesar de que hay personas de la tercera edad, quienes son vulnerables ante el virus SARS-CoV-2, ellas deciden salir, pues tienen familiares enfermos o son el único sustento de su casa.

“Hay quienes tienen a su mamá enferma, su marido no tiene una pierna o tienen un niño especial, por eso buscan la manera de sobresalir”, compartió María Lourdes.

Ella ha sido padre y madre al mismo tiempo, por lo que pagar una renta de mil 400 pesos ahora se le hace más complicado, pues “no hay dinero para pagarle a una sexoservidora, es como un lujo”; espera que la situación se mejore y pueda regresar a la normalidad.

Con dos hijos que van a la universidad tiene que pagar las colegiaturas de 4 mil pesos cada una, los gastos de luz, internet, gas y la renta, pues esta última no quisieron bajarle a la cuota a pesar de que habló con la persona que le renta.

“Dices pago la renta o pago la universidad, ser madre y padre a la misma vez es algo más complicado”.

Cabe señalar que ella y otras compañeras fundaron la Unificación de Sexoservidoras desde hace nueve años, pues esperan en algún momento ser tomadas en cuenta por el gobierno y tener los mismos derechos como cualquier otra persona, tal y como se logró con la comunidad LGTB.


“Para nosotras no existe pandemia, frío o calor, tenemos que trabajar”, aseguró María Lourdes Hernández Castillo, presidenta de la Unificación de Sexoservidoras A.C, no obstante a pesar de trabajar a diario sus ingresos han bajado hasta un 90% debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Y es que la crisis económica es la principal secuela del Covid-19, la cual no perdonó oficio ni profesión, pues las sexoservidoras también se vieron afectadas. De recibir de 2 mil a 3 mil pesos al día, ahora llegan a juntar 100 a 200 pesos, por lo que esto ha causado estragos en su forma de vida, pues todas deben buscar la manera de llevar dinero a casa.

En ese sentido, al ver que la clientela bajó, decidieron hacer un rol entre las 62 integrantes de la Unificación de Sexoservidoras para establecer días y horarios y así todas puedan conseguir ingresos y ninguna se quede sin trabajo.

“Hicimos una división entre compañeras para hacer un rol, somos 62 y nos repartimos el horario, el lugar y los días para salir a trabajar”.

Asimismo, Lourdes detalló que los rangos de edad en las que oscilan las sexoservidoras de la Unificación son de 20 a 72 años, a pesar de que hay personas de la tercera edad, quienes son vulnerables ante el virus SARS-CoV-2, ellas deciden salir, pues tienen familiares enfermos o son el único sustento de su casa.

“Hay quienes tienen a su mamá enferma, su marido no tiene una pierna o tienen un niño especial, por eso buscan la manera de sobresalir”, compartió María Lourdes.

Ella ha sido padre y madre al mismo tiempo, por lo que pagar una renta de mil 400 pesos ahora se le hace más complicado, pues “no hay dinero para pagarle a una sexoservidora, es como un lujo”; espera que la situación se mejore y pueda regresar a la normalidad.

Con dos hijos que van a la universidad tiene que pagar las colegiaturas de 4 mil pesos cada una, los gastos de luz, internet, gas y la renta, pues esta última no quisieron bajarle a la cuota a pesar de que habló con la persona que le renta.

“Dices pago la renta o pago la universidad, ser madre y padre a la misma vez es algo más complicado”.

Cabe señalar que ella y otras compañeras fundaron la Unificación de Sexoservidoras desde hace nueve años, pues esperan en algún momento ser tomadas en cuenta por el gobierno y tener los mismos derechos como cualquier otra persona, tal y como se logró con la comunidad LGTB.


Policiaca

En asalto, amagan a trabajadores de Elektra; detienen a uno

Los oficiales le aseguraron 30 teléfonos y una motocicleta.

Local

Amenazan a drag queen de Puebla tras denunciar discriminación

Algunos usuarios recordaron que es necesario tomar un curso de equidad de género para poder laborar en este plataforma

Local

La Marcha de las Putas: un reclamo a la violencia machista en Puebla

También pidieron al Congreso local la no criminalización del aborto

Virales

¿TikTok censura a Andra Escamilla? Te explicamos por qué tiene nuevo perfil

Andra señaló que sus cuentas de Instagram y YouTube se mantendrán activas para evitar que borren su contenido

Gossip

¿Mara Escalante fuera de la nueva temporada de “María de Todos los Ángeles"? Esto se sabe

La producción de Televisa contará con 13 episodios y el regreso del resto de sus personajes

Estado

Atacan taller de "talachas" y matan a expresidente auxiliar de San Miguel Zacaola

El cuerpo de la víctima presentaba alrededor de seis impactos de bala

Policiaca

En asalto, amagan a trabajadores de Elektra; detienen a uno

Los oficiales le aseguraron 30 teléfonos y una motocicleta.