/ viernes 18 de diciembre de 2020

Pobladores siguen indefensos a 20 años de la evacuación por el Popocatépetl

La insuficiencia en rutas de evacuación y la poca comunicación con las autoridades son los principales retos que enfrentarán las comunidades cercanas al volcán en caso de un desastre natural

Conflictos políticos y el desinterés de los gobiernos locales por ampliar las rutas de evacuación en caso de una erupción del volcán Popocatépetl, tienen en estado de indefensión a los pobladores de las comunidades aledañas al coloso, quienes cumplen 20 años del último gran desalojo derivado de la intensa actividad volcánica que se registró en diciembre del año 2000.

En Santiago Xalitzintla, la comunidad más cercana al volcán, se puede apreciar un puente viejo en la Calle Hidalgo que tiene un solo carril para entrar y salir de la junta auxiliar, a pesar de que es el que conduce a una de las rutas de evacuación.

El edil de Xalitzintla, Salomón Galicia Mateo, afirmó que las rutas de evacuación están en buenas condiciones, pero no son suficientes para realizar un desalojo ordenado en caso de que haga erupción el volcán, pues se corre el riesgo de generar “cuellos de botella” a la altura de las comunidades que se encuentran más abajo.

Por ello, recordó que existió la propuesta de construir una ruta alterna para evacuar por la comunidad de Ozolco, pero Protección Civil explicó que es muy costosa. Ante ello, hizo un llamado a las autoridades a invertir en el puente de la Calle Hidalgo, que lleva varios años sin ser ampliado.

“Estábamos hablando con Protección Civil y nos dice que es una ruta de mucha inversión porque está muy difícil, muy grande la barranca que se va a atravesar, pero mientras pedimos a las autoridades que nos apoyen con el puente que es nuestra ruta de evacuación y no lo han arreglado, ampliarlo aquí el de la calle Hidalgo, ve que ya se está cayendo el puente y sí pedimos que nos apoyen porque no sabemos muy bien cuándo pueda hacer erupción el volcán”.

No solo las autoridades, sino también pobladores como Porfiria hacen el llamado a las autoridades para ampliar el puente, pues en todo este tiempo, fue una falsa promesa de gobiernos y candidatos que en algún momento fueron a pedir el voto.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

“Da miedo y ya hemos pedido apoyo a las autoridades que nos echen la mano con el puente, que se haga un poco más amplio para que pueda haber más rapidez en los automóviles, pero vienen autoridades y dicen que lo van a mandar a arreglar, viene un candidato y dice que sí, pero a la hora no dan solución”.

El puente de la calle Hidalgo no es el único acceso que no está en condiciones para un desalojo de emergencia, pues la mayoría de las calles de esa comunidad no tienen banquetas y no caben dos vehículos para salir a dos carriles.

EN SAN NICOLÁS, LA PRESIDENCIA CERRADA

No solo la falta de inversión en los caminos tiene en estado de indefensión a los pobladores cercanos al volcán, pues los conflictos políticos en el municipio de San Nicolás de los Ranchos llevaron a cerrar la presidencia municipal y perder comunicación directa con el actual alcalde, Rodolfo Meléndez Meneses.


“Entiende que la presidencia es del pueblo, cuantas veces la abras, cuantas veces la volveremos a cerrar”, dice un cartel colocado sobre la entrada principal de la presidencia que se encuentra cerrada con candado.

Desde enero de este año, un grupo de inconformes con el edil, encabezados por Fernando Tlapango, cerró la presidencia, y aunque en abril hubo golpes y jaloneos para abrirla momentáneamente, los opositores la volvieron a cerrar.

Esto provocó que algunos pobladores como María Ruíz se guíen por su propia cuenta en caso de que sea necesario un desalojo, pues para ella no hace falta el apoyo del presidente municipal, a pesar de ser el primer respondiente en estos casos.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

“En primera el presidente no viene a dar la cara por los señores que dicen que hay desfalco y es muy fácil para él que venga y dé la cara y diga cuál es el desfalco…ya estamos acostumbrados a guiarnos por nosotros mismos, ya por un presidente de ahorita la verdad ya no”.

SE CUMPLEN 20 AÑOS DE EVACUACIÓN

Este mes se cumplieron 20 años del último gran susto que dio el volcán Popocatépetl: una erupción que derivó en la evacuación de más de 40 mil familias de comunidades aledañas y los hizo pasar una Navidad diferente, alejados de sus familias y con la zozobra de perder el patrimonio que lograron construir en años.

Para “Don Goyo”, como se le conoce de cariño, los meses de diciembre son una fecha especial, pues fue un 21 de diciembre de 1994 cuando, después de 70 años de permanecer pasivo, regresó a la actividad que lo convierte hoy en uno de los volcanes más peligrosos del mundo.

Seis años después, la noche del 15 de diciembre del 2000, volvió a registrar actividad y el entonces gobernador de Puebla, Melquiades Morales Flores, declaró un margen de peligro entre 11 y 13 kilómetros alrededor del volcán, lo que provocó la evacuación de 14 mil 138 personas de siete comunidades cercanas.

En tan solo unas horas, el radio de peligro pasó de 13 a 16 kilómetros, por lo que el número de comunidades evacuadas subió a 17.

A partir de ese momento, la emergencia dejó de ser local y generó movilización a nivel nacional, con supervisión directa del entonces presidente de la República, Vicente Fox Quezada, además de que los diarios nacionales como El País o El Mundo, ya daban cobertura al siniestro.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

Aunque la actividad más intensa se registró ese 15 de diciembre del 2000, la realidad es que el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) logró alertar tres días antes de una actividad inusual del coloso que iba en incremento.

“La actividad se incrementó el 12 de diciembre, con un gran número de exhalaciones (hasta 200 por día), muchas de ellas con emisiones de ceniza que alcanzaban entre 5 y 6 km de altura. Por la noche era posible observar el resplandor del cráter y la emisión de fragmentos incandescentes. Una actividad similar, pero con menos exhalaciones, aunque de mayor duración, se observó del 13 al 15, lo que produjo lluvias de ceniza en poblados cercanos”, fue el reporte de la subdirección de Riesgos Geológicos.

Sin embargo, fue después de las 2 de la tarde del 15 de septiembre cuando se registró la primera erupción, que fue percibida por la gente hasta 14 kilómetros de distancia, lo que provocó la decisión de las autoridades para ordenar el desalojo y elevar a amarillo fase III la alerta volcánica.

Un segundo desalojo se dio tres días después, el 18 de diciembre, lo que elevó la incertidumbre sobre la magnitud de los riesgos y el tiempo que podía llevar “Don Goyo” con el aumento en su actividad.

LO RECUERDAN COMO SI FUERA AYER

A 20 años de distancia, pobladores de San Nicolás de los Ranchos y Santiago Xalitzintla recuerdan ese desalojo como si fuera ayer y lo califican como una etapa triste en sus vidas, pero también como un capítulo que les enseñó que deben de aprender a vivir con el volcán.

La señora Porfiria, habitante de Santiago Xalitzintla tiene claro los recuerdos de cómo tuvieron que dejar sus cosechas para que ella y siete integrantes de su familia se refugiaran en uno de los albergues de Cholula, donde permanecieron por casi dos semanas.

Foto: Archivo El Sol de Puebla

“Mucha gente estaba triste porque no es fácil dejar su casa y sus cosas ahí y cuando viene uno que tal y ya no está, pero también había que obedecer a las autoridades que decían que nos teníamos que ir. Nos fuimos y después nos dieron permiso de regresar a dar la vuelta, pero fueron días difíciles y muy tristes porque todavía había trabajo de campo y así se tuvo uno que ir”.

Relató cómo fue que en los últimos días en el albergue la comida se fue acabando y tuvieron que regresar a sus casas, en una comunidad que parecía un pueblo fantasma y donde muchos animales de granja ya andaban sin control por las calles.

Martha Sánchez, de San Nicolás de los Ranchos, va un poco más atrás, pues en 1994 ella era esposa del entonces presidente municipal, Ranulfo Ochoa Apantenco, y le tocó vivir el primer desalojo en 1994, cuando el Popocatépetl fue declarado volcán activo después de más de siete décadas de calma.

“En el 94 fue el primer desalojo que se hizo en nuestra comunidad a raíz de que hizo erupción el volcán, cayó ceniza, ahora sí que nos agarró desprevenidos porque nunca habíamos visto eso. Mi esposo, que era el presidente, mandó a traer ayuda a Puebla al gobernador Bartlett. Algunos ingenieros nos decían que pusiéramos atención en el piso para que oyéramos cómo hervía y era como una olla que estaba hirviendo”.

Para el segundo desalojo, Martha señaló que ya la población estaba más familiarizada con la actividad del volcán, por lo que muchos recibieron capacitación e información sobre las rutas de evacuación.

No obstante, reconoció que muchos pobladores, principalmente personas mayores, se siguen negando a dejar su patrimonio y otros prefirieron ya no construir casas por si un día se tienen que ir.

Hoy en día, es consciente que la vida sigue y para los pobladores de ese municipio solo tienen una opción: aprender a vivir con el volcán.

Conflictos políticos y el desinterés de los gobiernos locales por ampliar las rutas de evacuación en caso de una erupción del volcán Popocatépetl, tienen en estado de indefensión a los pobladores de las comunidades aledañas al coloso, quienes cumplen 20 años del último gran desalojo derivado de la intensa actividad volcánica que se registró en diciembre del año 2000.

En Santiago Xalitzintla, la comunidad más cercana al volcán, se puede apreciar un puente viejo en la Calle Hidalgo que tiene un solo carril para entrar y salir de la junta auxiliar, a pesar de que es el que conduce a una de las rutas de evacuación.

El edil de Xalitzintla, Salomón Galicia Mateo, afirmó que las rutas de evacuación están en buenas condiciones, pero no son suficientes para realizar un desalojo ordenado en caso de que haga erupción el volcán, pues se corre el riesgo de generar “cuellos de botella” a la altura de las comunidades que se encuentran más abajo.

Por ello, recordó que existió la propuesta de construir una ruta alterna para evacuar por la comunidad de Ozolco, pero Protección Civil explicó que es muy costosa. Ante ello, hizo un llamado a las autoridades a invertir en el puente de la Calle Hidalgo, que lleva varios años sin ser ampliado.

“Estábamos hablando con Protección Civil y nos dice que es una ruta de mucha inversión porque está muy difícil, muy grande la barranca que se va a atravesar, pero mientras pedimos a las autoridades que nos apoyen con el puente que es nuestra ruta de evacuación y no lo han arreglado, ampliarlo aquí el de la calle Hidalgo, ve que ya se está cayendo el puente y sí pedimos que nos apoyen porque no sabemos muy bien cuándo pueda hacer erupción el volcán”.

No solo las autoridades, sino también pobladores como Porfiria hacen el llamado a las autoridades para ampliar el puente, pues en todo este tiempo, fue una falsa promesa de gobiernos y candidatos que en algún momento fueron a pedir el voto.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

“Da miedo y ya hemos pedido apoyo a las autoridades que nos echen la mano con el puente, que se haga un poco más amplio para que pueda haber más rapidez en los automóviles, pero vienen autoridades y dicen que lo van a mandar a arreglar, viene un candidato y dice que sí, pero a la hora no dan solución”.

El puente de la calle Hidalgo no es el único acceso que no está en condiciones para un desalojo de emergencia, pues la mayoría de las calles de esa comunidad no tienen banquetas y no caben dos vehículos para salir a dos carriles.

EN SAN NICOLÁS, LA PRESIDENCIA CERRADA

No solo la falta de inversión en los caminos tiene en estado de indefensión a los pobladores cercanos al volcán, pues los conflictos políticos en el municipio de San Nicolás de los Ranchos llevaron a cerrar la presidencia municipal y perder comunicación directa con el actual alcalde, Rodolfo Meléndez Meneses.


“Entiende que la presidencia es del pueblo, cuantas veces la abras, cuantas veces la volveremos a cerrar”, dice un cartel colocado sobre la entrada principal de la presidencia que se encuentra cerrada con candado.

Desde enero de este año, un grupo de inconformes con el edil, encabezados por Fernando Tlapango, cerró la presidencia, y aunque en abril hubo golpes y jaloneos para abrirla momentáneamente, los opositores la volvieron a cerrar.

Esto provocó que algunos pobladores como María Ruíz se guíen por su propia cuenta en caso de que sea necesario un desalojo, pues para ella no hace falta el apoyo del presidente municipal, a pesar de ser el primer respondiente en estos casos.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

“En primera el presidente no viene a dar la cara por los señores que dicen que hay desfalco y es muy fácil para él que venga y dé la cara y diga cuál es el desfalco…ya estamos acostumbrados a guiarnos por nosotros mismos, ya por un presidente de ahorita la verdad ya no”.

SE CUMPLEN 20 AÑOS DE EVACUACIÓN

Este mes se cumplieron 20 años del último gran susto que dio el volcán Popocatépetl: una erupción que derivó en la evacuación de más de 40 mil familias de comunidades aledañas y los hizo pasar una Navidad diferente, alejados de sus familias y con la zozobra de perder el patrimonio que lograron construir en años.

Para “Don Goyo”, como se le conoce de cariño, los meses de diciembre son una fecha especial, pues fue un 21 de diciembre de 1994 cuando, después de 70 años de permanecer pasivo, regresó a la actividad que lo convierte hoy en uno de los volcanes más peligrosos del mundo.

Seis años después, la noche del 15 de diciembre del 2000, volvió a registrar actividad y el entonces gobernador de Puebla, Melquiades Morales Flores, declaró un margen de peligro entre 11 y 13 kilómetros alrededor del volcán, lo que provocó la evacuación de 14 mil 138 personas de siete comunidades cercanas.

En tan solo unas horas, el radio de peligro pasó de 13 a 16 kilómetros, por lo que el número de comunidades evacuadas subió a 17.

A partir de ese momento, la emergencia dejó de ser local y generó movilización a nivel nacional, con supervisión directa del entonces presidente de la República, Vicente Fox Quezada, además de que los diarios nacionales como El País o El Mundo, ya daban cobertura al siniestro.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

Aunque la actividad más intensa se registró ese 15 de diciembre del 2000, la realidad es que el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) logró alertar tres días antes de una actividad inusual del coloso que iba en incremento.

“La actividad se incrementó el 12 de diciembre, con un gran número de exhalaciones (hasta 200 por día), muchas de ellas con emisiones de ceniza que alcanzaban entre 5 y 6 km de altura. Por la noche era posible observar el resplandor del cráter y la emisión de fragmentos incandescentes. Una actividad similar, pero con menos exhalaciones, aunque de mayor duración, se observó del 13 al 15, lo que produjo lluvias de ceniza en poblados cercanos”, fue el reporte de la subdirección de Riesgos Geológicos.

Sin embargo, fue después de las 2 de la tarde del 15 de septiembre cuando se registró la primera erupción, que fue percibida por la gente hasta 14 kilómetros de distancia, lo que provocó la decisión de las autoridades para ordenar el desalojo y elevar a amarillo fase III la alerta volcánica.

Un segundo desalojo se dio tres días después, el 18 de diciembre, lo que elevó la incertidumbre sobre la magnitud de los riesgos y el tiempo que podía llevar “Don Goyo” con el aumento en su actividad.

LO RECUERDAN COMO SI FUERA AYER

A 20 años de distancia, pobladores de San Nicolás de los Ranchos y Santiago Xalitzintla recuerdan ese desalojo como si fuera ayer y lo califican como una etapa triste en sus vidas, pero también como un capítulo que les enseñó que deben de aprender a vivir con el volcán.

La señora Porfiria, habitante de Santiago Xalitzintla tiene claro los recuerdos de cómo tuvieron que dejar sus cosechas para que ella y siete integrantes de su familia se refugiaran en uno de los albergues de Cholula, donde permanecieron por casi dos semanas.

Foto: Archivo El Sol de Puebla

“Mucha gente estaba triste porque no es fácil dejar su casa y sus cosas ahí y cuando viene uno que tal y ya no está, pero también había que obedecer a las autoridades que decían que nos teníamos que ir. Nos fuimos y después nos dieron permiso de regresar a dar la vuelta, pero fueron días difíciles y muy tristes porque todavía había trabajo de campo y así se tuvo uno que ir”.

Relató cómo fue que en los últimos días en el albergue la comida se fue acabando y tuvieron que regresar a sus casas, en una comunidad que parecía un pueblo fantasma y donde muchos animales de granja ya andaban sin control por las calles.

Martha Sánchez, de San Nicolás de los Ranchos, va un poco más atrás, pues en 1994 ella era esposa del entonces presidente municipal, Ranulfo Ochoa Apantenco, y le tocó vivir el primer desalojo en 1994, cuando el Popocatépetl fue declarado volcán activo después de más de siete décadas de calma.

“En el 94 fue el primer desalojo que se hizo en nuestra comunidad a raíz de que hizo erupción el volcán, cayó ceniza, ahora sí que nos agarró desprevenidos porque nunca habíamos visto eso. Mi esposo, que era el presidente, mandó a traer ayuda a Puebla al gobernador Bartlett. Algunos ingenieros nos decían que pusiéramos atención en el piso para que oyéramos cómo hervía y era como una olla que estaba hirviendo”.

Para el segundo desalojo, Martha señaló que ya la población estaba más familiarizada con la actividad del volcán, por lo que muchos recibieron capacitación e información sobre las rutas de evacuación.

No obstante, reconoció que muchos pobladores, principalmente personas mayores, se siguen negando a dejar su patrimonio y otros prefirieron ya no construir casas por si un día se tienen que ir.

Hoy en día, es consciente que la vida sigue y para los pobladores de ese municipio solo tienen una opción: aprender a vivir con el volcán.

Policiaca

Localizan cadáver de segunda víctima de explosión en edificio

Personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana confirmó que el cuerpo encontrado corresponde a una mujer

Local

Universidades prestarán instalaciones para que alumnos UDLAP retomen actividades

Hasta ahora la institución educativa no ha recuperado el control físico del campus

Local

Inicia plazo para que candidatos independientes recaben firmas y participen en extraordinarias

Los aspirantes deberán entregar las rúbricas ante el órgano electoral antes del 3 de febrero

Local

Envían a penal de Tepexi a los 21 detenidos por caso bebé Tadeo

En audiencia, la representación social pidió al juez de control que los detenidos fueran vinculados a proceso.

Local

Hay dos amparos en contra del proyecto para declarar área protegida a Flor del Bosque

Descartó que los terrenos vayan a ser expropiados, pero los dueños deberán respetar el área

Estado

Ningún comerciante de Atlixco ha caído en intento de extorsión, asegura Ariadna Ayala

La alcaldesa informó que las víctimas de llamadas telefónicas han acudido a la autoridad para reportar el hecho

Local

Dan último adiós a electo de Xopanapa asesinado el día de su triunfo

En una ceremonia en la que participaron únicamente vecinos de la comunidad y autoridades, honraron la memoria del finado

Local

En enero, 10 mil 572 poblanos han contraído Covid-19; la mayor cifra de la pandemia

Las proyecciones de la SSA indican que se alcanzará el umbral de los mil contagios por día y un rango de 315 hospitalizados en los primeros días de febrero

Sociedad

#Soy Bajo Observación | La brecha de género en el trabajo existe

Las mujeres en México tienen menor representación en todos los niveles de trabajo