Tras 18 meses de confinamiento por la pandemia de Covid-19, más de un millón 700 mil alumnos vuelven a las aulas en modelo híbrido

A 18 meses de confinamiento provocado por la pandemia de Covid - 19, este día más de un millón 700 mil alumnos del nivel básico y medio superior regresan a clases en Puebla de forma presencial, mediante el modelo híbrido que, por primera ocasión, se pone en marcha en el país.

El regreso a las aulas ocurre forma voluntaria, sin embargo ha provocado mayores gastos para los padres de familia e incertidumbre respecto a los efectos que podría tener en la propagación del SARS - CoV - 2, justo ahora que existe una tercera ola de contagios que podría llegar a sus niveles máximos durante la primera semana de septiembre.

La asistencia a las escuelas todavía es incalculable porque la Secretaría de Educación recopilará la información durante los primeros días del ciclo escolar, sin embargo hay diversas proyecciones al respecto, ya que la Asociación Estatal de Padres de Familia considera que un 70 por ciento de los estudiantes sí acudirá a clases presenciales, mientras que la Federación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia señala que la tendencia es a la inversa, pues hay temor de enviar a los menores a los colegios debido a las condiciones de salud pública.

Además , no hay datos certeros de cuántas de las más de 11 mil escuelas tienen buenas condiciones de infraestructura y servicios básicos, ya que en el primer trimestre del año fueron poco más de 3 mil las que tenían alguna necesidad por cubrir pero las autoridades educativas no ofrecieron un informe general sobre la atención otorgada a las instituciones.

Incluso, dicha cifra motivó que la organización Mexicanos Primero posicionara a Puebla en el primer lugar a nivel nacional en su informe “Deterioro de la infraestructura escolar”, en el que detalló que para solventar las necesidades de cada institución se requieren al menos 100 mil pesos.

El Secretario de Educación, Melitón Lozano Pérez, dejó en claro que las escuelas que no estén en condiciones de recibir a los alumnos, es decir que no tengan agua potable, energía eléctrica y sanitarios, deberán mantener la educación a distancia, sin embargo se ignora cuántas están en esta situación.

Faltan escuelas por rehabilitar.

En pleno inicio del ciclo escolar, hay 153 escuelas en donde todavía no se realizan las obras de mantenimiento general que requieren, ya que las licitaciones se publicaron recientemente en el portal del Gobierno del Estado.

En total son 12 convocatorias para realizar mantenimiento general y, en algunos casos, obras externas en escuelas desde el nivel preescolar hasta el medio superior, de diversos municipios de la entidad poblana, sin embargo la fecha establecida para el término de los trabajos es el último trimestre del año.

El paquete de obras más grande incluye 16 instituciones educativas de municipios como Tlachichuca, San Nicolás Buenos Aires, Acatzingo, Cuapiaxtla de Madero, Palmar de Bravo, Quimixtlán, Atzizintla y Tecamachalco.

No obstante, también están consideradas instituciones de la capital poblana, San Andrés y San Pedro Cholula, Amozoc, las regiones de Atlixco, Tehuacán, Tlahuapan, Cuetzalan, Izucar de Matamoros, Libres, Vicente Guerrero, entre otras.

Héctor Sánchez Morales, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC) en Puebla, indicó que las obras de rehabilitación en instituciones educativas serán un tema vigente durante el resto del año, ya que el gobierno todavía tiene pendiente la publicación de más licitaciones.

“Son más de 400 escuelas a nivel estatal, siguen saliendo licitaciones en todos los sentidos, tanto en ampliaciones, como en mantenimiento general, a lo mejor alguna construcción nueva, pero el Gobierno del Estado tiene muy claro que debe tener los planteles listos, aunque no todos van a estarlo al mismo tiempo, es un proceso paulatino”, declaró.

El pasado 3 de agosto, el Secretario de Infraestructura, Juan Daniel Gámez Murillo informó que se habían comenzado obras de rehabilitación en al menos el 40 por ciento de 480 escuelas que requerían mantenimiento, aunque no reveló en cuántas de las instituciones concluyeron los trabajos de forma satisfactoria, previo al inicio de las clases presenciales.

Es importante señalar que inicialmente la Secretaría de Educación en Puebla anunció que el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (CAPCEE) intervendría 513 escuelas que fueron vandalizadas o víctimas de robo durante la suspensión de actividades, a fin de que estuvieran listas para el inicio del ciclo escolar.

En aquel momento, el titular de la SEP, Melitón Lozano, enlistó entre las principales necesidades de las instituciones la falta de agua potable, de energía eléctrica, sanitarios y lavabos.

Padres de familia gastan más en nuevo ciclo escolar

El modelo educativo híbrido ha representado más gastos para los padres de familia, ya que además de comprar útiles, uniformes, calzado y cubrir aportaciones voluntarias, también deberán seguir pagando el internet o las copias que necesitan los alumnos para la educación a distancia.

Ariana Juárez, madre de familia de tres estudiantes de nivel básico, declaró a El Sol de Puebla que para inscribir a sus hijos al preescolar y la primaria debió pagar una cuota voluntaria para que las instituciones se hicieran de los insumos básicos para la limpieza, que se deberá hacer a profundidad para evitar contagios.

También adquirirá útiles escolares en los que podría invertir hasta mil 500 pesos y comprará las prendas y calzado que requieran sus hijos para adaptarse al modelo híbrido.

“Todavía no se ha visto reflejado todo el gasto porque estamos esperando instrucciones de los maestros, pero por ejemplo en el caso del preescolar si decido llevar a mi hijo a la escuela ahí tendría que gastar en su uniforme, zapatos y mochila, también en el de mi hija de segundo de primaria, porque el año pasado no tuvo clases y como tal no cuenta con el uniforme porque no lo ocupó”.

Explicó que esperará unos días para decidir si envía a sus hijos a la escuela, pero por ahora conservará el servicio de internet que contrato hace un año y por el que paga 350 pesos al mes, ya que sus hijos lo van a seguir necesitando para estudiar a distancia.

Erika Soto, coincidió en que el modelo híbrido representará un incremento en gastos de los que antes se podía prescindir porque “antes si no había internet iban a algún ciber a imprimir o investigar una tarea, pero ahora ya es necesario”.

Detalló que volvió a invertir en útiles, uniformes y calzado, además de que compró cubrebocas y gel anti bacterial que llevarán sus hijas cuando tengan clases presenciales en la secundaria y el bachillerato.

“Es otra vez un pequeño gasto más porque una de mis hijas si tiene que ocupar el transporte para ir a la prepa, que aunque tienen descuento de estudiante, pero ya un año no habíamos gastado en eso, cada año era gasto pero ahorita si lo estamos viendo que va a ser de diferente forma”.

Evelin Guzmán, oriunda del interior del estado, compartió que por ahora solo seguirá gastando en recargas telefónicas y copias para que su hijo curse el quinto año de primaria, ya que la escuela a la que asiste en Tlalancaleca está siendo rehabilitada y las obras concluirán casi al finalizar el año.

“Por ahorita nos ahorramos el pago de la cuota que es de 550 pesos, vamos a gastar en el internet y en imprimir las guías que mande el maestro, pero de cualquier forma cuando la escuela esté lista vamos a tener que cooperar para lo de la limpieza y comprar uniformes y zapatos, de todos modos estamos viendo que vamos a gastar”.

Casi 4 mil maestros indispuestos para dar clases presenciales.

Casi mil maestros de nuevo ingreso y de escuelas particulares recibieron recientemente la vacuna contra la COVID - 19, por lo que aún no desarrollan la inmunidad necesaria para poder presentarse a sus actividades laborales. De acuerdo con la guía para el regreso a clases del gobierno federal, el personal se presentará a trabajar 14 días después de haber recibido el biológico.

Adicionalmente, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), sección 51, reportó que casi 3 mil maestros y maestras están indispuestos para regresar a dar clases presenciales, ya que padecen alguna comorbilidad o están en edad de jubilarse.

Por último, la organización “Maestros por México”, corriente de dicho sindicato, estimó que casi 15 mil docentes de la entidad poblana están en desacuerdo con el regreso a clases en Puebla de forma presencial, debido a la tercera ola de contagios por la que atraviesa la entidad.