imagotipo

Hasta 20 mil pesos gastan poblanos en graduaciones

  • Carolina Vega
  • en Local

El término del curso escolar no significa el fin de los gastos. Festejar con amigos, música y gastronomía la clausura de un ciclo educativo implica en Puebla un desembolso por alumno que alcanza con facilidad los 20 mil pesos.

Julio es para la mayoría de estudiantes poblanos sinónimo de graduación. Celebrar el paso a la universidad, a la preparatoria o, simplemente, la obtención de buenas calificaciones supone un bonito recuerdo, pero también, al menos si no se ahorra con tiempo, un descalabro a la economía familiar.

Sólo acudir a la ceremonia de graduación, que generalmente organizan las propias instituciones educativas, con un atuendo adecuado implica abrir ya la billetera. Los comercios del Centro Histórico de Puebla intentan llamar con atractivos descuentos la atención de los jóvenes y sus padres.

Comprar un vestido de gala conlleva un gasto que oscila, indicaron empleados de una conocida cadena comercial especializada en prendas femeninas, entre 999 y 2 mil 699 pesos. Los vestidos cortos, aquellos indicados especialmente para eventos de día o graduaciones más informales, son los más baratos, en torno a los mil pesos.

La tendencia actual es, sin embargo, cambiarse al menos una vez de atuendo, para ajustar la apariencia física a cada momento. Utilizar un vestido de cóctel en la ceremonia y recurrir a otro largo más arriesgado durante la noche se traduce en invertir más de 6 mil pesos. Esta cifra no incluye, téngalo en cuenta, ni los zapatos ni los accesorios.

Con moño o con corbata, sin saco, camisa blanca o de color. Muchas son las opciones que la industria textil prepara para el público masculino que se graduará este año. En común, según un sondeo realizado por El Sol de Puebla en los negocios situados en el Centro Histórico de la Angelópolis, su elevado precio: desde los 2 mil pesos por traje.

Continuar la fiesta tras la ceremonia roba gran parte del presupuesto. Contratar los servicios de un salón de fiestas durante ocho horas implica, indicó Verónica César, miembro del departamento de Ventas de Los Girasoles, ubicado en San Andrés Cholula y con capacidad para albergar eventos de entre 100 y 2 mil 400 comensales, una inversión por persona de entre 600 y 750 pesos, dependiendo de la extensión del grupo. Esta tarifa incluye cena, brindis, montaje de mesas e iluminación.

El precio resulta, apuntó Arturo Delgado Ramírez, presidente de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Aprepsac), prohibitivo para muchos poblanos. Cada vez más progenitores deciden restringir la fiesta de graduación de sus hijos al ámbito familiar y celebrar una pequeña reunión en un restaurante.

“El promedio por persona se encuentra entre 150 y 200 pesos por paquete y habrá descuentos de un 15 por ciento en promedio”, enumeró el representante de los restauranteros, sector que espera un repunte de ventas de hasta un “20 por ciento” gracias a las graduaciones. “Los poblanos están optando por celebraciones más pequeñas, normalmente aquí en los restaurantes”.

Si su presupuesto es todavía amplio, puede sumar todos los extras que considere para consentir al graduado. Limusinas, mariachis y el tradicional anillo de oro como recuerdo inolvidable pueden sumar más de 5 mil pesos. Más allá de los gastos, si finalmente se decide por organizar una celebración, no se olvide de disfrutar.