/ jueves 9 de enero de 2020

Responde Gutiérrez Müller ante solicitud de transparencia sobre su trayectoria e ingresos

Señaló que alguien que codicia su fracaso solicitó dicha información

Tras señalar que alguien que codicia su fracaso solicitó información sobre su plaza como docente en la BUAP, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, aclaró su trayectoria de investigadora y sus ingresos económicos por esta actividad.

A través de su cuenta de Facebook, la experiodista reveló que llegó al Instituto Nacional de Transparencia (INAI) una solicitud dirigida a la BUAP para conocer detalles de su labor de investigación y no dudó que sea para verificar que “no es aviadora”.

Reveló que desde el 2014 se inscribió al concurso “Convocatoria Retenciones y Repatriaciones” que ofreció el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La intención de este programa federal (que ojalá siga vigente), dijo, es que profesores que acreditaron un doctorado se empleen en una institución que esté interesada en ‘retenerlos’ o ‘repatriarlos’.

Foto: Facebook @BGutierrezMuller

“De este modo ingresé a la BUAP. Era enero de 2015. El primer año, mi sueldo lo pagó Conacyt a la BUAP (así está en el Reglamento) y como la casa de estudios decidió contratarme, ésta me pagó los siguientes cuatro”, escribió.

Aclaró que la Ley Orgánica de la universidad da el derecho a concursar por una plaza definitiva al cumplirse el quinto año de permanencia en la institución; por esa razón, cuando la BUAP abrió la convocatoria “Concurso de Evaluación Curricular 2019”, se inscribió.

Gutiérrez Müller reiteró que después de examinar nuestros expedientes, 171 académicos obtuvieron su “contrato definitivo”. “Me colocaron en el nivel A por lo que mi sueldo neto mensual es de $16,822.00 (unos 860 dólares)”, expone.

“¿Cuál es la tarea principal de un profesor-investigador por ese sueldo? Básicamente, la docencia. Pero, como no alcanza esa remuneración, muchos maestros aumentan su carga de trabajo dedicándose de manera adicional a la investigación; esta no es exigida pero sí recomendada. Se trata de aportar nuevos conocimientos, no nada más de formar capital humano. Por investigar en sí no hay paga extra (incluso, hay que ‘poner dinero’ porque escasamente las universidades financian nuestras investigaciones) pero sí las publicaciones de resultados permiten al maestro participar en convocatorias públicas para obtener estímulos o becas y hacerse de un algún recurso extra, que tampoco es tanto (una vez me dieron uno de $18,000 para un año)”, agrega.

Adicionalmente, relató que el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) le otorga un estímulo mensual de 10,000 (unos 530 dólares) durante tres años en el nivel Candidato, el cual es su nivel actual. “Y cada tres años debemos ser evaluados; si el investigador no alcanza estándares internacionales, pierde la distinción y, por tanto, ese ingreso pecuniario. En este tema de publicar investigaciones agrego: ningún profesor que yo conozca cobra por artículos en revistas indexadas (o de calidad) porque se sobre entiende que la institución a la que pertenece le paga un sueldo”.

En su comunicado, quiso destacar que, en el ámbito político y por ser la esposa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no quiso abandonar lo que le gusta ni ocupar el nombre de “primera dama”, aunque sí apoya a quien lo ha solicitado.

“… porque mi carrera personal me ha costado décadas de construcción que no puedo destruir: si lo hago, me falto al respeto a mí misma”.

“La ha propiciado una petición hecha al INAI, seguramente de alguien que codicia mi fracaso (¿o el de mi esposo?) o que nace a la luz de la tiniebla de quien se frota las manos pensando: “ya la cachamos, es aviadora”… Sí, quizá sea de este modo: me cacharon confesando que la carrera académica me ha dado sinsabores y desengaños, sobre todo cuando un despistado confunde mi profesión con su fobia política. Sin embargo, mi carrera académica me ha brindado satisfacciones y logros. En vez de decepcionarme este o aquel, me volvió más perseverante. El pago es malo pero tengo una certeza: si hago lo que me gusta, soy feliz. Y soy feliz, feliz, feliz. #vidañoña”, concluye.

Dale ME GUSTA Facebook El Sol dePuebla

Regístrate al Whatsapp Noticias

Tras señalar que alguien que codicia su fracaso solicitó información sobre su plaza como docente en la BUAP, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, aclaró su trayectoria de investigadora y sus ingresos económicos por esta actividad.

A través de su cuenta de Facebook, la experiodista reveló que llegó al Instituto Nacional de Transparencia (INAI) una solicitud dirigida a la BUAP para conocer detalles de su labor de investigación y no dudó que sea para verificar que “no es aviadora”.

Reveló que desde el 2014 se inscribió al concurso “Convocatoria Retenciones y Repatriaciones” que ofreció el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La intención de este programa federal (que ojalá siga vigente), dijo, es que profesores que acreditaron un doctorado se empleen en una institución que esté interesada en ‘retenerlos’ o ‘repatriarlos’.

Foto: Facebook @BGutierrezMuller

“De este modo ingresé a la BUAP. Era enero de 2015. El primer año, mi sueldo lo pagó Conacyt a la BUAP (así está en el Reglamento) y como la casa de estudios decidió contratarme, ésta me pagó los siguientes cuatro”, escribió.

Aclaró que la Ley Orgánica de la universidad da el derecho a concursar por una plaza definitiva al cumplirse el quinto año de permanencia en la institución; por esa razón, cuando la BUAP abrió la convocatoria “Concurso de Evaluación Curricular 2019”, se inscribió.

Gutiérrez Müller reiteró que después de examinar nuestros expedientes, 171 académicos obtuvieron su “contrato definitivo”. “Me colocaron en el nivel A por lo que mi sueldo neto mensual es de $16,822.00 (unos 860 dólares)”, expone.

“¿Cuál es la tarea principal de un profesor-investigador por ese sueldo? Básicamente, la docencia. Pero, como no alcanza esa remuneración, muchos maestros aumentan su carga de trabajo dedicándose de manera adicional a la investigación; esta no es exigida pero sí recomendada. Se trata de aportar nuevos conocimientos, no nada más de formar capital humano. Por investigar en sí no hay paga extra (incluso, hay que ‘poner dinero’ porque escasamente las universidades financian nuestras investigaciones) pero sí las publicaciones de resultados permiten al maestro participar en convocatorias públicas para obtener estímulos o becas y hacerse de un algún recurso extra, que tampoco es tanto (una vez me dieron uno de $18,000 para un año)”, agrega.

Adicionalmente, relató que el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) le otorga un estímulo mensual de 10,000 (unos 530 dólares) durante tres años en el nivel Candidato, el cual es su nivel actual. “Y cada tres años debemos ser evaluados; si el investigador no alcanza estándares internacionales, pierde la distinción y, por tanto, ese ingreso pecuniario. En este tema de publicar investigaciones agrego: ningún profesor que yo conozca cobra por artículos en revistas indexadas (o de calidad) porque se sobre entiende que la institución a la que pertenece le paga un sueldo”.

En su comunicado, quiso destacar que, en el ámbito político y por ser la esposa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no quiso abandonar lo que le gusta ni ocupar el nombre de “primera dama”, aunque sí apoya a quien lo ha solicitado.

“… porque mi carrera personal me ha costado décadas de construcción que no puedo destruir: si lo hago, me falto al respeto a mí misma”.

“La ha propiciado una petición hecha al INAI, seguramente de alguien que codicia mi fracaso (¿o el de mi esposo?) o que nace a la luz de la tiniebla de quien se frota las manos pensando: “ya la cachamos, es aviadora”… Sí, quizá sea de este modo: me cacharon confesando que la carrera académica me ha dado sinsabores y desengaños, sobre todo cuando un despistado confunde mi profesión con su fobia política. Sin embargo, mi carrera académica me ha brindado satisfacciones y logros. En vez de decepcionarme este o aquel, me volvió más perseverante. El pago es malo pero tengo una certeza: si hago lo que me gusta, soy feliz. Y soy feliz, feliz, feliz. #vidañoña”, concluye.

Dale ME GUSTA Facebook El Sol dePuebla

Regístrate al Whatsapp Noticias

Local

Covid-19 infecta a 60 trabajadores del ISSSTE en Puebla

Personal denunció la falta de equipo de protección personal para combatir la pandemia

Policiaca

Lo descubren con una mujer casada y lo matan a puñaladas

El occiso de 59 años murió desangrado en calles de Xochimehuacan

Local

Así será la reapertura de templos religiosos en San Pedro Cholula

Autoridades enlistan los sitios donde se podrán hacer eventos al 30% de capacidad

Policiaca

Vinculan a proceso a presunto extorsionador; lo mandan a San Miguel

De acuerdo a las indagatorias, el delito se cometió en 2018

Mundo

Trump extiende préstamos a pequeñas empresas para enfrentar crisis por Covid-19

Este sábado el mandatario firmó una extensión por cinco semanas de un programa federal para apoyar a las pequeñas empresas a enfrentar la crisis por Covid-19

Local

Ayuntamiento de Puebla no clausurará negocios ante la reapertura

Informaron que la apertura de calles en el Centro Histórico se realizará hasta que el semáforo epidemiológico pase a naranja

Mundo

España reconfina a más de 200 mil personas por Covid-19

El país ya abrió sus puertas a los turistas y ayer registró 17 muertes en un día, el mayor número diario de muertes desde el 19 de junio

Estado

Despiden mixtecos a obispo de Huajuapan

A casi 20 años de su llegada a la Diócesis que abarca Puebla y Oaxaca, el jerarca presentó complicaciones por cáncer

Mundo

Museo del Louvre reabre sus puertas este lunes ante Covid-19

Los visitantes tendrán que llevar mascarilla, no habrá consignas ni bar, y los recorridos estarán marcados con flechas y sin retorno posible