/ domingo 16 de agosto de 2020

Rodeada Puebla de casi todos los peligros naturales y humanos existentes

La entidad está en riesgo por fenómenos geológicos, hidrometeorológicos, químico-tecnológicos, sanitario-ecológicos, cambio climático y hasta por socio-organizativos

Por casi la totalidad de los factores de riesgo, el estado de Puebla se encuentra en situación de vulnerabilidad, así lo expuso el Instituto de Gestión, Administración y Vinculación Municipal, Observatorio ciudadano (Igavim).

A través del análisis de la cartografía del Mapa Nacional de Riesgos publicada por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Igavim, dio a conocer el peligro al que se enfrenta la entidad frente a fenómenos geológicos, hidrometeorológicos, químico-tecnológicos, sanitario-ecológicos, socio-organizativos y cambio climático.

El Observatorio Ciudadano hizo notar que, tanto el gobierno estatal como los municipales no cumplieron con las disposiciones de ley para el estudio de zonas poblacionales vulnerables, de forma que, en la mayor parte de la entidad, no se consideró el Atlas de Riesgos para el ejercicio de la administración pública.

RIESGOS Y PELIGROS REGIONALES POR FENÓMENOS NATURALES Y ANTRÓPICOS

Las siete regiones poblanas, 169 municipios y más de 600 mil personas se encuentran en una situación vulnerable en lo que respecta a los fenómenos geológicos, ya que se ubican en zonas de alta susceptibilidad al deslizamiento de laderas provocados por tormentas.

En el mismo sentido, son más de 9 mil personas de 26 municipios de la Sierra Norte, Sierra nororiental, la Mixteca, así como en la región Tehuacán-Sierra Negra, quienes fueron identificados en zonas de riesgo muy alto por deslaves.

En cuanto al grado de peligro por inundaciones, destacaron las de Angelópolis, Sierra Norte y Noriental con un nivel alto; mientras que la zona más riesgosa para vivir una inundación, se encuentra al norte y poniente de la Región Valle Serdán.

Cabe destacar que el índice de inundabilidad con un periodo de retorno de dos años, demostró que Puebla, Huejotzingo, Izúcar de Matamoros, Tulcingo del Valle, Acatlán, así como algunos de los ubicados en la región Tehuacán-Sierra Negra, son los más vulnerables a sufrir dicho percance.

Por otra parte, el Observatorio Ciudadano calculó 99 por ciento de los incendios forestales que ocurrieron en Puebla hasta 2019, han sido a causa de actividades humanas, y sólo el 1 por ciento restante se debe a fenómenos naturales.

Asimismo, de acuerdo con el documento de Igavim, Puebla capital encabeza la lista de municipios que alberga el mayor número de empresas de alto riesgo, mismas que se concentran en Huejotzingo y San Martín Texmelucan; siguiéndole Tehuacán.

PUEBLA NO CONSIDERÓ CUMPLIR CON DETECCIÓN DE RIESGOS

De esta manera, concluyó que en el estado se presentan la mayoría de fenómenos naturales, que incrementan los factores que ponen en situación de vulnerabilidad a las personas que habitan en las siete regiones que integran la entidad, sin embargo, las autoridades no han hecho lo correspondiente para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Es así que, de acuerdo a lo manifestado por la Ley General de Cambio Climático, la entidad no cumplió con el objetivo en materia de protección civil para establecer un programa, a fin de que antes de finalizar 2013, los municipios publicarían un Atlas de Riesgo locales para los asentamientos más vulnerables ante el cambio climático.

Tampoco se cumplió, que antes de noviembre de 2015, los municipios en situaciones de mayor riesgo ante el cambio climático contaran con un programa de desarrollo urbano que considere los efectos de este fenómeno.

Igavim, demostró que el Atlas de Riesgos con el que las entidades federativas están obligadas a cumplir, sólo existe en 38 municipios de Puebla, lo que corresponde a 17.51 por ciento del total de la demarcación.

“Lo preocupante no resulta en el número de estos ordenamientos, sino en las deficiencias técnicas que persisten para la identificación de riesgos y peligros de cada zona para llevar a cabo un correcto orden urbano y territorial”, declararon en el documento.

En ese sentido, es el municipio de San Martín Texmelucan, el que cuenta con la versión más actualizada de los 38 presentados; mientras que Huauchinango tiene el más antiguo de la lista, pues fue publicado en 2010.

Finalmente, llamaron a que se cumpla con transparencia focalizada en las áreas de protección civil y bomberos, así como al Gobierno del Estado y Ayuntamientos para fortalecer estas dependencias, ya que hasta el momento, cuentan con limitaciones de logística y equipamiento.

Por casi la totalidad de los factores de riesgo, el estado de Puebla se encuentra en situación de vulnerabilidad, así lo expuso el Instituto de Gestión, Administración y Vinculación Municipal, Observatorio ciudadano (Igavim).

A través del análisis de la cartografía del Mapa Nacional de Riesgos publicada por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Igavim, dio a conocer el peligro al que se enfrenta la entidad frente a fenómenos geológicos, hidrometeorológicos, químico-tecnológicos, sanitario-ecológicos, socio-organizativos y cambio climático.

El Observatorio Ciudadano hizo notar que, tanto el gobierno estatal como los municipales no cumplieron con las disposiciones de ley para el estudio de zonas poblacionales vulnerables, de forma que, en la mayor parte de la entidad, no se consideró el Atlas de Riesgos para el ejercicio de la administración pública.

RIESGOS Y PELIGROS REGIONALES POR FENÓMENOS NATURALES Y ANTRÓPICOS

Las siete regiones poblanas, 169 municipios y más de 600 mil personas se encuentran en una situación vulnerable en lo que respecta a los fenómenos geológicos, ya que se ubican en zonas de alta susceptibilidad al deslizamiento de laderas provocados por tormentas.

En el mismo sentido, son más de 9 mil personas de 26 municipios de la Sierra Norte, Sierra nororiental, la Mixteca, así como en la región Tehuacán-Sierra Negra, quienes fueron identificados en zonas de riesgo muy alto por deslaves.

En cuanto al grado de peligro por inundaciones, destacaron las de Angelópolis, Sierra Norte y Noriental con un nivel alto; mientras que la zona más riesgosa para vivir una inundación, se encuentra al norte y poniente de la Región Valle Serdán.

Cabe destacar que el índice de inundabilidad con un periodo de retorno de dos años, demostró que Puebla, Huejotzingo, Izúcar de Matamoros, Tulcingo del Valle, Acatlán, así como algunos de los ubicados en la región Tehuacán-Sierra Negra, son los más vulnerables a sufrir dicho percance.

Por otra parte, el Observatorio Ciudadano calculó 99 por ciento de los incendios forestales que ocurrieron en Puebla hasta 2019, han sido a causa de actividades humanas, y sólo el 1 por ciento restante se debe a fenómenos naturales.

Asimismo, de acuerdo con el documento de Igavim, Puebla capital encabeza la lista de municipios que alberga el mayor número de empresas de alto riesgo, mismas que se concentran en Huejotzingo y San Martín Texmelucan; siguiéndole Tehuacán.

PUEBLA NO CONSIDERÓ CUMPLIR CON DETECCIÓN DE RIESGOS

De esta manera, concluyó que en el estado se presentan la mayoría de fenómenos naturales, que incrementan los factores que ponen en situación de vulnerabilidad a las personas que habitan en las siete regiones que integran la entidad, sin embargo, las autoridades no han hecho lo correspondiente para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Es así que, de acuerdo a lo manifestado por la Ley General de Cambio Climático, la entidad no cumplió con el objetivo en materia de protección civil para establecer un programa, a fin de que antes de finalizar 2013, los municipios publicarían un Atlas de Riesgo locales para los asentamientos más vulnerables ante el cambio climático.

Tampoco se cumplió, que antes de noviembre de 2015, los municipios en situaciones de mayor riesgo ante el cambio climático contaran con un programa de desarrollo urbano que considere los efectos de este fenómeno.

Igavim, demostró que el Atlas de Riesgos con el que las entidades federativas están obligadas a cumplir, sólo existe en 38 municipios de Puebla, lo que corresponde a 17.51 por ciento del total de la demarcación.

“Lo preocupante no resulta en el número de estos ordenamientos, sino en las deficiencias técnicas que persisten para la identificación de riesgos y peligros de cada zona para llevar a cabo un correcto orden urbano y territorial”, declararon en el documento.

En ese sentido, es el municipio de San Martín Texmelucan, el que cuenta con la versión más actualizada de los 38 presentados; mientras que Huauchinango tiene el más antiguo de la lista, pues fue publicado en 2010.

Finalmente, llamaron a que se cumpla con transparencia focalizada en las áreas de protección civil y bomberos, así como al Gobierno del Estado y Ayuntamientos para fortalecer estas dependencias, ya que hasta el momento, cuentan con limitaciones de logística y equipamiento.

México

Polémico foro con Jaime Maussan promueve tratamiento contra la Covid-19

En redes sociales los comentarios de burla no se hicieron esperar

Policiaca

[Fotos] Seis células delictivas azoran las tiendas de conveniencia en Puebla

Los delincuentes, en algunos casos, se han hecho pasar como trabajadores para hacer depósitos

Turismo

Ruta de la Cerveza en Baja California ¡te decimos cómo guiarte!

Más de 70 cervecerías locales, gastronomía de la Baja y una app que todos deberíamos conocer

Doble Vía

[Podcast] Cofre de Leyendas | La sirena de Tlanchana en Chignahuapan

Ella solía llamar a los hombres y los invitaba a que vivieran juntos en el centro de la laguna

Local

Por la Covid-19 Ciudad de las Ideas 2020 será virtual

El evento se llevará a cabo del 4 al 6 de diciembre