/ martes 10 de marzo de 2020

Fue médico legisla su asesino e intentó acusarla de que se fue con otro

La madre y hermana de Olga Nayeli claman justicia por el feminicidio ocurrido en 2014 pero sin que hasta la fecha haya condena para el homicida

Al mencionar el nombre “Olga Nayeli”, su madre y su hermana rompen en llanto, no sólo son lágrimas de dolor, sino de impotencia ante la impunidad, son lágrimas por la injusticia y por la gran indiferencia de las autoridades para atender los feminicidios en el país.

Naye, como sus amigos y familiares solían decirle, era una mujer muy alegre, también muy estudiosa, que siempre destacó por sus buenas calificaciones y por ser muy buena madre.

“Mi hermana era una mujer muy emprendedora y cariñosa, buscaba siempre crecer. Se interesaba mucho por su familia y era muy estudiosa. Le encantaba bailar, el hawaiano era una de sus pasiones, también amaba el ajedrez, era muy buena”, relataron sus familiares.

Su madre, Argelia Romero y su hermana, Alejandra Sosa, aún no entienden como su esposo Moisés N, la persona que decía amarla, la golpeó hasta matarla, la desmembró, se la llevó hasta el municipio de Huaquechula, hizo una fosa y la roció con gasolina para después quemar lo que quedaba de su cuerpo. Aunque este hombre se declaró culpable, hasta el momento no le han dictado una condena.

Olga Nayeli, estudió estomatología y conoció a su esposo porque también se dedicó a una ciencia de la salud, es médico. La señora Argelia desde que lo conoció no sintió una buena vibra, jamás creó un lazo con la familia y siempre fue muy introvertido. Hoy en día, lamenta mucho haberle abierto las puertas de su hogar. “Siempre se apartó, le gustaba estar solo, aunque toda la familia estuviera conviviendo. Hacíamos fiestas y él nuca se sentaba en la mesa. No pensamos que era malo, que fuera esa clase de hombre, no nos dimos cuenta”, dijo.

Sólo una vez les pasó por la cabeza que Olga era víctima de violencia por parte de su pareja, pues se reventó las yemas de los dedos supuestamente al machucarse con la puerta del auto, por este incidente tuvo incapacidad en su trabajo. “Esa situación se me hizo muy rara, ella nunca dijo que fue él, pero fue muy extraño”, señalaron.

Fueron novios cinco años y después de este tiempo se casaron. Hasta este momento la familia de Olga empezó a ver cambios en la pareja, ella de ser tan sociable empezó a aislarse y él empezó a ser más posesivo; iba por ella al trabajo, a sus clases, y no la dejaba estar sola mucho tiempo. Les costó mucho tener hijos, pero tiempo después lograron tener a una niña.

Incluso los familiares se dieron cuenta que este hombre le estaba dando medicamentos a Nayeli para atender un supuesto hipotiroidismo, pero nunca confirmaron si de verdad tenía este padecimiento.

Todo empezó a complicarse cuando Olga y su esposo decidieron irse de vacaciones, durante este tiempo no supieron nada de ella y cuando regresaron, ella argumentó que estaba enferma y por eso no contestó las llamadas. Para el 9 de junio del 2014 ya no pudieron encontrarla y en la madrugada su pareja les marcó para decirles que Olga no había regresado de sus clases.

Este hombre las acompañó a levantar la denuncia, pero sugirió a las autoridades que se había ido con “otro hombre”. Posteriormente las personas encargadas del caso decidieron investigar en la casa del matrimonio, en donde registraron un intenso olor a cloro y rastros de sangre en toda la casa y en el automóvil, por lo que la pareja de Olga Nayeli tuvo que confesar.

Él fue también médico legista, sabía cómo iban a identificarla y por eso la desmembró, le quitó las huellas de los dedos, le quitó la piel de la cara, le cortó la cabeza y las piernas, le arrancó el corazón. También nos dijeron que tuvo golpes en su cráneo antes de morir, y que la mató con un mazo de acero

Pese a todo lo anterior aún no hay una condena, y apenas hace seis meses la familia pudo tener lo que quedaba del cuerpo de Olga, para darle sepultura, pues las autoridades argumentaron que era parte de la investigación.

La señora Argelia compartió que con el asesinato de su hija algo dentro de ella también murió, pero las ganas de que se hagan justicia la siguen levantando todos los días.

SUSCRÍBETE A NUESTRO YOUTUBE

Al mencionar el nombre “Olga Nayeli”, su madre y su hermana rompen en llanto, no sólo son lágrimas de dolor, sino de impotencia ante la impunidad, son lágrimas por la injusticia y por la gran indiferencia de las autoridades para atender los feminicidios en el país.

Naye, como sus amigos y familiares solían decirle, era una mujer muy alegre, también muy estudiosa, que siempre destacó por sus buenas calificaciones y por ser muy buena madre.

“Mi hermana era una mujer muy emprendedora y cariñosa, buscaba siempre crecer. Se interesaba mucho por su familia y era muy estudiosa. Le encantaba bailar, el hawaiano era una de sus pasiones, también amaba el ajedrez, era muy buena”, relataron sus familiares.

Su madre, Argelia Romero y su hermana, Alejandra Sosa, aún no entienden como su esposo Moisés N, la persona que decía amarla, la golpeó hasta matarla, la desmembró, se la llevó hasta el municipio de Huaquechula, hizo una fosa y la roció con gasolina para después quemar lo que quedaba de su cuerpo. Aunque este hombre se declaró culpable, hasta el momento no le han dictado una condena.

Olga Nayeli, estudió estomatología y conoció a su esposo porque también se dedicó a una ciencia de la salud, es médico. La señora Argelia desde que lo conoció no sintió una buena vibra, jamás creó un lazo con la familia y siempre fue muy introvertido. Hoy en día, lamenta mucho haberle abierto las puertas de su hogar. “Siempre se apartó, le gustaba estar solo, aunque toda la familia estuviera conviviendo. Hacíamos fiestas y él nuca se sentaba en la mesa. No pensamos que era malo, que fuera esa clase de hombre, no nos dimos cuenta”, dijo.

Sólo una vez les pasó por la cabeza que Olga era víctima de violencia por parte de su pareja, pues se reventó las yemas de los dedos supuestamente al machucarse con la puerta del auto, por este incidente tuvo incapacidad en su trabajo. “Esa situación se me hizo muy rara, ella nunca dijo que fue él, pero fue muy extraño”, señalaron.

Fueron novios cinco años y después de este tiempo se casaron. Hasta este momento la familia de Olga empezó a ver cambios en la pareja, ella de ser tan sociable empezó a aislarse y él empezó a ser más posesivo; iba por ella al trabajo, a sus clases, y no la dejaba estar sola mucho tiempo. Les costó mucho tener hijos, pero tiempo después lograron tener a una niña.

Incluso los familiares se dieron cuenta que este hombre le estaba dando medicamentos a Nayeli para atender un supuesto hipotiroidismo, pero nunca confirmaron si de verdad tenía este padecimiento.

Todo empezó a complicarse cuando Olga y su esposo decidieron irse de vacaciones, durante este tiempo no supieron nada de ella y cuando regresaron, ella argumentó que estaba enferma y por eso no contestó las llamadas. Para el 9 de junio del 2014 ya no pudieron encontrarla y en la madrugada su pareja les marcó para decirles que Olga no había regresado de sus clases.

Este hombre las acompañó a levantar la denuncia, pero sugirió a las autoridades que se había ido con “otro hombre”. Posteriormente las personas encargadas del caso decidieron investigar en la casa del matrimonio, en donde registraron un intenso olor a cloro y rastros de sangre en toda la casa y en el automóvil, por lo que la pareja de Olga Nayeli tuvo que confesar.

Él fue también médico legista, sabía cómo iban a identificarla y por eso la desmembró, le quitó las huellas de los dedos, le quitó la piel de la cara, le cortó la cabeza y las piernas, le arrancó el corazón. También nos dijeron que tuvo golpes en su cráneo antes de morir, y que la mató con un mazo de acero

Pese a todo lo anterior aún no hay una condena, y apenas hace seis meses la familia pudo tener lo que quedaba del cuerpo de Olga, para darle sepultura, pues las autoridades argumentaron que era parte de la investigación.

La señora Argelia compartió que con el asesinato de su hija algo dentro de ella también murió, pero las ganas de que se hagan justicia la siguen levantando todos los días.

SUSCRÍBETE A NUESTRO YOUTUBE

Estado

Hasta con licores, realizan "Covi-boda" en Quecholac

Tres grupos musicales amenizaron la pachanga que contó con más de 200 invitados

Policiaca

[Video] Con un rifle, le roban su celular en calles de Puebla capital

El sujeto arrebató presuntamente el celular a otro hombre

Finanzas

Sin recibir pago por trabajo, 11.84% de personas ocupadas en Puebla

Los hombres fueron el sector más afectado con  69.27 %

Mundo

Saqueos y protestas se registran en Holanda por toque de queda en pandemia

Las autoridades desplegaron al menos un cañón de agua y perros policías en donde se encontraban cientos de manifestantes

Estado

Hasta con licores, realizan "Covi-boda" en Quecholac

Tres grupos musicales amenizaron la pachanga que contó con más de 200 invitados

Policiaca

[Video] Con un rifle asalta en calles de Puebla capital

El sujeto arrebató presuntamente el celular a otro hombre

Finanzas

Sin recibir pago por trabajo, 11.84% de personas ocupadas en Puebla

Los hombres fueron el sector más afectado con  69.27 %

Local

Impugna PT reducción del plazo para reelección en Puebla

La demanda fue turnada a la Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación