/ martes 10 de noviembre de 2020

“Tuvimos que aceptar la cremación”: poblanos y la nueva forma para despedir a sus muertos

Durante la pandemia el porcentaje de cremaciones aumentó 159%

La pandemia por Covid-19 obligó a los poblanos aceptar la cremación como una nueva modalidad de despedir a sus seres queridos a pesar de que, durante décadas, la ciudadanía ha preferido la inhumación, principalmente por un sentir religioso. Ejemplo de ello es el de la familia Sedeño, quien compartió que la voluntad de su familiar era ser inhumada, sin embargo, para ellos la cremación fue un hecho prácticamente obligatorio a pesar de que nunca recibieron la confirmación de que su familiar fuera positiva al virus.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó la Recopilación de información de los cementerios públicos en las zonas metropolitanas del país, en el que indicó que en el primer semestre del 2020 el número de cadáveres cremados registró un aumento del 76.8 por ciento, en comparación con el 2019.

Específicamente en la zona metropolitana de Puebla, el aumento en el número de incineraciones fue incluso del cien por ciento, toda vez que durante el periodo enero-junio del 2019, se registraron únicamente 100 cremaciones, mientras que en el mismo periodo pero de este año, se reportaron 259 cadáveres cremados, lo que significó un aumento del 159 por ciento.

Aunque en el caso de la capital poblana aún no hay cifras oficiales sobre el índice de cremaciones, personal que se dedica a esta actividad coincide en que, en efecto, esta práctica aumentó en más del cien por ciento a causa de la contingencia sanitaria, periodo en el que han realizado los procedimientos con los certificados que acreditan la positividad al virus, mientras que en otros casos las familias quedan en la espera de la confirmación.

NOS COSTÓ TRABAJO ACEPTAR LA CREMACIÓN

Hace unos meses Magdalena Sedeño tuvo que despedirse de su madre bajo ciertos protocolos sanitarios a pesar de que el deceso fue por causas naturales. Aunque su deseo era despedirla por inhumación, las circunstancias de la pandemia no se lo permitieron.

“En nuestro caso tuvimos que aceptar la cremación de mi mamá porque prácticamente no tuvimos opción. Nosotros hubiéramos preferido que fuera un velorio de cuerpo presente y acudir al panteón, porque también era algo en lo que creía mi mamá pero, por la pandemia, tuvimos que aceptar la indicación que nos dieron”.

Magdalena comentó que, con tristeza y dolor, tuvieron que aceptar esta manera de despedir a doña Irma -su madre- siendo la primera vez admitían esta modalidad con un familiar fallecido. “Desgraciadamente no se pudo tomar una decisión entre hermanos sobre lo que opinábamos al respecto y, simplemente, nos vimos en la necesidad de acatarlo. Y sí, nos costó mucho trabajo aceptar la idea de la cremación”, compartió.

Paulatinamente la familia lo fue asimilando y ahora, de manera reflexiva, reconoce que la alta ocupación en los panteones, la lejanía de estos, incluso, los elevados costos del proceso, provoca que cada vez la ciudadanía acepte la incineración para despedirse de sus familiares.

“A veces las circunstancias y el rol de vida nos hace cambiar porque, en cuanto a la religión, sí soy creyente y por tradición uno decide que quiere ser sepultado y velado (…) pero, desgraciadamente también nos enfrentamos a que cada vez los panteones ya están con espacios agotados y se eleva muchísimo el costo. Si hablamos de que la mayoría somos de una economía media-baja, sí nos pega (económicamente) entonces cada vez se nos va orillando a optar por la cremación”, consideró.

RECICLAJE DE ESPACIOS Y PANTEONES VERTICALES

Por su parte, Octavio Flores Hidalgo, doctor en procesos territoriales y catedrático de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Puebla (UPAEP), indicó que ante la falta de fosas en los cementerios, una de las opciones es el reciclaje de espacios abandonados para la implementación de nuevas estructuras verticales que permitan el depósito de los cuerpos.

“Actualmente hay nuevas propuestas para panteones que son de tipo vertical. Estos son más de tipo urnarios (urnas para cenizas) y también estilo criptas que permiten tener los cuerpos depositados en el sitio. Estas pueden ser algunas alternativas, aunque también, tiene mucho que ver la cultura que se tiene sobre este tema”, compartió el académico.

Indicó que como primera instancia es importante que en los panteones se realice una revisión de las condiciones en las que se encuentran los espacios y con esto poder reciclar aquellos que estén en abandono.

“Hay espacios culturales importantes dentro de los panteones que tienen un valor histórico y que hay que conservar, por el diseño y los materiales; pero también, hay otras zonas que están totalmente abandonadas y que vale la pena darles una segunda vida donde se puedan generar nuevas capillas para urnas”, indicó.

Este reciclaje, agregó el especialista, también puede ser mediante la adquisición de manzanas o lotes que están en abandono, como es el caso de algunas ex fábricas y bodegas. “El 20 por ciento del suelo de Puebla está subutilizado y hay áreas que se pueden adquirir. Dentro de la ciudad existe suelo que no se está ocupando correctamente y que se pudieran adquirir para este propósito”, consideró.

Aunado a esto, Flores Hidalgo dijo que si bien, se tiene muy arraigado el tema cultural y religioso de la inhumación, consideró importante que la ciudadanía poco a poco acepte opciones como la cremación para eficientar el uso del suelo.

SE RESISTEN A ESTA MODALIDAD, PREFIEREN INHUMACIÓN

La cremación o incineración nunca ha sido una opción para la familia Rodríguez Hernández, motivo por el que siempre han despedidos a sus familiares bajo el proceso de inhumación. “Mis padres siempre estuvieron muy apegados a la religión y, respecto a la muerte, decían que ´polvo eres y en polvo te convertirás´. Para ellos, el hecho de cremarlos, era ir en contra de un proceso natural por el que debe atravesar el hombre. Yo respeté su decisión y afortunadamente pude cumplirles su última voluntad: ser inhumados”, compartió Josefina Rodríguez, quien hace cuatro años perdió a su padre y hace siete meses a su mamá.

Frente al altar de sus padres compartió que, al igual que ellos, preferiría la inhumación, aunque al final son los familiares los que deciden. “Nunca hemos tenido que incinerar a nadie y tampoco quisiera eso para mí”, confiesa.

Al acudir al panteón para limpiar las tumbas de sus padres, Josefina asegura tener una conexión más significativa con ellos, además de que en la temporada de Día de Muertos, le gusta compartir esta significativa tradición en los sepulcros de quienes le dieron la vida y a quienes cuidó hasta sus últimos días.

“Para mi es importante visitarlos, estar con ellos y continuar con nuestra tradición. Entiendo que por las circunstancias cada vez hay menos espacios en los panteones y que es más frecuente la incineración, aunque, para aquellos que tenemos estos usos y costumbres, es importante y significativa la inhumación”, finalizó.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



La pandemia por Covid-19 obligó a los poblanos aceptar la cremación como una nueva modalidad de despedir a sus seres queridos a pesar de que, durante décadas, la ciudadanía ha preferido la inhumación, principalmente por un sentir religioso. Ejemplo de ello es el de la familia Sedeño, quien compartió que la voluntad de su familiar era ser inhumada, sin embargo, para ellos la cremación fue un hecho prácticamente obligatorio a pesar de que nunca recibieron la confirmación de que su familiar fuera positiva al virus.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó la Recopilación de información de los cementerios públicos en las zonas metropolitanas del país, en el que indicó que en el primer semestre del 2020 el número de cadáveres cremados registró un aumento del 76.8 por ciento, en comparación con el 2019.

Específicamente en la zona metropolitana de Puebla, el aumento en el número de incineraciones fue incluso del cien por ciento, toda vez que durante el periodo enero-junio del 2019, se registraron únicamente 100 cremaciones, mientras que en el mismo periodo pero de este año, se reportaron 259 cadáveres cremados, lo que significó un aumento del 159 por ciento.

Aunque en el caso de la capital poblana aún no hay cifras oficiales sobre el índice de cremaciones, personal que se dedica a esta actividad coincide en que, en efecto, esta práctica aumentó en más del cien por ciento a causa de la contingencia sanitaria, periodo en el que han realizado los procedimientos con los certificados que acreditan la positividad al virus, mientras que en otros casos las familias quedan en la espera de la confirmación.

NOS COSTÓ TRABAJO ACEPTAR LA CREMACIÓN

Hace unos meses Magdalena Sedeño tuvo que despedirse de su madre bajo ciertos protocolos sanitarios a pesar de que el deceso fue por causas naturales. Aunque su deseo era despedirla por inhumación, las circunstancias de la pandemia no se lo permitieron.

“En nuestro caso tuvimos que aceptar la cremación de mi mamá porque prácticamente no tuvimos opción. Nosotros hubiéramos preferido que fuera un velorio de cuerpo presente y acudir al panteón, porque también era algo en lo que creía mi mamá pero, por la pandemia, tuvimos que aceptar la indicación que nos dieron”.

Magdalena comentó que, con tristeza y dolor, tuvieron que aceptar esta manera de despedir a doña Irma -su madre- siendo la primera vez admitían esta modalidad con un familiar fallecido. “Desgraciadamente no se pudo tomar una decisión entre hermanos sobre lo que opinábamos al respecto y, simplemente, nos vimos en la necesidad de acatarlo. Y sí, nos costó mucho trabajo aceptar la idea de la cremación”, compartió.

Paulatinamente la familia lo fue asimilando y ahora, de manera reflexiva, reconoce que la alta ocupación en los panteones, la lejanía de estos, incluso, los elevados costos del proceso, provoca que cada vez la ciudadanía acepte la incineración para despedirse de sus familiares.

“A veces las circunstancias y el rol de vida nos hace cambiar porque, en cuanto a la religión, sí soy creyente y por tradición uno decide que quiere ser sepultado y velado (…) pero, desgraciadamente también nos enfrentamos a que cada vez los panteones ya están con espacios agotados y se eleva muchísimo el costo. Si hablamos de que la mayoría somos de una economía media-baja, sí nos pega (económicamente) entonces cada vez se nos va orillando a optar por la cremación”, consideró.

RECICLAJE DE ESPACIOS Y PANTEONES VERTICALES

Por su parte, Octavio Flores Hidalgo, doctor en procesos territoriales y catedrático de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Puebla (UPAEP), indicó que ante la falta de fosas en los cementerios, una de las opciones es el reciclaje de espacios abandonados para la implementación de nuevas estructuras verticales que permitan el depósito de los cuerpos.

“Actualmente hay nuevas propuestas para panteones que son de tipo vertical. Estos son más de tipo urnarios (urnas para cenizas) y también estilo criptas que permiten tener los cuerpos depositados en el sitio. Estas pueden ser algunas alternativas, aunque también, tiene mucho que ver la cultura que se tiene sobre este tema”, compartió el académico.

Indicó que como primera instancia es importante que en los panteones se realice una revisión de las condiciones en las que se encuentran los espacios y con esto poder reciclar aquellos que estén en abandono.

“Hay espacios culturales importantes dentro de los panteones que tienen un valor histórico y que hay que conservar, por el diseño y los materiales; pero también, hay otras zonas que están totalmente abandonadas y que vale la pena darles una segunda vida donde se puedan generar nuevas capillas para urnas”, indicó.

Este reciclaje, agregó el especialista, también puede ser mediante la adquisición de manzanas o lotes que están en abandono, como es el caso de algunas ex fábricas y bodegas. “El 20 por ciento del suelo de Puebla está subutilizado y hay áreas que se pueden adquirir. Dentro de la ciudad existe suelo que no se está ocupando correctamente y que se pudieran adquirir para este propósito”, consideró.

Aunado a esto, Flores Hidalgo dijo que si bien, se tiene muy arraigado el tema cultural y religioso de la inhumación, consideró importante que la ciudadanía poco a poco acepte opciones como la cremación para eficientar el uso del suelo.

SE RESISTEN A ESTA MODALIDAD, PREFIEREN INHUMACIÓN

La cremación o incineración nunca ha sido una opción para la familia Rodríguez Hernández, motivo por el que siempre han despedidos a sus familiares bajo el proceso de inhumación. “Mis padres siempre estuvieron muy apegados a la religión y, respecto a la muerte, decían que ´polvo eres y en polvo te convertirás´. Para ellos, el hecho de cremarlos, era ir en contra de un proceso natural por el que debe atravesar el hombre. Yo respeté su decisión y afortunadamente pude cumplirles su última voluntad: ser inhumados”, compartió Josefina Rodríguez, quien hace cuatro años perdió a su padre y hace siete meses a su mamá.

Frente al altar de sus padres compartió que, al igual que ellos, preferiría la inhumación, aunque al final son los familiares los que deciden. “Nunca hemos tenido que incinerar a nadie y tampoco quisiera eso para mí”, confiesa.

Al acudir al panteón para limpiar las tumbas de sus padres, Josefina asegura tener una conexión más significativa con ellos, además de que en la temporada de Día de Muertos, le gusta compartir esta significativa tradición en los sepulcros de quienes le dieron la vida y a quienes cuidó hasta sus últimos días.

“Para mi es importante visitarlos, estar con ellos y continuar con nuestra tradición. Entiendo que por las circunstancias cada vez hay menos espacios en los panteones y que es más frecuente la incineración, aunque, para aquellos que tenemos estos usos y costumbres, es importante y significativa la inhumación”, finalizó.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Finanzas

Insuficiente, incremento salarial de 22% para cubrir necesidades básicas : CCE

Empresas poblanas resentirán el incremento por falta de estabilidad financiera

Finanzas

¡A ponerse a dieta! Pieza de pan subirá hasta 2 pesos

La materia prima sigue subiendo y eso obliga a modificar los precios, explica la Upmipan

Local

Cancelan remodelación del Mercado Amalucan, solo darán mantenimiento

Este viernes por la tarde se podría definir si habrá línea de crédito

Local

Francisco Romero, sin temor a ser destituido de la ASE

El auditor aseguró que la reforma le da ventajas porque no habrá duda de su actuar y la revisión de las cuentas públicas

Cultura

Cultura de ilegalidad y falta de respeto imperan en México

De acuerdo con datos del doctor en Derecho de la UNAM, al año hay alrededor de 2 millones de denuncias por algún tipo de ilícito y solo 160 mil llegan a tribunales

Sociedad

Fortalecen seguridad en Querétaro tras fuga de reos en penal de Tula

El gobernador Mauricio Kuri dijo que hay coordinación con las autoridades estatales y federales para cuidar zonas limítrofes con Querétaro

Política

Bienvenidas las críticas de la oposición sobre el Tren Maya y AIFA: Torruco

El funcionario refirió que la oposición"está en su papel" de señalar las decisiones del presidente

Cultura

Ciudadanía debe apropiarse de los sistemas de transparencia

Expertos aseguran que es imprescindible no permitir un retroceso

Doble Vía

Abuelito roba reflectores en fiesta temática de chofer de autobús

Celebra fiesta con temática de chofer de autobús, un niño orgulloso de su abuelito