/ miércoles 5 de agosto de 2020

Vence Covid-19 a escuelas particulares, anuncian cierre definitivo de algunos colegios

Escuela de atención especial ve complicado el panorama para integrarse a la “nueva normalidad”

Colegios particulares comienzan a resentir los efectos económicos de la pandemia del Covid-19. En el mejor de los casos han visto mermada la matrícula y en el peor ya se reportan cierres de colegios debido a que padres de familia se han visto afectados por el desempleo y la morosidad para los pagos escolares.

A través de redes sociales o vía telefónica directamente con padres de familia, diferentes instituciones educativas y guarderías han anunciado que, a partir de este ciclo escolar (2020-2021), ya no operarán más debido a las complicaciones económicas.

Colegio Guadalupe Puebla, Montessori Discovery Grimm, Centro Educativo La Pirámide de Cholula, Tudi Ludi Puebla, CADI LOMAS Centro de Atención y Desarrollo Infantil y San Pedro Claver Colegio en Educación Especial, éste último para personas con capacidades diferentes, son algunos de los primeros damnificados de esta crisis sanitaria.

Otras más, como en el caso del Instituto México (IMEX) –Estrellas del Sur- han cerrado solo para un nivel educativo.

“Se rumoraba desde hace varias semanas porque, de la generación que cursaba el tercero de secundaria, solo se quedaron tres alumnos y los demás se cambiaron de colegio, pero no había nada oficial hasta el viernes pasado que se informó vía telefónica”, comentó una madre de familia del IMEX, plantel Estrellas del Sur. La decisión les afectó a los tres estudiantes que cambiaban de nivel escolar, en especial a uno que vive con su abuela, ya que la cercanía de las instalaciones le favorecían.

Y es que la falta de pagos para las colegiaturas por parte de las familias y el incremento en el costo de las rentas de los inmuebles, han sido los principales factores para que los dueños de estos colegios vean imposible el seguir manteniéndose abiertos.

El Centro Educativo La Pirámide de Cholula, que estaba situado en el municipio de San Pedro Cholula, es uno de tantos que determinó concluir su labor escolar, e incluso, el pasado 31 de julio -a través de una denuncia ciudadana- se informó el desalojo de la propiedad debido a que los arrendadores no pudieron pagar la renta del inmueble.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

De acuerdo a un representante educativo que opto por permanecer en el anonimato, el panorama para las escuelas privadas es bastante desalentador e inclusive han optado por hacer recortes en salarios. Asimismo, compartió que hasta ahorita todas las escuelas particulares han registrado una disminución en la matrícula para el próximo curso escolar y el porcentaje de alumnos inscritos están entre un 40 y un 85 por ciento.

En tanto, agregó muchos maternales o preescolares van a estar en riesgo o van a cerrar justamente porque los papás no le van a dar el valor a las clases a distancia.

“Muchos padres de familia no consideren el inscribir ahorita a sus hijos en una escuela particular porque representa gastos. Las escuelas particulares también están en riesgo, sobre todo aquellas que son únicamente maternal o preescolar dado que la enseñanza es directamente en casa”, compartió.

Un claro ejemplo de esta declaración, es el caso de CADI LOMAS Centro de Atención y Desarrollo Infantil, una guardería que se ubicaba frente al Lomas de Angelópolis y que a través de su página oficial en Facebook se despidió de su comunidad.

“Nos vemos en el próximo capítulo de esta historia. Por el momento, cerramos nuestros servicios. Gracias a todos los que confiaron en nuestro trabajo”, se lee en un anuncio publicado el pasado 4 de junio y cuya información fue corroborada vía telefónica por este medio.

Finalmente, otro de los afectados por la situación económica fue el San Pedro Claver Colegio en Educación Especial (en la colonia Belisario Domínguez), ya que luego de dar atención a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales durante 35 años, el pasado mes de junio informó su cierre definitivo.

“Por este medio se les informa que a partir del próximo 1 de julio del año en curso el Taller de Educación especial San Pedro Claver AC dará por terminada la prestación de servicios educativos y de rehabilitación que actualmente tiene con su hijo, debido al cierre definitivo del plantel, agradecemos la confianza que nos brindaron durante este tiempo. Atentamente Margarita Núñez, directora de la institución”, dice el comunicado que se les hizo llegar a los padres de familia.

COMPLICADO PANORAMA PARA ESCUELA DE ATENCIÓN ESPECIAL

La “nueva normalidad” para las instituciones educativas, que podría funcionar con sistemas mixtos o híbridos (clases en línea y algunas prácticas de laboratorio) una vez que el semáforo epidemiológico cambie de color, no se ajusta a las necesidades de un sector -ya de por sí en desventaja- pues además de las limitaciones físicas o mentales, tienen que sobrevivir a las escuelas de atención especial que desaparecen y a una nueva realidad que no se adapta a sus necesidades por el uso de cubrebocas.

Rodrigo, un joven de 20 años, es uno de muchos que se han quedado sin recibir la atención del Taller de Educación especial San Pedro Claver. Este era un sitio que daba servicios a personas con capacidades diferentes y desde el pasado 17 de marzo, con la llegada de la contingencia sanitaria por Covid-19, interrumpió sus actividades presenciales. Quince días más tarde puso en marcha las sesiones virtuales, pero, al tener crisis financiera para sostener los pagos de los maestros y de las instalaciones, finalmente hace dos meses anunciço su cierre definitivo.

“Contábamos con asesorías en línea todos los días de 5 a 6 de la tarde por la plataforma Zoom, de acuerdo al grado que tuviera tu hijo, y la escuela estuvo muy al pendiente, te mandaban los ejercicios y actividades que podían hacer en casa”, afirma Adriana Mena Juárez, madre de Rodrigo.

Y es que, por desgracia, este es un sector que, aparte de no contar con el debido apoyo de las autoridades, tampoco se podrá adaptar fácilmente a la tan esperada “nueva normalidad”, ya que de acuerdo a Mena Juárez, las personas con capacidades diferentes no pueden hacer uso del cubrebocas por tres razones: asfixia, ya que muchos pueden quitárselo a falta de movilidad en su cuerpo; son más vulnerables, debido a que algunos de ellos tienen bajo el sistema inmunológico y no pueden guardar la sana distancia, porque forzosamente necesitan del contacto físico con otras personas para que los puedan ayudar y atender con sus necesidades.

Mientras muchas escuelas de este tipo cierran puertas, otras más estarán paradas en manera presencial por un buen tiempo, lo que también representa un problema para los papás de estas personas, pues otros, al igual que Adriana, usaban el horario de escuela para poder salir a trabajar y solventar los gastos en el hogar.

“Al menos el 80 por ciento de los que teníamos a nuestros hijos integrados en este colegio, somos padres que ocupábamos ese tiempo para poder trabajar. A Rubén me lo recibían desde las 8:15 am y lo recogíamos 1:30 pm y al menos contaba con ese horario para poder laborar, situación que ahora no me lo permite”, confiesa. En tanto, asegura que el cierre de este plantel y el hecho de que no haya un plan para cubrir las necesidades educativas de esta parte de la población, significa una gran complicación.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

CIERRE DE ESCUELAS

Luego de 35 años de dar atención a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales, el pasado mes de junio el Taller de Educación especial San Pedro Claver (que se ubicaba en la Avenida 21 poniente 3523, Belisario Domínguez) se vio en las des fortuna de cerrar puertas de manera definitiva debido a la falta de ingresos económicos para sostener sus gastos.

“Por este medio se les informa que a partir del próximo 1 de julio del año en curso el Taller de Educación especial San Pedro Claver AC dará por terminada la prestación de servicios educativos y de rehabilitación que actualmente tiene con su hijo, debido al cierre definitivo del plantel, agradecemos la confianza que nos brindaron durante este tiempo. Atentamente Margarita Núñez, directora de la institución”, se lee en el comunicado que se les hizo llegar a los padres de familia.

Esta era una asociación que contaba con un grupo de benefactores que siempre les apoyaban para la manutención de maestros, auxiliares y personal de intendencia, incluso sostenían becas para que algunos de los usuarios, que no contaran con los recursos económicos, tuviera la oportunidad de ingresar a un colegio así.

“Era sumamente completo porque daba toda la atención necesaria para este tipo de niños como: rehabilitación física, terapia ocupacional y tenían hasta alberca para hidroterapia, pero con el temblor del año ante pasado se cuarteó y ya no se restableció”, platicó la madre de Rubén.

El lugar prestaba servicio a personas de todas las edades, desde 3 hasta casi 50 años y estaban organizados por grupos de acuerdo a las capacidades y habilidades que tuvieran.

Finalmente, Adriana manifiesta que tanto ella, como otros papás que pertenecían a la institución, lejos de estar enojados, se encuentran muy agradecidos con la directora y todo el personal, ya que siempre estuvieron entregados por vocación al cuidado de este tipo de personas, en pro de toda la comunidad.

Colegios particulares comienzan a resentir los efectos económicos de la pandemia del Covid-19. En el mejor de los casos han visto mermada la matrícula y en el peor ya se reportan cierres de colegios debido a que padres de familia se han visto afectados por el desempleo y la morosidad para los pagos escolares.

A través de redes sociales o vía telefónica directamente con padres de familia, diferentes instituciones educativas y guarderías han anunciado que, a partir de este ciclo escolar (2020-2021), ya no operarán más debido a las complicaciones económicas.

Colegio Guadalupe Puebla, Montessori Discovery Grimm, Centro Educativo La Pirámide de Cholula, Tudi Ludi Puebla, CADI LOMAS Centro de Atención y Desarrollo Infantil y San Pedro Claver Colegio en Educación Especial, éste último para personas con capacidades diferentes, son algunos de los primeros damnificados de esta crisis sanitaria.

Otras más, como en el caso del Instituto México (IMEX) –Estrellas del Sur- han cerrado solo para un nivel educativo.

“Se rumoraba desde hace varias semanas porque, de la generación que cursaba el tercero de secundaria, solo se quedaron tres alumnos y los demás se cambiaron de colegio, pero no había nada oficial hasta el viernes pasado que se informó vía telefónica”, comentó una madre de familia del IMEX, plantel Estrellas del Sur. La decisión les afectó a los tres estudiantes que cambiaban de nivel escolar, en especial a uno que vive con su abuela, ya que la cercanía de las instalaciones le favorecían.

Y es que la falta de pagos para las colegiaturas por parte de las familias y el incremento en el costo de las rentas de los inmuebles, han sido los principales factores para que los dueños de estos colegios vean imposible el seguir manteniéndose abiertos.

El Centro Educativo La Pirámide de Cholula, que estaba situado en el municipio de San Pedro Cholula, es uno de tantos que determinó concluir su labor escolar, e incluso, el pasado 31 de julio -a través de una denuncia ciudadana- se informó el desalojo de la propiedad debido a que los arrendadores no pudieron pagar la renta del inmueble.

Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

De acuerdo a un representante educativo que opto por permanecer en el anonimato, el panorama para las escuelas privadas es bastante desalentador e inclusive han optado por hacer recortes en salarios. Asimismo, compartió que hasta ahorita todas las escuelas particulares han registrado una disminución en la matrícula para el próximo curso escolar y el porcentaje de alumnos inscritos están entre un 40 y un 85 por ciento.

En tanto, agregó muchos maternales o preescolares van a estar en riesgo o van a cerrar justamente porque los papás no le van a dar el valor a las clases a distancia.

“Muchos padres de familia no consideren el inscribir ahorita a sus hijos en una escuela particular porque representa gastos. Las escuelas particulares también están en riesgo, sobre todo aquellas que son únicamente maternal o preescolar dado que la enseñanza es directamente en casa”, compartió.

Un claro ejemplo de esta declaración, es el caso de CADI LOMAS Centro de Atención y Desarrollo Infantil, una guardería que se ubicaba frente al Lomas de Angelópolis y que a través de su página oficial en Facebook se despidió de su comunidad.

“Nos vemos en el próximo capítulo de esta historia. Por el momento, cerramos nuestros servicios. Gracias a todos los que confiaron en nuestro trabajo”, se lee en un anuncio publicado el pasado 4 de junio y cuya información fue corroborada vía telefónica por este medio.

Finalmente, otro de los afectados por la situación económica fue el San Pedro Claver Colegio en Educación Especial (en la colonia Belisario Domínguez), ya que luego de dar atención a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales durante 35 años, el pasado mes de junio informó su cierre definitivo.

“Por este medio se les informa que a partir del próximo 1 de julio del año en curso el Taller de Educación especial San Pedro Claver AC dará por terminada la prestación de servicios educativos y de rehabilitación que actualmente tiene con su hijo, debido al cierre definitivo del plantel, agradecemos la confianza que nos brindaron durante este tiempo. Atentamente Margarita Núñez, directora de la institución”, dice el comunicado que se les hizo llegar a los padres de familia.

COMPLICADO PANORAMA PARA ESCUELA DE ATENCIÓN ESPECIAL

La “nueva normalidad” para las instituciones educativas, que podría funcionar con sistemas mixtos o híbridos (clases en línea y algunas prácticas de laboratorio) una vez que el semáforo epidemiológico cambie de color, no se ajusta a las necesidades de un sector -ya de por sí en desventaja- pues además de las limitaciones físicas o mentales, tienen que sobrevivir a las escuelas de atención especial que desaparecen y a una nueva realidad que no se adapta a sus necesidades por el uso de cubrebocas.

Rodrigo, un joven de 20 años, es uno de muchos que se han quedado sin recibir la atención del Taller de Educación especial San Pedro Claver. Este era un sitio que daba servicios a personas con capacidades diferentes y desde el pasado 17 de marzo, con la llegada de la contingencia sanitaria por Covid-19, interrumpió sus actividades presenciales. Quince días más tarde puso en marcha las sesiones virtuales, pero, al tener crisis financiera para sostener los pagos de los maestros y de las instalaciones, finalmente hace dos meses anunciço su cierre definitivo.

“Contábamos con asesorías en línea todos los días de 5 a 6 de la tarde por la plataforma Zoom, de acuerdo al grado que tuviera tu hijo, y la escuela estuvo muy al pendiente, te mandaban los ejercicios y actividades que podían hacer en casa”, afirma Adriana Mena Juárez, madre de Rodrigo.

Y es que, por desgracia, este es un sector que, aparte de no contar con el debido apoyo de las autoridades, tampoco se podrá adaptar fácilmente a la tan esperada “nueva normalidad”, ya que de acuerdo a Mena Juárez, las personas con capacidades diferentes no pueden hacer uso del cubrebocas por tres razones: asfixia, ya que muchos pueden quitárselo a falta de movilidad en su cuerpo; son más vulnerables, debido a que algunos de ellos tienen bajo el sistema inmunológico y no pueden guardar la sana distancia, porque forzosamente necesitan del contacto físico con otras personas para que los puedan ayudar y atender con sus necesidades.

Mientras muchas escuelas de este tipo cierran puertas, otras más estarán paradas en manera presencial por un buen tiempo, lo que también representa un problema para los papás de estas personas, pues otros, al igual que Adriana, usaban el horario de escuela para poder salir a trabajar y solventar los gastos en el hogar.

“Al menos el 80 por ciento de los que teníamos a nuestros hijos integrados en este colegio, somos padres que ocupábamos ese tiempo para poder trabajar. A Rubén me lo recibían desde las 8:15 am y lo recogíamos 1:30 pm y al menos contaba con ese horario para poder laborar, situación que ahora no me lo permite”, confiesa. En tanto, asegura que el cierre de este plantel y el hecho de que no haya un plan para cubrir las necesidades educativas de esta parte de la población, significa una gran complicación.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

CIERRE DE ESCUELAS

Luego de 35 años de dar atención a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales, el pasado mes de junio el Taller de Educación especial San Pedro Claver (que se ubicaba en la Avenida 21 poniente 3523, Belisario Domínguez) se vio en las des fortuna de cerrar puertas de manera definitiva debido a la falta de ingresos económicos para sostener sus gastos.

“Por este medio se les informa que a partir del próximo 1 de julio del año en curso el Taller de Educación especial San Pedro Claver AC dará por terminada la prestación de servicios educativos y de rehabilitación que actualmente tiene con su hijo, debido al cierre definitivo del plantel, agradecemos la confianza que nos brindaron durante este tiempo. Atentamente Margarita Núñez, directora de la institución”, se lee en el comunicado que se les hizo llegar a los padres de familia.

Esta era una asociación que contaba con un grupo de benefactores que siempre les apoyaban para la manutención de maestros, auxiliares y personal de intendencia, incluso sostenían becas para que algunos de los usuarios, que no contaran con los recursos económicos, tuviera la oportunidad de ingresar a un colegio así.

“Era sumamente completo porque daba toda la atención necesaria para este tipo de niños como: rehabilitación física, terapia ocupacional y tenían hasta alberca para hidroterapia, pero con el temblor del año ante pasado se cuarteó y ya no se restableció”, platicó la madre de Rubén.

El lugar prestaba servicio a personas de todas las edades, desde 3 hasta casi 50 años y estaban organizados por grupos de acuerdo a las capacidades y habilidades que tuvieran.

Finalmente, Adriana manifiesta que tanto ella, como otros papás que pertenecían a la institución, lejos de estar enojados, se encuentran muy agradecidos con la directora y todo el personal, ya que siempre estuvieron entregados por vocación al cuidado de este tipo de personas, en pro de toda la comunidad.

Local

Acusan a profesor BUAP de actos indebidos; autoridades investigan caso

El docente rechazó que se trate de algo impropio e informó que los movimiento se deben a complicaciones de salud

Estado

Incomunicados, se derrumba puente en Tulcingo de Valle tras fuertes lluvias

La estructura no soportó la corriente del agua del río de la zona

Estado

Raptan a menor, el pueblo los descubre y ahora amenazan con lincharlos

Presuntamente los sujetos pertenecen a una banda dedicada al secuestro en inmediaciones de Acajete y Amozoc

Sociedad

Fideicomiso Fuerza México ejerció 75% de fondos para reconstruir

Los recursos fueron donados por organismos empresariales, embajadas y particulares

Sociedad

Iglesias todavía esperan restauración tras sismos del 19S

El patrimonio histórico y cultural está entre lo más dañado y con más atrasos en su reconstrucción

Finanzas

Artesanos llevan sus productos a aparadores digitales

Más de 100 vendedores de artesanía se sumaron al comercio digital

Gossip

Lunay: del confinamiento a cantar en inglés

El puertorriqueño estrena el tema Relaciones, que grabó durante el confinamiento. Además de presentar Top Gone, su primera colaboración en otro idioma

Gossip

Sismo del 85, el ocaso de los centros nocturnos

Los sismos que colapsaron la ciudad hace 35 años detuvieron al espectáculo, Televisa Chapultepec, algunos cines y teatros se derrumbaron

Cine

Woody Allen rinde un homenaje al cine

Allen inaugura a la distancia el festival de San Sebastián con su película Rifkin’s Festival en la que hace un guiño a Luis Buñuel