/ miércoles 10 de marzo de 2021

Venció los pronósticos y le ganó la batalla a la Covid, así lo cuenta Alberto

Saber que fue un sobreviviente lo dejó muy sensible, no sólo en sus órganos y cuerpo, sino también en el aspecto emocional

Pese a sufrir diabetes e hipertensión, Alberto Torres Álvarez venció al Covid-19, enfermedad que lo llevó a permanecer intubado durante 15 días. El virus le elevó la glucosa a 600 mg, causándole un coma diabético que casi le cuesta la vida.

El pronóstico estaba en su contra. Con 70 años de edad y las características clínicas que presentaba, la vulnerabilidad era mayor. La Covid no cedió y atacó sus pulmones de manera severa en tan solo seis días.

Saber que fue un sobreviviente de esta pandemia, lo dejó muy sensible, no solo en sus órganos, sino también en el aspecto emocional. Librar una enfermedad que ha cobrado la vida de más de 9 mil poblanos, lo marcó para siempre. Constantemente, el dolor emocional lo invade provocando que por momentos se le quiebre la voz conforme relata su historia.

El originario del municipio de Tepeaca, vive a unas calles del santuario del Niño Doctor, una de las imágenes más veneradas del país, y a quien don Alberto le atribuye esta segunda oportunidad de vida. A pesar de su avivada fe, no dejó de lado su agradecimiento por los médicos que lo atendieron durante su batalla.

Recuerda que cuando lo dieron de alta del Hospital de Traumatología y Ortopedia, el día estaba lluvioso, pero para él, fue uno de los momentos más importantes de su vida. “Es como volver a nacer. Le imploré al Señor de los enfermos y le dije: nunca te he pedido nada, pero gracias por dejarme renacer después de tanto dolor. A pesar de que ese día las calles se habían inundado, yo veía todo muy bonito”, compartió sumamente conmovido.

“ME QUIERO MORIR”, PIDIÓ ANTE LOS DOLORES CAUSADOS POR LA ENFERMEDAD

Antes de vencer la enfermedad, el miedo se hizo presente en don Alberto. Cuando ingresó, le tocó ver a dos pacientes que habían fallecido a causa de la Covid y fue en ese momento que sus esperanzas de salir con vida se vinieron abajo. “Cuando ingresé, un señor de 48 años había fallecido, y a los minutos murió una jovencita. Cuando escuché eso pensé: me voy a morir, yo tengo 70 años”.

Antes de ser intubado estuvo cuatro días en observación. Estos fueron los momentos más estresantes para él, pues un minuto era como una eternidad. Conforme se prolongaba el tiempo se intensificaba el dolor pulmonar. Estar incomunicado de su esposa, la señora María Mercedes Ramales, abundó a su desesperación. “Cuando entras quedas completamente incomunicado (…) recuerdo que al cuarto día le dije al doctor, ya no aguanto, me quiero morir. Y ellos me dijeron, no señor, estamos aquí para curarlo”.

La ansiedad, el dolor torácico y la dificultad para respirar, le provocaron dolores insoportables que a la fecha no encuentra con qué compararlo. El sufrimiento era tal, que en ese momento pensó que la muerte sería mejor que aguantar la agonía.

Incluso, en reiteradas ocasiones pasó por su mente en escaparse del hospital, pero sus piernas apenas reaccionaban, sus brazos estaban intervenidos con agujas conectadas a sueros, su pecho estaba monitoreado por aparatos médicos, mientras que la mascarilla de oxígeno hacía lo propio para mantenerlo estable. En su delirio se imaginó corriendo afuera de la unidad. Posteriormente perdió el conocimiento.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

PENSÓ EN EMPEÑAR SU CASA PARA PAGAR LA HOSPITALIZACIÓN

Mientras esto sucedía, los ahorros que con esfuerzo había juntado con su esposa se acabaron al cabo de siete días. A las dos semanas de estar hospitalizado, la preocupación de la pareja ahora era económica. Y es que cuando Alberto recibió la noticia de que ya sería dado de alta, lo primero que pasó por su mente fue la deuda que había contraído.

“Después de la intubación tardé una semana en reaccionar. Los médicos me indicaron qué medicamentos que me iban a administrar, pero eran muy caros. Se compraron y los poquitos ahorros que tenía se me fueron. Yo le pregunté al doctor: ´oiga, cuánto debo de la hospitalización, seguramente han de ser varios miles de pesos, pero déjeme hablar con mi esposa para que empeñe la casa´. Pero cuando el doctor me dijo que no me iban a cobrar lo del hospital, ahí fue cuando sentí otro alivio”, recordó.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

A UN MES DE CUMPLIR UN AÑO MÁS DE VIDA

A pesar de su esfuerzo, el señor Alberto se quiebra en llanto al saber que estuvo a punto de no llegar a su cumpleaños número 71, sin embargo, las lágrimas de tristeza se convierten en sollozos de tener la fortuna de estar a unas semanas de abrazas un año más junto a su inseparable esposa.

“Me siento afortunado y agradecido con el Niño Doctor por no abandonarme. También es una oportunidad para decirle a la población que sean más responsable, porque esta es una enfermedad muy dolorosa y mortal. Cada que me acuerdo de lo que viví me pongo muy triste, pero gracias a Dios, me dio fortaleza para salir adelante. Y le pediría a la gente que por favor, no lo tome a la ligera y que recapacite para cuidarnos entre todos”, finalizó.

Pese a sufrir diabetes e hipertensión, Alberto Torres Álvarez venció al Covid-19, enfermedad que lo llevó a permanecer intubado durante 15 días. El virus le elevó la glucosa a 600 mg, causándole un coma diabético que casi le cuesta la vida.

El pronóstico estaba en su contra. Con 70 años de edad y las características clínicas que presentaba, la vulnerabilidad era mayor. La Covid no cedió y atacó sus pulmones de manera severa en tan solo seis días.

Saber que fue un sobreviviente de esta pandemia, lo dejó muy sensible, no solo en sus órganos, sino también en el aspecto emocional. Librar una enfermedad que ha cobrado la vida de más de 9 mil poblanos, lo marcó para siempre. Constantemente, el dolor emocional lo invade provocando que por momentos se le quiebre la voz conforme relata su historia.

El originario del municipio de Tepeaca, vive a unas calles del santuario del Niño Doctor, una de las imágenes más veneradas del país, y a quien don Alberto le atribuye esta segunda oportunidad de vida. A pesar de su avivada fe, no dejó de lado su agradecimiento por los médicos que lo atendieron durante su batalla.

Recuerda que cuando lo dieron de alta del Hospital de Traumatología y Ortopedia, el día estaba lluvioso, pero para él, fue uno de los momentos más importantes de su vida. “Es como volver a nacer. Le imploré al Señor de los enfermos y le dije: nunca te he pedido nada, pero gracias por dejarme renacer después de tanto dolor. A pesar de que ese día las calles se habían inundado, yo veía todo muy bonito”, compartió sumamente conmovido.

“ME QUIERO MORIR”, PIDIÓ ANTE LOS DOLORES CAUSADOS POR LA ENFERMEDAD

Antes de vencer la enfermedad, el miedo se hizo presente en don Alberto. Cuando ingresó, le tocó ver a dos pacientes que habían fallecido a causa de la Covid y fue en ese momento que sus esperanzas de salir con vida se vinieron abajo. “Cuando ingresé, un señor de 48 años había fallecido, y a los minutos murió una jovencita. Cuando escuché eso pensé: me voy a morir, yo tengo 70 años”.

Antes de ser intubado estuvo cuatro días en observación. Estos fueron los momentos más estresantes para él, pues un minuto era como una eternidad. Conforme se prolongaba el tiempo se intensificaba el dolor pulmonar. Estar incomunicado de su esposa, la señora María Mercedes Ramales, abundó a su desesperación. “Cuando entras quedas completamente incomunicado (…) recuerdo que al cuarto día le dije al doctor, ya no aguanto, me quiero morir. Y ellos me dijeron, no señor, estamos aquí para curarlo”.

La ansiedad, el dolor torácico y la dificultad para respirar, le provocaron dolores insoportables que a la fecha no encuentra con qué compararlo. El sufrimiento era tal, que en ese momento pensó que la muerte sería mejor que aguantar la agonía.

Incluso, en reiteradas ocasiones pasó por su mente en escaparse del hospital, pero sus piernas apenas reaccionaban, sus brazos estaban intervenidos con agujas conectadas a sueros, su pecho estaba monitoreado por aparatos médicos, mientras que la mascarilla de oxígeno hacía lo propio para mantenerlo estable. En su delirio se imaginó corriendo afuera de la unidad. Posteriormente perdió el conocimiento.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

PENSÓ EN EMPEÑAR SU CASA PARA PAGAR LA HOSPITALIZACIÓN

Mientras esto sucedía, los ahorros que con esfuerzo había juntado con su esposa se acabaron al cabo de siete días. A las dos semanas de estar hospitalizado, la preocupación de la pareja ahora era económica. Y es que cuando Alberto recibió la noticia de que ya sería dado de alta, lo primero que pasó por su mente fue la deuda que había contraído.

“Después de la intubación tardé una semana en reaccionar. Los médicos me indicaron qué medicamentos que me iban a administrar, pero eran muy caros. Se compraron y los poquitos ahorros que tenía se me fueron. Yo le pregunté al doctor: ´oiga, cuánto debo de la hospitalización, seguramente han de ser varios miles de pesos, pero déjeme hablar con mi esposa para que empeñe la casa´. Pero cuando el doctor me dijo que no me iban a cobrar lo del hospital, ahí fue cuando sentí otro alivio”, recordó.

Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

A UN MES DE CUMPLIR UN AÑO MÁS DE VIDA

A pesar de su esfuerzo, el señor Alberto se quiebra en llanto al saber que estuvo a punto de no llegar a su cumpleaños número 71, sin embargo, las lágrimas de tristeza se convierten en sollozos de tener la fortuna de estar a unas semanas de abrazas un año más junto a su inseparable esposa.

“Me siento afortunado y agradecido con el Niño Doctor por no abandonarme. También es una oportunidad para decirle a la población que sean más responsable, porque esta es una enfermedad muy dolorosa y mortal. Cada que me acuerdo de lo que viví me pongo muy triste, pero gracias a Dios, me dio fortaleza para salir adelante. Y le pediría a la gente que por favor, no lo tome a la ligera y que recapacite para cuidarnos entre todos”, finalizó.

Finanzas

Estas son las recompensas que BBVA dará a clientes tras falla en sistema

El banco BBVA anunció que el próximo 19 de septiembre recompensará los daños ocasionados a los usuarios

Local

Viviendas inundadas y decenas de familias afectadas, saldo de fuertes lluvias en Puebla

Fueron más de 20 viviendas de la zona sur de la capital poblana, en donde el personal de Protección Civil y Gestión Integral de Riesgos acudió para atender la problemática

Finanzas

"No pude retirar", Red de Santander se cae y así afectó a los poblanos

La compañía dio a conocer a través de redes sociales que tuvieron una intermitencia en las operaciones de tarjetas de débito

Gossip

Una pirámide Azteca busca ser el nuevo atractivo en Madrid gracias a Nacho Cano

Malinche tendrá una altura de 30 metros y una superficie de al menos 5,000 metros

Salud

Puebla pasa a color amarillo en el semáforo Covid federal

Cuatro estados de la república mexicana permanecen en verde, según el semáforo Covid federal

Local

Esto fue lo que la madre de Olimpia Coral dijo cuando vio su video sexual en internet

Olimpia Coral refiere que se lo mandaron a toda su familia y conocidos, la gente le decía: “estas quemadísima en las redes sociales"

Local

Elecciones BUAP, concluyen campañas aspirantes a la rectoría

Lilia Cedillo ofreció respeto mutuo con el gobierno del estado, lo que implica respetar la autonomía de la máxima casa de estudios.

Política

Enrique Alfaro y Cabeza de Vaca violaron la veda durante Consulta Popular: TEPJF

Los mandatarios estatales emitieron obras públicas a través de sus redes sociales

Finanzas

Clausuran Mr. Pampas de la Avenida Juárez en Puebla

El empresario y dueño del lugar lamentó que en medio de la pandemia se den este tipo de acciones arbitrarias