/ martes 23 de junio de 2020

Victoria salió de su casa con temor; su mente rememoró cuatros sismos devastadores

El más reciente fue el movimiento telúrico de 2017 cuando gran parte de la mixteca sufrió daños

La señora Victoria Eugenia de 69 años ha sido testigo de diferentes movimientos telúricos en la capital poblana. El sismo de esta mañana le recordó otros cuatro eventos muy similares, aunque a diferencia de aquellos años, esos fueron desastrosos.

“Me asusté un poco, pero ha habido otros que ¡que bárbaro!”, dijo Doña Eugenia en entrevista con El Sol de Puebla, luego del temblor de 7.5 registrado este lunes con epicentro en Crucecita, Huatulco en Oaxaca.

Este temblor sirvió para que esta señora que vive en una de las colonias más populares de la entidad, Anzures, recordara pasadas tragedias.

El 28 de julio de 1957 ocurrió uno de los sismos más fuertes en México. En la capital del país el movimiento de 7.7 provocó que el Ángel de la Independencia se cayera: un histórico y desbastador momento. El terremoto dejó 700 muertes y 2,500 víctimas.

“Estuvo muy fuerte y oír a mis papás que comentaron que se había caído el Ángel de la Independencia”, recordó nuestra entrevistada.

Pero, sin duda, lo que más le viene a la mente son los del 14 de marzo de 1979, conocido como el Terremoto de la Ibero.

“Ese fue espantoso. Vi el edificio de enfrente de mi casa (ubicada en la Colonia Anzures) quebrarse, se cayó la parte de adelante y los departamentos de hasta abajo sufrieron daños. La gente salió despavorida”.

Con dos hijos bajo el brazo, Doña Victoria no dudó en salirse a la calle y ver cómo todos corrían.

“Estaba la gente muy preocupada. Me pedían el teléfono para hablar y las líneas telefónicas estaban sin servicio”.

Con magnitud de 7.6 el sismo fue muy conocido por haber provocado el derrumbe de la Universidad Iberoamericana de la capital del país.

Y en el imaginario colectivo de los más jóvenes y en los recuerdos de los más grandes aún se mantiene con vida el terremoto del 19 de septiembre de 1985 qué horrorizó a la nación entera.

“Ese estuvo espantoso. En la televisión veía cómo se iban cayendo los edificios. Estaba con mis hijos, no habían ido todavía a la escuela. Se cayeron muchos edificios de gobierno”.

Con magnitud de 8.1 este ha sido el más devastador movimiento telúrico de México. El cual provocó la caída de varios edificios y más de 40 mil muertos.

Hace tres años, en Puebla los poblanos volvieron a sentir la fuerza de la naturaleza con el estrepitoso temblor de 19 de septiembre. Una fecha muy significativa y macabra para los mexicanos.

A las 13:14 horas el sismo de 7.1 sacudió a la capital y algunas localidades cercanas. La gente del Centro Histórico de la entidad, salieron de sus oficinas y trabajos.

Algunas casonas sufrieron daños en sus fachadas y muchas Iglesias sufrieron daos irreparables.

En Atzala, municipio mixteco de Puebla, perdieron la vida 12 personas, entre ellas cuatro menores de edad, que celebraban un bautizo cuando la cúpula del templo de Santiago Apóstol se vino abajo.

No sólo hubo pérdidas físicas, el daño está latente en las edificaciones que ya no están: como una iglesia del siglo XVII casi destruida, muros de inmuebles con cuarteaduras y fachadas marcadas con una X en color rojo que recuerda que estructuralmente tuvieron daños.

La señora Victoria Eugenia de 69 años ha sido testigo de diferentes movimientos telúricos en la capital poblana. El sismo de esta mañana le recordó otros cuatro eventos muy similares, aunque a diferencia de aquellos años, esos fueron desastrosos.

“Me asusté un poco, pero ha habido otros que ¡que bárbaro!”, dijo Doña Eugenia en entrevista con El Sol de Puebla, luego del temblor de 7.5 registrado este lunes con epicentro en Crucecita, Huatulco en Oaxaca.

Este temblor sirvió para que esta señora que vive en una de las colonias más populares de la entidad, Anzures, recordara pasadas tragedias.

El 28 de julio de 1957 ocurrió uno de los sismos más fuertes en México. En la capital del país el movimiento de 7.7 provocó que el Ángel de la Independencia se cayera: un histórico y desbastador momento. El terremoto dejó 700 muertes y 2,500 víctimas.

“Estuvo muy fuerte y oír a mis papás que comentaron que se había caído el Ángel de la Independencia”, recordó nuestra entrevistada.

Pero, sin duda, lo que más le viene a la mente son los del 14 de marzo de 1979, conocido como el Terremoto de la Ibero.

“Ese fue espantoso. Vi el edificio de enfrente de mi casa (ubicada en la Colonia Anzures) quebrarse, se cayó la parte de adelante y los departamentos de hasta abajo sufrieron daños. La gente salió despavorida”.

Con dos hijos bajo el brazo, Doña Victoria no dudó en salirse a la calle y ver cómo todos corrían.

“Estaba la gente muy preocupada. Me pedían el teléfono para hablar y las líneas telefónicas estaban sin servicio”.

Con magnitud de 7.6 el sismo fue muy conocido por haber provocado el derrumbe de la Universidad Iberoamericana de la capital del país.

Y en el imaginario colectivo de los más jóvenes y en los recuerdos de los más grandes aún se mantiene con vida el terremoto del 19 de septiembre de 1985 qué horrorizó a la nación entera.

“Ese estuvo espantoso. En la televisión veía cómo se iban cayendo los edificios. Estaba con mis hijos, no habían ido todavía a la escuela. Se cayeron muchos edificios de gobierno”.

Con magnitud de 8.1 este ha sido el más devastador movimiento telúrico de México. El cual provocó la caída de varios edificios y más de 40 mil muertos.

Hace tres años, en Puebla los poblanos volvieron a sentir la fuerza de la naturaleza con el estrepitoso temblor de 19 de septiembre. Una fecha muy significativa y macabra para los mexicanos.

A las 13:14 horas el sismo de 7.1 sacudió a la capital y algunas localidades cercanas. La gente del Centro Histórico de la entidad, salieron de sus oficinas y trabajos.

Algunas casonas sufrieron daños en sus fachadas y muchas Iglesias sufrieron daos irreparables.

En Atzala, municipio mixteco de Puebla, perdieron la vida 12 personas, entre ellas cuatro menores de edad, que celebraban un bautizo cuando la cúpula del templo de Santiago Apóstol se vino abajo.

No sólo hubo pérdidas físicas, el daño está latente en las edificaciones que ya no están: como una iglesia del siglo XVII casi destruida, muros de inmuebles con cuarteaduras y fachadas marcadas con una X en color rojo que recuerda que estructuralmente tuvieron daños.

Local

La capital poblana se pinta de blanco tras fuerte granizada

Las fuertes lluvias fueron provocadas por el frente frío número 22

Local

Sólo con unidad Acción Nacional logrará triunfos electorales: Díaz de Rivera

Igualmente afirmó que las puertas del partido están abiertas para los militantes que quieran trabajar en consolidar al PAN

Policiaca

Fatal accidente: Policía municipal derrapa su moto deportiva al final de la Recta a Cholula

El ahora occiso portaba una credencial de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado

Mundo

Se registra enfrentamiento entre migrantes y autoridades de Guatemala

Un contingente de 300 personas aproximadamente han intentado entrar por la fuerza a Guatemala, lo que provocó un fuerte enfrentamiento con autoridades migratorias

Virales

¡Servicio 5 estrellas! Taxista se viraliza por ofrecer traslados con mascotas

Tener animalitos y no contar con automóvil para muchas personas puede resultar un conflicto cuando se trata de trasladarse juntos

Futbol

La fortaleza de La Franja está en el equipo: Larcamón

Miguel Herrera no admitió la superioridad de La Franja y argumentó que tuvieron un "mal día"

Futbol

Club Puebla doma a Tigres en el Universitario, se impone 2-0

Un autogol de Carlos Salcedo y un tanto desde los 11 pasos de Pablo Parra bastaron para apagar El Volcán

Deportes

Retoma la charla entre campeones con olímpicos y figuras mundiales

A partir del 19 de enero y hasta el 23 de febrero campeones de la entidad compartirán sus experiencias

Deportes

Rayadas a la vista: Las campeonas se presentan en el Cuauhtémoc

Las regias estrenan la corona ante un Puebla con muchas dudas tras lo mostrado en la presentación