/ viernes 14 de junio de 2024

Muere Jean Succar Kuri: ¿Cuál es el vínculo del empresario con Puebla?

El empresario de origen libanés se encontraba preso en Cancún por pornografía infantil y corrupción de menores

La tarde de este viernes se dio a conocer la muerte del empresario libanés Jean Thouma Hannah Succar Kuri, conocido simplemente como Jean Succar Kuri, víctima de los efectos del cáncer de próstata, a la edad de 79 años, en el interior de un hospital particular en la ciudad de Cancún, en Quintana Roo, donde enfrentaba una condena por pornografía infantil y corrupción de menores.

Pero, aunque tanto su fallecimiento como su procedimiento legal los enfrentó en otra entidad federativa, su nombre tuvo grandes implicaciones en la política y por consiguiente en la historia de Puebla, al grado que hasta el momento hay quienes se encuentran pagando ante la justicia diversos cargos relacionados con este personaje, pero ¿qué vinculo tiene con Puebla?

➡️ Únete al canal de El Sol de Puebla en WhatsApp para no perderte la información más importante

¿Cuál es la relación de Jean Succar Kuri con Puebla?

La historia del empresario que esperaba una audiencia para poder seguir su proceso en prisión domiciliara llegó al reflector público en el 2004, aunque se remonta años atrás, pues fue en el año de 1985 que llegó a Cancún para iniciar con su vida empresarial con una tienda de souvenirs en el aeropuerto de aquel estado, hasta convertirse en dueño de 50 villas y de la operadora del Hotel Solymar.

Años después comenzó a tejer una red de prostitución, en la que incluso se encontraban involucrados empresarios y funcionarios públicos, siendo en el año 2004 cuando Succar Kuri fue detenido en Los Ángeles a petición de la Procuraduría General de la República (PGR), luego de que fueran interpuestas las primeras denuncias y que se publicara el libro “Los demonios del Edén”, en el cual la periodista Lydia Cacho recopiló las declaraciones de las víctimas.

Aunque el empresario poco o nada tenía que ver con Puebla, dentro de este libro figuraba el nombre de Kamel Nacif, quien sí contaba con negocios textileros en suelo poblano, por lo que, tras darse a conocer el caso, este sujeto, que también es de origen libanés, recurrió a sus influencias con el entonces gobernador poblano, Mario Marín Torres, para intimidar a la también escritora.

Tal fue la presión que buscaron ejercer sobre Cacho que elementos de la policía ministerial poblana se trasladaron hasta Quintana Roo para detenerla y trasladarla a la Angelópolis, con la intención de iniciarle un procedimiento por difamación, mientras que en 2005 a Succar Kuri le fue negado un amparo en busca de descongelar sus cuentas bancarias, continuando su proceso.

Pese a ser liberada, Cacho Riveiro continuó siendo asediada con procesos judiciales, mientras que el caso del empresario avanzó hasta que en el año 2011 fue sentenciado a de 13 años, un mes y 15 días de prisión junto con una multa equivalente a 800 mil 830 pesos, pero tras ser apelada la sentencia se le condenó a 112 años de prisión, reduciendo la pena tiempo después a sólo 94.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Finalmente, las investigaciones siguieron para el resto de los involucrados en el caso, hasta el punto que actualmente tanto el exmandatario poblano como otros funcionarios ministeriales que ejecutaron las agresiones contra la periodista Lydia Cacho se encuentran en prisión por el delito de tortura, mientras que el empresario Kamel Nacif se encuentra prófugo de la justicia.

La tarde de este viernes se dio a conocer la muerte del empresario libanés Jean Thouma Hannah Succar Kuri, conocido simplemente como Jean Succar Kuri, víctima de los efectos del cáncer de próstata, a la edad de 79 años, en el interior de un hospital particular en la ciudad de Cancún, en Quintana Roo, donde enfrentaba una condena por pornografía infantil y corrupción de menores.

Pero, aunque tanto su fallecimiento como su procedimiento legal los enfrentó en otra entidad federativa, su nombre tuvo grandes implicaciones en la política y por consiguiente en la historia de Puebla, al grado que hasta el momento hay quienes se encuentran pagando ante la justicia diversos cargos relacionados con este personaje, pero ¿qué vinculo tiene con Puebla?

➡️ Únete al canal de El Sol de Puebla en WhatsApp para no perderte la información más importante

¿Cuál es la relación de Jean Succar Kuri con Puebla?

La historia del empresario que esperaba una audiencia para poder seguir su proceso en prisión domiciliara llegó al reflector público en el 2004, aunque se remonta años atrás, pues fue en el año de 1985 que llegó a Cancún para iniciar con su vida empresarial con una tienda de souvenirs en el aeropuerto de aquel estado, hasta convertirse en dueño de 50 villas y de la operadora del Hotel Solymar.

Años después comenzó a tejer una red de prostitución, en la que incluso se encontraban involucrados empresarios y funcionarios públicos, siendo en el año 2004 cuando Succar Kuri fue detenido en Los Ángeles a petición de la Procuraduría General de la República (PGR), luego de que fueran interpuestas las primeras denuncias y que se publicara el libro “Los demonios del Edén”, en el cual la periodista Lydia Cacho recopiló las declaraciones de las víctimas.

Aunque el empresario poco o nada tenía que ver con Puebla, dentro de este libro figuraba el nombre de Kamel Nacif, quien sí contaba con negocios textileros en suelo poblano, por lo que, tras darse a conocer el caso, este sujeto, que también es de origen libanés, recurrió a sus influencias con el entonces gobernador poblano, Mario Marín Torres, para intimidar a la también escritora.

Tal fue la presión que buscaron ejercer sobre Cacho que elementos de la policía ministerial poblana se trasladaron hasta Quintana Roo para detenerla y trasladarla a la Angelópolis, con la intención de iniciarle un procedimiento por difamación, mientras que en 2005 a Succar Kuri le fue negado un amparo en busca de descongelar sus cuentas bancarias, continuando su proceso.

Pese a ser liberada, Cacho Riveiro continuó siendo asediada con procesos judiciales, mientras que el caso del empresario avanzó hasta que en el año 2011 fue sentenciado a de 13 años, un mes y 15 días de prisión junto con una multa equivalente a 800 mil 830 pesos, pero tras ser apelada la sentencia se le condenó a 112 años de prisión, reduciendo la pena tiempo después a sólo 94.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Finalmente, las investigaciones siguieron para el resto de los involucrados en el caso, hasta el punto que actualmente tanto el exmandatario poblano como otros funcionarios ministeriales que ejecutaron las agresiones contra la periodista Lydia Cacho se encuentran en prisión por el delito de tortura, mientras que el empresario Kamel Nacif se encuentra prófugo de la justicia.

Local

¿Que rutas del transporte público te llevan a la Central Camionera del Sur? Te decimos

Para llegar desde el transporte público, hay varias opciones, una de ellas es tomar la Línea 2 de RUTA

Local

Conflicto entre Ayuntamiento de Tecamachalco y cementera Cruz Azul por pago de impuestos

El secretario explicó que la empresa ha cumplido con todas sus obligaciones en el municipio de Palmar de Bravo

Policiaca

Seis muertos, entre ellos dos menores de edad, deja accidente en Coronango

Un conductor de transporte de personal de la Volkswagen perdió el control e impactó contra un automóvil particular en el que viajaba una familia de seis integrantes

Local

Puebla registró seis mil llamadas de emergencia por violencia de género

En los primeros cinco meses de este año se registró un crecimiento del 13.8 por ciento

Policiaca

Hallan cadáver flotando en la laguna de Aljojuca

De acuerdo con los reportes policiales, el varón respondería al nombre de Marcos M, quien fue visto por última vez al salir de la estación de autobuses en Ciudad Serdán

Virales

Cambia su carrera de veterinaria por la albañilería: 'necesitaba un trabajo donde fuera feliz'

La joven se ha convertido en el ejemplo vivo de que en múltiples ocasiones se debe seguir lo que el corazón mande