/ miércoles 11 de octubre de 2017

Padres de Karina revelan el dolor y detalles del asesinato de su hija

La fotografía de Karina Quiroz Nolasco permanece protegida enlos brazos de Gabriela y José, sus padres, quienes este martes laenterraron. La estudiante de 21 años era la menor de sus hijos,también su orgullo y el ejemplo de sus hermanos, pero fueasesinada el 16 de septiembre y su cuerpo fue hallado el 3 deoctubre en un sembradío a menos de 100 metros de su casa en lacomunidad Concepción Enyege, municipio de Ixtlahuaca.

Gabriela Nolasco, un día después de dar sepultura a Karina,aún no puede contener el llanto al recordar los 17 días quesoportó la ausencia de su hija, sin saber si estaba viva o muerta.Se hizo activista, pegó fotos en toda plaza y calle, de unmunicipio a otro, gastó una y otra vez su saliva en preguntar ysecó sus lágrimas cuantas veces pudo, buscó en los lugares másrecónditos, pero al final la noticia le estremeció cuando supoque el cuerpo de su hija había estado todo ese tiempo a menos de100 metros de su casa.

"Unos vecinos vinieron a tocar la puerta y me dijeron: señora,estábamos midiendo unos terrenos y por ahí tengo entendido queusted anda buscando a su hija; encontramos un cuerpo y creo podríaser ella, yo cuando fui, sin verla, sólo miré su ropa, les dijeque sí era mi hija, en ese momento sentí que se me desvaneció elcuerpo", describe Gabriela soltando el llanto, sobre los momentosen que supo del hallazgo de Karina en el terreno de milpas que dahasta una brecha en terracería, y el que la joven estudiantecaminaba cada fin de semana cuando regresaba de la escuela.

Las horas de angustia por Karina

El pasado sábado 16 de septiembre, Karina se había levantadotemprano, planchó su falda y camisón, lustró bien sus zapatosnegros y el saco azul marino de su uniforme, para luego tomar undesayuno ligero y salir del cuarto de la casa donde se quedaba consu madre durante la semana en Toluca, en la casa donde ella hacíaservicio doméstico.

Ataviada con su uniforme, tomó camino al desfile por el Día dela Independencia en el que participaría con su escuela frente a laPlaza de los Mártires de Toluca. Las horas siguientes, ya no sesupo de ella.

Se despidió de Gabriela, con la frase habitual: "Mamita, ya mevoy", recuenta la mujer.

"Ella regresó al cuartito donde nos quedábamos, fue a recogersus libretas, su bolso, sus cosméticos y todas sus cosaspersonales que traía, también fue al banco y sacó cincuentapesos para venirse para acá (al pueblo de la Concepción)", deduceGabriela sobre las horas previas al homicidio de su hija.

Eran alrededor de las 14:00 horas del día 16 de septiembre,cuando Karina habría tomado camino a Ixtlahuaca, luego abordóun taxi colectivo que la dejó a las afueras de La Conchita. Peronunca llegaría a su casa.

Gabriela, en su preocupación como madre, al salir de trabajar yobservar que su hija no estaba, comenzó con las llamadas alteléfono, pero no hubo respuesta. El teléfono le indicabaocupado: “Una de las niñas que cuido, me decía, no se desesperedoña Gaby, insista; yo marcaba pero siempre escuchaba que elnúmero estaba ocupado”. Siete palabras que Gabriela escuchórepetirse desde el número de su hija las siguientes 24 horas.

"Yo no desconfié de mi hija, porque ella no tenía un horariofijo de llegar, porque carecía de las cosas para hacer su tarea ytenía que ir a un ciber siempre, y yo confiada me dije a mímisma: se quedó a hacer su tarea”, analiza Gaby, aunque en supresentimiento de madre, temía que su hija no estaba con bien.

En su desconocimiento por no saber qué hacer, dejó pasar lashoras y es hasta el domingo 17 de septiembre, durante la noche, conayuda de una profesora de su hija, acude a la FiscalíaEspecializada de la Mujer de Toluca, para iniciar una denuncia porla desaparición.

“Llegué al Centro de Justicia para la Mujer y les dije: vengoa denunciar que mi hija ha desaparecido, y me dice el licenciadoque me atendió, no se preocupe, probablemente está con el novio;le contesté que no”, reveló del trato que le dieron en laFiscalía.

Gabriela acudió a la escuela de Karina, ubicada enZinacantepec, donde pidió datos con sus compañeros. La respuestafue la misma, que Karinase había ido desde el sábado 16 aIxtlahuaca.

En la base de taxis que la joven usó para llegar a su pueblo,Gabriela encontró pocas respuestas, sólo alguna esperanza de unchofer que le señaló haberla visto abordar. No hubo más y laangustia creció en los siguientes días.

Puedes leer la historia completa en El Sol de Toluca

La fotografía de Karina Quiroz Nolasco permanece protegida enlos brazos de Gabriela y José, sus padres, quienes este martes laenterraron. La estudiante de 21 años era la menor de sus hijos,también su orgullo y el ejemplo de sus hermanos, pero fueasesinada el 16 de septiembre y su cuerpo fue hallado el 3 deoctubre en un sembradío a menos de 100 metros de su casa en lacomunidad Concepción Enyege, municipio de Ixtlahuaca.

Gabriela Nolasco, un día después de dar sepultura a Karina,aún no puede contener el llanto al recordar los 17 días quesoportó la ausencia de su hija, sin saber si estaba viva o muerta.Se hizo activista, pegó fotos en toda plaza y calle, de unmunicipio a otro, gastó una y otra vez su saliva en preguntar ysecó sus lágrimas cuantas veces pudo, buscó en los lugares másrecónditos, pero al final la noticia le estremeció cuando supoque el cuerpo de su hija había estado todo ese tiempo a menos de100 metros de su casa.

"Unos vecinos vinieron a tocar la puerta y me dijeron: señora,estábamos midiendo unos terrenos y por ahí tengo entendido queusted anda buscando a su hija; encontramos un cuerpo y creo podríaser ella, yo cuando fui, sin verla, sólo miré su ropa, les dijeque sí era mi hija, en ese momento sentí que se me desvaneció elcuerpo", describe Gabriela soltando el llanto, sobre los momentosen que supo del hallazgo de Karina en el terreno de milpas que dahasta una brecha en terracería, y el que la joven estudiantecaminaba cada fin de semana cuando regresaba de la escuela.

Las horas de angustia por Karina

El pasado sábado 16 de septiembre, Karina se había levantadotemprano, planchó su falda y camisón, lustró bien sus zapatosnegros y el saco azul marino de su uniforme, para luego tomar undesayuno ligero y salir del cuarto de la casa donde se quedaba consu madre durante la semana en Toluca, en la casa donde ella hacíaservicio doméstico.

Ataviada con su uniforme, tomó camino al desfile por el Día dela Independencia en el que participaría con su escuela frente a laPlaza de los Mártires de Toluca. Las horas siguientes, ya no sesupo de ella.

Se despidió de Gabriela, con la frase habitual: "Mamita, ya mevoy", recuenta la mujer.

"Ella regresó al cuartito donde nos quedábamos, fue a recogersus libretas, su bolso, sus cosméticos y todas sus cosaspersonales que traía, también fue al banco y sacó cincuentapesos para venirse para acá (al pueblo de la Concepción)", deduceGabriela sobre las horas previas al homicidio de su hija.

Eran alrededor de las 14:00 horas del día 16 de septiembre,cuando Karina habría tomado camino a Ixtlahuaca, luego abordóun taxi colectivo que la dejó a las afueras de La Conchita. Peronunca llegaría a su casa.

Gabriela, en su preocupación como madre, al salir de trabajar yobservar que su hija no estaba, comenzó con las llamadas alteléfono, pero no hubo respuesta. El teléfono le indicabaocupado: “Una de las niñas que cuido, me decía, no se desesperedoña Gaby, insista; yo marcaba pero siempre escuchaba que elnúmero estaba ocupado”. Siete palabras que Gabriela escuchórepetirse desde el número de su hija las siguientes 24 horas.

"Yo no desconfié de mi hija, porque ella no tenía un horariofijo de llegar, porque carecía de las cosas para hacer su tarea ytenía que ir a un ciber siempre, y yo confiada me dije a mímisma: se quedó a hacer su tarea”, analiza Gaby, aunque en supresentimiento de madre, temía que su hija no estaba con bien.

En su desconocimiento por no saber qué hacer, dejó pasar lashoras y es hasta el domingo 17 de septiembre, durante la noche, conayuda de una profesora de su hija, acude a la FiscalíaEspecializada de la Mujer de Toluca, para iniciar una denuncia porla desaparición.

“Llegué al Centro de Justicia para la Mujer y les dije: vengoa denunciar que mi hija ha desaparecido, y me dice el licenciadoque me atendió, no se preocupe, probablemente está con el novio;le contesté que no”, reveló del trato que le dieron en laFiscalía.

Gabriela acudió a la escuela de Karina, ubicada enZinacantepec, donde pidió datos con sus compañeros. La respuestafue la misma, que Karinase había ido desde el sábado 16 aIxtlahuaca.

En la base de taxis que la joven usó para llegar a su pueblo,Gabriela encontró pocas respuestas, sólo alguna esperanza de unchofer que le señaló haberla visto abordar. No hubo más y laangustia creció en los siguientes días.

Puedes leer la historia completa en El Sol de Toluca

Local

Derecho de Alumbrado Público se ha pagado desde hace décadas, defiende alcalde

Eduardo Rivera aseveró que no es un impuesto más, sino un concepto que se ha pagado con anterioridad

Estado

Ya suman siete fallecidos por explosión de polvorín en Felipe Ángeles

El cuerpo sin vida de un hombre fue encontrado hoy durante los trabajos de remoción de escombros

Local

Morena crea frente contra impuesto por alumbrado público

Aristóteles Belmont dijo que los Ayuntamientos gobernados por Morena deberán abstenerse de cobrar este derecho

Policiaca

Persecución que inició en Tlaxcala termina con un detenido en San Martín

La situación se originó tras el robo de cinco vehículos en el municipio de Apizaco, Tlaxcala

Deportes

Pericos va por el gran título a Monclova tras dos victorias en el Serdán

La escuadra verde colocó contra el paredón a los Acereros en la final de la Liga Invernal Mexicana; hoy reanudan en casa del campeón norteño

Estado

Tehuacán solicitará apoyo de la Guardia Nacional para reforzar seguridad

El apoyo se pedirá para que puedan implementar operativos en el exterior de las zonas bancarias

Doble Vía

Esposo de Galilea Montijo rinde protesta como diputado gracias a legislador poblano

Fernando Reina gozará de fuero constitucional, en medio la polémica al ser vinculado con Víctor Álvarez Puga, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero

Local

Fiscalía de Puebla, en último lugar en evaluación nacional

La Fiscalía de Puebla reporta el mayor número de impunidad en homicidios dolosos con un 96.6% de casos donde no hubo castigo

Gossip

Ingrid Coronado denunció a Charly y a Gustavo Adolfo Infante

A través del escrito, Coronado reveló los motivos por los que emprendió una demanda en contra de ambos personajes