/ viernes 5 de marzo de 2021

Tania contrae Covid-19 por segunda ocasión en menos de un año

Tania Castillo, una de las primeras mexicanas en contagiarse en marzo del año pasado, nuevamente presentó los síntomas de la enfermedad al ayudar a su vecino de 75 años que requirió hospitalización

“No me importa haberme contagiado de nuevo si Juan Carlos sobrevivió”, dice Tania Castillo, quien se volvió a contagiar del virus que provoca Covid-19.

Una noche de enero de este año, su vecino con el que poco convive se fue agravando. Llevaba cuatro días con síntomas. Sus 75 años, y las enfermedades de su edad, jugaban en su contra. Tenía 87 de oxigenación y Tania decidió ayudarlo.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Subieron a su auto y recorrieron el sur de la ciudad, hospital por hospital, en busca de un lugar para que lo atendieran. En ningún lugar lo recibieron y lo regresaron a su casa.

La experiencia de haber sido de las primeras contagiadas con Covid-19 en marzo del año pasado, hizo a Tania a actuar con conocimiento. Le aplicó oxígeno y esperaron a que fuera de madrugada para volver a salir a buscar un lugar en dónde internarlo.

A las cinco de la mañana otro vecino y ella acudieron a ver a Juan Carlos. Estaba en su cama, tembloroso y con una oxigenación de 53. Ya no podían esperar y volvieron a salir a la calle con él. Se dirigieron a la clínica 32 del IMSS y ahí lo recibieron con 70 de oxigenación gracias al tanque que le brindaba ayuda.

“Que no se me vaya a morir. No podía pensar nada más. Su vida estaba al filo de la navaja, él estaba muy mal”. La situación de Juan Carlos hacían recordar a Tania las horas en las que Martha, su mamá, enfermó de gravedad en marzo del año pasado. Al ser de las primeras pacientes en México, lo médicos no supieron cómo atenderla y como consecuencia se convirtió en la primera mexicana en perder la vida por Covid.

Martha, su esposo, su hijo y su nuera habían viajado a Europa a inicios de febrero de 2020 y en medio del confinamiento en Italia ellos quedaron atrapados en un hotel. Luego salieron rumbo a España y de esa forma pudieron regresar a México. Los cuatro presentaron síntomas de Covid, pero Martha fue la única que perdió la vida.

En aquellos días, once integrantes de la familia se contagiaron y fueron hospitalizados, Tania fue una de ellas.

Tras el golpe familiar, Tania se unió a un grupo de apoyo conformado por médicos, trabajadoras sociales y amigos que tienen como misión ayudar a otras familias que se contagian, y con ayuda de celulares brindar orientación para seguir un tratamiento de atención temprana.

Una semana después de que Tania ayudó a Juan Carlos, ella se preparó para iniciar su sesión de canto, la terapia que le recomendaron para recuperar sus cuerdas vocales lastimadas por Covid.

Notó que se encontraba afónica. De inmediato fue al baño y observó que también tenía los ojos rojos. “Tengo Covid, fue lo primer que prensé. No me espanté, pero no podía creerlo. Dije: No puede ser, no puede ser posible. Respiré y dije: pues va de nuevo y que sea sin miedo”.

Con los síntomas del virus de nuevo en su cuerpo, pero de forma leve, trató de animarse. “Lo que me pregunte fue: y eso de la inmunidad, acaso no la adquirí”.

Después de vivir con Covid en dos ocasiones, Tania cree que tiene una condición que la hace susceptible al virus. “Tengo mucho miedo a recontagiarme. Creo que yo tengo mucha facilidad de adquirir el virus, que mi cuerpo se contagia fácilmente. Pero ya aprendí a que no me puedo sentir triste, ni sentir miedo, además de ser más disciplinada con la alimentación, más nutritiva y hacer ejercicio”.

El recuerdo de su mamá fallecida hace casi un año es lo que la mueve a tratar de ayudar a otras personas. “Eso me hace sentir reconfortada, no estar triste ni seguir pensando en esa situación dolorosa. Me da fortaleza el ayudar a otros”.

Perdió la cuenta de cuántas personas ayudaron en su grupo de apoyo entre el mes de noviembre y hasta el cierre de enero.

“Lo más difícil fue conseguir oxígeno, la dificultad de encontrar un lugar en los hospitales y lo de los traslados interminables. Por fortuna ninguno de ellos falleció, los acompañamos para orientarlos a que lleven una alimentación rica en nutrientes, tres veces al día, con la ingesta adicional de vitaminas y con la posibilidad de decirles cuándo es momento de aplicar oxígeno o de asistir al hospital”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

“No me importa haberme contagiado de nuevo si Juan Carlos sobrevivió”, dice Tania Castillo, quien se volvió a contagiar del virus que provoca Covid-19.

Una noche de enero de este año, su vecino con el que poco convive se fue agravando. Llevaba cuatro días con síntomas. Sus 75 años, y las enfermedades de su edad, jugaban en su contra. Tenía 87 de oxigenación y Tania decidió ayudarlo.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Subieron a su auto y recorrieron el sur de la ciudad, hospital por hospital, en busca de un lugar para que lo atendieran. En ningún lugar lo recibieron y lo regresaron a su casa.

La experiencia de haber sido de las primeras contagiadas con Covid-19 en marzo del año pasado, hizo a Tania a actuar con conocimiento. Le aplicó oxígeno y esperaron a que fuera de madrugada para volver a salir a buscar un lugar en dónde internarlo.

A las cinco de la mañana otro vecino y ella acudieron a ver a Juan Carlos. Estaba en su cama, tembloroso y con una oxigenación de 53. Ya no podían esperar y volvieron a salir a la calle con él. Se dirigieron a la clínica 32 del IMSS y ahí lo recibieron con 70 de oxigenación gracias al tanque que le brindaba ayuda.

“Que no se me vaya a morir. No podía pensar nada más. Su vida estaba al filo de la navaja, él estaba muy mal”. La situación de Juan Carlos hacían recordar a Tania las horas en las que Martha, su mamá, enfermó de gravedad en marzo del año pasado. Al ser de las primeras pacientes en México, lo médicos no supieron cómo atenderla y como consecuencia se convirtió en la primera mexicana en perder la vida por Covid.

Martha, su esposo, su hijo y su nuera habían viajado a Europa a inicios de febrero de 2020 y en medio del confinamiento en Italia ellos quedaron atrapados en un hotel. Luego salieron rumbo a España y de esa forma pudieron regresar a México. Los cuatro presentaron síntomas de Covid, pero Martha fue la única que perdió la vida.

En aquellos días, once integrantes de la familia se contagiaron y fueron hospitalizados, Tania fue una de ellas.

Tras el golpe familiar, Tania se unió a un grupo de apoyo conformado por médicos, trabajadoras sociales y amigos que tienen como misión ayudar a otras familias que se contagian, y con ayuda de celulares brindar orientación para seguir un tratamiento de atención temprana.

Una semana después de que Tania ayudó a Juan Carlos, ella se preparó para iniciar su sesión de canto, la terapia que le recomendaron para recuperar sus cuerdas vocales lastimadas por Covid.

Notó que se encontraba afónica. De inmediato fue al baño y observó que también tenía los ojos rojos. “Tengo Covid, fue lo primer que prensé. No me espanté, pero no podía creerlo. Dije: No puede ser, no puede ser posible. Respiré y dije: pues va de nuevo y que sea sin miedo”.

Con los síntomas del virus de nuevo en su cuerpo, pero de forma leve, trató de animarse. “Lo que me pregunte fue: y eso de la inmunidad, acaso no la adquirí”.

Después de vivir con Covid en dos ocasiones, Tania cree que tiene una condición que la hace susceptible al virus. “Tengo mucho miedo a recontagiarme. Creo que yo tengo mucha facilidad de adquirir el virus, que mi cuerpo se contagia fácilmente. Pero ya aprendí a que no me puedo sentir triste, ni sentir miedo, además de ser más disciplinada con la alimentación, más nutritiva y hacer ejercicio”.

El recuerdo de su mamá fallecida hace casi un año es lo que la mueve a tratar de ayudar a otras personas. “Eso me hace sentir reconfortada, no estar triste ni seguir pensando en esa situación dolorosa. Me da fortaleza el ayudar a otros”.

Perdió la cuenta de cuántas personas ayudaron en su grupo de apoyo entre el mes de noviembre y hasta el cierre de enero.

“Lo más difícil fue conseguir oxígeno, la dificultad de encontrar un lugar en los hospitales y lo de los traslados interminables. Por fortuna ninguno de ellos falleció, los acompañamos para orientarlos a que lleven una alimentación rica en nutrientes, tres veces al día, con la ingesta adicional de vitaminas y con la posibilidad de decirles cuándo es momento de aplicar oxígeno o de asistir al hospital”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Policiaca

Infanticidio en Chignahuapan, mujer asesina a dos menores de edad

Trascendió que una discusión con el padre de los niños desató el crimen

Cultura

Barrio de El Alto, el sitio que fue testigo de la fundación de Puebla | Los tiempos idos

La Plazuela, ubicada entre la 14 Oriente y 14 Norte, ha sido el corazón del barrio durante varios siglos

Policiaca

Entre plástico encuentran cráneo humano en Huauchinango

Vecinos alertaron a las autoridades sobre malos olores que despedía el envoltorio

Estado

Niño de cinco años sufre quemaduras en el 50% de su cuerpo tras descarga eléctrica

El menor de edad fue trasladado al Hospital del Niño Poblano para ser atendido

Policiaca

Lo detienen tras golpear a su esposa en Barranca Honda

El presunto agresor tenía una escopeta y algunas dosis de enervantes

Mundo

Brasil tendrá un nuevo Cristo gigante, más alto que el de Rio

Esta semana fueron erigidos los brazos y la cabeza de la estatua, cuya construcción se inició en 2019 en Encantado, Rio Grande del Sur

Local

Movilidad en Puebla fue 20% mayor en diciembre: Waze

En contraste Guadalajara y Monterrey redujeron hasta 77% sus niveles de tráfico

Local

Pide MC instalar mesa de seguridad al gobierno de Puebla ante elecciones

Ello ante la presencia de grupos criminales en algunos puntos del estado