/ viernes 6 de noviembre de 2020

Librería francesa Shakespeare and Company, en terapia intensiva

La librería Sahkespeare And Company, una de las más emblemáticas de París, sufre por la falta de turismo

PARIS. En el París de la pandemia, las librerías también entran en cuidados intensivos. Es el caso de la mítica Shakespeare and Company, paradigma de las letras anglófonas y templo de los amantes de la literatura, que ha debido lanzar una petición de ayuda a sus seguidores alertando de su situación.

Con una caída de las ventas de 80 por ciento este año y tras la imposición de un nuevo confinamiento en Francia por la pandemia, envió un mensaje a sus clientes para avisar de que su futuro en este fatídico año no estaba nada claro.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La respuesta, según indica en una entrevista a EFE su copropietario David Delannet, ha sido "una ola de amor".

"Es tan bueno tener algo positivo en este contexto. Durante el confinamiento lo normal hubiera sido recibir unos quince, veinte o treinta pedidos por internet, ahora tenemos más de cien diarios y algún día más de mil", explica desde la librería.

En total han recibido cerca de cinco mil pedidos en poco menos de una semana, según Delannet, casado con la estadounidense Sylvia Whitman, hija del fundador de la tienda, George Whitman.

Whitman abrió la librería en 1951 y la bautizó así en honor al establecimiento independiente que la estadounidense Sylvia Beach dirigió entre 1919 y 1941 también en la capital francesa y que sirvió de punto de encuentro y trampolín a escritores como Hemingway, Fitzgerald o Joyce.

En los 60 la transformó en una especie de comuna de jóvenes escritores y desde entonces han dormido en ella más de 30 mil aspirantes de todo el mundo.

Pero hace meses que esta esquina del barrio latino, frente al río Sena y la catedral de Notre Dame, no muestra su habitual trasiego. Ya no hay turistas, ni curiosos, ni esos estudiantes con aires bohemios que se acercan con adoración para enconmendarse a sus ídolos.

El problema, advierte Delannet, no va a solucionarse con este pico de ventas, que sólo ayudará a reforzar las cifras de este mes pero no a superar la tormenta.

Si las librerías francesas consiguen, como reclaman desde hace una semana, ser consideradas comercios esenciales y reabrir durante el confinamiento, que finaliza en diciembre, la situación de Shakespeare no cambiará mucho pues su público es principalmente turístico y ha perdido de momento 70 por ciento de su clientela.

EL RIESGO NO ACABA

"Si en 2021 seguimos sin vacuna, con las fronteras cerradas y sin poder viajar, vamos a estar en las mismas", dice Delannet.

Asumen que quienes ahora han hecho un esfuerzo por ellos no pueden comprar un libro cada semana y, aunque podrán acogerse a las ayudas gubernamentales, el respaldo estatal es menor, porque su sector no es considerado esencial.

"No quiero que parezca que nuestro destino es grave, hay gente que está en mayor dificultad, pero este es un sitio emblemático de París y tenemos la responsabilidad de conseguir que sobreviva.

Confío en que lo haremos, pero no sé de qué manera", explica.

Tras una década marcada por la expansión del negocio y que ha permitido ampliar la librería y cumplir uno de los sueños de Whitman al abrir una cafetería, Shakespeare prepara ahora un plan de rescate para no salir raquítica de la contingencia sanitaria.

"Estamos poniendo en marcha una comunidad que se llamará 'Los amigos de Shakespeare and Company' para que además de hacer pedidos por internet nuestros amigos puedan acceder a un contenido exclusivo en internet con entrevistas, intervenciones de artistas y clubs de lectura durante 2021. Lo estamos estudiando", dice Delannet.

Mientras readaptan su organización para afrontar la tromba de pedidos, batallan con las autoridades locales para que reconozcan su situación como puente entre la cultura y el turismo, dos de los sectores más dañados por la pandemia.

Tienen detrás buenos amigos dispuestos a pelear como ellos, como los artistas Neil Gaiman y Dave Eggers, que han prometido retratar a quienes hagan compras superiores a 500 euros en la web del local, o el expresidente François Hollande, que el martes pasó a visitarlos y prometió presentar su caso al Ministerio de Economía.

En paralelo, Whitman y Delannet llevan su caso ante el Ayuntamiento, doblan los esfuerzos para vender por internet y reflexionan sobre la creación de una asociación que permita perennizar la librería y que los futuros donantes tengan alguna ventaja fiscal.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


PARIS. En el París de la pandemia, las librerías también entran en cuidados intensivos. Es el caso de la mítica Shakespeare and Company, paradigma de las letras anglófonas y templo de los amantes de la literatura, que ha debido lanzar una petición de ayuda a sus seguidores alertando de su situación.

Con una caída de las ventas de 80 por ciento este año y tras la imposición de un nuevo confinamiento en Francia por la pandemia, envió un mensaje a sus clientes para avisar de que su futuro en este fatídico año no estaba nada claro.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La respuesta, según indica en una entrevista a EFE su copropietario David Delannet, ha sido "una ola de amor".

"Es tan bueno tener algo positivo en este contexto. Durante el confinamiento lo normal hubiera sido recibir unos quince, veinte o treinta pedidos por internet, ahora tenemos más de cien diarios y algún día más de mil", explica desde la librería.

En total han recibido cerca de cinco mil pedidos en poco menos de una semana, según Delannet, casado con la estadounidense Sylvia Whitman, hija del fundador de la tienda, George Whitman.

Whitman abrió la librería en 1951 y la bautizó así en honor al establecimiento independiente que la estadounidense Sylvia Beach dirigió entre 1919 y 1941 también en la capital francesa y que sirvió de punto de encuentro y trampolín a escritores como Hemingway, Fitzgerald o Joyce.

En los 60 la transformó en una especie de comuna de jóvenes escritores y desde entonces han dormido en ella más de 30 mil aspirantes de todo el mundo.

Pero hace meses que esta esquina del barrio latino, frente al río Sena y la catedral de Notre Dame, no muestra su habitual trasiego. Ya no hay turistas, ni curiosos, ni esos estudiantes con aires bohemios que se acercan con adoración para enconmendarse a sus ídolos.

El problema, advierte Delannet, no va a solucionarse con este pico de ventas, que sólo ayudará a reforzar las cifras de este mes pero no a superar la tormenta.

Si las librerías francesas consiguen, como reclaman desde hace una semana, ser consideradas comercios esenciales y reabrir durante el confinamiento, que finaliza en diciembre, la situación de Shakespeare no cambiará mucho pues su público es principalmente turístico y ha perdido de momento 70 por ciento de su clientela.

EL RIESGO NO ACABA

"Si en 2021 seguimos sin vacuna, con las fronteras cerradas y sin poder viajar, vamos a estar en las mismas", dice Delannet.

Asumen que quienes ahora han hecho un esfuerzo por ellos no pueden comprar un libro cada semana y, aunque podrán acogerse a las ayudas gubernamentales, el respaldo estatal es menor, porque su sector no es considerado esencial.

"No quiero que parezca que nuestro destino es grave, hay gente que está en mayor dificultad, pero este es un sitio emblemático de París y tenemos la responsabilidad de conseguir que sobreviva.

Confío en que lo haremos, pero no sé de qué manera", explica.

Tras una década marcada por la expansión del negocio y que ha permitido ampliar la librería y cumplir uno de los sueños de Whitman al abrir una cafetería, Shakespeare prepara ahora un plan de rescate para no salir raquítica de la contingencia sanitaria.

"Estamos poniendo en marcha una comunidad que se llamará 'Los amigos de Shakespeare and Company' para que además de hacer pedidos por internet nuestros amigos puedan acceder a un contenido exclusivo en internet con entrevistas, intervenciones de artistas y clubs de lectura durante 2021. Lo estamos estudiando", dice Delannet.

Mientras readaptan su organización para afrontar la tromba de pedidos, batallan con las autoridades locales para que reconozcan su situación como puente entre la cultura y el turismo, dos de los sectores más dañados por la pandemia.

Tienen detrás buenos amigos dispuestos a pelear como ellos, como los artistas Neil Gaiman y Dave Eggers, que han prometido retratar a quienes hagan compras superiores a 500 euros en la web del local, o el expresidente François Hollande, que el martes pasó a visitarlos y prometió presentar su caso al Ministerio de Economía.

En paralelo, Whitman y Delannet llevan su caso ante el Ayuntamiento, doblan los esfuerzos para vender por internet y reflexionan sobre la creación de una asociación que permita perennizar la librería y que los futuros donantes tengan alguna ventaja fiscal.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Local

Empresas de seguridad privada en Puebla serán revisadas: Barbosa

Varias no cuentan con licencia y sus trabajadores portan armas cuando no tiene permiso para ello, afirma el gobernador del estado

Local

Mayores de 30 olvidan formato para vacunación Covid y causan retrasos

Aglomeraciones en el Centro Expositor de Puebla fue consecuencia de los propios asistentes, afirma Secretaría de Salud

Local

Hackean número celular de Rocío García Olmedo, diputada de Puebla

"Cualquier mensaje que les llegue de mi línea WhatsApp, es un robo de identidad", publicó la legisladora en su cuenta de Twitter

Sociedad

Reportan 21 mil 569 nuevos casos de Covid-19 en las últimas horas

La Secretaría de Salud dio a conocer que en las últimas horas las pruebas aplicadas a quienes tienen síntomas del virus de SARS CoV2 llegaron a 2 millones 922 mil 663 casos

Local

Abandonado y vacío, así encontraron tractocamión reportado como robado

La unidad tenía una pre denuncia de robo del tractocamión y mercancía de cocina

Deportes

"¿Eso es un sí?”: Club Puebla le insiste a Messi tras su salida del Barcelona

Incluso, algunos poblanos propusieron una "coperacha" para poder cubrir el suelo del astro argentino

Local

En próximas horas quedará restablecido abasto de gas en Puebla

Amexgas logró acuerdo con el gobierno federal, a fin de garantizar el abasto del producto en el país

Local

Flavio Guzmán Sánchez, nuevo Vicerrector de Extensión y Difusión de Cultura BUAP

Anteriormente se desempeñaba como Director de Servicio Social, Practica Profesional, Empleabilidad y Seguimiento de Egresados

Estado

¿Cuáles son las zonas delictivas en Texmelucan?

Datos de Seguridad Pública Municipal permiten ubicar las principales colonias con mayor problema de delincuencia