/ jueves 10 de septiembre de 2020

Plasma sanguíneo, la esperanza de los egipcios frente al Covid

El país africano promueve la donación del líquido de pacientes curados para tratar a enfermos

El tratamiento del nuevo coronavirus con plasma representa un "rayo de esperanza" en Egipto, un país de 100 millones de habitantes con un sistema de salud frágil y que quiere estimular las donaciones de sangre, las cuales suelen ser escasas.

"El coronavirus es uno de esos virus que no tienen libros de texto (...) estamos luchando contra un enemigo desconocido, por lo que cualquier forma de tratamiento es un rayo de esperanza al que debemos aferrarnos", explicó Ihab Serageldin, director del Centro Nacional de Transfusión de Sangre en Egipto.

Cuando una persona contrae el Covid-19, su cuerpo produce anticuerpos para combatir el virus que se concentran en el plasma, la parte líquida de la sangre.

El tratamiento consiste en extraer los anticuerpos de personas que han sido infectadas pero que se han recuperado -el llamado plasma convaleciente- e inyectarlo luego en personas enfermas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a finales de agosto que se autorizaba la transfusión de plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados.

Según Serageldin, el método es prometedor a la espera de una vacuna. Desde abril, dirige una campaña para alentar a los más de 79 mil pacientes curados en Egipto para que donen plasma.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se han registrado en Egipto más de 100 mil casos de nuevo coronavirus, incluidas más de cinco mil 500 muertes.

El plasma convaleciente, es decir, de un paciente recuperado, carga los anticuerpos con los que su sistema inmunológico combatió al virus / Foto: Reuters

DECIDIDO A AYUDAR

Según el ministerio de Salud, que no da detalles, ya se han utilizado muestras de plasma de pacientes curados.

Entre los que donaron sangre está Mohamed Fathi, de 25 años, que contrajo el virus en mayo durante la fiesta musulmana del Aid al Fitr.

Convaleciente, está decidido a ayudar a los otros pacientes, donando sus anticuerpos. "Perder el sabor fue una experiencia terrible. Uno siente que está comiendo sólo por comer", dijo mientras hacía una donación al Centro Nacional de Transfusiones de El Cairo.

"Vine a donar porque no quiero que nadie más pase por lo que mi familia y yo hemos pasado. Así que si puedo ayudar aunque sea a una persona, es algo bueno", añadió, explicando que su padre también había contraído el virus.

Algunos estudios demostraron que el tratamiento con plasma es eficaz para tratar el Ébola o el SARS, que pertenece a la misma familia que el coronavirus.

Todos los expertos están de acuerdo en que se necesitan más ensayos clínicos para comparar el efecto del plasma a los cuidados estándar.

Sin embargo, los ensayos clínicos realizados en Bolivia, Colombia, India, México, Pakistán, Corea del Sur, Reino Unido y Egipto dieron resultados alentadores.

MERCADO NEGRO

Según el director Ihab Serageldin, sólo los donantes de entre 18 y 60 años con anticuerpos de cierta calidad pueden donar plasma en Egipto.

Más de 200 ya lo han hecho, y cada donación puede ayudar a dos pacientes.

"Las donaciones de sangre son generalmente escasas en Egipto, por lo que estamos trabajando para concienciar al público", dijo el médico.

La baja tasa de donaciones llevó a Ahmed Mostafa, un ejecutivo de publicidad de 37 años, a crear una aplicación llamada Mosanda ("Apoyo") para conectar a los pacientes curados y enfermos

Ahmed Mostafa, que también se curó del coronavirus, creó la aplicación con la ayuda de un médico y de un desarrollador de internet.

"Queremos ser el vínculo entre los pacientes", explicó el publicista, reconociendo que su aplicación no tiene mucho éxito por el momento.

En junio, la prensa local reveló un mercado negro de plasma de pacientes curados y habló de un costo de 20 mil libras (más de mil dólares) por donación.

La institución islámica sunita AlAzhar criticó entonces duramente a los que "se benefician de la pandemia" y aseguró que la ley islámica no lo permite.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El tratamiento del nuevo coronavirus con plasma representa un "rayo de esperanza" en Egipto, un país de 100 millones de habitantes con un sistema de salud frágil y que quiere estimular las donaciones de sangre, las cuales suelen ser escasas.

"El coronavirus es uno de esos virus que no tienen libros de texto (...) estamos luchando contra un enemigo desconocido, por lo que cualquier forma de tratamiento es un rayo de esperanza al que debemos aferrarnos", explicó Ihab Serageldin, director del Centro Nacional de Transfusión de Sangre en Egipto.

Cuando una persona contrae el Covid-19, su cuerpo produce anticuerpos para combatir el virus que se concentran en el plasma, la parte líquida de la sangre.

El tratamiento consiste en extraer los anticuerpos de personas que han sido infectadas pero que se han recuperado -el llamado plasma convaleciente- e inyectarlo luego en personas enfermas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a finales de agosto que se autorizaba la transfusión de plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados.

Según Serageldin, el método es prometedor a la espera de una vacuna. Desde abril, dirige una campaña para alentar a los más de 79 mil pacientes curados en Egipto para que donen plasma.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se han registrado en Egipto más de 100 mil casos de nuevo coronavirus, incluidas más de cinco mil 500 muertes.

El plasma convaleciente, es decir, de un paciente recuperado, carga los anticuerpos con los que su sistema inmunológico combatió al virus / Foto: Reuters

DECIDIDO A AYUDAR

Según el ministerio de Salud, que no da detalles, ya se han utilizado muestras de plasma de pacientes curados.

Entre los que donaron sangre está Mohamed Fathi, de 25 años, que contrajo el virus en mayo durante la fiesta musulmana del Aid al Fitr.

Convaleciente, está decidido a ayudar a los otros pacientes, donando sus anticuerpos. "Perder el sabor fue una experiencia terrible. Uno siente que está comiendo sólo por comer", dijo mientras hacía una donación al Centro Nacional de Transfusiones de El Cairo.

"Vine a donar porque no quiero que nadie más pase por lo que mi familia y yo hemos pasado. Así que si puedo ayudar aunque sea a una persona, es algo bueno", añadió, explicando que su padre también había contraído el virus.

Algunos estudios demostraron que el tratamiento con plasma es eficaz para tratar el Ébola o el SARS, que pertenece a la misma familia que el coronavirus.

Todos los expertos están de acuerdo en que se necesitan más ensayos clínicos para comparar el efecto del plasma a los cuidados estándar.

Sin embargo, los ensayos clínicos realizados en Bolivia, Colombia, India, México, Pakistán, Corea del Sur, Reino Unido y Egipto dieron resultados alentadores.

MERCADO NEGRO

Según el director Ihab Serageldin, sólo los donantes de entre 18 y 60 años con anticuerpos de cierta calidad pueden donar plasma en Egipto.

Más de 200 ya lo han hecho, y cada donación puede ayudar a dos pacientes.

"Las donaciones de sangre son generalmente escasas en Egipto, por lo que estamos trabajando para concienciar al público", dijo el médico.

La baja tasa de donaciones llevó a Ahmed Mostafa, un ejecutivo de publicidad de 37 años, a crear una aplicación llamada Mosanda ("Apoyo") para conectar a los pacientes curados y enfermos

Ahmed Mostafa, que también se curó del coronavirus, creó la aplicación con la ayuda de un médico y de un desarrollador de internet.

"Queremos ser el vínculo entre los pacientes", explicó el publicista, reconociendo que su aplicación no tiene mucho éxito por el momento.

En junio, la prensa local reveló un mercado negro de plasma de pacientes curados y habló de un costo de 20 mil libras (más de mil dólares) por donación.

La institución islámica sunita AlAzhar criticó entonces duramente a los que "se benefician de la pandemia" y aseguró que la ley islámica no lo permite.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Durante enero se incorporarán todos los estudiantes a clases presenciales: SEP

Melitón Lozano informó que cada director determinará las formas y los grados de presencialidad en cada plantel

Local

Francisco Romero, sin temor a ser destituido de la ASE

El auditor aseguró que la reforma le da ventajas porque no habrá duda de su actuar y la revisión de las cuentas públicas

Finanzas

Insuficiente, incremento salarial de 22% para cubrir necesidades básicas : CCE

Empresas poblanas resentirán el incremento por falta de estabilidad financiera

Cultura

México y EU trabajan para frenar delincuencia y tráfico de migrantes: Ken Salazar

El embajador de EU en México aseguró que la delincuencia y la migración son temas de sumo interés en la relación bilateral

Literatura

Reviven a Juan José Arreola a través de recuerdo en la FIL Guadalajara 2021

Es necesario leerlo hoy en día para poder apreciar parte de su poética, coincidieron familiares y lectores del escritor jalisciense

Literatura

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Cultura

El "Colisionador de ideas" une la ciencia con el arte en la FIL Guadalajara 2021

El proyecto audiovisual está pensado para permitir que museos de ciencias ofrezcan experiencias inmersivas

Literatura

"La rebelión de los autómatas" vuelve a la fascinación por los robots inteligentes

El texto habla de un futuro cercano en el cual humanos comparten espacio con los robots independientes

Literatura

Bigbang Ciencia atrae a más de mil jóvenes en encuentro con Javier Santaolalla

Los jóvenes seguidores del doctor en física de partículas abarrotaron el espacio de su presentación dentro de la FIL Guadalajara 2021