imagotipo

Su amiga fiel acompañó a Emanuel hasta su última morada

  • Paulina Gómez
  • en Policía

Desde que fue arrastrado por el río Atoyac, hasta el día de su sepulcro, Emanuel fue seguido por “Negra”, una perra de casi dos años de edad que adoptó desde cachorra.

“Negra”, según algunos testimonios, se percató del instante en el que su amo fue arrastrado por la corriente, por lo que desesperada, la perra intentó aventarse al río y salvar al menor, sin embargo, no pudo hacerlo.

Como si supiera que había perdido a su dueño definitivamente, “Negra”, pasó una semana inquieta, pero al ver que el cuerpo de su amo había regresado a casa, siempre se mantuvo cerca del féretro.

Ayer, familiares y amigos del adolescente, fueron testigos de cómo esta perra quería mucho a Emanuel pues desde que el cortejo fúnebre partió de la casa del hoy occiso, no se separó de la caja, hizo el mismo recorrido que la gente y al llegar al panteón, se puso al frente, como cuidando de su dueño.

A pesar de que los asistentes trataron de ahuyentar al can, justo cuando bajaban el cuerpo, “Negra” se aferró a estar ahí y una vez que terminó el sepelio, dio una vuelta a la tumba de Emanuel, para posteriormente echarse junto a ésta.

Luego de varios minutos, cuando casi no había nadie, la perra se levantó y siguió a los deudos, quienes vieron el comportamiento del animal como una muestra de fidelidad hacia Emanuel.