imagotipo

El Sol Ilumina la justicia

  • Redacción
  • en Policía

Los alimentos y la paternidad no dependen de la moral o la superstición

Bienvenidos a esta sección que está hecha por y para ustedes, recuerden que los asesoramos gratuitamente, vía telefónica o por correo electrónico, respecto a cualquier problema legal que tengan.

Recientemente estaba platicando con un lector que se encuentra casado, quien en una ocasión tuvo una relación extramarital con una compañera de trabajo, dando como resultado un embarazo y posterior nacimiento de un bebé.

Según la versión de este señor, el encuentro se suscitó sólo una vez, por lo que no dio mucha importancia al hecho, no obstante, es un concepto básico de la anticoncepción el saber que una única cópula es suficiente para poder dejar en estado de preñez a una dama.

La señora que tuvo el encuentro con el citado lector es casada, tiene una familia legalmente establecida, al igual que quien cometió el adulterio.

Según la información que se me da, esta dama le es infiel a su marido con diversos hombres, paseando con diversas personas en la calle y sin disimulo, circunstancias que pueden ser reprochadas desde un punto de vista moral y/o religioso, pero que no se pueden aducir de ningún modo respecto a la obligación de dar alimentos.

También me fue comentado el hecho de que la fémina infiel tiene prácticas de esoterismo y brujería, situación que le ha afectado el proceso y le ha descompuesto el automóvil, según lo que señala el lector, lo cual es imposible de aducir en un proceso y de ninguna manera influye objetivamente.

La superstición es algo que puede significar mucho para alguien, situación que depende de lo las creencias de cada quien y no pueden ser prohibidas mientras no afecten derechos de terceros, pero hay que saber diferenciar perfectamente entre lo que es un marco normativo y algo tan infundado como una “brujería”. La actividad del litigio y como abogado, en general, siempre crea algunos resentimientos, pero yo nunca he visto que un muñeco vudú, un amarre o cualquier cosa de esas cambien el sentido de una sentencia.

Ahora bien, ya se determinó la paternidad mediante la prueba correspondiente y ya se está pagando la pensión correspondiente, por lo que ya no se puede hacer algo al respecto negar el parentesco, aun cuando hay dudas en cuanto a que no hay un parecido físico entre el niño y el progenitor.

Evidentemente la madre debe cuidar al niño y procurar un buen desarrollo físico y psicológico, pero ya en la realidad, esto es muy difícil de alegar para reducir el monto de la pensión o quitarle la custodia a la otra parte. Lamentablemente es común la práctica consistente en que una mujer espera el depósito del padre de sus hijos, para posteriormente irse a divertir con su novio, sin que se pueda hacer algo efectivo y práctico para evitar esto.

Debemos recordar que los niños no tienen la culpa en cuanto al modo de ser concebidos, por lo que la ley no distingue entre los nacidos fuera o dentro del matrimonio, precisamente por eso se eliminaron las leyendas que tenían las actas de nacimiento, como las que decían “hijo legítimo o “hijo natural”.

Como conclusión, lo único que puede hacer nuestro lector es intentar reducir el monto de los alimentos, lo cual depende de los gastos que pueda comprobar y si está en el momento procesal oportuno. Hasta la próxima semana.

Dudas, comentarios o consultas 22 25 64 75 05; justicia_editorial@hotmail.com; síganme en facebook por mi nombre y en twitter: @vicente_aven.

Por: Vicente Avendaño*

*Doctor en Derecho, consultor legal, abogado postulante y académico  universitario.