/ viernes 30 de abril de 2021

En peligro latente y en el Día del Niño, buscan el sustento en los cruceros de Puebla

Hoy, muchos niños no tendrán un día diferente y buscarán una moneda aprovechando la luz roja de un semáforo

Este 30 de abril, no todos los niños tendrán algo que festejar, pues mientras algunos recibirán regalos y atenciones por parte de su familia, hay quienes, debido a su situación económica, acudirán como todos los días, a limpiar parabrisas o realizar acrobacias en algunos cruceros de la ciudad de Puebla para ganarse una moneda, bajo el riesgo de ser atropellados.

Menores de 12 años realizando marometas o limpiando vehículos en diferentes cruceros, luciendo ropa sucia y sin ningún tipo de protección ante la Covid-19, es la estampa más frecuente en algunas vialidades de la capital poblana.

Esteban de 10 años, nombre ficticio por protección del menor, junto con su hermano de 6, llega todos los días acompañado de su madre a la colonia 16 de Septiembre Sur para empezar con su “jornada de trabajo”.

A pesar de las altas temperaturas, el riesgo de contagio de Coronavirus y de que los automovilistas no los respeten, los pequeños pasan cerca de ocho horas en intersecciones como Prolongación de la 2 Sur y avenida Las Torres o Municipio Libre, o bien, en el cruce de la 14 Sur y Las Torres.

Como si se tratara de un juego, con el entusiasmo de que al terminar recibirá una moneda, el menor de 6 años que porta un sombrero y una mochila a la espalda, toma una botella de plástico abastecida con agua y jabón, así como un pedazo de caucho, para después, en cada semáforo en rojo aprovechar, lanzar el agua contra el parabrisas de algunas de las unidades detenidas y posteriormente subirse al cofre o apoyarse de las llantas de los vehículos para limpiar los vidrios.

Foto: Paulina Gómez | El Sol de Puebla

Tras invertir cerca de dos minutos, el pequeño, baja de la unidad y a cambio, recibe 1 o hasta 5 pesos.

Aunque el menor sabe perfectamente que en cuanto el semáforo cambia a verde los vehículos avanzan y que debe retirarse de la calle, sin tomar precaución alguna, el niño continúa jugando a la orilla del camellón central mientras los autos pasan muy cerca de él, con el peligro de ser arrollado.

Tan solo unos metros más adelante, en la contraesquina, se encuentra el hermano del pequeño de 6. Se trata de Esteban de 10 años, cuyas manos ennegrecidas y ropa manchada de polvo y grasa, refleja toda la labor ya realizada.

Con mínimas posibilidades de comunicarse en español, ya que son originarios de Chiapas y mantiene el habla a través de dialecto, Esteban dijo limpiar parabrisas desde más pequeño; a pesar de las circunstancias, el menor que carga dos estopas o mechudos grandes para quitar el polvo de los autos, mostró una sonrisa mientras era acompañado de un hombre de la tercera edad, vecino de la zona, que también se dedica a la referida actividad.

Foto: Paulina Gómez | El Sol de Puebla

De forma rápida e imprevista, los dos pequeños fueron sorprendidos por una familia a bordo de un auto que les regaló comida, dulces y pequeños juguetes con la finalidad de inculcarle a sus hijos el valor de la humildad. Mientras todo eso sucedía, la madre de los pequeños junto con dos mujeres, todas de Chiapas, descansaban y comían en la sombra; al ser cuestionadas sobre los motivos por los cuales los pequeños trabajaban y qué las obligó a ellas a migrar a la ciudad de Puebla, las mujeres señalando que no entendían español solo dijeron que un su estado no había trabajo.

Minutos después prefirieron alejarse del lugar y trasladarse a un segundo punto, donde otros pequeños fueron observados cuando realizaban acrobacias para ganarse el sustento del día.

Así como Esteban y su hermano, otros pequeños más se encuentran en las mismas circunstancias pues tan solo en el cruce de Bulevar Valsequillo y Periférico Ecológico, se notó y captó la presencia de un grupo de 9 niños de entre 10 y 12 años, platicando y limpiando autos.

Foto: Paulina Gómez | El Sol de Puebla

En otro caso más, en Valsequillo y 5 Sur, un menor de alrededor de diez años fue visto caminando a la orilla de los autos, con cubrebocas y una cartulina blanca con la leyenda: “apóyame con una moneda que no afecte tu economía. Gracias”, mientras un niño de 7 años vende chicles entre los autos, con el mismo riesgo que en los otros casos, de ser embestido por un auto, pipa o cualquier tipo de vehículo.

En este sentido, cabe decir que en el último informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de diciembre de 2020, respecto a la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI), realizada en el periodo del 28 de octubre al 30 de diciembre del 2019, se dio a conocer que Puebla era el segundo estado de México con la tasa de trabajo infantil más alta con 18.3 por ciento, a la par que Chiapas y únicamente por debajo de Oaxaca con 21.5 por ciento.

Este 30 de abril, no todos los niños tendrán algo que festejar, pues mientras algunos recibirán regalos y atenciones por parte de su familia, hay quienes, debido a su situación económica, acudirán como todos los días, a limpiar parabrisas o realizar acrobacias en algunos cruceros de la ciudad de Puebla para ganarse una moneda, bajo el riesgo de ser atropellados.

Menores de 12 años realizando marometas o limpiando vehículos en diferentes cruceros, luciendo ropa sucia y sin ningún tipo de protección ante la Covid-19, es la estampa más frecuente en algunas vialidades de la capital poblana.

Esteban de 10 años, nombre ficticio por protección del menor, junto con su hermano de 6, llega todos los días acompañado de su madre a la colonia 16 de Septiembre Sur para empezar con su “jornada de trabajo”.

A pesar de las altas temperaturas, el riesgo de contagio de Coronavirus y de que los automovilistas no los respeten, los pequeños pasan cerca de ocho horas en intersecciones como Prolongación de la 2 Sur y avenida Las Torres o Municipio Libre, o bien, en el cruce de la 14 Sur y Las Torres.

Como si se tratara de un juego, con el entusiasmo de que al terminar recibirá una moneda, el menor de 6 años que porta un sombrero y una mochila a la espalda, toma una botella de plástico abastecida con agua y jabón, así como un pedazo de caucho, para después, en cada semáforo en rojo aprovechar, lanzar el agua contra el parabrisas de algunas de las unidades detenidas y posteriormente subirse al cofre o apoyarse de las llantas de los vehículos para limpiar los vidrios.

Foto: Paulina Gómez | El Sol de Puebla

Tras invertir cerca de dos minutos, el pequeño, baja de la unidad y a cambio, recibe 1 o hasta 5 pesos.

Aunque el menor sabe perfectamente que en cuanto el semáforo cambia a verde los vehículos avanzan y que debe retirarse de la calle, sin tomar precaución alguna, el niño continúa jugando a la orilla del camellón central mientras los autos pasan muy cerca de él, con el peligro de ser arrollado.

Tan solo unos metros más adelante, en la contraesquina, se encuentra el hermano del pequeño de 6. Se trata de Esteban de 10 años, cuyas manos ennegrecidas y ropa manchada de polvo y grasa, refleja toda la labor ya realizada.

Con mínimas posibilidades de comunicarse en español, ya que son originarios de Chiapas y mantiene el habla a través de dialecto, Esteban dijo limpiar parabrisas desde más pequeño; a pesar de las circunstancias, el menor que carga dos estopas o mechudos grandes para quitar el polvo de los autos, mostró una sonrisa mientras era acompañado de un hombre de la tercera edad, vecino de la zona, que también se dedica a la referida actividad.

Foto: Paulina Gómez | El Sol de Puebla

De forma rápida e imprevista, los dos pequeños fueron sorprendidos por una familia a bordo de un auto que les regaló comida, dulces y pequeños juguetes con la finalidad de inculcarle a sus hijos el valor de la humildad. Mientras todo eso sucedía, la madre de los pequeños junto con dos mujeres, todas de Chiapas, descansaban y comían en la sombra; al ser cuestionadas sobre los motivos por los cuales los pequeños trabajaban y qué las obligó a ellas a migrar a la ciudad de Puebla, las mujeres señalando que no entendían español solo dijeron que un su estado no había trabajo.

Minutos después prefirieron alejarse del lugar y trasladarse a un segundo punto, donde otros pequeños fueron observados cuando realizaban acrobacias para ganarse el sustento del día.

Así como Esteban y su hermano, otros pequeños más se encuentran en las mismas circunstancias pues tan solo en el cruce de Bulevar Valsequillo y Periférico Ecológico, se notó y captó la presencia de un grupo de 9 niños de entre 10 y 12 años, platicando y limpiando autos.

Foto: Paulina Gómez | El Sol de Puebla

En otro caso más, en Valsequillo y 5 Sur, un menor de alrededor de diez años fue visto caminando a la orilla de los autos, con cubrebocas y una cartulina blanca con la leyenda: “apóyame con una moneda que no afecte tu economía. Gracias”, mientras un niño de 7 años vende chicles entre los autos, con el mismo riesgo que en los otros casos, de ser embestido por un auto, pipa o cualquier tipo de vehículo.

En este sentido, cabe decir que en el último informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de diciembre de 2020, respecto a la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI), realizada en el periodo del 28 de octubre al 30 de diciembre del 2019, se dio a conocer que Puebla era el segundo estado de México con la tasa de trabajo infantil más alta con 18.3 por ciento, a la par que Chiapas y únicamente por debajo de Oaxaca con 21.5 por ciento.

Salud

Esta es la logística para vacunación de 40 a 49 en Puebla capital

Para esta actividad se habilitarán 13 puntos de vacunación, entre ellos un masivo

Policiaca

Estaban de encubiertos en una narcobanda y terminan privados de su libertad

Durante la intervención en una casona del Centro Histórico para rescatar a los agentes, se aseguró cristal, heroína, piedra y marihuana

Local

¡Sin justicia! Impunes, más del 98% de denuncias por feminicidios en Puebla

La Fiscalía General del Estado solo ejecutó una sentencia de las 52 carpetas de investigación que se abrieron durante 2020 en los 15 municipios más poblados

Finanzas

Cae 0.2% actividad económica en abril

Los rubros más afectados fueron las actividades primarias, como la pesca o ganadería, que cayeron 2.9 por ciento frente a marzo

Policiaca

Dan el último adiós a Ian y Eduardo, los menores atropellados y muertos en Atlixco

Las víctimas fueron arrolladas por un conductor en presunto estado de ebriedad el pasado martes

Círculos

¿Qué es la terapia con feromonas para perros y gatos?

Al escuchar la palabra feromonas quizá puedas pensar en una sustancia que funciona para atraer a una persona, en un perfume o algo similar

Policiaca

Puebla, séptimo sitio de México en policías muertos en cumplimiento de su deber

En el país en lo que va de 2021, han asesinado al menos a 196 uniformados; en la entidad seis han perdido la vida

Futbol

Los Jarochitos se comen a El Capitán en la Auténtica Liga Gastronómica

El certamen de la comilona puso en marcha una nueva aventura a partir de la presente semana

Mundo

España abre la puerta a una muerte digna; entra en vigor Ley de Eutanasia

Los enfermos sin curación o con enfermedades crónicas puedan decidir entre llegar al final de su vida, apoyados por cuidados paliativos, o poner fin a ella