/ miércoles 24 de febrero de 2021

"A veces sólo como una vez en el día", su hija y nieto lo dejan en la calle

Un hombre de 62 años ahora tiene que dormir en una casa de campaña en un área común de Bosques de San Sebastián

Aproximadamente desde hace seis meses y en plena pandemia, Carlos Solano Hernández, de 62 años, fue obligado por su propia hija y nieto a abandonar su hogar en la colonia Miguel Hidalgo. Desde entonces, el hombre ha tenido que dormir en la caja de un tráiler y en una casa de campaña en un área común en la zona de Bosques de San Sebastián. Un triciclo lo ayudaría a retomar su oficio como reciclador para no tener que depender de la caridad de los habitantes.

“Don Carlos”, -como se le ha acuñado en el vecindario-, recuerda que fue trabajador de la planta automotriz alemana Volkswagen, donde se desempeñaba como hojalatero y reciclador, oficios que le valieron algunos ahorros para comprar el terreno y casa del que fue echado por sus propios familiares.

Con melancolía en la mirada, Carlos recuerda que uno de sus vecinos, chofer de un tráiler que rentaba un espacio en la vía pública para estacionar su unidad, lo dejaba dormir en secreto en el camarote o en la caja seca del tractocamión, pues temía que le quitaran el lugar donde dejaba su vehículo, no obstante, todos los días alrededor de las 5 de la mañana, el propietario del tráiler despertaba a “Don Carlos” para que saliera sin que los colonos se percataran. A esa hora iniciaba su recorrido para recolectar material reciclable, que después vendía para comprar algunos alimentos.

El conductor tenía que salir de viaje frecuentemente, por lo que tuvo que abandonar la caja seca de la unidad.

“Dormir en el tráiler fue uno de los mejores lugares donde me agarró la noche”, expresó Carlos, quien dijo que hubo días en los que no “pegó los ojos” cuando llovía por las noches, al amparo de una lona improvisada y un par de cobijas.

“Don Carlos” migró a Bosques de San Sebastián, ya que era una zona que conoció durante su trabajo como reciclador y que colinda con la Miguel Hidalgo. Sin darse cuenta Bosques se convirtió en su nuevo hogar, aunque sin casa; dormía sobre unos cartones y se cubría del frío con los mismos cobertores que le regalaba la gente.

Al paso de los días y tras percatarse sobre su presencia, los habitantes se organizaron para adaptarle una casa de campaña, y que así pudiera pasar algunas noches.

“A veces sólo como una vez en el día”, refirió el hombre, quien incluso ayuda a un panadero contiguo al lugar donde duerme, pues fue el primero en apoyarlo cuando llegó a Bosques. Otras comerciantes frecuentemente le regalan de comer cuando lo ven pasar hacia la iglesia, donde cada mañana se sienta a contemplar el paso de los transeúntes.

Hace unos días, el sexagenario recibió un cargamento de block, ladrillo, bultos de cemento, arena y grava para la construcción -en común acuerdo con los colonos- de un cuarto, sin embargo, uno de los vecinos acusó que parte del terreno a utilizar, le pertenece, por lo que los planes detuvieron su marcha. Incluso “Don Carlos” bromea acerca de que el cemento se echará a perder por la humedad: “Que pase lo que tenga que pasar”, dijo con inocente sonrisa.

El hombre tiene conocimiento de que su esposa vive en casa de una mujer, a quien vio crecer cuando era pequeña en el municipio de Huejotzingo, aunque indicó que no puede ir para allá porque “no es su casa”.

Sobre su futuro no puede decir mucho, pues no sabe bien qué pasará con él, sin embargo, está consciente de que vive una situación muy difícil.

“Don Carlos” señaló que aún tiene fuerza, aunque no las herramientas para seguir trabajando, por lo que le gustaría tener un triciclo en el que pudiera trasladarse para recolectar material reciclable y mantenerse por sí mismo.




Aproximadamente desde hace seis meses y en plena pandemia, Carlos Solano Hernández, de 62 años, fue obligado por su propia hija y nieto a abandonar su hogar en la colonia Miguel Hidalgo. Desde entonces, el hombre ha tenido que dormir en la caja de un tráiler y en una casa de campaña en un área común en la zona de Bosques de San Sebastián. Un triciclo lo ayudaría a retomar su oficio como reciclador para no tener que depender de la caridad de los habitantes.

“Don Carlos”, -como se le ha acuñado en el vecindario-, recuerda que fue trabajador de la planta automotriz alemana Volkswagen, donde se desempeñaba como hojalatero y reciclador, oficios que le valieron algunos ahorros para comprar el terreno y casa del que fue echado por sus propios familiares.

Con melancolía en la mirada, Carlos recuerda que uno de sus vecinos, chofer de un tráiler que rentaba un espacio en la vía pública para estacionar su unidad, lo dejaba dormir en secreto en el camarote o en la caja seca del tractocamión, pues temía que le quitaran el lugar donde dejaba su vehículo, no obstante, todos los días alrededor de las 5 de la mañana, el propietario del tráiler despertaba a “Don Carlos” para que saliera sin que los colonos se percataran. A esa hora iniciaba su recorrido para recolectar material reciclable, que después vendía para comprar algunos alimentos.

El conductor tenía que salir de viaje frecuentemente, por lo que tuvo que abandonar la caja seca de la unidad.

“Dormir en el tráiler fue uno de los mejores lugares donde me agarró la noche”, expresó Carlos, quien dijo que hubo días en los que no “pegó los ojos” cuando llovía por las noches, al amparo de una lona improvisada y un par de cobijas.

“Don Carlos” migró a Bosques de San Sebastián, ya que era una zona que conoció durante su trabajo como reciclador y que colinda con la Miguel Hidalgo. Sin darse cuenta Bosques se convirtió en su nuevo hogar, aunque sin casa; dormía sobre unos cartones y se cubría del frío con los mismos cobertores que le regalaba la gente.

Al paso de los días y tras percatarse sobre su presencia, los habitantes se organizaron para adaptarle una casa de campaña, y que así pudiera pasar algunas noches.

“A veces sólo como una vez en el día”, refirió el hombre, quien incluso ayuda a un panadero contiguo al lugar donde duerme, pues fue el primero en apoyarlo cuando llegó a Bosques. Otras comerciantes frecuentemente le regalan de comer cuando lo ven pasar hacia la iglesia, donde cada mañana se sienta a contemplar el paso de los transeúntes.

Hace unos días, el sexagenario recibió un cargamento de block, ladrillo, bultos de cemento, arena y grava para la construcción -en común acuerdo con los colonos- de un cuarto, sin embargo, uno de los vecinos acusó que parte del terreno a utilizar, le pertenece, por lo que los planes detuvieron su marcha. Incluso “Don Carlos” bromea acerca de que el cemento se echará a perder por la humedad: “Que pase lo que tenga que pasar”, dijo con inocente sonrisa.

El hombre tiene conocimiento de que su esposa vive en casa de una mujer, a quien vio crecer cuando era pequeña en el municipio de Huejotzingo, aunque indicó que no puede ir para allá porque “no es su casa”.

Sobre su futuro no puede decir mucho, pues no sabe bien qué pasará con él, sin embargo, está consciente de que vive una situación muy difícil.

“Don Carlos” señaló que aún tiene fuerza, aunque no las herramientas para seguir trabajando, por lo que le gustaría tener un triciclo en el que pudiera trasladarse para recolectar material reciclable y mantenerse por sí mismo.




Local

Universidades del consorcio volverán este mes a clases presenciales: SEP Puebla

La institución cuenta con un total de 160 mil trabajadores de escuelas públicas y privadas para ser inoculados

Local

Enfrentamiento entre ambulantes, reflejo de ingobernabilidad en la capital: Eduardo Rivera

Esto después de que la candidata de Morena y PT a la reelección afirmó que habría vínculos del PAN con los líderes de las organizaciones comerciales

Teatro

Para Erika Blenher, el teatro es su terapia ante la crisis

Erika Blenher plática sobre el impacto que su participación en la obra 22:22 ha tenido en su vida

Literatura

Dan continuidad a la novela inconclusa de Jane Austen

La serie Persuasión retoma la última obra de la autora, que no se pudo terminar debido a sus problemas de salud

Celebridades

Mabel Cadena, el rostro de la diversidad en la pantalla grande

Mabel Cadena ha retratado distintas formas de ser mujer, algo necesario en la pantalla, afirma la actriz

Gossip

Bella de la Vega quiere olvidar la experienica de Survivivor

La concursante del reality fue la tercera expulsada y confiesa que sufrió un trauma psicológico

Gossip

Lanzan Telemundo Streaming Studios, el primero enfocado en audiencias latinas

La plataforma se anuncia tras el estreno de PrendeTV, de Televisa y Univision 

Gossip

Con música, Hendrix B pide justicia para Colombia

El grupo Hendrix B se suma a la lista de artistas que buscan visibilizar la violencia que se vive en Colombia