/ viernes 11 de mayo de 2018

Un año después, Fiscalía abre investigación de desaparecidos en el Triángulo Rojo

Amigos y familiares exigen justicia

Con la incertidumbre y la impotencia de no saber dónde se encuentran sus hijos, hermanos o amigos, ayer alrededor de 20 personas se manifestaron afuera de la Fiscalía General del Estado (FGE) para exigir la búsqueda y localización de tres jóvenes -dos de ellos militares-, desparecidos hace un año en la zona del Triángulo Rojo.

A pesar del miedo y de no tener el apoyo de las autoridades correspondientes, los familiares de las víctimas aseguraron que tienen la fuerza para seguir buscándolos, sin importar llegar a las últimas consecuencias.

María Luisa, madre de Juan de Dios Núñez Baroja, de 23 años de edad, señaló que su hijo se dedicaba al campo, al igual que el resto de su familia. Recordó que la última vez que habló con él por teléfono fue el 28 de abril de 2017, aproximadamente a las 21 horas. Desde entonces, y a pesar de que su celular se mantuvo activo hasta el 30 de junio del mismo año, no ha sabido nada de él. La única pista, la cual fue ignorada por las autoridades según la entrevistada, es la ubicación marcada por el GPS del móvil de Juan de Dios, en Cuacnopalan.

Sin embargo, este joven no es la única víctima en el caso, ya que aquel día el varón, quien circulaba sobre la carretera estatal Tecamachalco-Cañada Morelos a bordo de una camioneta Durango, color gris, modelo 2004 con placas TXZ1538 de Puebla, también iba acompañado de los hermanos Abraham y Vicente, de apellidos Basurto Linares, de 25 y 29 años de edad, respectivamente; ambos pertenecían al Cuartel del 24 Regimiento de Caballería Motorizada de Tehuacán.

“Yo estaba en el pueblo, en Tehuitzo, en Palmar de Bravo, le marcamos para que ya se regresara a la casa, pero solo me dijo que iba con los hermanos Abraham y Vicente, que ya iba para la casa pero estaban en Cuacnopalan donde había un retén y que no los habían dejado pasar, me comentó que se iba a dar la vuelta por Cañada Morelos. Yo calculaba que él estuviera en 30 minutos en la casa pero nunca llegó y ya jamás nos contestó el celular”, narró con un nudo en la garganta María Luisa.

Aunque como tal los tres jóvenes no sostenían una relación de amistad, a decir de la hermana de los militares, una de sus primas estaba a punto de casarse con Juan de Dios, por lo que ya se habían tratado en al menos dos ocasiones.

Tras la desaparición del civil y de los soldados, quienes se encontraban francos, los familiares de los tres jóvenes comenzaron a buscarlos; al no tener indicios sobre su paradero acudieron ante el agente del Ministerio Público de Tecamachalco, donde únicamente les generaron el NUAT 692, es decir, un Número Único de Atención Temprana.

Luego de observar la falta de interés por parte del personal de la Fiscalía General del Estado, los familiares de las víctimas se dieron a la tarea de realizar una búsqueda a pie, en diferentes parajes de la región, siempre preparados para cualquier tipo de noticia.

Tras no hallar nada, en el caso de la familia de Abraham y Vicente, acudieron ante los representantes del 24 Regimiento de Caballería Motorizada de Tehuacán para pedir ayuda. Aunque hubo un intento por parte del Regimiento de buscar a sus compañeros, la misión resultó fallida luego de que la población de Palmar de Bravo nos les permitiera el acceso.

“A Abraham y Vicente mi mamá todavía los vio en Cañada Morelos en la marisquería El Grillo, cerca de las 2 de la tarde, después no llegaron, nadie nos dio razón de ellos. Uno de ellos siete meses atrás ya había solicitado su baja del Regimiento 24 de Tehuacán porque se casó, vivía con su pareja y quería dar su baja para estar con ella más tiempo. Le dimos aviso al coronel, pedimos apoyo, nos dijeron que mandaron a grupo de 40 militares a buscarlos, pero se regresaron que porque la población no los dejó entrar”, contó la hermana de los dos jóvenes de 25 y 29 años de edad.

Luego de tocar puertas en distintos organismos relacionados con la defensa de los derechos humanos, como la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (AFADEM-FEDEFAM), de la misma Comisión de Derechos y Humanos y del Comité de las Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas (ACNUDH), los familiares de los tres jóvenes consiguieron que se emitiera una recomendación hacia el Estado Mexicano para que se tomaran acciones, acentuando diversas irregularidades en el caso.

Fue entonces que, después de más de un año, la Fiscalía General del Estado decidió elevar el caso de un simple Número Único de Atención Temprana a la Carpeta de Investigación 1294/2018/Tehuacán. De igual forma, apenas el lunes pasado fueron recibidos por primera vez en la FGE por el fiscal de Investigación Regional, Jaime Huerta Ramos, quien, a decir de los entrevistados, solo les dijo que el tema es difícil.

“Solo me dijo que es difícil, yo ya sé qué es lo difícil, yo no necesito que vengan y me digan: ‘señora lo sentimos, discúlpenos’, lo que necesito es que busquen y encuentren a mi hijo. El gobierno es responsable de darnos seguridad, esta Fiscalía es la responsable de investigar los delitos, estamos hablando de una desaparición forzada”, acusó la madre de Juan de Dios, quien, además, aseguró que al fiscal de Investigación Regional le dirigieron un escrito, donde le solicitaron que realizara un cateo en el domicilio donde al parecer se encontraban los jóvenes, de acuerdo con lo marcado por el GPS del celular de Juan, pero jamás lo hizo.

Los entrevistados acusaron que, a pesar de haber entregado todos los oficios para que la camioneta Durango en la que viajaban Abraham, Vicente y Juan de Dios fuera dada de alta con reporte de robo, el fiscal de la región de Tehuacán, Arturo Martínez Bermúdez, quien se encargaría de lo anterior, jamás lo hizo. Incluso a la fecha no está reportada como robada, pero tampoco se sabe sobre su paradero.

Por todo lo anterior, con pancartas y consignas como “yo soy la voz de Juan de Dios” o “Abraham y Vicente, los seguimos buscando”, ayer familiares y amigos de los desaparecidos exigieron avances por parte de la Fiscalía, incluso María Luisa dijo que en el marco del Día de la Madre no tenía nada que festejar, pues le hace falta su hijo.

“Yo no puedo decir feliz Día de la Madre, no hay nada que festejar. Hoy convocamos a una marcha, no sé cuántos más vengan pero así tenga que marchar sola, sola lo voy a hacer, voy a seguir en la búsqueda y llegaré hasta las últimas consecuencias, caiga el funcionario que caiga”, sentenció la madre de Juan de Dios, quien incluso aseguró que conoce sobre la desaparición de al menos diez personas más en la región, pero que sus familiares, por miedo, no se atreven a denunciar.

Con la incertidumbre y la impotencia de no saber dónde se encuentran sus hijos, hermanos o amigos, ayer alrededor de 20 personas se manifestaron afuera de la Fiscalía General del Estado (FGE) para exigir la búsqueda y localización de tres jóvenes -dos de ellos militares-, desparecidos hace un año en la zona del Triángulo Rojo.

A pesar del miedo y de no tener el apoyo de las autoridades correspondientes, los familiares de las víctimas aseguraron que tienen la fuerza para seguir buscándolos, sin importar llegar a las últimas consecuencias.

María Luisa, madre de Juan de Dios Núñez Baroja, de 23 años de edad, señaló que su hijo se dedicaba al campo, al igual que el resto de su familia. Recordó que la última vez que habló con él por teléfono fue el 28 de abril de 2017, aproximadamente a las 21 horas. Desde entonces, y a pesar de que su celular se mantuvo activo hasta el 30 de junio del mismo año, no ha sabido nada de él. La única pista, la cual fue ignorada por las autoridades según la entrevistada, es la ubicación marcada por el GPS del móvil de Juan de Dios, en Cuacnopalan.

Sin embargo, este joven no es la única víctima en el caso, ya que aquel día el varón, quien circulaba sobre la carretera estatal Tecamachalco-Cañada Morelos a bordo de una camioneta Durango, color gris, modelo 2004 con placas TXZ1538 de Puebla, también iba acompañado de los hermanos Abraham y Vicente, de apellidos Basurto Linares, de 25 y 29 años de edad, respectivamente; ambos pertenecían al Cuartel del 24 Regimiento de Caballería Motorizada de Tehuacán.

“Yo estaba en el pueblo, en Tehuitzo, en Palmar de Bravo, le marcamos para que ya se regresara a la casa, pero solo me dijo que iba con los hermanos Abraham y Vicente, que ya iba para la casa pero estaban en Cuacnopalan donde había un retén y que no los habían dejado pasar, me comentó que se iba a dar la vuelta por Cañada Morelos. Yo calculaba que él estuviera en 30 minutos en la casa pero nunca llegó y ya jamás nos contestó el celular”, narró con un nudo en la garganta María Luisa.

Aunque como tal los tres jóvenes no sostenían una relación de amistad, a decir de la hermana de los militares, una de sus primas estaba a punto de casarse con Juan de Dios, por lo que ya se habían tratado en al menos dos ocasiones.

Tras la desaparición del civil y de los soldados, quienes se encontraban francos, los familiares de los tres jóvenes comenzaron a buscarlos; al no tener indicios sobre su paradero acudieron ante el agente del Ministerio Público de Tecamachalco, donde únicamente les generaron el NUAT 692, es decir, un Número Único de Atención Temprana.

Luego de observar la falta de interés por parte del personal de la Fiscalía General del Estado, los familiares de las víctimas se dieron a la tarea de realizar una búsqueda a pie, en diferentes parajes de la región, siempre preparados para cualquier tipo de noticia.

Tras no hallar nada, en el caso de la familia de Abraham y Vicente, acudieron ante los representantes del 24 Regimiento de Caballería Motorizada de Tehuacán para pedir ayuda. Aunque hubo un intento por parte del Regimiento de buscar a sus compañeros, la misión resultó fallida luego de que la población de Palmar de Bravo nos les permitiera el acceso.

“A Abraham y Vicente mi mamá todavía los vio en Cañada Morelos en la marisquería El Grillo, cerca de las 2 de la tarde, después no llegaron, nadie nos dio razón de ellos. Uno de ellos siete meses atrás ya había solicitado su baja del Regimiento 24 de Tehuacán porque se casó, vivía con su pareja y quería dar su baja para estar con ella más tiempo. Le dimos aviso al coronel, pedimos apoyo, nos dijeron que mandaron a grupo de 40 militares a buscarlos, pero se regresaron que porque la población no los dejó entrar”, contó la hermana de los dos jóvenes de 25 y 29 años de edad.

Luego de tocar puertas en distintos organismos relacionados con la defensa de los derechos humanos, como la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (AFADEM-FEDEFAM), de la misma Comisión de Derechos y Humanos y del Comité de las Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas (ACNUDH), los familiares de los tres jóvenes consiguieron que se emitiera una recomendación hacia el Estado Mexicano para que se tomaran acciones, acentuando diversas irregularidades en el caso.

Fue entonces que, después de más de un año, la Fiscalía General del Estado decidió elevar el caso de un simple Número Único de Atención Temprana a la Carpeta de Investigación 1294/2018/Tehuacán. De igual forma, apenas el lunes pasado fueron recibidos por primera vez en la FGE por el fiscal de Investigación Regional, Jaime Huerta Ramos, quien, a decir de los entrevistados, solo les dijo que el tema es difícil.

“Solo me dijo que es difícil, yo ya sé qué es lo difícil, yo no necesito que vengan y me digan: ‘señora lo sentimos, discúlpenos’, lo que necesito es que busquen y encuentren a mi hijo. El gobierno es responsable de darnos seguridad, esta Fiscalía es la responsable de investigar los delitos, estamos hablando de una desaparición forzada”, acusó la madre de Juan de Dios, quien, además, aseguró que al fiscal de Investigación Regional le dirigieron un escrito, donde le solicitaron que realizara un cateo en el domicilio donde al parecer se encontraban los jóvenes, de acuerdo con lo marcado por el GPS del celular de Juan, pero jamás lo hizo.

Los entrevistados acusaron que, a pesar de haber entregado todos los oficios para que la camioneta Durango en la que viajaban Abraham, Vicente y Juan de Dios fuera dada de alta con reporte de robo, el fiscal de la región de Tehuacán, Arturo Martínez Bermúdez, quien se encargaría de lo anterior, jamás lo hizo. Incluso a la fecha no está reportada como robada, pero tampoco se sabe sobre su paradero.

Por todo lo anterior, con pancartas y consignas como “yo soy la voz de Juan de Dios” o “Abraham y Vicente, los seguimos buscando”, ayer familiares y amigos de los desaparecidos exigieron avances por parte de la Fiscalía, incluso María Luisa dijo que en el marco del Día de la Madre no tenía nada que festejar, pues le hace falta su hijo.

“Yo no puedo decir feliz Día de la Madre, no hay nada que festejar. Hoy convocamos a una marcha, no sé cuántos más vengan pero así tenga que marchar sola, sola lo voy a hacer, voy a seguir en la búsqueda y llegaré hasta las últimas consecuencias, caiga el funcionario que caiga”, sentenció la madre de Juan de Dios, quien incluso aseguró que conoce sobre la desaparición de al menos diez personas más en la región, pero que sus familiares, por miedo, no se atreven a denunciar.

Policiaca

Bala perdida mata a niño de 9 años en Tlacotepec

La familia viajaba a bordo de su vehículo y en el trayecto escucharon detonaciones de arma de fuego sobre la carretera estatal Santo Nombre

Local

Aprueban en comisiones prohibir la publicidad electoral en espectaculares y transporte público

Durante la votación, se rechazó la propuesta de que la imagen del gobernador o de sus programas en turno no se utilizara desde el inicio al final del proceso

Policiaca

Embisten y matan a anciana en inmediaciones de la Central de Abasto

El presunto responsable fue detenido por policías municipales

Futbol

Alexandra Godínez, muestra de experiencia y juventud

Las Franjitas presumen a una de las futbolistas con más futuro dentro de la competencia, por la lateral de la derecha

Política

Reforma judicial, en la congeladora del Senado

El objetivo de la iniciativa es combatir la corrupción y el nepotismo que se da entre los jueces y los magistrados

Sociedad

Avanzan en Puebla candados en publicidad de candidatos

Prohibirán propaganda de candidatos en transporte público y espectaculares

Política

Yo soy de izquierda, de la de a de veras: Israel Rivas

Israel Rivas, líder de los padres de familia de niños con cáncer, desde joven aprendió a luchar en Chiapas y para obtener la pensión de su papá

Gossip

Bad Bunny, el niño raro de reguetón

El reguetón es ya la propiedad de las masas, pero aún hay quien observa en Bad Bunny el lado más rupestre de la música

Gossip

Brooklyn nine nine se muda a la cárcel

La excéntrica oficina de la Comisaría 99 ya no será el escenario principal de la nueva temporada de la serie protagonizada por el detective Jake Peralta