/ viernes 22 de mayo de 2020

“Un dolor que ninguna familia se merece”: padre de joven asesinado pide que no se archive el caso

Alejandro de 18 años fue baleado en un asalto y murió el Día de las Madres

“Esto es una injusticia, un dolor que ninguna familia se merece, mi hijo era un chico tranquilo, apenas había terminado el bachillerato y su sueño era estudiar enfermería en la Buap”, así es como el padre de Alejandro Hiram, narra la pérdida de su hijo de 18 años, quien el pasado 10 de mayo murió tras haber sido asaltado y baleado al sur de Puebla, hecho por el cual hoy pide justicia.

En entrevista telefónica para El Sol de Puebla, el padre del joven comentó que de acuerdo con sus propias indagatorias y a las revisiones de cámaras de vigilancia del lugar, los hechos se registraron el pasado 9 de mayo alrededor de las 16:35 horas, en un camino que se ubica entre los fraccionamientos Los Héroes Puebla y El Cobre, cuando Alejandro se dirigía a la casa de su hermana para dejarle algunas cosas.

En ese instante fue interceptado, golpeado y herido de bala en la cabeza por parte de los responsables, quienes lo despojaron de sus audífonos y de su teléfono celular para luego huir, dejándolo malherido.

Vecinos del lugar al percatarse de los hechos llamaron al número de emergencias, y dieron aviso a los familiares del joven, quienes pidieron ayuda en el sector de la policía municipal que se ubica en la zona, donde a decir del entrevistado, solamente les dijeron que no podían ayudarlos porque no era su sector.

Ante la negativa de las autoridades policiacas y la ausencia de una ambulancia, los familiares de Alejandro Hiram decidieron llevarlo a un hospital por sus propios medios.

Pese a que la víctima fue estabilizada, y recibió la atención de los médicos, no resistió y murió al día siguiente, es decir el 10 de mayo poco antes de las 7 horas, debido a la lesión por impacto de bala que recibió en la cabeza.

Aunque la Fiscalía de Puebla dio inicio a la carpeta de investigación correspondiente, tras no encontrar a testigos ni obtener videos, a decir del padre del fallecido, no habría más que hacer y la investigación sería archivada.

Por tal motivo, hoy, el padre de Alejandro Hiram pide justicia a las autoridades, que el caso no quede impune, pero también pide la ayuda de la sociedad o posibles testigos que pudieran aportar datos a la investigación y el caso no sea cerrado.

En tanto, a pesar del dolor por la pérdida, la familia de Alejandro hoy guarda el recuerdo del joven como un chico alegre, estudioso y cuyo sueño era estudiar enfermería en la Buap, por lo que incluso ya había iniciado sus trámites de admisión.

“Hiram era un chico muy tranquilo, su vida era la escuela, la música, los videojuegos y la pintura. Era un hijo respetuoso, atento, buen hermano y buen amigo como para que muriera víctima de la dolencia”, concluyó el declarante.

“Esto es una injusticia, un dolor que ninguna familia se merece, mi hijo era un chico tranquilo, apenas había terminado el bachillerato y su sueño era estudiar enfermería en la Buap”, así es como el padre de Alejandro Hiram, narra la pérdida de su hijo de 18 años, quien el pasado 10 de mayo murió tras haber sido asaltado y baleado al sur de Puebla, hecho por el cual hoy pide justicia.

En entrevista telefónica para El Sol de Puebla, el padre del joven comentó que de acuerdo con sus propias indagatorias y a las revisiones de cámaras de vigilancia del lugar, los hechos se registraron el pasado 9 de mayo alrededor de las 16:35 horas, en un camino que se ubica entre los fraccionamientos Los Héroes Puebla y El Cobre, cuando Alejandro se dirigía a la casa de su hermana para dejarle algunas cosas.

En ese instante fue interceptado, golpeado y herido de bala en la cabeza por parte de los responsables, quienes lo despojaron de sus audífonos y de su teléfono celular para luego huir, dejándolo malherido.

Vecinos del lugar al percatarse de los hechos llamaron al número de emergencias, y dieron aviso a los familiares del joven, quienes pidieron ayuda en el sector de la policía municipal que se ubica en la zona, donde a decir del entrevistado, solamente les dijeron que no podían ayudarlos porque no era su sector.

Ante la negativa de las autoridades policiacas y la ausencia de una ambulancia, los familiares de Alejandro Hiram decidieron llevarlo a un hospital por sus propios medios.

Pese a que la víctima fue estabilizada, y recibió la atención de los médicos, no resistió y murió al día siguiente, es decir el 10 de mayo poco antes de las 7 horas, debido a la lesión por impacto de bala que recibió en la cabeza.

Aunque la Fiscalía de Puebla dio inicio a la carpeta de investigación correspondiente, tras no encontrar a testigos ni obtener videos, a decir del padre del fallecido, no habría más que hacer y la investigación sería archivada.

Por tal motivo, hoy, el padre de Alejandro Hiram pide justicia a las autoridades, que el caso no quede impune, pero también pide la ayuda de la sociedad o posibles testigos que pudieran aportar datos a la investigación y el caso no sea cerrado.

En tanto, a pesar del dolor por la pérdida, la familia de Alejandro hoy guarda el recuerdo del joven como un chico alegre, estudioso y cuyo sueño era estudiar enfermería en la Buap, por lo que incluso ya había iniciado sus trámites de admisión.

“Hiram era un chico muy tranquilo, su vida era la escuela, la música, los videojuegos y la pintura. Era un hijo respetuoso, atento, buen hermano y buen amigo como para que muriera víctima de la dolencia”, concluyó el declarante.

Local

Cierran 20 escuelas privadas en Puebla ante crisis por Covid-19

Con el argumento de no tener alumnos inscritos, estos colegios solicitaron a la Secretaría de Educación estatal suspender operaciones de forma voluntaria

Estado

Peregrinos lamentan que la pandemia no les permita acudir a la Basílica

Los más pequeños del grupo, aunque su devoción aún no es tan grande, comentan que se sienten tristes de que esta tradición no se pueda realizar