/ jueves 22 de agosto de 2019

Valor y respeto, así es para Braulio ser bombero 

Asegura que su mayor recompensa es ayudar a la gente

Valor y respeto, son las palabras con las que Braulio Hernández Gaspar de 51 años de edad, define el hecho de ser bombero, un oficio en el que además de arriesgar la vida, se pierden muchos momentos de convivencia familiar. A pesar de lo anterior, la mayor recompensa para Braulio es poder ayudar a la gente y obtener los ingresos suficientes para velar por su esposa e hijos, quienes, a lo largo de 26 años, han sido su mayor impulso.

Desde su centro de trabajo y portando su uniforme, Braulio contó que fue a través de un amigo, en el año 1993, como se interesó en ingresar a las filas del Heroico Cuerpo de Bomberos.

Luego de realizar diversas pruebas y exámenes, recibió la noticia de haber sido aceptado. Aunque, por un lado, la aspiración de obtener un lugar dentro de la corporación de bomberos, se hizo realidad, por el otro, también comenzaron las dificultades para poder convivir con su familia sin descuidarla.

Pese a lo anterior, Braulio, supo sortear los obstáculos que se le presentaron, de tal manera que logró compaginar el papel de esposo, padre de familia y bombero. Lo anterior, gracias a la comprensión de sus seres queridos.

En cuanto a los riesgos que existen dentro de esta labor, Hernández Gaspar consideró que son parte del mismo trabajo, situación por la cual es importante prepararse bien y seguirse actualizando.

“Los riesgos siempre existen, pero siempre confiamos en nuestra preparación. Es muy importante conocer y estudiar los riesgos que hay en un lugar, principalmente en estructuras colapsadas”, contó Braulio en entrevista para El Sol de Puebla.

Foto: Javier Pérez

Aunque el bombero de 51 años, siempre tiene presente los peligros de su trabajo, cuando sale de casa, en él, solo cabe un pensamiento, el de regresar sano y salvo.

Hoy, Braulio no solo es bombero y el más grande orgullo de sus hijos, sino que también es licenciado en Derecho por la Universidad Leonardo Da Vinci, institución de la cual se graduó en julio de 2019 con mención honorífica, además de haber sido el mejor promedio de su generación.

En este 22 de agosto, Día del Bombero, Braulio Hernández Gaspar, recordó el orgullo que representa el uniforme de alguien dedicado a salvar vidas en incendios, barrancas, ríos o incluso en estructuras colapsadas, tan solo en Puebla, al día, bomberos atiende un promedio de 40 servicios a través de sus distintas estaciones.


Valor y respeto, son las palabras con las que Braulio Hernández Gaspar de 51 años de edad, define el hecho de ser bombero, un oficio en el que además de arriesgar la vida, se pierden muchos momentos de convivencia familiar. A pesar de lo anterior, la mayor recompensa para Braulio es poder ayudar a la gente y obtener los ingresos suficientes para velar por su esposa e hijos, quienes, a lo largo de 26 años, han sido su mayor impulso.

Desde su centro de trabajo y portando su uniforme, Braulio contó que fue a través de un amigo, en el año 1993, como se interesó en ingresar a las filas del Heroico Cuerpo de Bomberos.

Luego de realizar diversas pruebas y exámenes, recibió la noticia de haber sido aceptado. Aunque, por un lado, la aspiración de obtener un lugar dentro de la corporación de bomberos, se hizo realidad, por el otro, también comenzaron las dificultades para poder convivir con su familia sin descuidarla.

Pese a lo anterior, Braulio, supo sortear los obstáculos que se le presentaron, de tal manera que logró compaginar el papel de esposo, padre de familia y bombero. Lo anterior, gracias a la comprensión de sus seres queridos.

En cuanto a los riesgos que existen dentro de esta labor, Hernández Gaspar consideró que son parte del mismo trabajo, situación por la cual es importante prepararse bien y seguirse actualizando.

“Los riesgos siempre existen, pero siempre confiamos en nuestra preparación. Es muy importante conocer y estudiar los riesgos que hay en un lugar, principalmente en estructuras colapsadas”, contó Braulio en entrevista para El Sol de Puebla.

Foto: Javier Pérez

Aunque el bombero de 51 años, siempre tiene presente los peligros de su trabajo, cuando sale de casa, en él, solo cabe un pensamiento, el de regresar sano y salvo.

Hoy, Braulio no solo es bombero y el más grande orgullo de sus hijos, sino que también es licenciado en Derecho por la Universidad Leonardo Da Vinci, institución de la cual se graduó en julio de 2019 con mención honorífica, además de haber sido el mejor promedio de su generación.

En este 22 de agosto, Día del Bombero, Braulio Hernández Gaspar, recordó el orgullo que representa el uniforme de alguien dedicado a salvar vidas en incendios, barrancas, ríos o incluso en estructuras colapsadas, tan solo en Puebla, al día, bomberos atiende un promedio de 40 servicios a través de sus distintas estaciones.


Estado

Con salchichas envenenan a 10 perros en Teziutlán; piden justicia

La agrupación Patitas de Amor reportó que cinco murieron

Local

Piden a Congreso agilizar desprivatización del agua en Puebla capital

“Que no se distraigan en enfermarse y curarse en menos de una semana”, señala titular de SEGOM

Policiaca

Violento asalto a pasajeros de la  64 A en la federal a Tlaxcala

Seis delincuentes, entre ellos dos mujeres, los presuntos responsables del atraco 

Local

Permisos serán tramitados por empresa encargada del proyecto de la calle 5 de Mayo

La Secretaría de Infraestructura informó que se han cumplido las recomendaciones en materia de impacto ambiental

Exposiciones

Actividades qué hacer del 23 al 27 de septiembre

Arma tus planes para tu tiempo libre, La Señorita Etcétera te da algunas opciones y sin salir de casa

Policiaca

[Video] Olor nauseabundo los lleva a descubrir restos humanos en San Jerónimo Caleras

Vecinos encontraron una caja de cartón, la cual contenía partes humanas

Local

Supervisa alcaldesa de Cuautlancingo acciones del Grupo de Seguridad Hídrica

Estas medidas tienen la finalidad de evitar inundaciones en la demarcación

Local

Mandan al corralón a taxis “pirata” en Cuautlancingo 

Autoridades desconocen el número de unidades y las zonas en las que operan