/ lunes 27 de noviembre de 2017

Galatea revela que en el sexoservicio hay 'psicoterapia' para hombres

El 20% de los clientes de la sexoservidora Galatea hace una labore de 'psicóloga'

Hay jornadas nocturnas en las que el cuerpo de Galatea no es solicitado, los clientes pagan, pero lo que piden es oírla. Sus terapias son también parte del negocio.

"Los hay quienes vienen sólo para que los escuche, otros sólo lloran" revela la sexoservidora.

En su mundo ella y sus compañeras fungen como terapistas de los hombres despechados, los que se sienten traicionados, abandonados y que han roto incluso con sus novias.

“La mayoría de los hombres no llegan por aprender de sexo, casi todos llegan para lo que van y listo, pero hay algunos que sí quieren saber o ser escuchados”, asegura Galatea. Su nombre es postizo para reservar su identidad con sus clientes.

Según Galatea, el 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad, es decir que en su mayoría son casados, que sólo buscan placer y aventura fuera del matrimonio.

Foto: Ángeles García

 

Pero el otro 20% son de clientes especiales, de edades menores a los 30 años y resultan ser esposos jóvenes, universitarios, inexpertos en el sexo y que buscan aprender el buen trato a una mujer.

Con ese porcentaje es en el que Galatea hace su trabajo de "psicóloga de hombres". Los hace afectivos y sutiles, revela.

Yo lo que hago es darles un consejo que los saque de su depresión del momento, que se olviden por un momento de su situación y muchos lo agradecen

A Galatea se le aborda en una avenida de la capital mexiquense. Ahí se pasea cada noche con otro grupo de amigas, prefiere que las preguntas se hagan vía mensajes de celular para evitar afectar a la clientela.

Foto: ilustrativa / pixabay.com

 

“Nosotras escuchamos parte de sus vidas y opinamos sobre lo que nos cuentan, no podemos decir que nuestros consejos siempre sean los mejores”, aclara la sexoservidora.

Galatea aún es una mujer joven, está en el estándar de compañía que buscan los hombres, aunque revela que las hay hasta de 50 años, y quienes aún mantienen a su clientela.

“Muchos buscan las (sexoservidoras) jóvenes o no tan vistas (menos buscadas) y otros buscan a mujeres más maduras, porque las jovencitas los apresuran para atender a otros clientes y no se disfruta el momento”, detalla la prostituta.

Foto: ilustrativa / pixabay.com

 

- Una Rosa marchita -

En otro punto de la ciudad, en la zona de la terminal conocemos a Rosa, una sexoservidora de 50 años que la mitad de su vida, la ha pasado en atender clientes.

Su rostro moreno se mira empañado, cicatrizado por el alcohol que bebe y los dientes amarillentos, por la cantidad de cigarrillos que fuma a diario en cada noche de servicio.

Es baja de estatura, no supera el metro 50 centímetros, y sus pechos ya lucen caídos, también su vientre que sobresale entre sus blusas apretadas y los vestidos pegados al muslo.

“Trabajamos de día sobre todo, nuestro precio es el más bajo”, contesta Rosa, a la petición de sus tarifas.

La sexoservidora normalmente se instala en los baños de vapor de la calle Gustavo Baz de la zona terminal. Sus clientes la conocen de hace años, hay fechas precisas en que regresan, ya no tanto por su cuerpo, sino por su compañía.

“Ya cuando una está vieja, el cuerpo no sirve, pero pocas lo ofrecen”, testifica la mujer, luego se aleja al ver que no habrá enganche.

El andar diario de Galatea y Rosa, es muy similar, ambas hacen su función de terapeutas en el sexoservicio. Aunque cada una desde estatus diferentes. Galatea es aún una mujer joven y codiciada, mientras Rosa ya lo ha dado todo en su oficio y las noches de vela

Hay jornadas nocturnas en las que el cuerpo de Galatea no es solicitado, los clientes pagan, pero lo que piden es oírla. Sus terapias son también parte del negocio.

"Los hay quienes vienen sólo para que los escuche, otros sólo lloran" revela la sexoservidora.

En su mundo ella y sus compañeras fungen como terapistas de los hombres despechados, los que se sienten traicionados, abandonados y que han roto incluso con sus novias.

“La mayoría de los hombres no llegan por aprender de sexo, casi todos llegan para lo que van y listo, pero hay algunos que sí quieren saber o ser escuchados”, asegura Galatea. Su nombre es postizo para reservar su identidad con sus clientes.

Según Galatea, el 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad, es decir que en su mayoría son casados, que sólo buscan placer y aventura fuera del matrimonio.

Foto: Ángeles García

 

Pero el otro 20% son de clientes especiales, de edades menores a los 30 años y resultan ser esposos jóvenes, universitarios, inexpertos en el sexo y que buscan aprender el buen trato a una mujer.

Con ese porcentaje es en el que Galatea hace su trabajo de "psicóloga de hombres". Los hace afectivos y sutiles, revela.

Yo lo que hago es darles un consejo que los saque de su depresión del momento, que se olviden por un momento de su situación y muchos lo agradecen

A Galatea se le aborda en una avenida de la capital mexiquense. Ahí se pasea cada noche con otro grupo de amigas, prefiere que las preguntas se hagan vía mensajes de celular para evitar afectar a la clientela.

Foto: ilustrativa / pixabay.com

 

“Nosotras escuchamos parte de sus vidas y opinamos sobre lo que nos cuentan, no podemos decir que nuestros consejos siempre sean los mejores”, aclara la sexoservidora.

Galatea aún es una mujer joven, está en el estándar de compañía que buscan los hombres, aunque revela que las hay hasta de 50 años, y quienes aún mantienen a su clientela.

“Muchos buscan las (sexoservidoras) jóvenes o no tan vistas (menos buscadas) y otros buscan a mujeres más maduras, porque las jovencitas los apresuran para atender a otros clientes y no se disfruta el momento”, detalla la prostituta.

Foto: ilustrativa / pixabay.com

 

- Una Rosa marchita -

En otro punto de la ciudad, en la zona de la terminal conocemos a Rosa, una sexoservidora de 50 años que la mitad de su vida, la ha pasado en atender clientes.

Su rostro moreno se mira empañado, cicatrizado por el alcohol que bebe y los dientes amarillentos, por la cantidad de cigarrillos que fuma a diario en cada noche de servicio.

Es baja de estatura, no supera el metro 50 centímetros, y sus pechos ya lucen caídos, también su vientre que sobresale entre sus blusas apretadas y los vestidos pegados al muslo.

“Trabajamos de día sobre todo, nuestro precio es el más bajo”, contesta Rosa, a la petición de sus tarifas.

La sexoservidora normalmente se instala en los baños de vapor de la calle Gustavo Baz de la zona terminal. Sus clientes la conocen de hace años, hay fechas precisas en que regresan, ya no tanto por su cuerpo, sino por su compañía.

“Ya cuando una está vieja, el cuerpo no sirve, pero pocas lo ofrecen”, testifica la mujer, luego se aleja al ver que no habrá enganche.

El andar diario de Galatea y Rosa, es muy similar, ambas hacen su función de terapeutas en el sexoservicio. Aunque cada una desde estatus diferentes. Galatea es aún una mujer joven y codiciada, mientras Rosa ya lo ha dado todo en su oficio y las noches de vela

Estado

El reto de ser maestro en pandemia: tecnología, acercamiento y hasta muertes por Covid-19

Docentes de la región sur del estado señalan que hay comunidades donde no hay telefonía móvil y mucho menos internet

Policiaca

Detienen a magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa por desvío de recursos

Lo señalan de haber avalado el pago de un laudo por 107.2 millones de pesos

Policiaca

Asesinan a siete maestros en un año en Puebla

En uno de los casos, un profesor de preescolar fue víctima de un fuego cruzado entre policías y un grupo de delincuentes

Deportes

Fermín y Gerardo con José Mauricio, esta tarde en Apizaco

Este es el primer festejo taurino que se da en el estado cuando el semáforo sanitario ha cambiado para Tlaxcala a color verde

Cultura

Barrio de Analco, la historia del sitio que se estableció a orillas del río San Francisco | Los tiempos idos

Los primeros pobladores fueron indígenas que trabajaron en la edificación de la ciudad y, por siglos, movieron la economía de la misma

Estado

El reto de ser maestro en pandemia: tecnología, acercamiento y hasta muertes por Covid-19

Docentes de la región sur del estado señalan que hay comunidades donde no hay telefonía móvil y mucho menos internet

Finanzas

Informalidad laboral posiciona a la región de Puebla en el segundo lugar a nivel nacional

Las personas que se encuentran en esta modalidad tienen un promedio de 39 años con un ingreso promedio mensual de dos mil 598 pesos

Estado

Docentes se alistan para el regreso a clases; confían que en agosto estarán vacunados

Tras año complicado, el reto es recuperar a quienes se ausentaron, refiere la jefa de Sector Primarias