/ domingo 23 de mayo de 2021

Sequía impacta al turismo en Valle de Bravo

El bajo nivel de agua en la presa Miguel Alemán Valdés dificulta la recuperación económica para las más de 60 familias que viven de ofrecer paseos acuáticos

VALLE DE BRAVO. La sequía deja sin trabajo a los prestadores de servicios turísticos de Valle de Bravo. Sin poder recuperarse de los efectos de la pandemia que paralizó la llegada del turismo, los lancheros de la presa Miguel Alemán ahora se enfrentan la falta de agua, que ahora se utiliza para alimentar el sistema Cutzamala.

El nivel actual del embalse Miguel Alemán Valdés es la mayor preocupación de los prestadores de servicios turísticos. Por esta causa, los cooperativistas lancheros del embarcadero municipal se manifestaron el pasado 18 de mayo en la explanada de la presidencia municipal de Valle de Bravo para que el Gobierno ya no disminuya los niveles de agua de la presa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La presa de Valle de Bravo es el lugar de trabajo de más de 60 familias que ofrecen recorridos en lanchas y yates para quienes visitan este municipio del sur mexiquense, embalse que reporta un llenado de 50 por ciento de su capacidad.

“Ciertamente estamos viviendo una crisis. Venimos de una pandemia y luego este tema del lago, entonces sí es alarmante. Hay empresas que de plano no se sostuvieron, mientras otras están a punto de la quiebra”, expresó Alicia Rodríguez, prestadora de servicios turísticos gastronómicos de Valle de Bravo.

Desde que se visibilizó el problema de la falta de agua en la presa de este municipio, en enero pasado, los cooperativistas lancheros descansan tres días a la semana, de martes a jueves, pues son días ‘muertos’ cuando el turismo es nulo.

“Ahorita nos está pegando todo, por un lado la piratería, por el otro no podemos cargar nuestra máxima capacidad de gente por las normas sanitarias”, señaló Francisco Camacho, lanchero vallesano.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), hasta el pasado 19 de mayo la presa de Valle de Bravo reportó 190.336 millones de metros cúbicos de agua almacenada, lo que representa 48.26 por ciento de su capacidad.

El bajo nivel de agua de la presa hace más difícil la labor de vender los paseos en lancha, pues ya no es atractivo para el turista caminar más de 500 metros lineales desde el embarcadero municipal hasta la orilla del lago.

“Es muy engañoso, la presa tiene bastante cause para navegar, pero si bajas de la ciudad o de la carretera se ve poca agua; llegas aquí a la orilla de la presa y ven muy bajo el nivel. Eso repercute en la gente porque dice: ‘¿Qué paseo me vas a dar?, mira nada más, hay muy poca agua’”, relató Francisco Camacho.

Las más de 60 familias que dependen de esa actividad no pueden renunciar a su labor, pues a pesar del nivel bajo de la presa siguen ofreciendo los recorridos por el embalse.

Con una velocidad de siete kilómetros por hora pueden recorrer la orilla de la presa en poco menos de dos horas.

Cuando de manera habitual, este mismo recorrido se realiza en tres horas a la misma velocidad.

El recorrido por la presa de Valle de Bravo está en 800 pesos por lancha, cuya capacidad de transporte también se ha visto mermada por las restricciones del Covid-19, complicando aún más la labor para vender este servicio.

De acuerdo con el color amarillo del semáforo epidemiológico del Gobierno federal, la capacidad máxima en la embarcación es de 50 por ciento, por lo que solo pueden transportar a cinco personas.

“Se nos ha complicado bastante (la recuperación económica), pues no somos sólo dos o tres personas, o dos o tres cooperativas, somos bastantes cooperativas, aparte la gente que tiene sus lanchas particulares”, lamentó Francisco Camacho.

Otro problema que enfrentan los lancheros es la piratería que provocó la pandemia, pues ahora se enfrentan a personas que ofrecen el mismo servicio por un menor precio porque estos no pagan el seguro de los pasajeros, permisos de navegación que les exige la Capitanía de Puerto y los permisos de los muelles.

Estas personas (lancheros piratas), han decidido autoemplearse en estos recorridos por la necesidad de trabajo que ha dejado la pandemia del coronavirus.

VALLE DE BRAVO. La sequía deja sin trabajo a los prestadores de servicios turísticos de Valle de Bravo. Sin poder recuperarse de los efectos de la pandemia que paralizó la llegada del turismo, los lancheros de la presa Miguel Alemán ahora se enfrentan la falta de agua, que ahora se utiliza para alimentar el sistema Cutzamala.

El nivel actual del embalse Miguel Alemán Valdés es la mayor preocupación de los prestadores de servicios turísticos. Por esta causa, los cooperativistas lancheros del embarcadero municipal se manifestaron el pasado 18 de mayo en la explanada de la presidencia municipal de Valle de Bravo para que el Gobierno ya no disminuya los niveles de agua de la presa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La presa de Valle de Bravo es el lugar de trabajo de más de 60 familias que ofrecen recorridos en lanchas y yates para quienes visitan este municipio del sur mexiquense, embalse que reporta un llenado de 50 por ciento de su capacidad.

“Ciertamente estamos viviendo una crisis. Venimos de una pandemia y luego este tema del lago, entonces sí es alarmante. Hay empresas que de plano no se sostuvieron, mientras otras están a punto de la quiebra”, expresó Alicia Rodríguez, prestadora de servicios turísticos gastronómicos de Valle de Bravo.

Desde que se visibilizó el problema de la falta de agua en la presa de este municipio, en enero pasado, los cooperativistas lancheros descansan tres días a la semana, de martes a jueves, pues son días ‘muertos’ cuando el turismo es nulo.

“Ahorita nos está pegando todo, por un lado la piratería, por el otro no podemos cargar nuestra máxima capacidad de gente por las normas sanitarias”, señaló Francisco Camacho, lanchero vallesano.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), hasta el pasado 19 de mayo la presa de Valle de Bravo reportó 190.336 millones de metros cúbicos de agua almacenada, lo que representa 48.26 por ciento de su capacidad.

El bajo nivel de agua de la presa hace más difícil la labor de vender los paseos en lancha, pues ya no es atractivo para el turista caminar más de 500 metros lineales desde el embarcadero municipal hasta la orilla del lago.

“Es muy engañoso, la presa tiene bastante cause para navegar, pero si bajas de la ciudad o de la carretera se ve poca agua; llegas aquí a la orilla de la presa y ven muy bajo el nivel. Eso repercute en la gente porque dice: ‘¿Qué paseo me vas a dar?, mira nada más, hay muy poca agua’”, relató Francisco Camacho.

Las más de 60 familias que dependen de esa actividad no pueden renunciar a su labor, pues a pesar del nivel bajo de la presa siguen ofreciendo los recorridos por el embalse.

Con una velocidad de siete kilómetros por hora pueden recorrer la orilla de la presa en poco menos de dos horas.

Cuando de manera habitual, este mismo recorrido se realiza en tres horas a la misma velocidad.

El recorrido por la presa de Valle de Bravo está en 800 pesos por lancha, cuya capacidad de transporte también se ha visto mermada por las restricciones del Covid-19, complicando aún más la labor para vender este servicio.

De acuerdo con el color amarillo del semáforo epidemiológico del Gobierno federal, la capacidad máxima en la embarcación es de 50 por ciento, por lo que solo pueden transportar a cinco personas.

“Se nos ha complicado bastante (la recuperación económica), pues no somos sólo dos o tres personas, o dos o tres cooperativas, somos bastantes cooperativas, aparte la gente que tiene sus lanchas particulares”, lamentó Francisco Camacho.

Otro problema que enfrentan los lancheros es la piratería que provocó la pandemia, pues ahora se enfrentan a personas que ofrecen el mismo servicio por un menor precio porque estos no pagan el seguro de los pasajeros, permisos de navegación que les exige la Capitanía de Puerto y los permisos de los muelles.

Estas personas (lancheros piratas), han decidido autoemplearse en estos recorridos por la necesidad de trabajo que ha dejado la pandemia del coronavirus.

Policiaca

Amenazan de muerte a ministerial que denunció hostigamiento laboral en Fiscalía de Puebla

"Me dijo que dejara de estar chin.. o me iba a poner en la ma...lo dijo enfrente de todos los compañeros", relata Javier a El Sol de Puebla

Local

Nuevo semáforo Covid en México, parámetros y consecuencias

En el semáforo rojo no se impondrá el cierre absoluto de las actividades económicas y sociales

Local

Irresponsable dejar a padres decidir regreso a clases presenciales: académico

El Doctor en Investigación Educativa advierte del riesgo de seguir incrementando la desigualdad en el acceso a la educación

Local

Para comprar vacuna Covid liberará Cofepris permiso a empresarios de Puebla

El Consejo Coordinador Empresarial podrá adquirir directamente el biológico contra el coronavirus con los laboratorios internacionales

Local

Para seguridad pública e infraestructura, mesas de trabajo entre Barbosa y Eduardo Rivera

Las reuniones temáticas serán entre los enlaces designados por el Gobierno del Estado y el presidente municipal electo

Local

Amonesta TEPJF a Mario Riestra y al PAN, PRI y PRD

La propuesta inicial era una multa de 13 mil 443 pesos

Local

En firme descentralización de SEP a Puebla: Barbosa

Gobierno estatal busca el terreno ideal para que la Secretaría de Educación Pública federal pueda concretar su mudanza

Local

Síndrome de Burnout, la otra enfermedad que nos dejó la pandemia de Covid-19

Cansancio físico y mental son algunas de las características de este padecimiento enlazado al home office

Policiaca

Identifican a hombre hallado muerto en Tecali

Su cuerpo fue localizado con amordazado con cinta canela y presentaba dos impactos de bala