imagotipo

Fervor en la procesión

  • Erika Reyes
  • en Sociedad

La fe de miles de católicos se vio desbordada en la Procesión de Viernes Santo que como cada año se llevó a cabo en la ciudad y que recorrió las principales calles del Centro Histórico.

Monseñor, Víctor Sánchez Espinoza se dirigió a los fieles con un mensaje de amor y los exhortó a vivir en oración y contemplación esta procesión, para así recordar el sacrificio que hizo Jesús por nuestra salvación y obtener indulgencia plenaria.

Matraqueros, tamborileros y bandas marcaron el paso a los porteadores que llevan en andas las imágenes religiosas más antiguas de la ciudad y que cuentan con el mayor número de devotos, y son: “Virgen de los Dolores” del templo del Carmen; “Jesús de las Tres Caídas” de la parroquia Santo Ángel Custodio de Analco; “Nuestra Señora de la Soledad” de la parroquia Sagrario Metropolitano; “Jesús Nazareno” de la parroquia de San José y la veneradísima imagen del “Señor de las Maravillas” del templo de Santa Mónica.

Poblanos, turistas y extranjeros vivieron con fervor esta solemne procesión en la que además de las congregaciones religiosas participaron niños vestidos de angelitos que llevan ofrendas con los signos de la pasión y jóvenes vestidos de frailes franciscanos que portan la Cruz Guía que encabeza la procesión.

Este año se celebró el XXVI aniversario del rescate de esta procesión que tiene origen en la época virreinal, suspendida en 1856 fue retomada nuevamente en 1992 como el renacimiento de una de las más ricas tradiciones poblanas.

Leer más: Puebla vive la Pasión de Cristo con la procesión de Viernes Santo